Página Principal
La Presidenta, S.A.
Ruíz Gallardón
Los Genoveses
Los Asuntillos
Espe & Alberto
Las noticias del día
Las noticias de la semana
Las noticias del año
Telemadrid me mata
Con Humor
Estos son sus poderes
Imagen Y sonido
Los Desafectos
Ocurrencias
Compromisos a la carta
Los incunables
Amiga de sus Amigos
La E.T.T. más PPopular
 
Suscríbete Tu opinión aquí El Foro Quienes Somos Los Genoveses.net

AGUIRRE , LA AGENCIA DE COLOCACIÓN DEL PP .......Y LO QUE SOBRA PARA TELEMADRID

Recolocaciones Aguirre

El listado  es interminable. Y la amalgama impresionante. Ideólogos liberales, antiguos colaboradores de Rodrigo Rato, ex asesores de Aznar, críticos con la línea estratégica de Rajoy, descolocados dentro del PP e izquierdistas conversos han encontrado refugio en Esperanza Aguirre.

La presidenta de la Comunidad de Madrid es una auténtica bolsa de empleo. Los últimos fichajes han sido el filólogo y ensayista Jon Juaristi y Jesús Neira, el profesor universitario agredido el pasado mes de agosto cuando intentaba socorrer a una mujer que estaba siendo maltratada por su pareja. La relación de Aguirre con Juaristi viene de lejos. Siempre ha contado con él, desde que fue relevado del Instituto Cervantes al llegar los socialistas al poder. Una de las últimas veces en las que se les pudo ver juntos fue en un polémico acto en contra de mayo del 68. Juaristi fue nombrado la semana pasada director de Universidades de la Comunidad de Madrid.

La presidenta de la Comunidad de Madrid es una auténtica bolsa de empleo

A Neira le ha designado presidente del Observatorio contra la Violencia de Género. Hace tan solo unos meses, la dirigente conservadora le concedió la Medalla de Oro al Mérito Ciudadano. En plena recuperación, Aguirre no ha querido desaprovechar la ocasión y, dando un golpe de efecto, lo ha reclutado para su equipo.

En los últimos meses Aguirre, fiel a su estilo, no deja de dar sorpresas. En septiembre contrató al dramaturgo Albert Boadella para que se encargara de los Teatros del Canal.Y pocos días antes de que finalizara el año daba a conocer a todo su repertorio de consejeros para Cibeles, la corporación de sociedades financieras de Caja Madrid. Entre ellos destacan el ex secretario general del PP, Ángel Acebes, y Carmen Cavero, cuñada de Ignacio González, vicepresidente y mano derecha de Aguirre. Además del ex consejero de Infraestructuras, Manuel Lamela, y Pedro Schwartz, uno de los economistas de cabecera de la líder del PP de Madrid y de los neoconservadores españoles.

En el consejo de Administración de la Caja también se encuentran el ex secretario de Hacienda, Estanislao Rodríguez- Ponga, como vicepresidente y José Manuel Fernández Norniella, ex presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, en calidad de vocal. Estos últimos son fieles escuderos de Rato. Y es que Aguirre tiró del ala ratista desde el mismo momento en que el vicepresidente partió hacia el Fondo Monetario Internacional. Muchos se han ido repartiendo: por ejemplo, el ex secretario de Estado de Presupuestos, José Folgado, es ahora el alcalde de la localidad madrileña de Tres Cantos. Otros están al frente de carteras del Gobieno regional: es el caso del consejero de Sanidad, Juan José Güemes, o de la de Medio Ambiente y Vivienda, Ana Isabel Mariño. Hasta la ex mujer de Rato, Ángeles Alarcó, que llegó como asesora técnica de Aguirre en 2005, ha escalado peldaños y se ha convertido en gerente de Turismo de Madrid.

Pero la presidenta de Madrid también ha buceado en otros círculos. Como en el aznarista. Así Javier Fernández- Lasquetty dejó de dirigir la fundación FAES para asumir la Consejería de Inmigración y Cooperación. Y Lucía Figar, esposa de Carlos Aragonés quien fuera jefe de gabinete de Aznar, se hizo cargo de la de Educación.

Una red de altos cargos

Desde que el PP perdió las elecciones generales en 2004, Aguirre ha ido recolocando a ex altos cargos. Entre ellos se encontraba, por aquel entonces, la subsecretaria del Ministerio de Interior María Dolores de Cospedal, hoy la número dos del partido en España.

La oposición calculó que en aquellas fechas dio trabajo al menos a una treintena de personas. Desde la Comunidad argumentaban que "todas ellas estaban altamente cualificadas". En el repaso figuran la ex ministra de Medio Ambiente, Elvira Rodríguez, que actualmente preside la Asamblea de Madrid; la ex consejera de Asuntos Sociales con Fraga, Belén Prado, que hoy ocupa un importante puesto en Sanidad, o el ex presidente del Senado, Juan Ignacio Barrero que es el Defensor del Paciente de Madrid. Es un filón. Para más de uno Aguirre se ha convertido en su tabla de salvación o en su rampa de lanzamiento. Sea como sea son muchos los que le deben un favor. La dirigente madrileña se ha rodeado de una corte de aliados que en caso de que se celebrara un congreso extraordinario podrían inclinar la balanza a su favor.

Para más de uno Aguirre se ha convertido en su tabla de salvación o en su rampa de lanzamiento

Además, Aguirre trata de contentar a diferentes sectores del partido. Tiene en nómina a gente de Álvarez del Manzano y de Alberto Ruiz- Gallardón. También alberga bajo su techo a Belén Bajo, que fue durante una década la jefa de comunicación de Rajoy y ahora es diputada en la Cámara territorial; o a Paloma Adrados, que estaba en el gabinete de Javier Arenas y que, desde la última remodelación del Gobierno regional, es consejera de Empleo y Mujer. "Está lo mejor de cada casa", bromean desde la sede en la Puerta del Sol.

Desde aquí recuerdan que Aguirre dio empleo hasta a dos dirigentes del PSOE. A Cristina Alberdi, actualmente asesora del Consejo Consultivo autonómico;  y a Gotzone Mora, que se encargó del Foro Regional para la Inmigración hasta que Francisco Camps la fichó para la Administración valenciana. La persona que la sustituyó no es otra que Raúl Rivero, disidente cubano que llegó a España gracias a las gestiones socialistas.

Amparo de los críticos

Tras las generales de 2008, el PP de Madrid se ha convertido en cierta forma en el amparo de los críticos con Rajoy. Una imagen, la de Juan Costa, Gabriel Elorriaga e Ignacio Astarloa junto a Ignacio González en el burladero de Las Ventas, fue la comidilla de la crisis interna del partido.  Hay quien cree que dentro de un tiempo tratará de rescatarlos. Por algo Aguirre defiende la misma máxima de Aznar: "Los partidos se hacen integrando, no excluyendo".

Aguirre y Rajoy, eso sí, están condenados a compartir a Manuel Pizarro. De momento. Porque hay quien le ve ya como futuro presidente de Caja Madrid en sustitución de Miguel Blesa .

Tras el 9-M, el ex presidente de Endesa se quedó bastante descolocado. La presidenta madrileña le incorporó de inmediato al Comité de Dirección regional. Cuando Pizarro se hizo cargo de la portavocía del PP en la Comisión Constitucional del Congreso, Aguirre no dudó en lanzarle un recordatorio. "Manuel, te necesitamos", le gritó en el congreso del PP de Madrid. En este foro también le concedió a Cayetana Álvarez de Toledo, jefa de gabinete de Acebes, una responsabilidad al frente del partido.

Lo único que no ha logrado Aguirre ha sido incorporar a su plantilla a María San Gil ni al ex ministro Francisco Álvarez Cascos, aunque éste la ha arropado en más de un acto y le es completamente afín ideológicamente. "Aguirre será muy populista pero no muy popular", comenta uno de sus detractores. Su círculo no lo comparte y advierte que, al contrario que otros, ella no hace más que ganar amigos.

www.publico.es 10.01.09

¿ESTÁ AGUIRRE RECOPILANDO ALIADOS PARA UN NUEVO CONGRESO? 

A Esperanza Aguirre no se le podrá acusar de no luchar a capa y espada contra el desempleo. Al menos dentro de su partido. La lideresa ha demostrado su enorme capacidad para hacer aliados a base de repartir cargos importantes entre ideólogos liberales, ratistas, aznaristas, críticos con Rajoy y demás descolocados dentro del nuevo PP. 

Así lo explicaba en un amplísimo recuento María Jesús Güemes en Público. La presidenta de la Comunidad de Madrid se ha ido acercando poco a poco un gran número de cabezas visibles dentro del PP pero que se han quedado fuera de la línea cercana a Rajoy. Una estrategia que podría parecer altruista, pero que también podría inclinar la balanza a su favor en un hipotético congreso para disputar el liderazgo del partido.

Bolsa de empleo 

Aguirre se ha ido convirtiendo en la bolsa de empleo del Partido Popular. Sus últimos fichajes han sido el filólogo y ensayista Jon Juaristi y Jesús Neira. La relación con el primero viene de lejos y siempre ha contado con él, desde que relevado del Instituto Cervantes por los socialistas. Juntos comparecieron en un polémico acto en contra de mayo del 68. Ahora es director de Universidades de la Comunidad de Madrid. 

Golpe de efecto 

Jesús Neira es el famoso profesor de universidad que quedó en coma tras ser golpeado por un hombre que estaba maltratando a su pareja y a la que Neira intentó defender. En un espectacular golpe de efecto Aguirre le ha reclutado y le ha designado presidente del Observatorio contra la Violencia de Género. Meses antes ya le había entregado la Medalla de Oro al Mérito Ciudadano.

Todos a Cibeles 

Uno de los mayores filones para repartir puestos a diestro y siniestro es la Corporación Cibeles de Caja Madrid. Allí ha colocado al ex secretario general del PP, Ángel Acebes, y a Carmen Cavero, cuñada de Ignacio González, vicepresidente y mano derecha de la lideresa en el Gobierno regional. También allí se verán las caras Manuel Lamela, polémico ex consejero de Sanidad con participación en la persecución al doctor Luis Montes, y Pedro Schwartz, economista de cabecera de Aguirre y representante de los neocon españoles.

Favores a los ratistas

Aguirre acostumbra también a meter mano en el sector ratista de su partido. De allí, y también para Cibeles, ha sacado al secretario de Hacienda, Estanislao Rodríguez- Ponga, como vicepresidente y a José Manuel Fernández Norniella, ex presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, en calidad de vocal. Otros han partido hacia otros puestos: el ex secretario de Estado de Presupuestos, José Folgado, es ahora el alcalde de la localidad madrileña de Tres Cantos. También les ha colocado en cargos de su gobierno, como a Juan José Güemes y a Ana Isabel Mariño, responsables de Sanidad y Medio Ambiente y Vivienda. Incluso llegó a fichar a la ex mujer de Rato, Ángeles Alarcó, que a base de escalar puestos ha llegado a ser gerente de Turismo de Madrid.

Añoranza de Aznar

Del sector aznarista, Aguirre también ha sacado a unos cuantos altos cargos. Es el caso de Javier Fernández- Lasquetty, que dejó de dirigir la fundación FAES para encargarse de la Consejería de Inmigración y Cooperación. Por otra parte, Lucía Figar, esposa de Carlos Aragonés, antiguo jefe de gabinete de Aznar, se hizo cargo de la cartera de Educación.

El rescate de Pizarro 

La lista es interminable, pero ella merece una especial mención Manuel Pizarro, el que fuera fichaje estrella de Mariano Rajoy. El ex presidente de Endesa llegó a estar en el puesto número dos de las listas por Madrid a las generales y llegó a protagonizar un debate televisivo contra el vicepresidente Solbes. No se supo más de él, más allá de la portavocía de la Comisión Constitucional en el Congreso, hasta que Aguirre le rescató para la directiva del PP de Madrid. Ahora incluso se especula con que sea el próximo presidente de Caja Madrid, cuando Aguirre consiga echar a Blesa.

¿De cara al Congreso? 

Pero Aguirre también ha tenido sus fracasos. No consiguió fichar a María San Gil y finalmente se ha marchado con Aznar a FAES. Tampoco ha conseguido incorporar entre los suyos al ex ministro Álvarez Cascos, aunque él no ha dudado en arropar a la lideresa en diversos actos. Sea como sea, desde la derrota de 2004, Aguirre ha dado trabajo a una treintena de personas, según la oposición. Ahora, muchos le deben un favor, y quién sabe si en el próximo Congreso nacional la lideresa decide cobrarlos. 

(www.elplural.com, 12/01/09)

Aguirre cambia la ley para tomar el poder en Caja Madrid

Desde hacía semanas se sabía que coincidirían el mismo día el nombramiento del Consejo de Administración de Cibeles (la corporación de sociedades financieras de Caja Madrid) y el fin del plazo para presentar enmiendas a la modificación de la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos de la Comunidad de Madrid. Estos dos acontecimientos aparentemente sin conexión son clave para el futuro de Caja Madrid. Y Esperanza Aguirre supo jugar mejor con los tiempos que el presidente de la entidad, Miguel Blesa.

Poco antes de las doce de la mañana, éste sucumbía a las exigencias de Aguirre y daba acceso al Consejo de Administración de Cibeles a varios afines a la presidenta de la Comunidad: Ángel Acebes, Manuel Lamela y Carmen Cavero. Meses antes, se había opuesto a su nombramiento pero acabó cediendo con la esperanza de conseguir mantenerse en la presidencia de Caja Madrid, a la que fue aupado por José María Aznar. No le sirvió de nada.

Menos de dos horas después de claudicar, Aguirre le ponía casi de patitas en la calle. El PP presentaba al límite del plazo (a las 13.55 horas) unas enmiendas a la ley de acompañamiento en las que le prohíbe ser reelegido en las elecciones de septiembre, salvo si es la propia Aguirre quien le propone en sus listas. Y eso, salvo pacto sorpresa, no va a ocurrir. La lideresa está harta de que Blesa no ceda a sus exigencias y quiere un presidente más afín, por mucho que en las enmiendas se asegure que el objetivo es reducir el peso del sector público en la caja.Las guerras entre ambos vienen de lejos. La más agria se produjo a cuenta de las opas sobre Endesa. Aguirre exigió a Blesa que Caja Madrid no vendiera su participación en la eléctrica, pero éste se negó a seguir sus directrices con el argumento de que las plusvalías eran muy jugosas y que su deber era con la caja y no con la Comunidad de Madrid. La última gran enganchada la tuvieron el pasado verano, tras el nombramiento de Carlos Vela (hasta entonces consejero delegado de Martinsa Fadesa) como primer ejecutivo de Cibeles. La presidenta puso el grito en el cielo por la vuelta de Vela a Caja Madrid y al final se salió con la suya y éste dejó la corporación.

Las opciones de Blesa son ahora reducidas si quiere seguir al frente de la caja. Su primera salida es hermanarse con Aguirre y conseguir que le presente de nuevo (algo así como un pacto con el diablo dado su pasado reciente). La otra posibilidad, la que ha defendido en los últimos meses, es ir a los tribunales. El argumento sería que la ley no puede cambiar una vez que se ha iniciado el proceso electoral. Y eso oficialmente ocurrió el pasado octubre. De partida, en el PP lo niegan. El portavoz del grupo en la Asamblea de Madrid, David Pérez, aseguró ayer a Público que el proceso electoral “no ha comenzado” y “los censos ni siquiera están cerrados”.

Blesa tampoco tendrá ayuda del PSOE. La portavoz socialista, Maru Menéndez, anunció que su grupo se abstendrá en la votación de las enmiendas porque no quiere entrar en la guerra entre las dos facciones del PP de Madrid. Aunque votara en contra, tampoco lo conseguiría porque el PP tiene mayoría absoluta. Para el futuro, Aguirre se ha asegurado además que el presidente tenga más poder y que dependa más de la Comunidad de Madrid. Para ello, ha quitado mucho poder al Ayuntamiento de Alberto Ruiz-Gallardón y a IU.

Rodríguez-Ponga y Pizarro, candidatos 

Cuando ya se da por segura la salida de Blesa de la presidencia de Caja Madrid, la pregunta ahora es quién tiene Aguirre en mente para sustituirle. Aunque hasta septiembre próximo queda tiempo para tomar la decisión, ya han comenzado a sonar varios nombres que cumplirían las exigencias de la presidenta. Estanislao Rodríguez-Ponga fue el primero en saltar a la palestra. Se le nominó candidato a su llegada al Consejo de Administración de la caja hace tres años. Otro nombre que está en las quinielas es el de Manuel Pizarro, diputado por el PP y que presidió Ibercaja y la patronal de cajas. 

www.publico.es 22.12.08

AGUIRRE YA TIENE EN NÓMINA AL JUEZ Y A UN POLICÍA EN EL CASO DE CIEMPOZUELOS 

Los principales actores de la denuncia e investigación posterior a los ex alcaldes socialistas de Ciempozuelos han sido premiados por el Gobierno de Esperanza Aguirre. La noticia de las conductas corruptas del entonces regidor socialista de Ciempozuelos se conoció a escasos meses de las elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid, cuando sobre el Gobierno regional de Aguirre se abrían sospechas en relación con quien fue su ex director general de Urbanismo, Enrique Porto. 

- El juez del 'caso Ciempozuelos'. Agustín Carretero, juez decano de Valdemoro, recibió la denuncia contra los ex alcaldes de Ciempozuelos el 20 de octubre de 2006 del autodenominado sindicato Manos Limpias. Tenía como base un recorte del diario Abc con el contrato, presumiblemente falso, por el que los cargos socialistas iban a recibir 40 millones de euros de la inmobiliaria Esprode por sus gestiones urbanísticas. Carretero se autoasignó el caso. Durante la instrucción, el PP se personó como acusación y citó como testigo contra Torrejón a la edil socialista María Pérez García, que había investigado en secreto las corruptelas del alcalde, y con quien Carretero mantuvo contactos antes de estallar el caso. Al ser interrogada en sede judicial, la concejal negó, a preguntas de Carretero, tener animadversión hacia el alcalde, lo que contrasta con sus pesquisas y su expulsión del equipo de gobierno en marzo de 2006. La edil tampoco dijo nada de sus conversaciones previas y casi diarias con el juez del caso cuando se le preguntó si tenía algún tipo de relación con las partes. Carretero acordó encarcelar a los dirigentes socialistas -contra el criterio del fiscal, ya que frustró la investigación al anular las escuchas telefónicas- e imputó a tres policías -ya absueltos- del Servicio de Prevención para el Blanqueo de Capitales del Banco de España (Sepblac) por no tramitar un informe sobre los ingresos delictivos de los ex alcaldes de Ciempozuelos en Andorra. En plena instrucción del sumario y lejos de resolver el caso, Aguirre, que había conseguido mayoría absoluta en las elecciones de mayo de 2007, fichó como alto cargo a Carretero. El 5 de julio de 2007 saltó de su juzgado a la Dirección General de Política Interior, a las órdenes del consejero Francisco Granados, ex alcalde de Valdemoro. Hoy Carretero es gerente de la Academia de Policía del Gobierno regional. 

- El policía sospechoso. El inspector jefe de policía Vicente García Novoa del Sepblac fue objeto de imputación judicial y expediente interno acusado de sepultar meses el informe y el contrato de Esprode recibidos de las autoridades andorranas donde se alertaba de la presencia de los ex alcaldes socialistas ingresando dinero. Sólo informó a sus jefes el 14 de septiembre de 2006, pese a que conocía los hechos desde mayo de 2006. El juez Carretero declinó interrogar a Álvaro Puerta, tesorero del PP y reconocido amigo de García Novoa, en relación con la filtración del contrato. A pesar de que su caso fue sobreseído, el fiscal, a tenor de su último escrito, no descarta imputarle por "revelación de secretos" si halla mayores indicios. García Novoa ha sido contratado por la Consejería de Vivienda de Aguirre como asesor, en concreto, como "técnico de apoyo a la secretaría general técnica". Según un portavoz, este experto antiblanqueo, se encargará de resolver los conflictos con los inquilinos del Ivima. Posee un nivel 29, lo que le supone unos 4.000 euros brutos de ingresos mensuales. 

- El denunciante. El presidente de Manos Limpias, Miguel Bernad, es invocado por un comisionista imputado por corrupción en Totana (Murcia), Emiliano Ovide. Éste se jacta de estar en primera "línea de salida" para edificar 200.000 metros cuadrados para VPO en Ciempozuelos pero que no hará nada hasta que hable con Bernad y se desbloquee el plan urbanístico, paralizado por la denuncia de Manos Limpias, que ya ha pedido el cierre del sumario cuando el fiscal aún impulsa pesquisas para detallar los presuntos cohechos municipales. 

(www.elpais.com, 19/11/08)

Aguirre premia a la ex alcaldesa de Leganés con una dirección general

La alcaldesa más breve de esta legislatura, la popular Guadalupe Bragado, que tuvo que abandonar la vara de mando del Ayuntamiento de Leganés a las tres semanas de su nombramiento por una moción de censura de PSOE e IU, no tendrá que permanecer otros cuatro años como jefa de la oposición.

El premio le llegó ayer de parte del Consejo de Gobierno que preside Esperanza Aguirre, que la nombró directora general de Juventud (un área que depende esta legislatura de la Consejería de Deportes, y no de la de Educación, como hasta ahora), en sustitución de Antonio González Terol. Éste se convierte en director general de Asuntos Europeos de la Consejería de Justicia y Administraciones Públicas, y abandona por tanto su escaño como diputado regional.

El vicepresidente regional, Ignacio González, definió a Bragado, que permanecerá en el grupo municipal como concejal, como un "activo político". Según dijo, es "una mujer joven, de gran empuje", y explicó que con este nombramiento "se pretende incorporar ese activo al Gobierno, para que trabaje en beneficio de todos los ciudadanos madrileños" y de los jóvenes "especialmente".

González también aseguró que el nombramiento no supone tirar la toalla en Leganés. "No sólo no renunciamos, sino que esperamos que los ciudadanos hayan tomado nota de cómo IU y PSOE han presentado una moción de censura por intereses de poder", puntualizó.

Algunas fuentes interpretan que el nombramiento de Bragado es una "patada para arriba" con el fin de renovar el grupo municipal del PP en Leganés, donde la nueva directora general ha ganado las dos últimas elecciones municipales en votos, pero no ha conseguido superar en concejales a PSOE e IU juntos en las dos ocasiones. Otras fuentes del PP señalan en cambio que Esperanza Aguirre tiene en muy buena estima a Bragado, que, a sus 31 años, está al comienzo de su carrera política.

El Gobierno regional nombró también ayer a Carlos Zori, diputado regional hasta las pasadas elecciones, director de la Agencia Madrileña para la Tutela de Adultos. Y a Diego Valle, secretario general del Servicio Regional de Empleo.

www.elpais.es 31.08.07

FICHADOS MÁS DE TREINTA EX ALTOS CARGOS DE LOS GOBIERNOS DE AZNAR

Un total de 30 altos cargos del Gobierno de José María Aznar han recalado en la Administración regional desde que ésta la preside Esperanza Aguirre. Secretarios de Estado, directores generales o presidentes de organismos públicos están en nómina ahora del consejero de Sanidad, del de Medio Ambiente o del de Presidencia. Según la oposición, la Comunidad se ha convertido en el "cobijo" de los dirigentes del PP tras perder las elecciones generales. Los populares, por contra, mantienen que los nombramientos se deben a su "excelente gestión" en el Gobierno central.

- José María Barahona Hortelano es el director técnico de la Agencia Laín Entralgo, un organismo dependiente de la Consejería de Sanidad que tiene como objetivos el fomento de las "actividades formativas para las profesiones sanitarias". Barahona fue senador por Salamanca en las Cortes Generales de la VI y VII legislaturas, pero no fue candidato en la última.

- Rafael Catalá Polo fue nombrado por el consejero de Sanidad, Manuel Lamela, gerente del hospital Ramón y Cajal, aunque posteriormente dejó el cargo. Con anterioridad, y mientras José María Michavila fue ministro de Justicia, fue secretario de Estado de Justicia. En el primer Gobierno de José María Aznar estuvo a las órdenes de Mariano Rajoy y de Cristóbal Montoro.

- Amador Elena Córdoba. Es el gerente de hospital de Móstoles. Fue director general de Inspección cuando Rajoy era ministro de Administraciones Públicas.

- Jaime García-Legaz Ponce. Ahora ocupa el cargo de director del Instituto de Estadística de la Comunidad. Cuando José María Aznar era presidente del Gobierno, García-Legaz fue nombrado máximo responsable del Departamento de Bienestar y Educación del gabinete de Presidencia.

- Luis Miguel Garrido Martínez. Director de Seguridad del Canal de Isabel II, organismo que depende de la Vicepresidencia Primera. Cuando Jaime Caruana Lacorte era gobernador del Banco de España, Garrido estaba al frente de la Brigada de Delitos Monetarios y Económicos.

- Jaime Haddad Sánchez de Cueto fue director general de Planificación Económica y Coordinación Institucional en el Ministerio de Agricultura. Ocupó este cargo con Miguel Arias Cañete.

- Jon Juaristi Linacero fue con el PP director del Instituto Cervantes, una institución que depende del Ministerio de Asuntos Exteriores. También estuvo al frente de la Biblioteca Nacional. Aguirre le ha nombrado comisario de los Actos Conmemorativos del IV Centenario de la Publicación del el Quijote. Juaristi es catedrático de Filosofía Hispánica y Premio Nacional de Ensayo.

- José Antonio Llanos Blasco. Director general de Carreteras de la Comunidad. Fue presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo con Isabel Tocino de ministra de Medio Ambiente.

- Eugenio López Álvarez. Director general de los Servicios Jurídicos de la Comunidad. Julia García-Valdecasas, ex ministra de Administraciones Públicas, le nombró secretario general técnico.

- Domingo Menéndez Menéndez es el máximo responsable del Instituto de la Vivienda de Madrid (Ivima). Javier Arenas, ministro de la Presidencia del segundo Gobierno de José María Aznar, lo nombró director de la Oficina del Comisionado del Gobierno para las actuaciones derivadas la catástrofe del buque Prestige.

- César Pascual Fernández es el actual gerente del hospital del Guadarrama, que depende de la Consejería de Sanidad. Ángel Acebes, ex ministro del Interior del PP, decidió que fuera delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.

- Rafael Pérez-Santamaría Feijoo ocupa la gerencia del hospital de La Paz. Fue, con Ana Pastor como ministra de Sanidad, secretario general de Sanidad.

- Gonzalo Quiroga Churruca es gerente del Servicio Regional de Bienestar Social, de la Consejería de Familia y Asuntos Sociales. Fue senador por Guipúzcoa.

- Agustín Rivero Cuadrado, actual director general de Salud Pública, ocupó el cargo de jefe de Estadísticas de la Actividad Sanitaria. Le nombró Ana Pastor.

- Ana María Sánchez Fernández, gerente del hospital de Fuenlabrada. Ana Pastor decidió que fuera directora general de Cohesión del Sistema Nacional de Salud.

- Cristina Santolaria Solona es la actual directora del teatro Albéniz. Anteriormente ocupó el cargo de subdirectora general de Teatro del Instituto Nacional de Artes Escénicas y Musicales.

- José Trigueros Rodrigo proviene del Ministerio de Medio Ambiente, donde fue director general de Costas. Ahora es viceconsejero de Medio Ambiente.

- Juan van Halen fue nombrado por Mariano Zabía, consejero de Medio Ambiente, director gerente del Instituto de Realojamiento e Integración (IRIS). Hace meses dejó el cargo. Procedía de Fomento, donde Francisco Álvarez-Cascos le había nombrado vocal asesor del gabinete.

- Ana Isabel Mariño ex presidenta de Paradores España, presidenta del Consorcio de Turismo de Madrid.

- Carlos Bustelo era el presidente de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) hasta su reciente dimisión por el traslado de este organismo a Barcelona. Aguirre le ha elegido para dirigir el Tribunal de la Competencia de la Comunidad de Madrid.

- Manuel Jesús González, presidente de la Cámara de Cuentas de Madrid, fue secretario de Estado de Universidades entre 1997 y 1999.

- Ángel Martín Vizcaíno es subdirector general de Telemadrid. Fue director general de RTVE 1997 y 1998.

-Elvira Rodríguez .Ex Ministra de Medio Ambiente. Además de Manuel Lamela, Juan José Güemes y Ramón Aguirre, la presidenta ha recuperado en esta ocasión a Elvira Rodríguez.

-Belén de Prado, ex consejera de Asuntos Sociales de la Xunta de Galicia fue elegida hace poco para ocupar la viceconsejería de Sanidad.

-Manuel Lamela. Consejero de Sanidad. Ex Subsecretario del Ministerio de Agricultura

-Juan José Güemes. Consejero de Empleo. Ex Secretario General de Turismo. Asesor de Rodrigo Rato y sobre todo y ante todo yernisimo de Carlos Fabra, Presidente de la Diputación Provincial de Castellón.

-Ramón Aguirre. Ex Presidente de ICO

(04/05/05) 

CCOO Y UGT CRITICAN EL NOMBRAMIENTO DE BELÉN BAJO COMO DIRECTORA DEL INSTITUTO REGIONAL DE LAS CUALIFICACIONES

Comisiones Obreras y UGT criticaron hoy el nombramiento de Belén Bajo como directora general del Instituto Regional de Cualifiaciones de la Comunidad de Madrid, ya que el Ejecutivo de Esperanza Aguirre ha incumplido, según los sindicatos, la normativa vigente. CCOO informa de que sus responsables de Acción Sindical, José Manuel Juzgado, y Empleo, María Cruz Elvira, representantes de CCOO en el Consejo de Administración del Servicio Público Regional de Empleo han presentado una denuncia formal ante el consejero de Empleo, Juan José Güemes.    

CCOO denuncia que en la reunión del consejo del Servicio Regional de Empleo del pasado martes no se trató el nombramiento de Belén Bajo, que hasta fechas recientes era la jefa de prensa de Mariano Rajoy en el Partido Popular.El sindicato que lidera Javier López critica las "tentaciones autoritarias" del Gobierno regional y anuncia que "seguirá manifestando su enérgica protesta en todos los ámbitos posibles para que no se vulneren las condiciones que garantizan la existencia del diálogo social en la región".    

Mientras, UGT denuncia que el Gobierno de Esperanza Aguirre ha incumplido de manera "flagrante" los compromisos adquiridos en el Acuerdo por el Empleo y el Crecimiento Económico de la Comunidad de Madrid firmado el 7 de octubre de 2004 por Aguirre, patronal y sindicatos.En dicho acuerdo se recogía textualmente que el IRCUAL se crearía como organismo autónomo y no como Dirección de Área, con presencia tripartita.    

Además, el Gobierno regional no ha informando, como es preceptivo, según el sindicato, al Consejo de la Formación Profesional de la Comunidad de Madrid, órgano que ha trabajado, debatido y aprobado el modelo de Instituto de las Cualificaciones para Madrid y en el que están representados todos los agentes del ámbito educativo y de empleo relacionados con la  Formación Profesional.    

Asimismo, UGT dice que el Gobierno regional se abstuvo de informar previamente al Consejo de Administración del Servicio Regional de Empleo que se reunió el pasado día 17 de octubre, apenas 48 horas después del anuncio de este nombramiento.    

Para UGT Madrid, en el nombramiento de Belén Bajo como directora del Instituto Regional de las Cualificaciones ha primado más el interés o los compromisos políticos de recolocación de cuadros del Partido Popular que la búsqueda de una persona con un perfil profesional y técnico para dirigir este instituto. Estas consideraciones serán trasladadas formalmente mediante una carta al consejero de Empleo y Mujer de la Comunidad de Madrid. Servimedia. 20.10.06

Madrid, tierra de acogida para dirigentes del PP en paro

Si en política hay que devolver los favores, la presidenta regional, Esperanza Aguirre, tiene un brillante porvenir en el futuro del PP: muchos dirigentes, sectores y familias del partido le deben uno.

El PP perdió las elecciones generales de 2004 y el desconcierto se extendió en sus filas. La causa no era sólo la sorpresa de perder unas elecciones que creían ganadas, sino también el cómo dar salida a mucho alto cargo hasta entonces empleado en los ministerios u organismos controlados por el Gobierno de José María Aznar.

El candidato perdedor, Mariano Rajoy, resumió poco después la situación al pedir un "esfuerzo" a las administraciones controladas por los populares para que acogieran en sus filas a los dirigentes que se habían quedado sin trabajo. Algunos en el PP pueden reprochar a Aguirre que haya publicado su controvertida biografía a seis meses de las elecciones, pero nadie puede decir que la presidenta no ha cumplido el encargo.

Ayudada por su consejero de Sanidad, Manuel Lamela, Aguirre ha ido encontrando en los últimos tres años un hueco en la Comunidad de Madrid a al menos 24 personas con un alto perfil político que hoy copan dos consejerías, dos viceconsejerías y ocho direcciones generales o cargos similares del mismo rango del Gobierno regional. Además, seis hospitales públicos y otros seis organismos de la región también han dado acomodo a ex altos cargos populares.

La primera gran oleada de dirigentes del partido sin trabajo se produjo en los meses que siguieron a la derrota en las elecciones generales, en marzo de 2004. Cuando sólo habían transcurrido seis semanas del desastre electoral, Lamela llevó al frente de cinco hospitales públicos de la región a otros tantos altos cargos de los Gobiernos de Aznar.

Algunos, como el gerente de La Paz, Rafael Pérez Santamaría, o la de Fuenlabrada, Ana María Sánchez, provenían de la estructura del Ministerio de Sanidad, pero el trabajo que venían desempeñando los otros tres poco tenía que ver con la sanidad pública. Rafael Catalá, nombrado director del Ramón y Cajal, era secretario de Estado de Justicia; Amador Elena, colocado en el hospital de Móstoles, venía de la Dirección General de Inspección del Ministerio de Administraciones Públicas; y César Pascual, gerente del hospital para enfermos crónicos de Guadarrama, venía del Ministerio del Interior.

El PSOE no tardó en poner el grito en el cielo: "Aguirre ha convertido a la sanidad pública regional en la agencia de recolocación de altos cargos del partido en paro", criticó entonces el diputado socialista en la Asamblea de Madrid, Lucas Fernández.

La respuesta de Aguirre y Lamela ante las críticas ha sido siempre la misma: "Es un privilegio para la Comunidad de Madrid poder contar con personas con tan elevada cualificación personal y profesional", han contestado con palabras muy parecidas cada vez que se les ha preguntado sobre el asunto.

Aguirre y Lamela también supieron echar un cable al partido cuando éste perdió su feudo gallego por un solo escaño en junio de 2005. Poco después, la Comunidad anunciaba el fichaje de dos consejeros del último Gobierno de Manuel Fraga: Belén Prado Sanjurjo, consejera de Asuntos Sociales en Galicia, pasó a ser viceconsejera de Sanidad en Madrid. Y José Manuel González, consejero de Sanidad con Fraga, se convirtió en el nuevo gerente de la Fundación Hospital Alcorcón.

La trayectoria de todos ellos en la sanidad madrileña ha sido desigual. Mientras alguno, como Rafael Catalá, duró apenas ocho meses y despegó en cuanto pudo a la empresa privada, otros, como Amador Elena, ya han conseguido un ascenso: pasó de ser gerente en Móstoles, un hospital mediano, a sustituir a Catalá en el Ramón y Cajal, uno de los buques insignia de la sanidad pública madrileña.

La consejería de Lamela también ha tenido hueco para otros tres pesos medios del partido, tuvieran o no relación con los hospitales o la medicina. Juan Ignacio Barrero, sucesor de Aguirre en la presidencia del Senado, fue nombrado Defensor del Paciente de Sanidad y Jaime Haddad, director de Planificación en el Ministerio de Agricultura, pasó a ser el secretario general técnico de la Consejería de Sanidad.

José María Barahona, senador del PP por Salamanca y amigo personal de Aznar y de Aguirre, recibió la dirección técnica de la Agencia Laín Entralgo, organismo encargado de la formación e investigación sanitarias. Barahona duró poco: al año tuvo que dimitir porque incumplía la ley de incompatibilidades al no haber cerrado o transferido su negocio privado de oftalmología.

Pero también el metro y las carreteras, los otros dos pilares de las políticas de Aguirre, han servido para echar una mano al partido. La ex secretaria de Estado de Interior, María Dolores de Cospedal, fue nombrada consejera de Infraestructuras y Transportes ocho meses después de la derrota del PP en las generales.

Un año más tarde, el partido le encargó un nuevo reto: luchar por la presidencia de la comunidad de Castilla-La Mancha en las elecciones del próximo mayo.

Para sustituirla, Aguirre echó mano de otra mujer con larga trayectoria política: la ex ministra de Medio Ambiente con Aznar, Elvira Rodríguez. En la misma consejería, José Antonio Llanos, ex presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo, controla hoy la Dirección General de Carreteras.

Lucía Figar, en Inmigración, es la otra consejera de Aguirre que proviene de los Gobiernos de Aznar, en los que ocupó la Secretaría de Estado de Asuntos Sociales en el Ministerio de Trabajo.

La Consejería de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente es otra de las que ha asumido su cota de "esfuerzo", en palabras de Rajoy. Uno de sus viceconsejeros, José Trigueros Rodrigo, fue director general de Costas con Aznar, y uno de sus colaboradores, Domingo Menéndez, que trabajó como comisionado en la catástrofe del Prestige, ha sido situado al frente del Ivima, el organismo que promueve la vivienda protegida de la Comunidad.

Otros nombramientos incluyen al ex director del Instituto Cervantes o a miembros del Gabinete de Aznar.

www.elpais.es 11.12.96

Volver

© Copyright.2008. www.esperanzaaguirre.net  Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 6 o superior  a 1024 x 768 píxeles )