Página Principal
La Presidenta, S.A.
Ruíz Gallardón
Los Genoveses
Los Asuntillos
Espe & Alberto
Las noticias del día
Las noticias de la semana
Las noticias del año
Telemadrid me mata
Con Humor
Estos son sus poderes
Imagen Y sonido
Los Desafectos
Ocurrencias
Compromisos a la carta
Los incunables
Amiga de sus Amigos
La E.T.T. más PPopular
 
Suscríbete Tu opinión aquí El Foro Quienes Somos Los Genoveses.net

 ¿ARDE MADRID?

"¡Joder qué tropa!"

AGUIRRE AMENAZA Y RAJOY FULMINA A GALLARDÓN 

Segundo golpe de efecto. Mariano Rajoy no tenía bastante con anunciar que Manuel Pizarro le acompañaba en las listas por Madrid, cuando hoy a última hora de la tarde daba a conocer su decisión de que Alberto Ruiz-Gallardón no le iba a acompañar en la candidatura.  

En el partido hubo un auténtico terremoto. Rajoy tomaba la decisión en una tensa y difícil reunión en la que también estaban presentes el secretario general, Ángel Acebes; la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, y el alcalde. Según un comunicado del partido, fue durante ese encuentro donde el líder del PP tuvo claro que lo mejor para los "intereses generales y los del PP" era que cada uno se mantuviera en su puesto. 

Fuentes del partido aseguran que la presidenta de la Comunidad de Madrid le lanzó un órdago en toda regla a Rajoy al decirle que ella también quería ir como candidata. Dado que es incompatible ser presidenta y presentarse al Congreso, ello suponía que Aguirre estaba planteando dimitir de su actual cargo, para que se tuvieran presentes sus aspiraciones, al igual que las de Gallardón.  

Desde el entorno de Aguirre aseguran que eso no es del todo cierto y que se han lanzado algunos comentarios malintencionados porque Gallardón no ha podido aceptar la derrota. "Ambos han reiterado su ofrecimiento para formar parte de la candidatura del PP en Madrid para las próximas elecciones", se reconocía en la nota oficial

Los colaboradores de Rajoy se afanaban anoche en señalar que los dos dirigentes madrileños "le habían dado la legislatura" con sus permanentes enfrentamientos y, para tratar de desterrar la idea de que había cedido a las presiones internas, afirmaban que había "dado un puñetazo encima de la mesa" para poner fin a todo este conflicto de una vez por todas. 

Está claro que Aguirre se ha impuesto y ha logrado sus objetivos  Viendo que ninguno de los dos cedía en sus pretensiones, el jefe de la oposición les agradeció a ambos su disposición y les comunicó que continuarían "en sus respectivas responsabilidades institucionales para las que fueron elegidos por los ciudadanos hace escasos meses". Además, les trasladaba su intención de contar con ellos para la campaña electoral. Les pidió una "colaboración activa". 

Los dirigentes del partido calificaban la situación de "alucinante" y, en el fondo, se alegraban de que, ante la ambición desmedida de ambos, ninguno de los dos hubiera ganado la batalla.  Eso no es del todo cierto. Está claro que Aguirre se ha impuesto y ha logrado sus objetivos. De hecho fue desde su círculo desde donde se denunció que los estatutos del partido prohibían expresamente que un alcalde fuera candidato. Gallardón, en cambio, resulta el perdedor de esta contienda. Él es el que peor sale parado y personas de su entorno señalaban ayer que después del 9 de marzo podría plantearse su marcha. Su gente asegura que él entró en el despacho de Rajoy sabiendo que iba en las listas y que sólo esperaba conocer en qué posición.  

Esperanza Aguirre sale fortalecida. Ahora no sólo cuenta con el apoyo del PP de Madrid y buena parte de los presidentes regionales, sino que ha demostrado su fuerza. No sólo en el pulso que mantenía con el regidor, sino también sobre Rajoy. En el caso de una derrota del PP en las generales, todo apunta a que "la lideresa", como ella misma se definió en una ocasión, contaría con más bazas para optar a la sucesión.  (www.publico.es, 16/01/08) 

ALBERTO RUIZ GALLARDÓN: "QUIEN LES HABLA HA SIDO DERROTADO" 

El alcalde de Madrid Alberto Ruiz Gallardón ha declarado en su primera comparecencia pública tras saberse que no irá en las listas al Congreso del PP sentir "tristeza, mucha tristeza" por la decisión tomada por Mariano Rajoy. Gallardón ha comentado que en política "a veces se gana y a veces se pierde" y en este caso, "quien les habla ha sido derrotado". "Son decisiones duras que generan mucho dolor", ha dicho profundamente emocionado. Después de las elecciones el alcalde quiere realizar una "profunda reflexión" con las personas que le han acompañado en todos estos años en la que decidirá su futuro político. Ir en las listas del Congreso era "una ilusión personal" para el alcalde después de estar "más de 30 años" dedicado al partido, pero ha recordado que quien ha tomado la decisión es quien debía tomarla. Por último ha pedido a todos los ciudadanos que voten a Rajoy el 9 de marzo.(www.elpais.com,  16/01/08) 

"NO ME PODÉIS HACER ESTO" AGUIRRE: "YO HE GANADO HASTA EN PINTO" 

La reunión clave de la historia reciente del PP fue algo parecido a un careo judicial. En un lado de la mesa, el juez, Mariano Rajoy, y el secretario judicial, Ángel Acebes. Y al otro, los careados, Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón, defendiendo sus versiones y reclamando sus derechos. 

Según una reconstrucción de la escena, contrastada con los dos sectores en discordia, Rajoy suelta el bombazo nada más empezar. Ha preparado a conciencia la reunión, y lleva escrito todo en un papel. "Aquí hay un ofrecimiento público para ir en las listas al Congreso por Madrid [el de Gallardón] y otro privado [el de Aguirre]", señala. 

El alcalde de Madrid se queda blanco. Es el único que no sabe que en Navidades, Aguirre había hecho llegar a Acebes, persona de su total confianza, su órdago. Si Gallardón quiere ir en las listas para ayudar al líder, ella también. Quiere estar allí, y por delante, claro. Pero la diferencia es enorme. El alcalde no tiene que dejar su puesto para llegar al Congreso. Ella debe dimitir inmediatamente (antes de que se registren las listas) y perder todo su poder para dárselo a su mano derecha, Ignacio González. Aguirre comunica que está dispuesta a hacer ese sacrificio. No habla con Rajoy, pero le deja claro a Acebes que quiere que el líder lo sepa. 

Gallardón había llegado tranquilo a la reunión. Cuando le dicen, por la mañana, que la cita clave será en Génova y estará Aguirre, se relaja. Sólo puede ser un sí, comenta a su entorno. Lo contrario sería demasiado humillante. A su esposa le pide que esté tranquila, que vaya al estreno en el Teatro Real de Tristán e Isolda, de Wagner. "Llegaré en el intermedio", le dice. Pero no es así. Es ella quien abandona, junto a sus hijos, el teatro a media función cuando conoce el varapalo que se ha llevado su marido. 

Después del bombazo, Rajoy les echa a los dos una filípica: 

-Estoy harto de vuestros enfrentamientos. A dos meses de las elecciones esto no se puede tolerar, tenemos que arreglarlo. 

El líder quiere escuchar, darles una última oportunidad para que solucionen el problema allí mismo. La tensión crece después de la regañina, y es Gallardón quien rompe el hielo: 

-Presidente, yo he obtenido un resultado extraordinario en Madrid. Llevo 16 años de mayorías absolutas ininterrumpidas. Creo que puedo aportarle mucho al partido y a ti si te acompaño en las listas. Creo que es bueno para todos y por eso te lo he pedido. 

La competición comienza. Aguirre toma la palabra: 

-Si es por resultados, yo he sacado los mejores de toda la historia del PP de Madrid en las últimas elecciones. Como sabéis, hemos ganado hasta en Pinto, y en otros pueblos donde la izquierda siempre había sido mayoritaria. Si se trata de ir en la lista para ayudarte a ti y al partido a arrastrar votos, yo me apunto. Creo que deberíamos quedarnos los dos en nuestros puestos, pero si creéis que es bueno que vayamos en las listas, estoy dispuesta. 

Gallardón contrataca: 

-Esto es una trampa, una encerrona. 

Rajoy y Acebes tratan de mantener la compostura. La pelota está en el tejado del líder, que, al fin, y por primera vez desde el verano, se moja: 

-Muy bien, habéis explicado vuestra posición. Yo creo que, como dice Esperanza, lo mejor que podéis hacer los dos es quedaros en vuestros puestos. Es lo mejor para el partido. 

Gallardón explota. Lleva casi 15 meses convencido de que irá en las listas. Ha hablado con Rajoy en decenas de ocasiones, y aunque nunca le ha confirmado que irá -el estilo gallego le impide ofrecer garantías de ese tipo, según cuentan siempre quienes le conocen- tampoco se lo ha desmentido, lo que ha alentado sus sueños. Es algo que ya está asumido dentro del PP, prácticamente todos los dirigentes consultados en las últimas semanas -entre ellos la mayoría de los miembros de maitines, la cúpula que se reúne cada lunes- lo daban por hecho. La prensa lo ha publicado así, y nada hace pensar que en el último minuto todo se irá al garete. Gallardón pierde hasta las formas, y sube la voz:

 

-No puede ser. No me podéis hacer esto. Llevo 30 años en este partido, ayudé a fundarlo, me he dejado la vida y nunca he pedido nada. Es la primera vez que lo hago, era mi ilusión. 

Después se calma un poco, respira hondo, y lanza su órdago, el que responde al de su rival. 

-Mariano, tú has tomado tu decisión. Y yo la mía. Después del 9 de marzo dejaré la política. No quiero hacer daño al partido, pero no puedo seguir así. Sólo te prometo una cosa. Para evitar hacer daño a tu campaña, no haré pública mi decisión hasta después de las elecciones. 

Rajoy no da crédito a lo que está escuchando. Se mantiene en silencio, y es Acebes, que hasta ese momento no ha abierto la boca, quien interviene para tratar de mediar. 

-Vamos a tranquilizarnos. Tenemos que pactar una explicación de lo que está pasando aquí, hay que contárselo a la gente para que lo entienda. Tenemos que decir que estamos todos de acuerdo en esta solución de que nadie vaya en las listas [es lo que después diría el comunicado oficial].

-A mí me parece bien la decisión que has tomado, y quiero decirlo, Mariano -interrumpe Aguirre. 

-Yo no estoy de acuerdo, es evidente. No se puede pactar nada. Mejor lo dejamos -sentencia el alcalde. 

La reunión concluye en un clima de tensión tremendo. Aguirre y Gallardón bajan juntos en el ascensor hasta el garaje, donde están sus coches oficiales. La presidenta, con su desparpajo habitual, trata de consolar al alcalde: 

-Alberto, no sé por qué te pones así. El día 9 vas a estar igual que hoy. Si se gana, podrás ser vicepresidente si Mariano te lo pide. Y si Mariano pierde, tú y yo estaremos en iguales condiciones, como los demás. 

El alcalde apenas la escucha. Va mascando su derrota, y prefiere no contestar. Ha sido humillado, ha anunciado que lo deja delante de su gran rival y del que creía su gran apoyo, Rajoy. Poco puede decir ya.(www.elpais.com, 17/01/08) 

LA LIDERESA YA MANDA EN EL PP 

Esperanza Aguirre, que se calificó hace poco a sí misma de lideresa del PP, ha hecho toda una demostración de fuerza. Tanto que del episodio sale como única colocada en la línea de salida de la sucesión para el 10 de marzo, para el caso de que Rajoy pierda. No obstante, su fortaleza está ligeramente recortada por algún desgaste interno en función de qué versión de la reunión del martes se dé por buena. Así, varios dirigentes del PP consultados, aunque estaban en contra de la presencia de Gallardón en las listas, aseguran que la presidenta de Madrid se extralimitó si es que llegó a plantear a Rajoy el órdago de dimitir para ser diputada. 

Aguirre niega esta versión y asegura que se limitó a ofrecerse para apoyar también a Rajoy, sin llegar a plantear su dimisión como presidenta autonómica. Su problema es que el comunicado oficial del PP da por buena de forma implícita la versión del órdago. Si hubiera sido así, Aguirre puso a Rajoy en la imposible disyuntiva de fulminar a Gallardón o abrir una crisis en la Comunidad e ir a las elecciones escoltado en la lista por sus dos herederos, esperando su fallecimiento político. El líder del PP sólo pudo elegir la primera opción, pero salió muy debilitado por aparecer como supeditado a la fuerza arrolladora de Aguirre. 

Por disciplina o por no tener su fuerza, Zaplana, después de partirse el pecho toda la legislatura, ha aceptado sin rechistar que Camps le vete como cabeza de lista de Valencia y que ponga a su bestia negra al frente de la candidatura. La presidenta de la Comunidad considera que, en el caso de que Rajoy vuelva a perder, no es impedimento no ser diputada para ser líder (o lideresa) de la oposición. Ya se las ha apañado para serlo casi como presidenta de Madrid durante cuatro años y le favorece la decisión de Zapatero de revitalizar el Senado. 

El cálculo de Aguirre y de muchos hooligans que la jalean desde dentro y fuera del partido pasaría por ser senadora por designación autonómica y, de esa forma, debatir una vez al mes con Zapatero en la Cámara Alta.En el Senado esos debates no tienen límite de tiempo y, de hecho, han lanzado al estrellato a Pío García Escudero en los últimos cuatro años. En 2005, el interminable debate sobre el estado de las autonomías del Senado terminó por tener como título final el del enfrentamiento, de tú a tú, entre Zapatero y Aguirre. 

Aguirre tiene el apoyo de la inmensa mayoría del partido y de sectores tan relevantes como el de los barones regionales del PP, el de Rodrigo Rato y Aznar, el de medios de comunicación influyentes y empresarios. Ostenta el control absoluto del PP de Madrid y tiene un equipo amplio, reconocido, fiel, peleón e influyente: Ignacio González, Alfredo Prada, Javier Fernández Lasquety, Lucía Figar, Juan José Guemes, Manuel Lamela, Francisco Granados, Isabel Gallego... De hecho, ha tenido la habilidad de dar cobijo y protección a los caídos del 14-M, procedentes de diversos sectores. 

Con 55 años, tiene uno de los currículos más largos de la política española: concejal de Madrid, ministra de Educación y de Cultura, presidenta del Senado, diputada y presidenta de la Comunidad. Se define y ejerce como liberal y en lo personal tiene un punto acentuado de descaro, juega al golf y es fumadora de puros.  

(www.publico.es, 17/01/08) 

"NO SÉ DE QUÉ CRISIS ME ESTÁN HABLANDO" 

Trató de escabullirse como pudo. Habló de los carritos de bebé, que podrán subir desplegados a los autobuses; de las becas para los libros de texto y de los futuros hospitales. Ni una sola mención al enorme follón generado en el seno del PP tras la decisión de su presidente, Mariano Rajoy, de no incluir al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, en las listas para las elecciones del 9-M, después de que Esperanza Aguirre se mostrara dispuesta a dejar la presidencia de la Comunidad para ir también en esas listas. 

"¿Crisis? No sé de qué crisis me están hablando. La formación de las listas se ha llevado a cabo tal y como estaba previsto, tal y como prevén los estatutos de nuestro partido", zanjaba una y otra vez el número dos de Aguirre ante las insistentes preguntas de los periodistas en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. 

-¿Le comunicó la presidenta sus intenciones antes del cara a cara del pasado martes por la noche con Gallardón en Génova? 

-No. A mí no me tiene por qué trasladar nada la presidenta. 

-Entonces, ¿quiere decir usted que no tenía ni idea de lo que Esperanza Aguirre estaba dispuesta a hacer, teniendo en cuenta que usted es quien tomaría su relevo en la Comunidad? 

-La presidenta habla habitualmente con la dirección del partido y con mucha más gente y siempre ha mostrado su plena disposición a estar allí donde fuese más útil -respondía González con toda la ambigüedad de la que era capaz. 

-Pero, ¿se ha visto o se vio usted en algún momento como presidente de la Comunidad? 

-No me veía ni a corto ni a medio plazo en ese escenario, no me he visto en ningún momento y siempre he dicho que desde donde mejor se ayuda al partido es desde las instituciones. 

El vicepresidente volvió a repetir las mismas frases una y otra vez, casi con independencia de las preguntas de los periodistas. Y todavía habló de la "unidad" de su partido frente a "las cosas que pasan en el PSOE", donde echan a ministros como Bono y luego vuelven, donde "echan a activos del partido similares a Gallardón, como Rosa Díez, por estar en desacuerdo con negociar con terroristas...". Todo por ver la paja en el ojo ajeno.(www.elpais.com, 18/01/08) 

AGUIRRE SUGIERE QUE GALLARDÓN HA QUERIDO "SERVIRSE" DEL PP 

No le nombró. Esperanza Aguirre era consciente de que decenas de cámaras, micrófonos y grabadoras estaban preparadas ayer para inmortalizar el momento en que se refiriera al "derrotado", como se define a sí mismo el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón después de ser excluido de la lista de Madrid, tal y como deseaba la presidenta de la comunidad. 

No le nombró, no, pero todos presentes --que eran muchos-- en el primer acto de campaña de Manuel Pizarro entendieron, sin necesidad de explicaciones, a quién se refería ella realmente cuando lanzó la siguiente alabanza al expresidente de Endesa: "No es un divo, sino un trabajador incansable que llega a la política en su mejor momento profesional y personal. Nunca, como en este caso, se puede decir que un fichaje viene a servir al partido y no a servirse del partido, porque lo ha sido todo en todos los campos en los que ha trabajado". 

Pizarro, amigo de Aguirre, también hizo uso de la ambigüedad para lanzar mensajes encubiertos. "Aquel que se encoja y no se una a nosotros, se va a quedar atrás", enfatizó, después de subrayar que, como a su juicio hace la presidenta madrileña, hay que ganar las elecciones "cada día". "Solo se ganan las batallas que se dan", sentenció. 

No obstante, especificó que cuenta con el compromiso del alcalde de la capital para apoyarle en la campaña, pese a que Gallardón ha hecho público que está sopesando si continuar o no en la política. Por cierto, que cuando se le preguntó a Pizarro si él abandonaría el PP en caso de perder en marzo, respondió que nunca da "pasos atrás". No cabe duda de que Pizarro entusiasmó a los populares presentes en el pintoresco salón, entre los que se encontraba el secretario general del partido, Ángel Acebes, y buena parte de los consejeros de Madrid. El que no estaba era Ruiz-Gallardón, que se encuentra de viaje oficial en Moscú, ni ninguno de sus colaboradores en el Ayuntamiento. La excepción fue esposa a José María Aznar, Ana Botella, la persona que podría sustituirle al frente del consistorio si decidiera abandonar la política antes de que expire su recién renovado mandato. 

El auditorio recibió con fervor la presentación que sobre el nuevo fichaje del PP hizo Aguirre, que hizo un especial esfuerzo por destacar que el empresario aragonés, además de experto en economía, es un gran conocedor del mundo del derecho y los entresijos del Estado de las autonomías. Curioso. El día anterior, Rajoy había hecho el mismo esfuerzo. ¿Será que, en caso de victoria, Pizarro tiene reservadas otras tareas distintas a la economía para evitar posibles incompatibilidades?. Por el momento, el líder de los conservadores dice que no ofrece ministerios antes de alcanzar al Gobierno y el afectado apunta que llega al PP a "suceder, en ningún caso a sustituir", a Rodrigo Rato, pero no precisó si como vicepresidente económico o como número dos por Madrid. (www.elperiodico.com, 19/01/08) 

AGUIRRE Y GALLARDÓN ACTUARON POR AMBICIÓN PERSONAL 

La batalla librada por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, en relación con su posible inclusión en la lista para el Congreso ha sido percibida por los ciudadanos como una lucha personal por situarse en una buena posición para conquistar el liderazgo del PP en caso de que Rajoy sea derrotado el próximo marzo. 

La interpretación mayoritaria es que ambos dirigentes actuaron impulsados principalmente por ambiciones personales, si bien esa impresión está mucho más extendida (64%) en el caso de Esperanza Aguirre. Algo menos de la mitad los entrevistados (48%) consideran que Ruiz-Gallardón se guió sólo por esa motivación. 

Esa idea la comparten la mayoría de los consultados sea cual sea su tendencia política y el partido al que votaron en las generales de 2004, pero entre los que declaran que apoyaron al PP en los comicios anteriores es más patente esa opinión respecto a Aguirre que respecto a Gallardón. Mientras el 54% de los votantes de ese partido cree que la presidenta de la Comunidad de Madrid se ha guiado sólo por su propio interés, esa misma opinión es compartida por el 51% respecto al alcalde. Entre los partidarios del PSOE, el reproche es más duro contra Aguirre. Según el 76%, actuó sólo en interés propio. El alcalde de Madrid sólo perseguía ese objetivo para el 49% de los entrevistados de voto socialista. 

Otras posibles respuestas como "el interés general del país" o "el bien de su partido" obtuvieron en ambos casos resultados más bien raquíticos.(www.elpais.com, 20/01/08) 

AGUIRRE CREE QUE GALLARDÓN NO DEJARÁ LA POLÍTICA NI LA ALCALDÍA DE MADRID 

La presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha afirmado hoy que el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Galladón, no dejará la política tras las elecciones del 9 de marzo ni dejará su cargo al frente del Ayuntamiento de Madrid. 

Aguirre ha hecho estas declaraciones al ser preguntada esta mañana durante un desayuno informativo. La presidenta de la Comunidad de Madrid ha dicho, al ser preguntada por un periodista, "Creo que no, a lo que usted me pregunta. No, a las dos cosas". 

Por otra parte, Aguirre ha insistido, hasta en tres ocasiones, que el tema de la formación de las listas al Congreso de los Diputados es una cuestión "zanjada" por el presidente del PP nacional, Mariano Rajoy. Ella ha querido negar, según ha informado la Cadena SER, que quiera postularse como presidenta de España y ha añadido que es el PSOE el partido que se muestra dividido al no contar en sus listas con la ex dirigente del PSOE Rosa Díez.(www.elpais.com, 21/01/08) 

NUEVO INCIDENTE ENTRE AGUIRRE Y GALLARDÓN EN LA ENTREGA DE UN PREMIO 

En plena refriega electoral, Mariano Rajoy tiene un problema. Los dos altos cargos del PP que manejan más presupuesto público en España, Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde de Madrid, y Esperanza Aguirre, presidenta autonómica, siguen enzarzados en una bronca interna que la noche del pasado martes motivó un incidente en una sala atestada de empresarios. 

El último desencuentro dejó atónitos a decenas de jóvenes empresarios madrileños que habían acudido a su fiesta anual en la sala Florida Park, a la que habían sido invitados Aguirre y Ruiz-Gallardón. Ambos se han convertido en adversarios irreconciliables dentro del mismo partido tras el último episodio de las listas electorales que les llevó al despacho de Mariano Rajoy para reclamar un lugar en la candidatura que ninguno de ellos logró.. Aguirre y Ruiz-Gallardón desencadenaron allí una escena de máxima tensión. 

Se trataba de la entrega de premios de la Federación Madrileña de Asociaciones de Jóvenes Empresarios, cuya presidencia recae en María Zurita, sobrina del Rey. Aguirre había anunciado su presencia en la primera parte del acto, donde intervendría con unas breves palabras en la presentación. No se quedaría a la entrega de premios, con la que se cerraría la fiesta, porque tenía otra cita. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, también invitado, había decidido incorporarse a la fiesta una vez comenzado. La cena transcurría sin problemas hasta que la entrada de Ruiz-Gallardón provocó un encendido aplauso, con algunos vítores, de los jóvenes empresarios allí reunidos. 

La ovación encendió a Esperanza Aguirre, que cambió de cara, según algunos asistentes, y estrechó la mano al alcalde en un saludo frío y distante, acorde a sus actuales relaciones. La presidenta, según algunos empresarios presentes en el acto, intentó recuperar el protagonismo y se olvidó de sus prisas. Decidió quedarse -"para no hacer un feo al alcalde", explicó  una portavoz autonómica-, y entonces decidió buscar su hueco estelar en lo que quedaba de la celebración, según fuentes de la organización del acto. 

Aguirre se empeñó en entregar el principal galardón al Joven Empresario del Año, Javier Goyeneche, algo que los organizadores habían reservado al alcalde de Madrid porque así lo había pedido el premiado, amigo personal de Ruiz-Gallardón, según varios empresarios. 

La portavoz autonómica ofrece otra versión: "Fueron los organizadores los que nos ofrecieron que la presidenta entregara un premio, ya que se había quedado a la cena. Nos propusieron uno de los galardones, pero la presidenta consideró que era absurdo, pues ya había anunciado que no se iba a quedar a la entrega". Durante esos minutos de máxima tensión, Ruiz-Gallardón y Aguirre se mantenían sentados, frente a frente, sin dirigirse la palabra ni la mirada. 

La presidenta autonómica se sintió desairada por los jóvenes empresarios que le negaron el último momento de gloria en la entrega de premios, según varios empresarios, y salió de la cena sin despedirse de muchos de los comensales que le acompañaban en la mesa. Tras ella salieron otros altos cargos autonómicos presentes en el Florida Park. Sólo se quedó Paloma Adrados, consejera de Empleo. Sin Aguirre en la sala de fiestas, intervino el alcalde para clausurar el acto y cosechó una nueva ovación.(www.elpais.com,  30/01/08) 

 RAJOY Y AGUIRRE PRESENTAN LAS LISTAS MIENTRAS GALLARDÓN INAUGURA UN 'PARKING' 

El líder del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, han presentado esta mañana en el Palacio Velázquez del Parque del Retiro los candidatos por la lista de Madrid a las Cortes Generales en las elecciones del 9 de marzo. Un portavoz municipal ha señalado que el alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón, no ha asistido a la cita "porque no ha sido convocado". En el acto, Rajoy ha aludido al eslogan de precampaña del PSOE -"Motivos para creer"- y ha dicho que, a la vista de lo sucedido en la legislatura, "sólo hay un motivo para creer: la necesidad inexcusable de que Zapatero deje de ser presidente del Gobierno". 

Sobre la ausencia de Gallardón, el portavoz municipal ha restado importancia al hecho de que el alcalde no fuera convocado, ya que "entra dentro de la lógica porque ni es candidato ni ocupa ninguna responsabilidad dentro del partido". Prácticamente a la misma hora en la que Rajoy presentaba en el Retiro al resto de los miembros de la lista de la que no forma parte el alcalde, Ruiz-Gallardón inauguraba un aparcamiento para residentes y presentaba el Programa de Aparcamientos 2007-2011 del Ayuntamiento, sin hacer ninguna declaración a los periodistas. 

En el acto, Rajoy ha asegurado que el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, es "una hipoteca para el futuro de la economía de los españoles" y un "serio riesgo para su bolsillo". Tras reiterar que la economía será una prioridad de su Gobierno, si gana las elecciones generales del 9 de marzo, Rajoy ha dicho que la política económica del PSOE en los últimos cuatro años ha sido "la de la indolencia, la autocomplacencia y la pasividad", porque ha consistido en "no hacer nada". 

El líder del PP ha indicado que el suyo será un Ejecutivo "serio y previsible" que no gobernará con "ocurrencias", "inventos" o "polémicas artificiales", en referencia al enfrentamiento del PSOE con la Conferencia Episcopal, y ha criticado la política antiterrorista del Gobierno que, según ha dicho, ha sido "la del oportunismo, el engaño y los desaciertos". Pese a afirmar que le parecen "muy bien" las "rectificaciones" del Gobierno, ha señalado que se ha perdido "un tiempo precioso" en la lucha antiterrorista, y ha destacado que, al final de la legislatura, ETA sigue en las instituciones y continúa en vigor la autorización del Congreso para dialogar con la banda, que se ha comprometido a derogar. El líder del PP ha presumido del "gran equipo" que compone la lista por Madrid al Congreso y al Senado y ha confesado estar "muy orgulloso" de esta candidatura. 

"En esta ocasión, sinceramente nos hemos superado", ha proclamado. Por su parte, Aguirre ha llegado a comparar a los candidatos con un "equipo de la Champion League". La candidatura de Madrid incluye una renovación del 50% de sus miembros en los puestos de salida con respecto a 2004 e incorpora caras como la de Cayetana Álvarez de Toledo, jefa de gabinete de Ángel Acebes, o la concejala del Ayuntamiento de Madrid Eva Duran, del entorno de Aguirre. Uno de los principales fichajes para esta candidatura ha sido el del ex presidente de Endesa, Manuel Pizarro, que irá acompañado en los puestos siguientes por varios ex ministros del último gobierno del PP -Eduardo Zaplana, Cristóbal Montoro o Miguel Arias Cañete-. En los primeros puestos figura también la eurodiputada Ana Mato y la secretaria de Política Autonómica, Soraya Sáenz de Santamaría. 

En cuanto al Senado no hay variaciones respecto a la candidatura por Madrid que presentó el PP hace cuatro años, de forma que estarán en la misma Pío García Escudero, Alejandro Muñoz Alonso y Rosa Vindel. En las últimas semanas, Rajoy ha reiterado que ha tomado "la mejor" decisión al dejar fuera de las listas al alcalde de Madrid y a la presidenta de la Comunidad, recalcando además que ha presentado una "lista muy potente" por Madrid, con personas como Manuel Pizarro, Eduardo Zaplana o Cristóbal Montoro. Después de hacerse la foto de familia -en la que ha posado también Aguirre-, la mayor parte de los candidatos se han tomado al aire libre una cerveza, acompañada de unas patatas y aceitunas, a pesar del frío.(www.elpais.com, 05/02/08) 

GALLARDÓN: "HA TRIUNFADO DOÑA CUARESMA, LA DEL GESTO AGRIO Y ESTRICTA CONDUCTA" 

Sin compasión. En vez de afrontar el cuerpo a cuerpo y el golpe directo a la mandíbula, Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón han optado por el ataque sutil, plagado de indirectas y gestos que, a buen entendedor, reflejan las desavenencias entre ambos.  

Nunca ha sido un secreto que entre Gallardón y Aguirre han predominado las discrepancias. La diferencia es que ahora, después de que Mariano Rajoy decidiera no incluir a ninguno de los dos en las listas por Madrid del PP a las elecciones del 9 de marzo, las disputas son más evidentes. 

Sirva de ejemplo esta misma mañana. El encuentro entre Aguirre y Gallardón -que llevan semanas haciendo todo lo posible por no coincidir- se ha producido con motivo de la inauguración del nuevo intercambiador de transportes de Plaza de Castilla.  

A la hora de los saludos, Aguirre ha estrechado sin demasiado entusiasmo la mano del alcalde y le ha dado la espalda rápidamente. Ante la situación, el primer edil le ha dado una palmadita justo antes de posar para la prensa evitando cualquier contacto visual prolongado.  

Después, la gente presente en el acto ha comenzado a pedir que se besaran: "Un beso, no hemos visto el beso", reclamaba. Pese a que es tiempo de elecciones y cumplir los deseos de la gente es una prioridad para los políticos, sean del partido que sean, la presidenta autonómica ha replicado: "¿Tengo que besar al alcalde de Madrid o puede ser a cualquier alcalde?". 

Ha dado igual la respuesta. Ante la insistencia de los presentes para que se materializara el deseado beso, Aguirre ha acabado saludando con dos besos al alcalde de Alcobendas, Ignacio García de Vinuesa. Gallardón. 

"Ha triunfado Doña Cuaresma, la del gesto agrio y estricta conducta"

La anécdota no ha terminado ahí. Poco después, el alcalde de Madrid ha recibido en el Ayuntamiento a la Cofradía del Entierro de la Sardina. Aprovechando el momento y sin salirse del tema que le convocaba, ha dejado varias 'perlas' trufadas de doble sentido. "Ha triunfado Doña Cuaresma, la del gesto agrio y estricta conducta", pero "no hay que darse a la melancolía, porque su victoria es pasajera", ha comenzado. 

"El carnaval es catarsis" y "hecha la limpieza y ventiladas las estancias del alma, toca entrar en un tiempo de entereza y contemplación". "Sí, amigos: ha triunfado Doña Cuaresma, la del gesto agrio y estricta conducta, y no queda más remedio que plegarse al triste designio que a los alegres y buenhumorados nos depara. Pero no os déis a la melancolía: sabemos que su victoria es pasajera, porque, en el peor de los casos, representa sólo la mitad de la vida", ha argumentado. 

Entre risas, el alcalde ha exclamado que "hay otra vida" y ha animado a los cofrades a "enterrar ya a la sardina" y, con ella, "todas nuestras zozobras y quebrantos", en tanto que "no hay mal que por bien no venga". 

El alcalde ha subrayado que la sardina nos recuerda que "no somos nadie", ya que ha llevado "toda una existencia de discreción y estrechez para terminar ahora apenas acompañada de unos pocos fieles". 

"Ha sido todo tan rápido, tan quebradizo y volátil, como es siempre la alegría del pobre", ha dicho el alcalde en referencia al Carnaval y a que "no ha transcurrido ni una semana desde que Don Carnal", después de hacerse con la llave de la ciudad, "ha perdido la batalla contra Doña Cuaresma". 

"Fugacidad de la política...", ha advertido, antes de reflexionar: "¡Cuántas vueltas da la vida, y qué imprevisibles son, en medio de la mudanza, los sentimientos, capaces de regalarnos un destello de ilusión en un momento difícil o de refrenar el optimismo con un punto de inquietud!". A buen entendedor...(www.publico.es, 06/02/08) 

LA ENEMISTAD ENTRE AGUIRRE Y GALLARDÓN SE DEJA DE DISIMULOS 

El roce no hace el cariño, al menos en política. La enemistad entre la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, se dejó ayer de disimulos en la inauguración de la macroestación de plaza de Castilla. 

Era el primer acto institucional en el que coincidían presidenta y alcalde -hasta ahora sólo se han visto en eventos de partido o, como la semana pasada, en una cena organizada por los empresarios- desde que se hizo pública hace tres semanas la lista del PP en Madrid que excluye a Gallardón. Y el regidor agitó su venganza por la vía de saltarse el protocolo. 

La Consejería de Transportes había organizado el acto de manera que ambos mandatarios tenían previsto llegar en autobús al intercambiador, junto a los 60 alcaldes de los municipios de los que parten las líneas interurbanas que llegan a la instalación, que son casi todos del PP. Así, el vehículo se convertía en el primero en utilizar los accesos al intercambiador. 

Pero Gallardón prefirió acudir al lugar por su cuenta y esperar en la dársena, acompañado de algunos de sus fieles concejales. A tan sólo unos metros de distancia aguardaba también el vicepresidente Ignacio González, ante quien finalmente se paró el autobús. Eso provocó por momentos situaciones kafkianas, con miles de cámaras luchando por el espacio para no perderse un detalle del encuentro entre presidenta y alcalde. 

"Hasta en las islas Canarias se van a enterar de que tenemos un nuevo intercambiador en Madrid", bromeó después Gallardón, pues estaba acreditado medio centenar de medios. 

El momento más fotografiado y observado se despejó rápido. Gallardón estrechó fríamente y muy rápido la mano de la presidenta y se lanzó a por la del consejero de Transportes, Manuel Lamela. Después, se colocaron para la foto de familia. "¡Que se besen, que se besen!", les gritaban los fotógrafos. Pero ni por ésas. "¿Vale el alcalde de Alcobendas o tiene que ser el de Madrid?", preguntó la presidenta como queriendo ser chistosa. Acto seguido se giró para besar al primero, Ignacio García de Vinuesa, del PP. 

Luego llegó la visita por las instalaciones, sin que alcalde y presidenta se dirigieran la palabra, ni apenas se miraran. Ella hacía preguntas a Lamela; él se centraba en las palabras de José Manuel Pradillo, gerente del Consorcio de Transportes. Pasearon juntos, como si ambos quisieran estar en otro lugar. No es que estuvieran fríos, es que la actitud de ambos rayaba la grosería.(www.elpais.com,  07/02/08) 

ESPERANZA AGUIRRE: "QUITA DE AHÍ, YO SOY LA PRESIDENTA, ESE LUGAR ES MÍO" 

Los asistentes a un acto que [Esperanza Aguirre] compartía con Alberto [Ruiz-Gallardón] se quedaron de piedra cuando la vieron pellizcar físicamente al alcalde en la espalda para que le dejara el sitio que ocupaba. ‘Quita de ahí, yo soy la presidenta, ese lugar es mío".  

Éste es uno de los episodios que se describe en el libro "Duelo de titanes" (Editorial Espasa) de la periodista Lucía Méndez y que le sirven para relatar la relación más que tormentosa entre Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón. Entre lo sádico, lo perverso, lo morboso y la  atracción fatal al servicio del nada sutil arte de "dar que hablar", cueste lo que cueste. "Se levantan todos los días de la cama pensando en cómo hacerse faenas el uno al otro", resume la autora, dentro de un relato cruzado de dos trayectorias políticas y personales que no hacen más que chocar desde hace más de treinta años. Lo personal ha sustituido a lo político y las actitudes casi infantiles hacen ya imposible la reconciliación.  

El elocuente subtítulo del libro es "Ella creció a su sombra, él la despreciaba. Las claves ocultas". Aguirre cree que Gallardón conspiró con el PSOE en 2003, en tiempos del "tamayazo", y el alcalde no perdona a la presidenta de la Comunidad que no le agradeciera en su momento que la propusiera a Aznar para ser candidata a ese cargo. "No ganaste las elecciones de mayo, tuviste que ir a septiembre, como los malos estudiantes", le llegó a decir Gallardón a Aguirre a propósito de la repetición de aquellas elecciones autonómicas. 

Aguirre cree que Gallardón retrasó la comunicación de los datos de su victoria en la repetición de las autonómicas y él no le perdona cómo le dejó de lado en el relevo en la presidencia de la Comunidad. No le permitió hablar aunque él llevaba preparada y escrita su intervención. 

Ignacio González, número dos de Aguirre, asegura que "Gallardón se cree el único gallo del corral y el rey del mambo" y Manuel Cobo, escudero del alcalde, no se corta tampoco en descalificar a la presidenta ante quien sea. El vicepresidente de la Comunidad y el vicealcalde son descritos como los arietes de ambos en la batalla, acostumbrados a acabar las reuniones entre ellos a gritos y con insultos de por medio. 

El libro narra la forma en que Aznar le pidió en 2002 a Gallardón que cambiara la Comunidad por la candidatura al Ayuntamiento, una operación que algunos dirigentes del PP que se citan consideran ahora una trampa del ex presidente del Gobierno. Gallardón, feliz entonces por la propuesta, quedó desde ese momento atrapado en el cargo y neutralizado para el futuro.  

Otro episodio relatado es el del pulso para hacerse con el PP de Madrid, que Esperanza ganó por goleada. Incluso, consiguió que su oponente fuera humillado en una Junta regional del partido en la que uno tras otros todos los intervinientes destrozaron al alcalde. Gallardón, como ha hecho ahora tras ser excluido de las listas, amenazó entonces con no volver a presentarse a las elecciones municipales de 2007 si Esperanza Aguirre se hacía con el partido. Obviamente no cumplió su amenaza como tampoco cumplirá ahora la de abandonar el cargo tras las generales del 9-M. 

Rajoy intentó entonces ser neutral entre los dos y, a cambio de no impedir la victoria de Aguirre en el PP de Madrid, incorporó al alcalde a las reuniones de estrategia de los lunes, los llamados "maitinies". Atribuye la autora a Aguirre la expresiva frase: "Los maitines no sirven para nada". Ese mismo equilibrio ha intentado mantenerlo Rajoy ahora para elaborar las listas al Congreso, hasta que llegó al "estoy harto de vosotros dos" que pronunció en la tensa reunión que Lucía Méndez reconstruye con detalle.

Cuando surgió el asunto de Monserrat Corulla en la campaña, el libro atribuye la siguiente frase a Aguirre: "Este asunto va a ser el final de Gallardón".  Ambos han utilizado con profusión los medios de comunicación para hacerse las faenas y lanzarse puyas. Por ejemplo, Aguirre ha manejado el apoyo de la Cope, muy importante dentro del PP, y a Gallardón le defendía ABC y el Grupo Prisa. 

De forma colateral se relata el pulso entre los "normales" en la reunión de maitines que pretendían moderar la oposición del PP en asuntos como ETA y el 11-M y separarse de la AVT. A ese grupo pertenecían Josep Piqué, que dimitió tras perder el apoyo de Rajoy, y Gallardón, excluido ahora de las listas. Estaban apoyados por Jaume Matas, que abandonó la política tras las autonómicas de 2007. "Después de Piqué y Matas, tú serás el siguiente", le advirtieron de forma premonitoria a Gallardón miembros del partido en el verano de 2007. 

El preciso retrato psicológico de ambos, sin tomar partido por ninguno de los dos, es fruto del acierto periodístico, la sensibilidad de la autora y su profundo conocimiento de las interioridades del PP y permite entender lo que ha ocurrido hasta ahora y también lo que se avecina. La historia de las permanentes faenas mutuas no ha terminado y el único riesgo del libro es el de quedar superado a medida que a cada uno se le vaya ocurriendo cada mañana la manera de fastidiar al otro.(www.publico.es, 09/02/08) 

AGUIRRE: "FELICITÉ EL OTRO DÍA A GALLARDÓN POR SU ELEGANCIA PORQUE LLEVABA CALCETINES ROJOS" 

El pasado 6 de febrero, el alcalde de Madrid pregonó que "ha ganado doña Cuaresma , la del gesto agrio, pero su victoria es pasajera". Mientras todos ponían a doña Cuaresma la cara de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, la "lideresa" tomaba nota de los calcetines rojos de Gallardón. Pues bien, Aguirre no ha desaprovechado la oportunidad este viernes -en los desayunos de TVE - para evocar aquel episodio y, de paso, bordear los asuntos más escabrosos de la polémica. "No me siento triunfadora sobre Gallardón, no señora, y no sé si dejará la política. Pero si hasta le felicité el otro día por su elegancia porque llevaba calcetines rojos", ha ironizado la presidenta.  

Aguirre ha reiterado que no aspira a ser presidenta del Gobierno y que, por el contrario, ya ha saciado sus aspiraciones. "Rajoy no me va ofrecer participar en su Gobierno porque soy presidenta de Madrid. Y ya tengo 56 tacos", ha afirmado. 

La "lideresa" ha cambiado su tono casi jocoso cuando le han mencionado el caso del doctor Montes , relevado hace casi tres años por la Comunidad de Madrid de su cargo de coordinador de Urgencias tras las denuncias de mala praxis en la sedación de pacientes terminales en el Severo Ochoa de Leganés. Según Aguirre, a ella le llaman asesina todos los días, "y mira lo que le llamaron a María San Gil".  No hay deterioro de la imagen de la Sanidad", asegura Aguirre, quien ha pedido que "no se haga de Montes un mártir".  

La presidenta de la Comunidad, quien hace pocos días expuso parte de un mitin en catalán en Lleida, ha criticado a los nacionalistas "que piensan que sólo ellos son buenos catalanes".  "El PSOE lleva años gobernando con los nacionalistas más extremos, pero hay muchos catalanes que aman la lengua catalana, pero no son nacionalistas", ha afirmado. Aguirre ha intentado explicar la propuesta de Rajoy del contrato de inmigración pero sin demasiado éxito. Aguirre ha explicado que quienes pretendan renovar su permiso de residencia deberán formalizar "su interés por integrarse en España, por los valores de la Constitución".(www.publico.es, 15/02/08) 

 AGUIRRE, LA CANDIDATA SIN LISTA 

No tiene asignado un puesto en ninguna de las listas electorales del próximo 9 de marzo, pero hace semanas que está de campaña. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que también preside el PP madrileño, inició en febrero una intensa actividad, en la que aúna actos electorales y funciones institucionales en una apretadísima agenda. 

Si no fuera porque en esta ocasión no se presenta, se diría que el frenético día a día de Aguirre es idéntico al de la pasada campaña electoral autonómica, en la que logró revalidar el cargo. Como entonces, repite la misma confusión en sus actos como presidenta y en los que hace de "lideresa" (como le gusta autondenominarse) de su partido.  

Como cuando visitó Torrejón de Ardoz para anunciar la llegada de una línea de metro que aún tardará más de tres años en construirse (el estudio del proyecto ni siquiera está terminado), y reunió en una carpa instalada para la ocasión a unos 250 simpatizantes del PP. Recordaba mucho a las inauguraciones de hospitales sin equipamiento de la pasada campaña, los mismos que comienzan a funcionar en estos días, tras nuevos cortes de cintas, como el hospital del Henares. 

El frenético ir y venir de Aguirre es todavía más evidente ya que su compañero-rival, el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, le ha cedido gran parte del espacio en los medios de comunicación al haber minimizado su actividad pública, desde que Mariano Rajoy le comunicó hace ya un mes que no iría en la lista. 

Desde entonces, el regidor ha reducido a uno al día, dos como mucho, los actos públicos de la alcaldía. No ha vuelto a aparecer en las ruedas de prensa tras la Junta de Gobierno de los jueves, lo que según su estilo personal significa no responder a los periodistas, ya que el resto de días se niega al turno de preguntas. Y cuando coinciden actividades conjuntas de Comunidad y Ayuntamiento de Madrid, como en la inauguración de los intercambiadores recién remodelados -mañana abre el de Moncloa-, se muestra discreto, pronuncia su discurso y desaparece, acompañado de su séquito, sin quedarse siquiera al copetín habitual de estos actos. Eso sí, aprovecha muy bien sus actos públicos para lanzar metáforas que lo dicen todo. Como la sonada alusión al final de la fiesta de Carnaval a la batalla de "don Carnal y doña Cuaresma" como símil de su pública enemistad y las tremendas diferencias entre sus personalidades. 

La actividad política de Gallardón es aún menor que la que mantiene como alcalde de la capital. Al menos es coherente con su anuncio de que abandonará definitivamente la política el 10 de marzo, un día despues de las elecciones. Aunque muchos en el PP lo equiparen al órdago que lanzó a Aguirre en septiembre de 2004 y que nunca cumplió. "Si tú eres presidenta de Madrid, yo no me presento a las municipales de 2007", la avisó entonces, según recoge el libro La presidenta, de Virginia Drake, la biografía de Esperanza Aguirre.

Esta misma semana el PP de Madrid ha anunciado que Gallardón participará en la tradicional pegada de carteles para abrir la campaña, en Barcelona. Después tiene comprometidos actos en Tarragona, A Coruña, Vitoria y Navarra. Y finalmente cuando se cierre la campaña acudirá al acto de su partido en Madrid.Sólo las apariciones de Aguirre fuera de la región en esta precampaña han duplicado a estas alturas todos los bolos que Gallardón hará en todo el periodo electoral. La presidenta ha visitado Málaga, Vitoria, Bilbao, Murcia, Zaragoza, Vigo, Mérida, Lleida y Palma de Mallorca. 

Y viajará aún más. No hay descanso hasta el 9 de marzo para Esperanza Aguirre y, pese a que en el PP ni siquiera avanzan su agenda electoral futura, dado que se ajusta según sus actividades como presidenta, barajan visitas a Toledo o Valladolid. 

Aguirre no acompañará a Rajoy y Gallardón en Barcelona para abrir la campaña del PP. Alguien tiene que quedarse a hacerlo en Madrid y ella es la presidenta del PP regional, que se debe a sus militantes y a la ya tradicional cita en la plaza de Colón. Pero el día grande, el de cierre de campaña el próximo 7 de marzo, será en su territorio y esa noche estará con Rajoy. 

Aguirre es un plus en los mítines del PP, ya que no ha tenido que improvisar en dos días su discurso contra el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Está muy acostumbrada a hablar de política nacional, no en vano se ha labrado durante los últimos cuatro años el papel de jefa de la oposición. En la pasada legislatura tuvo enfrentamientos con casi todos los ministros, especialmente con la de Fomento, Magdalena Álvarez. Y no hay pleno de la Asamblea en el que no dirija sus dardos contra Zapatero. 

En cambio, Gallardón tiene fama en el PP de estar más cerca del socialismo. Tampoco le ayudan gestos como el de apoyar a los colectivos homosexuales que se manifestaron  ante la sede del PP en Génova en protesta por la intención de Rajoy de derogar la adopción o el matrimonio gay. Por eso, aunque Aguirre se empeñe en que no se siente "en absoluto triunfadora" sobre el alcalde, como aseguró el viernes en TVE, ha tomado el escenario como si no existiera rival. www.elpais.es 17.02.08 

 RAJOY LOGRA QUE GALLARDÓN HAGA CAMPAÑA CON AGUIRRE 

A primera hora, sonó el teléfono de Alberto Ruiz-Gallardón. El mensaje recibido era claro: el líder del partido, Mariano Rajoy, quería que participase en el acto de precampaña dedicado al deporte, que iba a tener lugar a las doce de la mañana en Pozuelo (Madrid). La llamada era inesperada, pero el alcalde no puso inconveniente en alterar su agenda. 

Antes de desplazarse a Pozuelo, el regidor tenía que estar presente en la inauguración de un nuevo intercambiador de transportes. Allí coincidió con la presidenta de la comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Hace unas semanas, ambos estuvieron en un acto oficial similar en el que era tanta la tensión que se saludaron con un apretón de manos. Esta vez hubo besos. Y Ruiz-Gallardón aprovechó para comunicar a Aguirre que volverían a coincidir en Pozuelo. En ese momento la sorprendida fue Aguirre. Rajoy quería unidad, aunque ella lo interpretó como un "tirón de orejas" al alcalde por sus ausencias en precampaña. 

Llegó la hora de presentar las propuestas electorales en materia deportiva. Tras la atleta Marta Domínguez, intervino Gallardón. Habló de Madrid 2016 y auguró que, en octubre del 2009, cuando se decida qué ciudad albergará esos juegos, Rajoy será presidente. Dicho esto, se despidió y, cuando se acercó a su silla, Aguirre le espetó: "¡Que me tenías que presentar!". El alcalde sonrió y regresó al atril. "Con la emoción de la candidatura olímpica se me olvidó algo que de verdad hago con placer, y es presentar a mi compañera Esperanza Aguirre". 

Resuelto el olvido, ella se dirigió al escenario y, de paso, le dio otros dos besos. Ya iban seis, porque a los del intercambiador había que sumar otros dos de la llegada a este mitin. La presidenta aseveró: "El deporte enseña a ganar sin arrogancia y a perder reconociendo el éxito del adversario". 

Después, tomó la palabra Rajoy, que afirmó que, si gana, habrá estatuto del deportista y hará depender el Consejo Superior de Deportes de Presidencia del Gobierno. Terminó este acto y hubo, según contó la propia Aguirre, otros dos besos para el alcalde, esta vez de despedida. En total, ocho en un día. Todo sea por hacer equipo en víspera de elecciones. Por cierto, el exresponsable del FMI, Rodrigo Rato, se dejará ver en la pegada de carteles de Madrid.(www.elperiodico.com, 19/02/08) 

GALLARDÓN CONCEDE UNA TREGUA Y ABRAZA A AGUIRRE TRAS UNA LLAMADA DE GÉNOVA 

Tras años de guerra fría, Alberto Ruiz-Gallardón y Esperanza Aguirre habían dejado atrás las medias tintas. Ambos han protagonizado un mes y tres días de abierto combate dialéctico. Pero ayer llegó la tregua, tan inesperada como todas, con un abrazo entre los dos frente a Mariano Rajoy. Como es habitual, nadie sabe tampoco cuánto durará. Aunque el hecho de que se produzca sólo tres días antes del inicio de la campaña hace pensar que, al menos hasta las elecciones, el armisticio resistirá. 

Rajoy y Aguirre había convocado a la prensa en Pozuelo, municipio residencial de Madrid, para presentar el programa de deportes y hacerse fotos con sus famosos: Emilio Butragüeño, Lolo Sáinz, Marta Domínguez, Niurka Montalvo, Abel Antón... 

En la agenda del PP sólo figuraban como intervinientes Rajoy, Aguirre, Domínguez y el alcalde de Pozuelo, Jesús Sepúlveda. Pero entonces corrió el rumor. Gallardón no sólo iba a ir, sino que iba a hablar. 

Las cámaras filmaron la llegada de los tres, todos juntos como si no hubiera pasado nada en la planta séptima de Génova, en la sala de maitines, el lugar en el que el pasado 15 de enero Aguirre se ofreció a dimitir y Gallardón fue excluido por Rajoy. 

Como casi siempre en política, todo se había cocinado antes. A primera hora de la mañana, el equipo del alcalde había comunicado a la dirección nacional su intención de acudir al acto, de forma totalmente inesperada. El entorno de Rajoy comunicó entonces a la gente de Gallardón que si iba, el alcalde tenía que hablar. Fue esa imposición, que el alcalde aceptó, la que forzó la escena de reconciliación. Aparente, no real, porque la brecha personal entre ambos es de tal calibre que todos los que les acompañan asumen que ya es imposible de cerrar. 

Gallardón se subió al estrado animoso. Rodeado de niños judokas, habló de la candidatura olímpica de Madrid 2016. "Vengo a dar las gracias a mi partido y a mi presidente porque la candidatura de Madrid cuenta con el apoyo del PP y de Rajoy". 

Eran las primeras palabras amables hacia el líder que decidió dejarle fuera del Congreso e impedir así que estuviera bien colocado para la sucesión en caso de derrota. Y llegaban por sorpresa, sólo 24 horas después de ser centro de la polémica de nuevo por compararse con Raúl, el futbolista, también excluido de una lista, la de la selección nacional. 

"Vamos a apoyar todos la candidatura de Mariano", continuó el alcalde, muy aplaudido. Y así, en medio de una tensión difícil de disimular, Gallardón se volvía a su silla. Pero una vez más, como casi siempre, se cruzó en su camino Esperanza Aguirre, la siguiente oradora. Se plantó frente a él y con una gran sonrisa le espetó: "No me has presentado". Azorado, Gallardón se llevó las manos a la cabeza. "Uy, es verdad", se leyó en sus labios. Y se volvió corriendo al estrado, con aspavientos de despistado. 

"Tan emocionado estaba con lo de la candidatura y lo de Mariano, que he olvidado hacer algo que os puedo asegurar lo hago y con placer, presentar a mi compañera, presidenta del partido en Madrid y presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre". Las tribunas se caían en un atronador aplauso. Era la prueba definitiva de que el acto de la mañana, la inauguración de un intercambiador al que por protocolo tenían que acudir los dos, no era un espejismo. Allí se dieron un beso. En Pozuelo, un largo abrazo, que casi parecía sincero entre el entusiasmo de los suyos. 

Aguirre subió al estrado y evitó cualquier loa al alcalde pero no los dobles sentidos. "El deporte enseña a ganar sin arrogancia y a perder reconociendo el mérito del adversario. Y los valores del juego limpio, del trabajo duro y del compañerismo". 

Rajoy cerró la faena con agradecimientos a Gallardón y guiños incluso a su mano derecha, Manuel Cobo. "Gracias al alcalde de Madrid por su presencia. Apoyaremos como un solo hombre a Alberto Ruiz-Gallardón y a Manuel Cobo (su mano derecha), que sabe mucho del tema y que le ha dedicado muchas horas".

 AGUIRRE CONSIDERA QUE SE PUEDE LIDERAR LA OPOSICIÓN “SIN ESTAR EN EL CONGRESO” 

La presidenta de la Comunidad de Madrid sigue postulándose como referencia de su partido y tras asegurar que "lo más probable" es que Rajoy siga "pase lo que pase" en las elecciones, apunta que "se puede ser jefe de la oposición sin estar en el Congreso de los Diputados".  

En una entrevista en El País, Aguirre cita casos como el de Tomás Gómez (PSM) o Hernández Mancha (AP) para defender que “aunque no es lo deseable” un líder de la oposición puede estar fuera del Parlamento, ya que considera que al contrario que en el Reino Unido, “la política española no está basada en la columna parlamentaria, aquí hay un aspecto mediático que tiene muchísima más relevancia”.  

La presidenta del PP de Madrid declara que la influencia de Aznar es “casi nula” dentro del PP y que no sabe si el ex presidente hablara mucho con el actual líder popular, pero “la impresión es que las decisiones las toma Rajoy asistido cuando quiere por ese órgano aestatutario llamado maitines”. Tras apuntar que en cualquier caso son los “maitines” [las reuniones semanales en las que ella no está convocada] quienes influyen en Rajoy, Aguirre niega “órdagos ni amenazas” a Rajoy en el tema Gallardón en una entrevista en El País. Sobre su disposición a dimitir para ir al Congreso, asegura que lo hizo porque “pongo a España por encima de todo”.  

Sin embargo, Aguirre apunta luego que “para ayudar a Mariano no es necesario ir en las listas” aunque “a lo largo de las Navidades parecía imponerse otro criterio”. Sobre estos cambios de criterio apunta que “cuando [Rajoy] tuvo cerrado el fichaje de Pizarro lo tuvo más claro”.  

También asegura Aguirre que la reunión en Génova con Rajoy y Gallardón en la que se le comunicó a este su exclusión fue un día “menos emocionante o tenso que otro”. La presidenta regional insiste en que los estatutos del PP impiden compatibilizar alcaldía y Congreso y que aunque haya 12 alcaldes en las listas “no podemos convertir a la excepción en regla”.  

La presidenta regional justifica la presencia de Rato y Cascos en sus mítines y no en los de Rajoy: “los dan en Madrid, donde es candidato Rajoy”. (www.elplural.com, 25/02/08) 

ESCENA DE BESO EN UNA HISTORIA DE ENEMISTAD 

La fecha fue el 15 de enero. Ese día, Alberto Ruiz-Gallardón escuchó de labios del presidente del PP, Mariano Rajoy -con Esperanza Aguirre de testigo-, que no iría en las listas al Congreso por Madrid en las elecciones de marzo. Desde entonces, el alcalde de Madrid y la presidenta de la Comunidad habían coincidido en varios actos públicos, pero las heridas abiertas esa noche en la calle de Génova -Gallardón culpa a Aguirre de su exclusión de la candidatura del PP- habían seguido sangrando. Ni Gallardón ni Aguirre se privaron de mostrar sus desavenencias en público. Gestos fríos, miradas gélidas y silencios incómodos. Ayer, en la inauguración de la nueva macroestación de Moncloa, los dos mandatarios aparcaron, al menos con vistas a la prensa, sus diferencias y escenificaron con un beso e intercambio de sonrisas un paréntesis en su historia de enemistad. "Aparte de contenidos, no se van sin información", bromeó el alcalde. A ver cuánto dura.(www.elpais.com, 19/02/08) 

RAJOY: "LA ESPAÑOLA CUANDO BESA ES QUE BESA DE VERDAD" 

En una entrevista en Tele 5, el presidente del PP, Mariano Rajoy, dijo anoche que está "muy satisfecho" con el "beso de verdad" que se dieron horas antes Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón. "La española cuando besa es que besa de verdad", bromeó el candidato a La Moncloa, que defendió además su discutida decisión de no incluir al alcalde en las listas afirmando que ambos están "muy bien en su sitio" y apoyándole en la campaña. Más de un mes después de que estallara la crisis de las listas, el alcalde y la presidenta madrileña sellaron su reconciliación con ese gesto y después la escenificaron al aparecer juntos en un acto de precampaña del PP junto a su jefe de filas. 

El candidato del PP a la Presidencia del Gobierno mostró su satisfacción porque Aguirre y Ruiz-Gallardón asistieran al acto celebrado en Pozuelo de Alarcón (Madrid) en el que presentó el programa de los populares en materia de deportes. "Los dos están haciendo campaña, trabajando muy bien y son personas muy reconocidas por los madrileños", destacó, antes de asegurar que lo que le habría preocupado de verdad es que personas de su partido lo abandonaran y se presentarán por otra formación, como es el caso de Rosa Díez con Unión, Progreso y Democracia. 

Insistió en que está "muy contento, satisfecho y animado" porque, destacó, ha visto al alcalde y a la presidenta madrileña "con muchas ganas y mucho empuje". Interrogado por la "razón de fondo de la enemistad" entre Gallardón y Aguirre, el presidente del PP se limitó a subrayar que en cualquier organización siempre hay personas "con las que uno se entiende mejor o peor". Al ser preguntado si no se arrepentía de su decisión de excluir a Gallardón de las listas al Congreso por si el PP pierde votos de centro, Rajoy rechazó de plano esa posibilidad. "Yo soy un centrista", proclamó, para añadir que la candidatura de Madrid es "extraordinaria". 

(www.elpais.com, 19/02/08) 

 AGUIRRE Y ACEBES SERÁN TESTIGOS DE LOSANTOS CONTRA GALLARDÓN

El Juzgado Penal 6 de Madrid ha aceptado que altos cargos del PP declaren como testigos del locutor Federico Jiménez Losantos en el juicio por injurias que se celebrará contra éste el próximo 28 de mayo a instancias del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. El fiscal pide para Jiménez Losantos 12 meses de multa a razón de 200 euros diarios por supuestas injurias a Gallardón.

El locutor de la Cope, emisora de la Conferencia Episcopal Española, pidió al juzgado que citase como testigos a Ángel Acebes, secretario general; Eduardo Zaplana, portavoz parlamentario; Esperanza Aguirre, presidenta de Madrid, e Ignacio González, vicepresidente y responsable del comité electoral del partido en Madrid, así como al director de El Mundo, Pedro J. Ramírez. Antes de aceptarlos como testigos, el juzgado pidió a Losantos que motivase tales citaciones. El locutor lo ha hecho y la juez, finalmente, les ha aceptado como testigos.

(www.elpais.com, 01/03/08) 

ANTES DE PROPONERSE RAJOY, ESPERANZA AGUIRRE ESTABA DECIDIDA A SER ELEGIDA EN UN CONGRESO DEL PP                         

Hace cuatro años, mientras el Titanic del PP se hundía, la orquesta siguió tocando en cubierta. El director y los músicos se mantuvieron a lo suyo hasta que el agua les ha llegado al cuello. No hay constatación oficial de que Rajoy vaya a renunciar después de su segundo fracaso, pero nadie es capaz de mantener en serio que pueda asumir cuatro años de oposición y un tercer intento. 

Hoy mismo se despejará la primera incógnita y se sabrá que el congreso, que podría ser el de la retirada, será antes del verano. Cuando se vaya, le seguirán los músicos que resistieron al anterior naufragio. 

Hay partidarios de que se quede un tiempo. Ahí se incluyen sus colaboradores más cercanos y la mayoría de barones regionales que prefieren que siga el estatus quo actual durante un tiempo prudencial. Es decir, prefieren retrasar la sucesión a la espera de tiempos mejores. Algunas fuentes incluyen también a Gallardón partidario de ganar tiempo para buscar alguna opción. 

La pregunta es ¿quién puede suceder a Rajoy? Fuentes solventes confirman que Esperanza Aguirre está dispuesta a jugar esa baza e intentar ser la futura líderesa del PP y, por tanto, candidata en las generales de 2012. Es el único nombre que se menciona, porque Gallardón no tiene apoyos como se comprobó en febrero. 

Según esa versión, la presidenta de Madrid no quiere dar aún ningún paso en falso y esperará a que ese congreso se convoque oficialmente. Su tesis es que no puede repetirse una designación a dedo como hizo Aznar con Rajoy y el nuevo líder debe ser elegido en un congreso, con pleno respaldo y legitimidad. Incluso, fuentes del PP aseguran que Aguirre ha iniciado ya la batalla para sustituir a Rajoy. Sus colaboradores lo niegan, aunque ya es jaleada por medios con influencia en el PP.  

Un sector del partido, identificado en los medios como el de los duros, considera que los resultados no deben interpretarse como obligación de cambiar estrategias. Es más, explican desde la noche del domingo que los lugares donde mejores resultados ha obtenido el PP son precisamente donde se ha hecho la oposición más dura a Zapatero. Por ejemplo, Madrid, Comunidad Valenciana y Murcia, entre otros. El único nombre que se baraja además del de Aguirre es de Francisco Camps, presidente valenciano, donde el resultado del PP ha sido también espectacular. Es más joven, tiene menos apoyo de la derecha mediática, pero ha logrado incluir en el grupo parlamentario a personas de su confianza. 

Los dos tendrían que hacerse nombrar senador por designación autonómica para hacer oposición desde la Cámara Alta. Fuentes del PP de Valencia aseguran, no obstante, que Camps no tiene intención de dejar la Generalitat valenciana y presentarse al inicio de la legislatura como líder de la oposición sin escaño en el Congreso. Por eso, prefiere que Rajoy se mantenga ahora al frente del partido. 

En el futuro inmediato, Rajoy tiene decisiones urgentes que tomar como la portavocía de los grupos parlamentarios, la negociación de la mesa de las Cámaras y quién intervendrá en el debate de investidura.(www.publico.es, 11/03/028) 

 RAJOY FRENA LA AMBICIÓN DE AGUIRRE 

Mariano Rajoy se queda. En el Comité Ejecutivo Nacional, el líder del PP anunció que el congreso de su partido se celebrará en junio y que él se presentará para seguir siendo su presidente. Además lo hace con la intención de repetir como candidato a las próximas elecciones generales de 2012. 

Durante la reunión con su equipo, Rajoy lanzó un mensaje clave. "Se puede presentar quien quiera, con el equipo que quiera y haciendo la campaña que quiera", señaló. Algún dirigente precisó en privado esas palabras: "Mariano dijo ‘el' o ‘la' que quiera". Era una alusión clara a Esperanza Aguirre, quien ya había comenzado a mover sus fichas para situarse la primera en la carrera por la sucesión.  

Cuando el jefe de la oposición señaló ante sus dirigentes que él no hablaría del Conde de Romanones y que no lo hicieran ellos, todo el mundo comprendió el guiño. Rajoy ya había recurrido antes, durante la presentación de la autobiografía de Esperanza Aguirre, a este político español del siglo pasado para expresar lo que sentía al ver a la presidenta de la Comunidad y a Gallardón enzarzados por el PP de Madrid. En aquel momento, su sonado "¡Joder qué tropa!", fue de lo más comentado. , no le hacía falta insistir.  

El aparato del PP y los barones territoriales, encabezados por Francisco Camps y Javier Arenas, se habían movilizado para impedir que Aguirre siguiera escalando peldaños y le habían mostrado a Rajoy un apoyo sin fisuras. Todos le habían insistido en que se quedara. Por eso, cuando tuvieron clara su continuidad, respiraron aliviados. 

Al PP le cuesta olvidar lo que ocurrió con las listas por Madrid y cómo Aguirre y Gallardón pusieron en un aprieto a su jefe de filas. Todo el mundo recuerda las presiones del alcalde, pero también a la lideresa lanzándole un órdago a Rajoy. "Se desenmascaró y eso no se lo hemos perdonado", explicaban  desde la sede nacional. A la mayoría del partido tampoco le hizo gracia que ella se dedicara a dar entrevistas durante las dos noches de los debates con Zapatero, mientras todos los demás recibían a Rajoy. Tampoco les gustó que no saliera al balcón durante la noche electoral y que presumiera tanto de los resultados del PP de Madrid, mientras los demás estaban hundidos. 

"En cuanto pensó que Rajoy iba a dimitir, comenzó a enseñar la patita", señalan fuentes del PP. "Si llega a dar otro paso más habríamos adoptado medidas pero no ha hecho falta porque, por suerte, la ha parado Rajoy", cuenta un diputado. Este dirigente confiesa que si Aguirre hubiera llegado más lejos, se habrían puesto a bucear en el Grupo Parlamentario Popular en busca de un nuevo representante que tuviera entre 35 y 45 años.  

Se avecinaba una batalla en toda regla y Rajoy la frenó.  las caras hablaban por sí solas. Todos los presentes en la reunión se fueron con la impresión de que entre Rajoy y Aguirre se había generado una importante fractura. Además, cuando la dirigente madrileña intervino para señalar que era "una decisión acertada", nadie la aplaudió. Todos le mostraron su cariño a Rajoy y se fueron contentos por cómo había transcurrido una tarde que temían desastrosa. A la salida del encuentro, un dirigente territorial mostraba su satisfacción: "Aguirre ha sido la gran perdedora". "Ahora ya no puede disputarle el poder a Rajoy. No se atreve a enfrentarse a él porque sabe que cuenta con todo el apoyo nacional", desvelaba un líder del PP.

En hora y cuarto de reunión dio tiempo además para otras muchas cosas. Rajoy explicó que habían sido cuatro años difíciles, habló de su victoria en las municipales, aseguró que tenía la conciencia tranquila porque había actuado según sus propias convicciones y que estaba satisfecho con la campaña que había realizado. También llamó la atención que le diera las gracias a Aznar, dejando claro que el ex presidente del Gobierno no había intervenido para nada en la marcha del partido y que se había "comportado como un señor, que es lo que es". Además aseguró que tenía pensado "preservar la independencia del PP" y que no iba a estar "condicionado por nadie". 

Rajoy se presenta de nuevo, según sus palabras, porque "es lo mejor para el PP y para España". Afirmó que se presentará con su lista y con el mismo programa con el que acudió a los comicios. Todo el mundo estaba interesado en saber si iba a prescindir de Ángel Acebes y de Eduardo Zaplana. Pero no soltó prenda. "No se conocerá hasta un día antes del congreso", señaló para recomendar a continuación a los periodistas que no hagan caso de filtraciones interesadas.  ya se barajaban los nombres de Soraya Sáenz de Santamaría, Esteban González Pons y Pío García Escudero como futuros responsables del partido. 

(www.publico.es,12/03/08) 

¿LA SUCESIÓN DE MARIANO?: AGUIRRE NO OPTARÁ A LA PRESIDENCIA DEL PP, PERO NO DESCARTA QUE OTROS LO HAGAN 

La presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha confirmado hoy su intención de no presentar candidatura al Congreso Nacional que su partido celebrará en junio para elegir presidente de esta formación, pero no ha descartado que otros lo hagan.

Aguirre ha comparecido hoy en la rueda de prensa posterior al comité de dirección del PP de Madrid, donde ha afirmado que está "dispuesta" a formar parte del equipo que acompañe al presidente popular Mariano Rajoy en su candidatura a la reelección, pues "nada prohíbe" compatibilizarlo con la presidencia autonómica. "Yo ya estoy en el equipo de Rajoy", ha recordado.

Preguntada por la posibilidad de que alguno de sus compañeros, incluido el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, pudiera optar a la presidencia nacional del PP en junio, ha dicho que "esto es un partido democrático" y que no puede "excluir de ninguna manera" que cualquiera de sus 780.000 militantes concurra, aunque ha considerado que quien toma esa decisión "sabrá lo que hace".

A la pregunta de si sería "un suicidio político" presentar una candidatura alternativa a la de Rajoy en el próximo congreso nacional del PP, ha respondido que no lo cree, pero que en su opinión es "bastante difícil" que al presidente nacional, del que ha dicho que tiene "el apoyo de todas las organizaciones territoriales", le pueda vencer "cualquier afiliado que decida presentarse".

Ha insistido en varias ocasiones en que no competirá contra Rajoy en el congreso de junio y ha dicho que ella misma se lo ha comunicado así al presidente nacional del PP y que se ha puesto "a disposición" de lo que este decida.

Aguirre ha negado rotundamente que tras conocerse los resultados electorales, se realizaran "sondeos" en el seno del Partido Popular para comprobar los apoyos que podría tener Rajoy en el partido. Así, ha asegurado que, como presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid, la decisión de presentarse a la reelección le parece "estupenda".

También ha descartado la posibilidad de ser senadora por Madrid en esta legislatura, por designación de la asamblea regional, aunque ha dicho que "lo tendría bastante fácil", porque sus compañeros del grupo regional popular le habrían votado, al ostentar la mayoría absoluta en la Cámara autonómica.

Aguirre ha asegurado que "jamás" ha dado "ninguna batalla" al alcalde de Madrid. "Simplemente anuncié que me presentaba a presidenta regional del PP y al señor Gallardón no le pareció bien, con los resultados que todo el mundo conoce [Aguirre logró la victoria]", ha destacado.

Sobre la posibilidad de que el alcalde pudiera optar en junio a la presidencia nacional del PP o al futuro político que le espera, Aguirre ha asegurado que no ha preguntado a Gallardón "por su período de reflexión", que, ha recordado "culminó el día 9". En este sentido ha emplazado a los medios a que le pregunten a él, pues considera que "con mucho gusto les informará de sus reflexiones". (www.elperiodico.com, 12/03/08)

 ¿LA SUCESIÓN DE MARIANO?: ¿QUÉ DIPUTADA DEL PP ALUDIÓ A AGUIRRE, PREGUNTÁNDOSE SI “ESA HIJA DE PUTA TIENE AHORA COJONES PARA PRESENTARSE”? 

Según Pedro J. Ramírez, el “esto es lo que hay” de Mariano Rajoy como argumento para su continuidad al frente del PP y su opción a ser de nuevo candidato a presidente en 2012, incluye escenas de enorme fuerza narrativa. Las desarrolla, entre otras consideraciones, en su artículo dominical de su periódico.  

Advierte el director de El Mundo que quien intente, si lo intenta, desbancar a Rajoy “hacia la mitad de la legislatura” puede encontrarse con obstáculos como, por ejemplo, el siguiente: “La actitud retadora de la briosa diputada que con los brazos en jarras y lo suficientemente alto como para que se le oyera lo más posible, defendía poco antes del inicio del Comité Ejecutivo del martes a su santo y su limosna, poniendo en su sitio a la figura percibida como una amenaza para la economía familiar: ‘Esa es una hija de puta y a ver si tiene ahora cojones para presentarse’”.


¿Quién fue esa “briosa diputada”? ¿Cabría pensar en la ex ministra de Sanidad y ex alcaldesa de Málaga, Celia Villalobos, esposa de Pedro Arriola, asesor áulico de Rajoy y antes de Aznar? Villalobos forma parte del Comité Ejecutivo del PP. Sólo es una conjetura. Más fácil parece, en cambio, ponerle nombre y apellidos a “la figura percibida como una amenaza (…)”. ¿Se trata de Esperanza Aguirre, por cierto cada vez más descabalgada o aislada, tras los ímprobos esfuerzos de ella por ser la alternativa a Rajoy? ¿La lideresa se tambalea, se ha pasado de frenada o ha ido demasiado lejos?


Rajoy es objeto de reflexiones escasamente favorables, aunque Ramírez las recubre con elogios personales hacia el líder del PP: “Con la misma claridad con que hemos pedido por dos veces el voto para las candidaturas encabezadas por Rajoy (…) El Mundo dijo en el editorial publicado el martes (…) que a nuestro entender lo más conveniente para las expectativas del PP y para los intereses de sus electores (…) era afrontar la renovación de su imagen, su estrategia y su liderazgo”.


Otro párrafo ilustrativo de Ramírez: “Los mismos dirigentes que en público orquestan el rigodón del cierre de filas en apoyo al líder son los que en privado comentan que Rajoy se ha creído la versión de Arriola (…), según la cual hace cuatro años sólo se perdió por el 11-M y sin el atentado de Mondragón (…) él habría ganado las elecciones del domingo”. ¡El asesinato del ex concejal socialista de Mondragón, Isaías Carrasco, coartada, pues, para justificar la nueva derrota de Rajoy! (www.elplural.com, 16/03/08) 

¿LA SUCESIÓN DE MARIANO?: AGUIRRE COSECHA NUMEROSOS RECHAZOS DE SU PARTIDO DESDE EL 9-M 

De la imagen de un derrotado Mariano Rajoy en el balcón de Génova la noche del 9-M hasta la de la comparecencia del líder popular en rueda de prensa el martes 11 confirmando que pretende seguir al frente del PP transcurrieron unas intensas horas en el seno del partido en las que a Aguirre se le cerraron varias puertas, algunas con tanto peso como la de Francisco Camps o la del presidente fundador, Manuel Fraga.  

Radiocable.com recopila algunas de las frases en las que, más o menos explícitamente, dirigentes del PP se desmarcaban de Aguirre y de sus ambiciones de liderar el partido tras la derrota electoral. Uno de los más significativos ha sido el de Francisco Camps, el presidente de la Comunidad Autónoma Valenciana, que en los días posteriores al 9-M acogió cariñosamente al candidato derrotado en su feudo y le aseguró que “PP valenciano le da un cheque en blanco a Rajoy”.

Uno de los reveses más graves para Aguirre vino por el tono, ya que según afirmó Pedro J. Ramírez, una diputada popular se plantó en actitud retadora poco antes del Comité Ejecutivo en el que Rajoy anunció que seguía y dijo en alto y al parecer en referencia a la presidenta madrileña que “esa es una hija de puta y a ver si tiene ahora cojones para presentarse”. Algunos medios apuntan que en el seno del PP se da por descontado que la autora de la frase fue Celia Villalobos. La diputada malagueña está casada con Pedro Arriola, sociólogo asesor del PP que ha sido duramente atacado durante esta legislatura por el sector más duro de los populares.

Manuel Fraga, presidente fundador del partido, también apoyó públicamente que Rajoy continuara e incluso se lo aconsejó personalmente en las críticas horas posteriores a la derrota. El presidente murciano, Ramón Luis Valcarcel, aludió indirectamente a la mala estrategia de Aguirre de desvelar sus ambiciones personales. Preguntado sobre la posibilidad de que contar con alguien de su confianza en Madrid, señaló que “la política es una cuestión donde todo el mundo se pega sus lógicos codazos para intentar estar y es legítimo, porque eso es política, pero no conviene alertar mucho a nadie en el supuesto de que al final se tomara esta decisión”.

Por su parte, otra de las más próximas a Rajoy dentro de la cúpula popular, Soraya Saenz de Santamaría, señaló que en la reunión del Comité Ejecutivo el día en que Rajoy anunció su intención de seguir, la intervención de Esperanza Aguirre provocó el silencio de los presentes, aunque matizó que esto pudo “deberse al cansancio”.

También el secretario de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, bajó los humos a Aguirre sobre los resultados del PP en Madrid, que la presidenta regional ha tratado de patrimonializar. Así, Elorriaga declaró este fin de semana en la Cadena Ser que los buenos resultados del partido en Madrid "son relativos" y que son más importantes los crecimientos en Andalucía y en Castilla La Mancha, donde no gobiernan y tradicionales “caladeros” de votos del PSOE. (www.elplural.com, 19/03/08) 

AGUIRRE DESAFÍA A GALLARDÓN PARALIZANDO SU PROYECTO URBANÍSTICO ESTRELLA 

La Comunidad de Madrid ha decidido someter el proyecto de reforma del Eje Prado-Recoletos a un sistema ordinario de aprobación, y no optar por la forma abreviada, lo que supondrá un mínimo de nueve meses más de evaluación. Aunque ya ha confirmado que continuará en el cargo, Gallardón vinculó inicialmente su permanencia en la alcaldía a la aprobación de este proyecto. Para el número dos de la CAM, Ignacio González, se equivocaba “quien haya pensado que aquí la Comunidad no tenía nada que decir o que no íbamos a decir nada”e indicó que “proyectos estrella creo que son todos”. Para justificar paralización, González no ha dudado en apelar a unos intereses medioambientales que no ha respetado en otras ocasiones anteriores. 

El vicepresidente de la CAM, Ignacio González, ha explicado que aplicarán para evaluar la propuesta de Gallardón para la remodelación del eje Prado-Recoletos el sistema ordinario de aprobación, en vez de optar por la forma abreviada, “porque la envergadura del proyecto y todas las afecciones que tiene así lo exigen”. González aseguró en Telemadrid que “no es un capricho ni un intento de paralizarlo, sino todo lo contrario, es el procedimiento ordinario, como su nombre indica, ante una actuación que es de gran envergadura”.

En cualquier caso, González apuntó críticas a aspectos del proyecto municipal, especialmente en cuanto a la reordenación del tráfico, señalando que la reducción de carriles conllevaría un “colapso del tráfico, que hay que ver por dónde se saca” y que además se desviaría hacia el parque del Retiro, “que es un pulmón más importante que tiene nuestra ciudad, y por tanto tiene una afección medioambiental gravísima, que hay que ver cómo se combate y qué alternativas se dan”, subrayando que los que tienen que dar “soluciones” no son ellos sino el Ayuntamiento.

Respecto a la reacción del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, González se mostró tranquilo porque “aquí nadie está retrasando nada”. Indicó que “quien haya pensado que aquí la Comunidad no tenía que nada que decir o que no íbamos a decir nada, -porque alguien considere que este proyecto es un proyecto importante-, nosotros también consideramos que es un proyecto importante, pero eso no significa, que no haya que cumplir con la legalidad vigente, los trámites ordinarios”. Además, para el vicepresidente regional “proyectos estrella creo que son todos, también hemos oído que es un proyecto estrella todo el parque que se va a hacer por encima de la M-30 una vez que sea cubierto, y como ése, muchos otros son muy importantes para la ciudad”. (www.elplural.com, 24/03/2008) 

 ¿LA SUCESIÓN DE MARIANO?: AGUIRRE, MOLESTA CON RAJOY 

La presidenta de la Comunidad de Madrid está molesta con el líder del PP porque éste no la ha llamado para comentarle nada de la nueva etapa. Parece ser que el PP de Madrid se ha interesado en más de una ocasión llamando al PSOE por el proceso de elección de cargos en este partido, y Esperanza Aguirre está molesta porque Rajoy no la ha llamado para comentarle nada de la nueva etapa. 

Esperanza Aguirre está molesta con Mariano Rajoy. Un malestar, más que evidente, que se deja notar a cinco días de la reunión de la Junta Directiva Nacional de la que saldrán los portavoces en el Congreso y el Senado.  

El PP de Madrid se queja de Mariano Rajoy se ha reunido ya, o ha mantenido contactos, con muchos dirigentes regionales, sin que haya hablado aún con la Presidenta de la Comunidad. 

Este "vacío" de Rajoy a la Presidenta, es incomprensible, según el PP regional, sobre todo, después de que Esperanza Aguirre se volcara en la campaña electoral y obtuviera en Madrid 1.700.000 votos de los más de 10.000.000 que sacó Rajoy en toda España.(www.cadenaser.com, 27/03/08) 

¿LA SUCESIÓN DE MARIANO?: RAJOY INVITA A COMER A ESPERANZA AGUIRRE PARA LIMAR ASPEREZAS 

Tres semanas después de la derrota electoral del 9-M, Mariano Rajoy llamó el miércoles a Esperanza Aguirre para comer en un reservado del restaurante Zalacaín de la capital con la intención de limar asperezas. Desde que Aguirre, presidenta de Madrid, pusiera en un brete a Rajoy exigiéndole que no incluyera en sus listas al alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, la relación con el líder del PP había empeorado mucho. 

El almuerzo, que fue largo y en tono muy cordial, no sirvió para aclarar las intenciones de ambos ante la cita clave del próximo mes de junio: el congreso que Rajoy ha convocado para dar un nuevo rumbo al partido. 

En distintos ámbitos del PP circula la tesis de que la dirigente madrileña plantará cara a Rajoy con una candidatura alternativa. Entre los dirigentes populares de Madrid también ronda la idea de que Ruiz-Gallardón podría ser el hombre fuerte del partido tras el congreso de junio porque Rajoy le hará secretario general. Ambos temas sobrevolaron el almuerzo, que no sirvió para aclararlos. 

La comida sirvió básicamente para que Aguirre y Rajoy recuperaran la cordialidad en su relación. Desde que, el pasado enero, Aguirre amenazó con dejar la presidencia de la Comunidad de Madrid para ir en las listas al Congreso si también iba Ruiz-Gallardón, Rajoy le ha trasladado mensajes de gran malestar. Incluso en su discurso dos días después del 9-M deslizó comentarios muy críticos que Aguirre cree que iban dirigidos a ella. De hecho, dirigentes madrileños del PP interpretan que Rajoy invitó a comer a Aguirre -la primera vez en cinco años- para desactivar el foco de rebelión surgido por los últimos nombramientos. 

Un día después de esa comida, el presidente del PP aprovechó ayer un discurso de cinco minutos en el Foro Nueva Economía para lanzar enigmáticos comentarios dirigidos al auditorio, en el que se encontraban la propia Aguirre, Ruiz-Gallardón, la mano derecha de éste, Manuel Cobo, y destacados dirigentes del PP como Ángel Acebes, Manuel Fraga, Gabriel Elorriaga, Cristóbal Montoro, Cayetana Álvarez de Toledo, Federico Trillo o Ana Pastor. Rajoy introducía al ponente de la conferencia, el presidente murciano, Ramón Luis Valcárcel -presidente del comité organizador del congreso de junio-, pero hizo bastante más que hablar de él. 

Comenzó ensalzando los magníficos resultados logrados en Murcia por el PP, que alcanzó el 62% de los votos. "No hay ningún precedente en ninguna otra comunidad autónoma; y si alguien tiene uno, que lo diga", retó. En teoría se dirigía a su adversario, el PSOE, pero hubo quien lo interpretó como un aviso al entorno de Esperanza Aguirre, que desde la misma noche electoral estuvo esgrimiendo los resultados del PP en Madrid como gran baza de Rajoy. 

Continuó el presidente del PP: "En este Madrid rompeolas de España, como decía Machado, es conveniente oír la voz de aquello que Ortega llamaba sin matiz peyorativo 'las provincias". Y lamentó que, "a veces, el ruido inmediato, en muchas ocasiones superficial y hasta frívolo" que se sufre en la capital "impide escuchar el sonido limpio y claro que nos llega de fuera". "Hoy vamos a escucharlo", añadió, presentando ya a Valcárcel, un "director de orquesta capacitado y eficiente" que "sin estridencias, sin numeritos y sin fáciles coartadas victimistas" ha conseguido grandes cosas. 

Por la mañana, la nueva portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, había descartado que en el partido exista malestar por la renovación impulsada por Rajoy. "Ningún partido puede prescindir de nadie. En el PP habrá trabajo y protagonismo para todos. Lo importante es lograr el equilibrio entre la energía y frescura de los que vienen y la experiencia de los que se las saben todas", dijo. Las críticas que le lleguen de sus compañeros, si le llegan, las escuchará. "Pero no me van a paralizar", avisó. 

(www.elpais.com, 04/04/08) 

 ¿LA SUCESIÓN DE MARIANO?: ESPERANZA2012: 'RAJOY NO, AGUIRRE SÍ' 

"Esperanza2012.com nace para promover la candidatura de Esperanza Aguirre a la presidencia del Partido Popular y al gobierno de España en 2012". Esto es Esperanza2012, el último recurso al que varios votantes y afiliados del PP han recurrido para pedir un 'cambio' en su partido. 

"Esta web no está promovida por Esperanza Aguirre, ni tiene ninguna relación con ella. Detrás de 'Esperanza2012' sólo hay un grupo de afiliados de base y votantes del Partido Popular que no ocupan ningún cargo político", se definen. Pasadas unas horas, la página ha dejado de estar accesible a través de Internet. 

La 'guerra' entre Aguirre y Gallardón, los últimos cambios en la cúpula popular, con Soraya Sáenz de Santamaría al frente de estos, y el enfado de algunos, han desencadenado reacciones como las de este grupo de votantes que apuestan por el sector más conservador del partido. 

Nacida un día después de las elecciones generales del pasado 9M tras la derrota 'popular', los creadores de esta web lanzan un llamamiento para buscar un candidato que no sólo sepa "moverse por los pasillos de su partido" -en referencia a Rajoy-, sino un candidato que impida que "el PSOE vuelva a ganar las elecciones de 2012" y para ellos, Esperanza Aguirre es la idónea. 

A través de post y comentarios, los lectores, creadores y asociados a esta web analizan su partido y critican a su actual líder. Uno de ellos se titula "¿Dónde está Mariano Rajoy?", en él repasan en varios puntos lo que Rajoy ha hecho "desde que perdió las elecciones. (...) Ni se le ve ni se le oye (...) Que hagan el favor de no interrumpir su siesta (...) A Rajoy le da igual. A mí no". Estas son solo algunas de las lindezas que le dedidan los que se suponen afiliados. 

Pero, las críticas no quedan ahí. Quién quiera puede enviar una carta a Rajoy, de momento la única publicada 'ni fu ni fa'. Le agradece "su esfuerzo", le asegura que podría "haber sido un buen presidente", pero le dice que "ha fracasado" y le ruega que "no se presente a la reelección". 

Si tenía pocas cosas en la cabeza el líder de los 'populares', ahora le ha salido un nuevo escollo que saltar: sus propios votantes o por lo menos unos pocos que no le quieren como líder ni le ven capacitado para gobernar. Todo lo contrario que a Aguirre, de la que no dudan, a la que alaban, piropean y quieren como futura presidenta, "porque es la única capaz de ganar las elecciones". Esperanza ya tiene su club de fans. (www.elmundo.es, 03/04/08) 

EL EJECUTIVO DE AGUIRRE AMENAZA A GALLARDÓN CON HACERLE "EMPEZAR DE CERO" SU PROYECTO ESTRELLA 

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, anunció hace unos días su intención de “trocear” el proyecto del eje Prado-Recoletos, después de conocer que la Comunidad de Madrid le exigía para poner en marcha su plan una declaración de impacto ambiental. La postura antagónica de la Comunidad no ha quedado ahí: fuentes del Ejecutivo regional presidido por Esperanza Aguirre ya han anunciado que, si el alcalde sigue adelante con su idea, podrían obligarle a comenzar con el proyecto desde el principio. 

La idea de Gallardón es la de retomar el proyecto del Prado-Recoletos comenzando por reformar la plaza de las Cortes y la glorieta de Carlos V. Ambos lugares están fuera de la zona declarada Bien de Interés Cultural y, según ABC “en teoría el Ayuntamiento podría intervenir sobre ellos sin esperar a redactar el informe de impacto ambiental que la Comunidad le ha obligado a hacer, y que se prolongará un año. Pero sólo en teoría”. 

Fuentes del Ejecutivo regional aseguran que el alcalde se verá obligado a “empezar de cero” si persiste en su idea, por lo que en principio el proyecto fue presentado “como un todo”, y trocearlo supone a su juicio empezar un proyecto nuevo. 

Pero además Gallardón se enfrenta a una serie de normas que podrían impedirle la reforma. La obra que tendrá que llevar a cabo junto a las Cortes se vería afectada por la norma que rige la declaración del hotel Palace y la de la glorieta de Carlos V por la del Recinto Histórico de Madrid. Por ello, Gallardón debería solicitar permiso para la reforma a Patrimonio de la Comunidad de Madrid. 

Pero además Gallardón necesitaría el permiso del Gobierno central para acometer las obras. Y es que en el entorno de la reforma hay otros seis edificios de titularidad estatal afectados por la declaración de interés cultural. Entre ellos el Congreso de Diputados y el Ministerio de Agricultura. 

La Dirección General de Patrimonio también tiene algo que decir en el “troceado” de Gallardón. Si el alcalde actúa en la plaza de las Cortes y en la glorieta de Atocha deberá obtener su permiso, por estar incluidas en la zona arqueológica del recinto histórico de Madrid.(www.elplural.com, 01/04/08) 

¿LA SUCESIÓN DE MARIANO?: AGUIRRE NO DESCARTA PRESENTARSE SI RAJOY NO CONCRETA SU PROYECTO 

El Congreso del PP está, ahora sí, abierto. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, no descarta presentar una candidatura a la Presidencia del partido, como alternativa a la de Mariano Rajoy, si éste no concreta su proyecto político. La única mujer entre los barones del PP, que ya el miércoles pasado prometió al líder de la oposición que será el primero en enterarse de su decisión, baraja ya emplazarle a construir una lista integradora. Pretende una revisión hacia fórmulas más liberales del programa derrotado en las urnas. Además, reclama a Rajoy conocer cuál será «su equipo» con antelación al Congreso. 

Así, por ese mismo orden. Primero el proyecto; luego, el equipo. Y es que el propósito de Aguirre, a quien muchos en el Partido Popular han dirigido su mirada al cabo de una convulsa y agitada semana de contestación a Rajoy, es hablar antes de política que de personas.  

Según las fuentes consultadas por EL MUNDO, lo primero que reclamará al por ahora único candidato antes de tomar cualquier decisión, es que concrete y defina su proyecto para el partido. Una reclamación con un segundo condicionante de carácter temporal: que lo haga con anterioridad al congreso de junio. No está de acuerdo con los tiempos anunciados por Rajoy en el Comité Ejecutivo posterior a las elecciones de marzo y cree que una previa discusión sobre las propuestas ideológicas allanará el camino para el éxito del liderazgo en el congreso del actual presidente del PP.  

Según las mismas fuentes, Aguirre habría empezado a valorar la posibilidad de presentarse al oír decir a Rajoy, el pasado lunes, que la pauta de la labor de oposición del PP debe ajustarse al programa con el que acaba de concurrir a las elecciones. Pese al avance registrado en las urnas, cree que la derrota exige fórmulas nuevas, y que el PP debe aprovechar el congreso para empezar a elaborar una renovada plataforma política capaz de atraer un caudal mayoritario de votos en las próximas generales.  

Entre las propuestas que baraja plantear a Rajoy, Aguirre pretende apartar al PP de políticas cercanas a los subsidios y subvenciones, con las que, en cierto modo, el partido ha entrado a competir con el PSOE.

Medidas liberalizadoras  

Por el contrario, la presidenta del PP de Madrid apuesta con claridad por medidas liberalizadoras como las que ella misma está aplicando al frente del Gobierno regional.  

Se trataría de fomentar la creación de puestos de trabajo promoviendo una menor regulación y burocracia, además de una mayor libertad de horarios y una reducción de los impuestos en la línea en la que -en esto, sobre todo- ha incidido el reciente programa electoral popular.

En segundo lugar, y según las mismas fuentes, Aguirre apuesta por que el PP se comprometa con más rotundidad con lo que viene a definir como los derechos civiles de los ciudadanos. No sólo coincide con Rajoy en que nadie puede ser discriminado por su lugar de nacimiento, sus ideas, sus creencias o su orientación sexual. Además, le gustaría arrancar del candidato a la Presidencia del partido una apuesta mucho más inequívoca en el reconocimiento de los derechos de los homosexuales, dado que ha calado la imagen de que el partido les es reticente.  

La tercera propuesta que le gustaría debatir con Rajoy antes del próximo congreso tiene relación con la política autonómica. Una propuesta que sea capaz de conciliar la defensa de la España constitucional con el reconocimiento y potenciación de la pluralidad, de forma que comunidades como Cataluña -vital e imprescindible para una victoria electoral en las generales- encuentren atractivos los planteamientos del PP, y se rompa, como en el caso anterior, el bloqueo político al partido.  

Ninguno de estos planteamientos constituye una condición en sí misma. Aguirre sólo se plantea, de momento, y siempre según las fuentes consultadas, emplazar al candidato con el propósito de apoyarle. Sin embargo, su planteamiento presupone que no renuncia a hacer del congreso una oportunidad, tanto para corregir el rumbo como para sumar.  

Y en lo de sumar, la presidenta de Madrid también parece tenerlo claro. Entiende que el partido tiene derecho a saber con la suficiente antelación en manos de qué personas quiere dejar Rajoy los puestos clave del PP. La reacción del partido frente a la política de nombramientos de su presidente del pasado lunes, la víspera misma de la jura de los escaños en las Cámaras, le sirve de precedente. Para Aguirre, no es el nombre de Soraya Sáenz de Santamaría -con la que, al parecer, simpatiza-, sino el método y la perentoriedad de la elección lo que ve discutible. Cree que volver a dejarlo todo para el último momento termina generando un clima negativo de especulaciones y suspicacias.  

Se trata, además, con este planteamiento, de conocer quién será el número dos de la candidatura de Rajoy. Pese a que el líder de la oposición quiere dar especial protagonismo al Grupo Parlamentario, el nombre o la mujer que elija como secretario general despierta en todos el máximo interés.  

Las fuentes de EL MUNDO aseguran que ella no da crédito al rumor del fichaje para este puesto de su viejo antagonista, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. Sin embargo, los suyos no esconden que el asunto está, junto a la revisión del discurso político, en el núcleo del debate. 

(www.elmundo.es, 07/04/08) 

 ¿LA SUCESIÓN DE MARIANO?:. UN GRUPO DE DIPUTADOS DEL PP VISITÓ A GRANADOS 

La mera disposición de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre a no descartar competir con Mariano Rajoy por el liderazgo del Partido Popular si no considera que su rumbo ideológico va a quedar bien orientado, ha provocado ya movimientos de apoyo en amplios círculos internos. 

En concreto, un grupo de diputados populares se entrevistó el viernes pasado con el secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, para manifestarle que respaldarían una posible candidaturas encabezada por Aguirre, en el caso de que ésta se decidiera a competir por el puesto o que incluso buscarían otro candidato alternativo si ella optara finalmente por no presentarse.  

Granados fue el primero de los dirigentes del PP que se atrevió a cuestionar los resultados electorales. En particular, los obtenidos en Cataluña. «Hemos perdido», declaró al día siguiente de los comicios en El País, «y ahora toca analizar los resultados para poder aspirar a gobernar. Sobre todo en Cataluña, donde no hemos sabido explicar nuestra idea de España y ha calado la idea de que somos anticatalanistas».  

Paz en la Investidura

Determinados políticos -algunos de ellos sin escaño- planteaban su sondeo a medio plazo, y salvaban, por el momento, su pleno apoyo a Rajoy, sobre todo de cara a la sesión de Investidura de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno de la próxima semana.  

Fuentes próximas al Ejecutivo regional madrileño añaden que la presidenta también está recibiendo consejos en sentido contrario y que ella misma es consciente de la enorme dificultad que supondría presentar una alternativa a Rajoy, siendo él quien convoca y organiza el congreso nacional del partido.  

De ahí su clara preferencia por que se produzca una clarificación ideológica y que Rajoy presente una candidatura integradora que evite la confrontación.  

El resto de las fuentes consultadas en el PP por EL MUNDO entienden, igualmente, que aunque Aguirre es la mejor situada entre los barones para competir por la presidencia, a sólo tres meses vista, dada su popularidad entre las bases, tiene un interés similar al del resto de los barones en librar una batalla que podría romper el actual equilibrio territorial interno. Otros barones autonómicos, como el valenciano Francisco Camps, necesitarían más tiempo en caso de querer competir, por que en el PP se apuesta por su apoyo a Rajoy en este Congreso. (www.elmundo.es, 07/04/08) 

 ¿LA SUCESIÓN DE MARIANO?: ¿CANDIDATA AGUIRRE?: LA COMIDA DE LA VERDAD 

Tras reflexionar la noche electoral, Mariano Rajoy decidió que iba a por todas y que sí, que se sentía con ganas para seguir liderando el partido hasta el Congreso de junio y más allá. No cerró la puerta a la posibilidad de que cualquier miembro del partido pudiera presentar una candidatura alternativa. Este fue su mensaje después del 9-M y el mensaje que ha repetido hasta la saciedad esta semana. Todo, en medio de los rumores que apuntaban a que los cambios emprendidos en su equipo podían estar llevando a que en las filas conservadoras empezaran a moverse candidaturas alternativas.  

La que más ha sonado ha sido la de Esperanza Aguirre, pese a que la presidenta de la Comunidad de Madrid fue de las primeras en respaldar que Mariano Rajoy no tirara la toalla, que siguiera. 

Con la mosca detrás de la oreja, Rajoy decidió enfrentarse a la lideresa cara a cara. Concertaron una cita en un lujoso restaurante madrileño el pasado miércoles y hablaron de política. Y de rumores. Fuentes próximas a Aguirre señalaron que la presidenta le transmitió un mensaje muy claro: "No tengo intención de presentarme, pero si algún día decido hacer algo, serás el primero en enterarte".  

Esta comida cobraba aún más sentido en un momento en el que se empezó a barajar el nombre del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, como posible sustituto de Ángel Acebes. Los desencuentros entre alcalde y presidenta no son un secreto para nadie.  

Cuando se desveló que Aguirre y el presidente de los conservadores habían comido juntos, éste sacó pecho. Negó problemas en su partido y enfrentamientos con la presidenta de la Comunidad de Madrid. De hecho, sus mensajes de los últimos días han ido encaminados en la misma dirección.  

Y para quienes piensen que su candidatura puede ser tambaleada, un mensaje: "Ganaré las próximas elecciones (...) Además, estaré más preparado". Lo dijo el viernes en Pontevedra, su tierra, donde no ven más candidato posible al Congreso de junio que Mariano Rajoy. "Rumores de este tipo sólo se oyen en Madrid", explican fuentes del partido en Galicia.  

¿LA SUCESIÓN DE MARIANO?: ESPE LANZA A TRAVÉS DE EL MUNDO UNA OPA A LA DIRECCIÓN DEL PP 

Uno de los órganos oficiosos de la derecha representada por Esperanza Aguirre, el diario El Mundo, ha lanzado hoy otra entrega del ataque sin precedentes que lleva protagonizando contra Mariano Rajoy desde que este perdiera las elecciones del 9-M. Si el pasado diez de marzo el diario de Pedro J. proclamó que Rajoy iba a dejar el liderazgo del PP, hoy se han hecho amplio eco de los rumores sobre las pretensiones de Aguirre de presidir el partido y van aún más lejos: el periódico publica hoy casi un programa electoral alternativo al del líder nominal del partido conservador. Aguirre emplaza a Rajoy a aceptarlo o a prepararse para una cruenta batalla: la lideresa ha movido ficha y ahora busca el jaque mate. 

Según explica este diario a partir de sus fuentes consultadas, Aguirre conmina a Rajoy a elaborar “una lista integradora” que tenga en cuenta la mayoría de las recetas económicas aplicadas en la Comunidad de Madrid, así como otros aspectos innovadores para la derecha que esta representa. De no aceptar este órdago, Rajoy podría toparse en junio con una candidatura alternativa con un fuerte apoyo mediático: Esperanza Aguirre no lo descarta. Aun así, no parece haber vuelta atrás: proceder como dicta la lideresa supondría variar ostensiblemente el programa de Rajoy, por lo que el peso de la presidenta de la Comunidad de Madrid pasaría a ser determinante.  

Aguirre exige conocer el proyecto para el partido y sus componentes y saberlo, además, antes del Congreso de junio. A Esperanza no le habrían gustado las formas de las últimas declaraciones y decisiones del líder popular, y tampoco que este mantuviera como programa ideológico la hoja de ruta que ha salido perdedora de las elecciones generales.

Por eso, la presidenta de la Comunidad de Madrid exige fórmulas nuevas: apartar al PP de políticas cercanas a los subsidios y subvenciones, con las que, en cierto modo, el partido ha entrado a competir con el PSOE. La alternativa: una desregulación y “liberalización” ensayada ya en la Comunidad que la presidenta preside.  

Lo más sorprendente llega, quizá, cuando Aguirre apuesta por que el PP se comprometa con más rotundidad con lo que viene a definir como los derechos civiles de los ciudadanos. La lideresa parece querer comer terreno a las iniciativas de Gallardón al exigir a Rajoy apostar explícitamente por el reconocimiento de los derechos de los homosexuales, dado que ha calado la imagen de que el partido les es reticente.  

La política autonómica no queda fuera del programa de Aguirre. Esta pretende conciliar la defensa de la España constitucional con el reconocimiento y potenciación de la pluralidad. El objetivo es claro: ser competitivos y conseguir votos en comunidades como Cataluña -vital e imprescindible para una victoria electoral en las generales-.  

No será este el último capítulo de unas tensiones internas que reflejan distintos proyectos para un partido perdedor en las generales, que sufre continuamente las injerencias políticas de ciertos medios de comunicación. Unas terminales mediáticas que, a buen seguro, seguirán ejerciendo de portavoces de cierto sector de la derecha durante las próximas jornadas. (www.elplural.com, 06/04/08) 

¿LA SUCESIÓN DE MARIANO?: AGUIRRE PONE CONDICIONES A RAJOY PARA NO DISPUTARLE LA PRESIDENCIA 

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, no se resigna a que el PP se conforme con mejorar sus resultados en las urnas en las elecciones generales. A su juicio, el objetivo de los populares debe ser ganar y convencer a los españoles de que predican un discurso conservador, pero de corte liberal y europeo. Esas son las condiciones de Aguirre para no disputarle a Mariano Rajoy la presidencia del partido. 

La dirigente madrileña repitió ayer una y otra vez, a modo de estribillo retórico, que ni se resigna ni se resignará. Y dejó entrever que, si otros lo hacen, ella considerará seriamente la posibilidad de presentar una candidatura alternativa a la de Rajoy en el congreso del PP en junio. Así se lo anunció el pasado miércoles a Rajoy, como publicó el sábado EL PERIÓDICO, y ayer dejó abierta la puerta ante el presidente, parte de la cúpula del partido (faltó Alberto Ruiz-Gallardón) y los 400 asistentes a su conferencia en el Foro Abc: "A fecha de hoy, no entra en mis planes presentar candidatura. Ahora, si hay cambio de planes, el primero en saberlo será el presidente". 

No obstante, Aguirre conoce las dificultades con que toparía, ya que no le favorece el reparto de compromisarios con derecho a voto en el cónclave. "Si la dirección nacional no está en ello, es un poco difícil", admitió, tras recordar que cualquiera que se presente debe reunir, al menos, 600 firmas de los asistentes al congreso. Eso explica que, por ahora, juegue sus cartas con un órdago y ponga condiciones para permanecer en la retaguardia: exige un análisis "pormenorizado" de las causas de la derrota y, de paso, que no se caiga en las "trampas ideológicas" de José Luis Rodríguez Zapatero. 

A este respecto, sostuvo que los populares no han sabido enfrentar con contundencia debates de cariz ideológico como el del matrimonio homosexual o la ley de memoria histórica, dado que del primero salieron con imagen de "homófobos" y no como "defensores de la libertad", y del segundo, como "inseguros" o profranquistas. "Lo que tenemos que hacer es no dejarnos llevar a las trampas adonde nos quiere llevar el PSOE, y no rehuir los debates ideológicos, donde creo que la superioridad ética y moral de nuestros principios nos da la victoria. No solo no hay que rehuirlos, sino que hay que ganarlos", señaló. 

La presidenta madrileña se declaró dispuesta a dar "la batalla" en estas cuestiones y en la misión de convencer a Catalunya de que los populares, a su entender, son "los únicos" que no utilizan la lengua y cultura catalana para obtener réditos políticos. Y para plantear esas batallas, advirtió, es necesario "renovar y actualizar principios ideológicos y líneas programáticas". Una clara contradicción con Rajoy, que se ha comprometido a trabajar a partir del programa electoral del 9-M. El reto, según Aguirre, es "ilusionar y convocar" en torno a las siglas del PP a todos los que piensen que España es una gran nación. "Nuestra tarea es que se nos conozca mejor. Esta es la misión del congreso que se avecina", sentenció Aguirre. 

Ante la atenta mirada de Rajoy, la presidenta de los populares de Madrid hizo hincapié en la idea de renovar mensajes y salir a ganar las luchas dialécticas y electorales, contribuyendo de paso a abrir nuevos debates. A modo de ejemplo, admitió que no rechaza la cadena perpetua para delitos de pederastia, y que le parece un tema a discutir. También dijo que al PP le toca hacer un esfuerzo para desembarazarse del calificativo de "partido retrógrado" y demostrar que tiene posibilidades de vencer en las urnas, sin necesidad de encomendarse a la división de la izquierda o a una baja participación electoral. 

Es obvio que ayer Aguirre quiso dar un paso al frente ante Rajoy, pero sin cruzar la línea. Al menos, de momento. Ni a ella ni a los suyos les ha gustado que el actual líder del partido haya iniciado una renovación "a su medida", sin buscar el acuerdo con otros dirigentes del PP. Ni que, lejos de hacer autocrítica, deslice "reproches" a los demás. Está por ver si Rajoy recoge el guante y busca un pacto para diseñar el mensaje y la dirección del partido.(www.elperiodico.com, 08/04/08) 

 ¿LA SUCESIÓN DE MARIANO?: AGUIRRE AMAGA CON PRESENTARSE 

Si algo ha definido la larga trayectoria política de Esperanza Aguirre es la osadía. Fiel a su personalísimo estilo y con un desparpajo que ya es marca de la casa, la presidenta de la Comunidad de Madrid no llegó a anunciar su candidatura al congreso del PP, pero se quedó muy cerca. Y lo hizo a pocos metros de Mariano Rajoy, que seguía impertérrito el órdago de la que es ya su gran rival política. "A fecha de hoy no entra en mis planes. Ahora, si hay cambio de planes, el primero en saberlo será el presidente de mi partido", dijo ayer ante la plana de mayor de los populares. 

Aguirre repitió así en público, para tratar de controlar los titulares, la frase que le dijo al propio Rajoy en privado el miércoles pasado, cuando él la invitó a comer para tratar de limar asperezas y sondearla. 

Pero todo era distinto ayer. Primero porque hubo repregunta, y Aguirre fue más lejos, y dejó claro que se lo está pensando. ¿Está usted dejando una puerta abierta a presentarse? "Quedan dos meses. Sería un desprecio a los 700.000 afiliados decir lo que voy a hacer en junio. El plazo para presentar candidaturas se cierra el veintitantos de junio". 

Pero sobre todo era diferente porque lo hacía frente a los periodistas y la gente del poder de su partido, en un Foro Abc-Deloitte dominado por la enorme expectación y un notable desastre organizativo. Aguirre llevaba semanas preparando esta intervención, escrita en su totalidad y muy cuidada, que se produce además un día antes de un debate de investidura en el que Rajoy se la juega, porque los dirigentes molestos con sus últimas decisiones, que son muchos, estarán pendientes de cualquier fallo. 

Llegó caminando vestida de blanco, provocó empujones y choques de cámaras como si fuera una estrella de cine -la entrada de Rajoy fue mucho más discreta- y lanzó un alegato político en el que sólo le faltó rematar y anunciar que se presentaba. Al modo de Barack Obama y su yes we can -repetir un arranque de frase impactante con muchas ideas fuertes- Aguirre pronunció hasta 15 "no me resigno" con otras tantas cargas de profundidad contra el líder de su partido. 

La presidenta reivindicó su pasado en el Partido Liberal y la ponencia política de esa formación que ella redactó en 1985, para defender el liberalismo como la base ideológica sobre la que se puede avanzar. Para Aguirre, el PP ha perdido las elecciones porque no ha dado la batalla ideológica al PSOE, y ha "caído en todas sus trampas", entre las que citó el matrimonio homosexual o la Ley de Memoria Histórica, permitiendo que se instale la imagen de un "nasty party, un partido antipático, anticuado, al que le cuesta mucho trabajo ganar terreno entre sus contrincantes". 

Ahí empezó su ristra de "no me resigno". "A que nos presenten como un partido antiguo y retrógrado, cuando somos la opción más moderna y la única que no tiene hipotecas con su pasado". Insistió en que el PP no es heredero del franquismo, mientras el PSOE sí se considera continuador de un partido que en 1936 "no creía en la democracia y ayudó a destrozarla". "No me resigno a que nos hagan aparecer como enemigos de los homosexuales, cuando no tenemos ninguna tacha de homofobia en nuestra historia". Llegó a citar a su familiar Jaime Gil de Biedma - "en los sesenta no le dejaron entrar en el PSUC por homosexual"-. Después recordó que España es el único país de Europa en el que, en 2012, la izquierda habrá gobernado 22 de los últimos 30 años. Ahí llegó la última carga: "No me resigno a que tengamos que parecernos al PSOE para aparentar centrismo". Rajoy, con cara de circunstancias y Ángel Acebes a su lado, se fue por donde había venido sin decir nada.(www.elpais.com, 08/04/08) 

 ¿LA SUCESIÓN DE MARIANO?: RAJOY CREE QUE SU RIVAL VA DE FAROL 

Uno de los grandes protagonistas de la jugada de Aguirre, según la versión más extendida en las primeras horas, no estaba allí cuando ella lanzó su órdago. Es Alberto Ruiz-Gallardón, el alcalde de Madrid, su gran rival. A esa misma hora, mientras Rajoy sí suspendió su agenda para estar allí, el alcalde comía con el director de El Mundo, según se encargaron de difundir rápidamente sus enemigos. También Manuel Pizarro o Eduardo Zaplana estaban entre las ausencias. 

La figura de Gallardón es clave para entender la decisión de Aguirre de amagar con presentarse y dejar claro que existe esa posibilidad. Tanto en el entorno de la presidenta como en el de Rajoy coinciden en interpretar lo de ayer también como un aviso, por si acaso el líder está planteándose en serio la posibilidad de nombrar a Gallardón secretario general o alguna manera auparle como posible sucesor si dentro de un año las cosas no van bien. 

Aguirre no descarta en absoluto la posibilidad de que Mariano Rajoy suba a los altares a Gallardón. Todas las alarmas del cuartel general de los aguirristas sonaron cuando el director de La Razón, Francisco Marhuenda, que fue jefe de gabinete de Rajoy durante seis años y es un hombre de su confianza, lanzó esta especulación. 

Una de las interpretaciones compartidas ayer por varios dirigentes era ésa: Aguirre está lanzando un aviso: si Gallardón está en el equipo del triunfo de Rajoy, la guerra es segura. 

El entorno de Rajoy está absolutamente convencido de que la sangre no llegará al río, porque Aguirre sabe que no cuenta con apoyos suficientes para luchar contra el aparato del partido. Esto es, que va de farol. "Yo creo que al final sólo habrá una candidatura. Lo que pasa es que hay mucha gente a la que le gusta enredar, y con esto ella ha logrado estar en todas las portadas hasta el congreso. Pero luego no pasará nada", sentencia una persona de la absoluta confianza del líder. 

El entorno de Rajoy se empeñaba ayer en recordar que, en realidad, Aguirre se ha quedado en el mismo sitio que en la comida en el lujoso Zalacain, el pasado miércoles: amagar y no dar. Otros muchos dirigentes consultados creen que está "marcando territorio para negociar con Rajoy con sus poderes encima de la mesa, sabiendo que está dispuesta a llegar muy lejos". 

Prácticamente nadie creía que ella esté realmente pensando, al menos en este momento, en dar el salto. Pero sí podría cambiar de opinión, señalan algunos veteranos, si después de este arriesgado movimiento comienza a recibir llamadas de algunos barones que hasta ahora no se atrevían y a los que ayer, de alguna manera, ella estaba animando. 

Aguirre necesita 600 compromisarios para presentar su candidatura y más de 1.500 para ganar. Directamente cuenta sólo con 208, los que corresponden a Madrid, aunque podría agrupar a todos los enfadados con Rajoy. "Ahora no le dan los números y no quiere ser la que rompa la unidad. Pero si Rajoy no presenta pronto su proyecto ella será su peor pesadilla", resume un miembro de la dirección. (www.elpais.com, 08/04/08) 

¿LA SUCESIÓN DE MARIANO?: LAS HEMEROTECAS DESMIENTEN A AGUIRRE: EN EL PP “EXISTE HOMOFOBIA” 

“No me resigno a que nos arrinconen y nos hagan aparecer como enemigos de los homosexuales, cuando no tenemos ninguna tacha de homofobia en nuestra historia”, indicó en el día de ayer Esperanza Aguirre tras lamentar que los socialistas hayan conseguido que el PP aparezca ante la opinión pública como un partido antipático.  Aguirre aseguró que tampoco se resigna a que se presente al PP como un “un partido antiguo y retrógrado”, cuando, según la presidenta de la Comunidad de Madrid, el Partido Popular es la única opción política “abierta, moderna, que no tiene hipotecas con su pasado (…), ni tampoco la menor concomitencia con el franquismo”.  

Para la presidente regional, el PP tiene una imagen tan negativa debida a las “las trampas ideológicas” -como la ley de la Memoria Histórica y la Ley del matrimonio homosexual- que ha diseñado el PSOE para “arrinconar” a los populares. El problema es que la hemeroteca está plagada de múltiples ejemplos que contradicen la visión defendida por la líderesa del PP y que demuestran que su partido no es precisamente una opción política “abierta”, o “moderna”.  

"¿Por qué voy a tener que condenar yo el franquismo si hubo muchas familias que lo vivieron con normalidad y naturalidad? Era una situación de extraordinaria placidez”, expuso el pasado mes de noviembre Jaime Mayor Oreja, ex ministro del Interior en la era Aznar y eurodiputado.  

Un año antes, en agosto de 2006, Arias Cañete –nostálgico de "aquellos carameros que teníamos, a los que les pedíamos un cortado, una tostada con crema, una con manteca colorada, de cerdo, una de boquerones en vinagre y te lo traía todo con una enorme eficacia”-, acusó al PSOE de “radical” y de “acabar con símbolos que son parte de nuestra historia” a raíz de la retirada de la estatua ecuestre de Franco que se mantenía en una de las calles más céntricas de Madrid.  

Es complicado negar que el Partido Popular –fundado por Manuel Fraga Iribarne, ex ministro de Información y Turismo y vicepresidente y ministro de Gobernación del régimen fascista- no tenga ningún tipo de “concomitancia” con el franquismo si, tal y como ocurrió en El Puerto de Santa María (Cádiz), el Partido Popular se opone radicalmente a que se retire una medalla de oro que se concedió en 1962 al Caudillo de España por la gracia de Dios.  

Pero aún más difícil de demostrar es que el PP “no tenga ninguna tacha de homofobia” en su historia. Que el Partido Popular sea una formación amiga de los gays es una versión que desmiente el propio Javier Gómez, responsable del grupo de gays y lesbianas del PP. “En algunos sectores del partido existe homofobia”, reconoció Gómez al diario 20 minutos en noviembre de 2006.  

Homofobia que encarnan personajes como Dimas Cuevas, candidato del PP al Senado por la provincia de Albacete, quien en diferentes artículos de opinión manifestaba que lo normal es que las bodas entre homosexuales “acaben en orgía”.  

Entre otras lindezas, Dimas también apuntaba que los banquetes de las “bodas lesbianas tendrán que incluir diversas variedades de tortillas, y de postre bollitos con nata; y los convites para homosexuales serán a base de quimbos, perritos calientes y plátanos al horno”. (www.elplural.com, 08/04/08) 

¿LA SUCESIÓN DE MARIANO?: UN GRUPO ORGANIZADO, CON CAPACIDAD ECONÓMICA E INCONDICIONALES DE DON FEDERICO Y CÉSAR VIDAL 

Borja Prieto, autor del blog Diarios de las Estrellas, integrado en Red Liberal, es uno de los responsables de la web anti Rajoy Esperanza2012. Los impulsores de esta plataforma que postula a la lideresa nacional como candidata del PP para las próximas elecciones generales, insisten en que detrás de la misma “no está Esperanza Aguirre, ni el PP, ni el PSOE, ni el propio Rajoy” y que son sólo un “grupo de amigos” que quieren compartir con los internautas su “visión acerca de la estrategia del Partido Popular”. Pues bien, uno de los miembros de este grupo es un antiguo colaborador del digital de Federico Jiménez Losantos que tiene además un blog en Red Liberal, un laboratorio de ideas cuyo fundador, Daniel Rodríguez Herrera, escribe habitualmente en el periódico del de la COPE. Se da la circunstancia de que este último ha sido el único periodista que ha conseguido entrevistar al administrador de la polémica web.  

Pese a que los autores de Esperanza2012 han mantenido un especial cuidado para que resultara imposible ser localizados a través de los medios habituales -como podría ser la consulta en Whois-, Enrique Castro, coordinador general de la Asociación Red de Blogs Socialista, revela en su blog las pesquisas que le llevaron hasta Borja Prieto, uno de los miembros de este blog pro aguirre. “Esa mitología de anonimato en la red es falsa, siempre hay un agujero de seguridad y lo que he hecho es dar con él. En esta caso estaba en el formulario de la carta dirigida a Esperanza Aguirre, por cierto, un correo que también ser recibe en la asamblea de Madrid”, aseguró Castro en declaraciones a El Plural.  

Entre las propuestas de Esperanza2012 está enviar una carta a a Rajoy instándole a que renuncie a la reelección, y otra a Aguirre animándola a presentar una candidatura para el Congreso de junio. Castro rellenó el formulario y, tras enviarlo por correo electrónico recibió la siguiente respuesta: “Hola Enrique, ¡Gracias por enviarle la carta a Esperanza! Con tu ayuda estamos un poquito más cerca de que Esperanza Aguirre pueda ser la próxima presidenta del Gobierno. Un cordial saludo,esperanza2012.com”. Este mensaje le permitió localizar el correo desde el que fue enviado, que coincide con el de contacto del blog Diarios de las Estrellas, firmado por un tal Adam Selene e integrado en la Red Liberal. En realidad Adam Selene es Borja Prieto, que fuera colaborador en ciencia y tecnología de Libertad Digital, con artículos sobre software libre.  

En uno de los artículos publicados en Diarios de las Estrellas, Borja Prieto defiende la lucha tanto de Federico Jiménez Losantos y César Vidal “por extender la idea de la libertad entre los españoles”. Quien lo niegue, dice “o es un ignorante o tienen motivos ulteriores”.  

Pese al secretismo de los autores de Esperanza 2012 con respecto a su identidad, Borja Prieto reconoce en su blog formar parte de este “grupo”. Así, en una de sus últimas entradas llama a visitar la web y a colaborar “con nosotros”. En otras dos entradas del blog insta a sus lectores a que envíen las cartas de la plataforma pro aguirre dirigidas a Rajoy y la lideresa. “En esperanza2012.com hemos preparado una carta”, asegura, en lo que supone otro reconocimiento explícito de que forma parte de la organización de la web.  

Al más puro estilo Esperanza 2012, Prieto no escatima insultos a Rajoy y su círculo. Entre otras cosas se refiere a él como un “holgazán” y asegura que es un “lastre” para el PP como lo fuera Fraga en su día. “Los pijitontos de Génova son incapaces de hacer una oposición convincente”, explica para defender a Esperanza Aguirre como la candidata más oportuna y que cuenta con el carisma que le falta al líder popular. A Soraya Sáenz de Santamaría se refiere como una “personita irrelevante” y a Pedro Arriola, asesor de Rajoy, le identifica con un siniestro personaje de la novela El Señor de los Anillos, apodado Lengua de Serpiente, que traicionó a su rey.  

Borja Prieto defiende la pena de muerte para el pederasta acusado de la muerte de Mari Luz. También se muestra en contra del aborto y la eutanasia y critica que el Gobierno, en este sentido, no tenga “ningún problema en matar a alguien sólo porque resulta incómodo”. Tampoco duda a la hora de apuntarse a la llamada teoría de la conspiración. Así, tras conocerse la sentencia del 11-M que tiene “dudas acerca de si la verdad judicial coincide con lo que de verdad ocurrió hace tres años”.  

A Enrique Castro, el blogger que ha conseguido desentrañar el misterio de la plataforma antiRajoy, le resulta muy significativo que el único periodista que ha podido entrevistar a los responsables de Esperanza2012 sea precisamente Daniel Rodríguez Herrera, creador de la Red Liberal. “¿Cómo es posible que este liberal ultraconservador escribiera precisamente en Libertad Digital, que ha hablado con ellos para más adelante asegurar que el correo de contacto aún no funciona? ¿Cómo logró hablar con ellos? Sorprendente…”, se pregunta Castro. “No es una casualidad, se estrategia que responde al interés de Federico Jiménez Losantos y sus satélites de Libertad Digital de seguir influyendo en la dinámica del PP”, concluyó.  

En opinión de Castro, detrás de esta web hay un grupo perfectamente organizado con suficiente poder económico. “Después de saltar a todos los medios de comunicación recibieron un aluvión de visitas lo que provocó la caída del servidor, máxime cuando se trataba de un dominio compartido. Lo que ya no es tan normal es que en menos de tres días hayan podido contratar un servidor dedicado que es prácticamente invisible y que además cuesta mucho dinero, dependiendo de las tarifas puede rondar entre los 900 dólares al año hasta los 3.500”, explica. (www.elplural.com, 08/04/08)

Rajoy trata de calmar las aguas del PP

Mariano Rajoy tiene las esperanzas puestas en su proclamación como candidato para las próximas elecciones generales. Con ese acto, convocado para mañana, el líder de la oposición pretende zanjar el debate sucesorio en el seno del PP. Pero no será sencillo. Un sector del partido se impacienta porque Rajoy sigue sin aclarar si incluirá al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, en las listas. El problema de Rajoy es que la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, tomaría la incorporación de Gallardón como un agravio personal. Por su cargo, ella no puede ser diputada -sí podría ser senadora- y no quiere a Gallardón en el Congreso, donde podría postularse como sucesor si Rajoy pierde las elecciones de 2008.

Mariano Rajoy presume casi cada día, en público y en privado, de que él no toma decisiones bajo presión. Y menos si ésta no viene del partido, sino de los medios de comunicación. Tal vez por eso, una vez más y fiel a su estilo pausado, ha decidido que lo mejor cuando el agua está revuelta es no tocarla hasta que repose y se aclare. Rajoy ha convocado mañana a todos los cuadros del partido (casi 500 personas que forman la Junta Directiva Nacional) para que le proclamen candidato. Con ese acto confía en entrar de verdad en precampaña, acabar con el debate interno y externo sobre quién podría sucederle si pierde y poner punto final al verano más turbulento desde que se hizo con los mandos del PP.

  • Aguirre tomaría la inclusión del alcalde de Madrid como un pulso, porque ella no puede ser diputada sin renunciar a la presidencia

  • La mayoría de los dirigentes se impacienta porque su jefe no toma la decisión clave sobre la incorporación de Gallardón

  • El equipo del líder de la oposición confía en que su proclamación como candidato abra la precampaña y acalle los rumores

Sin embargo, algunos dirigentes se impacientan porque, despejada aparentemente la duda sobre Rodrigo Rato -que hace llegar el mensaje claro de que no irá en las listas- el líder sigue sin resolver la incógnita que divide al partido y desata todos los rumores: la incorporación en la lista madrileña de Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde de la capital.

Con Rato se da una circunstancia extraña. Salvo un pequeño grupo de enemigos que no alza la voz -los que maniobraron para evitar que fuera designado sucesor por José María Aznar-, el ex vicepresidente económico tenía a casi todo el partido entusiasmado con la idea de que formara tándem con Rajoy en Madrid, como en 2004. Y más en un momento de incertidumbre económica, en el que Rato podría representar la imagen del "España va bien" que llevó al PP a su mayoría absoluta en 2000. Pero él no quiere escuchar esa voces, incluida la de Rajoy, que le animan a volver a la política. Con Gallardón sucede algo muy distinto. También cuenta con la simpatía de Rajoy, y a diferencia de Rato, él desea ir en las listas y lo confiesa a gritos. Pero el partido, o al menos una parte significativa, no quiere.

El alcalde tiene desde hace muchos años su ambición puesta en la política nacional, y la vista le alcanza hasta la presidencia del Gobierno y el liderazgo del PP. Pero también desde hace muchos años, apenas tiene base en el partido desde la que tomar impulso. Y menos en Madrid, el feudo donde ha conseguido cuatro mayorías absolutas consecutivas. En la calle le quieren, en su casa le apartan. Sus enemigos insisten en que él nunca se ha trabajado el partido.

Todas sus escaramuzas para engancharse al tren de la política nacional han sido inútiles. Tras las últimas municipales convirtió su deseo de acompañar a Rajoy en un grito casi desesperado que ha desatado una tormenta en el partido, agravada por la intervención de Manuel Fraga, un hombre con quien Rajoy nunca ha tenido especial sintonía. Hasta ese momento, casi todos los dirigentes consultados, incluidos muchos de los que detestan al alcalde, asumían que Rajoy lo llevaría en su lista. No en vano lo puso en maitines, la cúpula del PP, en vez de colocar allí a Aguirre, orgánicamente mucho más relevante como jefa del partido en Madrid. Aunque ahora esos mismos coinciden en que tal vez ha ido demasiado lejos al hacer públicas sus aspiraciones.

Para Rajoy, incorporar a Gallardón supone echar un pulso definitivo a Aguirre. Y nadie sabe cómo acabaría. Cuando ella quiso ser presidenta del PP de Madrid, y el líder prefería que siguiera Pío García Escudero como hombre de consenso, ella no escuchó a Rajoy, hubo guerra, y la ganó de forma humillante para el alcalde.

"La presidenta no puede aceptar eso. Ella tiene sus aspiraciones, como Gallardón. Y tiene que estar en igualdad de condiciones. Si ella no es diputada [tendría que renunciar a la presidencia de la comunidad de Madrid] tampoco el alcalde. Ella sabe que su futuro político depende en parte de esa decisión de Rajoy. Si Gallardón llega a ser líder, lo primero que haría sería vengarse de ella. Si Rajoy se empeña en ponerle tendrá que asumirlo, pero no creo que lo haga sin una gran batalla en público", señala una persona que conoce bien a Aguirre. El alcalde espera ir en la lista, aunque hubiera preferido que también Rato estuviera allí para evitar suspicacias sobre la posible sucesión.

En el entorno de la presidenta insisten en que la idea de que sólo se puede ayudar a Rajoy acompañándolo en las listas es una moto que ha conseguido vender el propio Gallardón. Rato, dicen, puede hacer mucho por Rajoy con el simple hecho de hacer mítines conjuntos, de estar en Madrid, de hacer política, de aparecer en los medios. Y Gallardón también.

De hecho, lo que Aguirre ofrece al alcalde como premio de consolación es que vaya en las listas al Senado. Así estarían en igualdad de condiciones. Ella -como Rato o cualquier otro- puede ser senadora por designación autonómica en cualquier momento, pero nunca diputada. Ése es su gran drama en la carrera por la sucesión. Sólo hubo un líder del PP que no era diputado, Antonio Hernández Mancha, y fue un fracaso total. El equipo de Aguirre ya está instalando la idea, por si acaso, de que el Senado ha cambiado mucho ahora que el presidente acude cada mes a las sesiones de control, y que se puede ser líder de la oposición desde la Cámara alta.

Otra batalla clave de las listas, el lugar que ocupe el alicantino Zaplana -enemistado con el presidente valenciano, Francisco Camps- discurre más en sordina. "Irá por donde pida. Es el portavoz parlamentario y este es un partido serio", concluye un dirigente tradicionalmente enemistado con Zaplana y con acceso directo a Rajoy. El entorno del portavoz coincide en esta idea.

La docena de miembros de la cúpula consultados esta semana coinciden en señalar que para Rajoy es muy importante no decidir ahora porque demostraría que actúa bajo presión de los medios. Sin embargo, la mayoría de ellos se impacienta y piensa que el líder debería dar cuanto antes alguna señal que acabe con las especulaciones.

Sobre todo ahora que es clave para el PP hacer brecha en el discurso económico. "Todo iba de cara para Zapatero hasta que llegó el dato del paro de agosto. Él decidió no adelantar las elecciones, y eso puede confirmarse como un error", señala otro influyente diputado que recupera la frase de James Carville, asesor de Bill Clinton en 1992, que le ayudó a ganar las elecciones contra George Bush padre, pese a que éste venía de ganar la guerra del Golfo Pérsico: "¡Es la economía, estúpido!".

La lucha antiterrorista y el modelo de Estado seguirán siendo eje del discurso, pero la economía entrará cada vez más. La cúpula asume estratégicamente que el Gobierno ilegalizará ANV si hay un atentado mortal, lo que acabaría con otro argumento de oposición.

En el PP todos coinciden en que, a pesar del pésimo verano que han vivido, la batalla está muy abierta y los números que manejan ellos y los que se publican en los periódicos les animan mucho. "El escenario está más abierto que nunca. Por eso hay tantas turbulencias. Es una guerra psicológica. Y ahí se han visto algunas debilidades del partido. Hay gente que está pensando en el día después, tanto si ganamos como si perdemos. Y Rajoy no tiene, como Rato o Aznar, un grupo sólido de fieles en todo el partido, de marianistas, que puedan parar operaciones extrañas. Tampoco tiene un grupo opositor, pero no ha logrado impedir que la gente hable y nos meta en problemas", resume uno de los convencidos de que la victoria está al alcance de la mano.

Otro dirigente, acostumbrado a los detallados análisis electorales, no olvida que Rajoy ha sido cocinero antes que fraile: era el jefe de campaña de Aznar, el que se conocía al dedillo todos los datos, el que le ayudó a la mayoría absoluta de 2000. Y resume así la situación política:

"Zapatero es un jugador intuitivo. Sin la prudencia de la experiencia, cree que las elecciones se ganan con tener psicología de ganador. Mariano, que es un apacible espectador que lo ha visto todo, sostiene que la matemática está de su parte, y tiene razón. Ganará el que sea más humilde con los españoles y el más realista".

www.elpais.es 09.09.07

Elorriaga: "Gallardón es el político mejor valorado, hay que decidir cómo se cuenta con él"

El secretario de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, aseguró ayer que el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, es "el político mejor valorado de España" y lo consideró como "uno de los grandes activos del PP". "Hay que decidir de qué manera se cuenta" con él, dijo el portavoz del partido en pleno debate sobre la posible inclusión de Gallardón en las listas para las generales.

Elorriaga aseguró que "nadie ha discutido en los últimos cuatro años el liderazgo de Rajoy", aunque reconoció que entre los populares hay figuras "de mucho relieve",

En declaraciones a Radio Euskadi, Elorriaga, aseguró, respecto a las elecciones generales previstas para marzo, que se está en "una situación bastante equilibrada en los votos" entre el PSOE y el PP y que, por lo tanto, ambos partidos "pisarán el acelerador".

Elorriaga considera que hay "una diferencia sustancial entre PP y PSOE", que es la "abundancia de dirigentes políticos de primer nivel" en el primero, lo que estaría "marcando un debate muy particular dentro del PP". Por ello, señaló que, "en estos momentos en los que hay una mayor preocupación por la economía", la figura del director gerente del Fondo Monetario Internacional Rodrigo Rato, "sigue siendo un referente básico sobre la buena gestión económica" e indicó que hay "mucha expectativa creada en torno a su regreso".

"No hay personas de esa talla y ese perfil político en el PSOE y por tanto no existe ese debate. En el PP sí que hay personas muy cualificadas y muy valoradas por la opinión pública, y hay que decidir de qué manera se incorporan para contribuir a una victoria", explicó.

En la misma línea, José Manuel Soria, presidente del PP canario, declaró a Europa Press que su partido tiene personas "muy brillantes" que obtienen "muy buenos resultados electorales", aunque añadió que "unos son más conocidos que otros" pero que "todos quieren ganar las elecciones". Soria agregó que Rajoy sabe "mejor que nadie lo que le conviene". www.elpais.com, 06/09/07

Acebes afirma que Rato ya les había dicho que no iría a las listas "bajo ninguna circunstancia"

El secretario general del Partido Popular, Ángel Acebes, ha dicho hoy que Rodrigo Rato ha dejado claro en distintas ocasiones públicamente y al partido que deja el Fondo Monetario Internacional para dedicar una "atención prioritaria" a su familia y a "alguna actividad privada".

En declaraciones a RNE, Acebes se ha expresado así al ser preguntado por la información que publica hoy El Mundo, según la cual Rato no figurará en las listas del PP "bajo ninguna circunstancia", sino que ha decidido abandonar la política e incorporarse a un gran banco extranjero a partir de noviembre.

"No nos pilla de sorpresa, es lo que ha dicho públicamente y a nosotros", ha reiterado el secretario general de los populares, antes de añadir: "Contar con Rato, claro que contábamos con Rodrigo Rato dentro de las posibilidades que tenga respecto a las decisiones que tome, a su futuro profesional y familiar".

La designación de Rajoy

Acebes ha señalado, además que ya desde el pasado mes de junio había hablado con el presidente del PP, Mariano Rajoy, de que en la Junta Directiva Nacional que celebrarían tras el verano -será el próximo lunes- designarían al candidato a la Presidencia del Gobierno por este partido.Precisamente ayer, el líder del PP comunicó a los barones regionales de su partido que será el lunes cuando someta a votación su candidatura a las presidenciales. www.elpais.com, 06/09/07

RAJOY REÚNE A LOS BARONES Y ADELANTA POR SORPRESA SU PROCLAMACIÓN COMO CANDIDATO

Hace una semana sentenció que su sucesión la ve muy lejos. Cuatro días después dijo que sólo se dedica a ganar las elecciones. El lunes dejó abierta la puerta a la incorporación de Rodrigo Rato a las listas del PP. El martes trató de zanjar el debate de las candidaturas con una frase lapidaria ante sus diputados: "Haré las que más me convengan a mí y al PP". Y ayer, para culminar sus denodados intentos por cerrar el debate interno y externo sobre las listas y su sucesión si pierde las elecciones, Mariano Rajoy anunció por sorpresa ante sus barones regionales un adelanto de su nombramiento como candidato, que se votará el lunes en una reunión de la Junta Directiva Nacional. 

Concluía así la particular semana de pasión de Rajoy y su intento por recordar dentro y fuera del partido quién manda en el PP. Los barones, que se quedaron sorprendidos ante esta iniciativa, respaldaron a su jefe y dejaron en sus manos la gestión del anuncio. 

El líder lo comunicó con mirada irónica ante los periodistas. "El lunes la Junta Directiva Nacional elegirá al candidato a las [elecciones] generales. Les he anunciado [a los barones] que me voy a presentar y lo han aprobado, algo que agradezco". 

Era el tercer y más claro intento del jefe de la oposición por acallar los rumores internos y externos para poder dedicarse a lo que quiere: explicar su alternativa. Sin embargo, Rajoy da un golpe de efecto sobre su candidatura, pero no cierra el gran asunto que ha marcado los últimos meses en el partido: la decisión de incorporar o no a Alberto Ruiz-Gallardón y Rodrigo Rato a las listas del PP para las generales. Mientras esté abierto ese frente, las especulaciones seguirán, auguran los diputados y barones consultados. "Hablaré con todos pero la lista la cerraré yo. El que quiera perder el tiempo que lo haga", sentenció Rajoy ante sus barones para zanjar el asunto, según varios de ellos. 

La tradición en el PP marca que todo el proceso de listas, como ha recordado Rajoy insistentemente en estos días cuando se le reclamaba una decisión al menos sobre Gallardón, se realice en el último minuto, una vez convocadas las elecciones. La designación del candidato a La Moncloa siempre se hace un poco antes. En 2000, por ejemplo, José María Aznar fue designado en diciembre y las elecciones fueron en marzo. El año 2004 fue especial, porque Aznar designó a Rajoy sucesor tras las vacaciones de verano y se precipitó su salida del Gobierno y su proclamación como candidato. 

La dirección del PP señalaba ayer que la Junta Directiva Nacional se reúne trimestralmente, y elegir al candidato en diciembre sería retrasarlo demasiado. Lo cierto es que Rajoy anunció el lunes la convocatoria de este órgano, pero no dijo nada de que estuviera programada su elección, por lo que la noticia fue una sorpresa para la mayoría de los dirigentes. 

Al margen de esta decisión inesperada, Rajoy se mostró muy optimista ante los barones que, según varios de los asistentes, secundaron su entusiasmo. El líder sostuvo ante los suyos que una encuesta realizada en julio les da unos muy buenos resultados en las provincias clave, allí donde se pueden mover diputados, lo que les pone la victoria al alcance de la mano. "Hay opciones de ganar", insistió una y otra vez, un discurso que compartieron después los barones. 

Rajoy se aferra a esta encuesta, pero sobre todo al resultado de las municipales, su gran éxito político, su principal aval como líder y, como se encarga de recordar, la primera victoria del PP desde 2000 y el mejor resultado histórico del partido en ese tipo de comicios. 

En la esfera política, Rajoy sostuvo ante los suyos que el PP tiene una posición sólida porque en los dos ejes principales de la legislatura, la lucha antiterrorista y el debate territorial, el Gobierno ha cambiado el discurso para acercarse a las posiciones del PP, algo que, en su opinión, los ciudadanos sabrán valorar. En ese sentido, el presidente del PP propuso una reforma de la Constitución para evitar que Zapatero "siga traficando con los asuntos del Estado". 

Pero, sobre todo, Rajoy y los dirigentes regionales se concentraron en el "frente económico" que se le ha abierto de manera inesperada al Gobierno. "El Ejecutivo ha vivido de la herencia del PP y se ha acabado", sentenció. 

El discurso económico, del que se encarga el responsable del programa, Juan Costa, y que recibiría un impulso si Rajoy lograra atraer la figura de Rato, será el eje de la oposición. De momento, el PP ya está preparando una conferencia sobre política de vivienda para finales de septiembre. Rajoy cita la subida de las hipotecas en sus actos públicos como prueba de que, aunque los datos macroeconómicos puedan ser buenos, la economía familiar sufre. 

Precisamente porque el momento favorece, en su opinión, la labor de oposición del PP, algunos barones dejaron caer indirectamente, y comentaron en los pasillos, lo inoportuno de la polémica sobre las candidaturas, desatada por Gallardón, y en torno a la sucesión, alimentada por Manuel Fraga, el presidente fundador. www.elpais.com, 06/09/07

Rajoy invoca su poder en la elaboración de las listas para zanjar el debate sucesorio

Con el debate mediático sobre su idoneidad como candidato encima de la mesa, Mariano Rajoy llamó ayer a sus diputados a cerrar filas y les recordó lo obvio: que el PP es un partido presidencialista, que las listas al Congreso las hace él y que no le gusta adelantar plazos, así que tomará las decisiones más adelante. Lo hizo en una reunión interna con sus diputados con una frase tajante: "Hacer las listas no es fácil. Pero yo haré las listas que más convengan al PP y a su presidente". Rajoy, visiblemente molesto por la polémica interna, sentenció después ante los periodistas: "Yo estoy mejor que nunca".

El PP vivió ayer una nueva jornada esquizofrénica, en la que se dejó ver su doble momento psicológico. Por un lado, Rajoy lanzó un discurso optimista ante los suyos. Primero sostuvo que los datos de las elecciones municipales -que el PP ganó por 160.000 votos- les colocan en una buena posición de salida para las generales. Y luego hizo un análisis muy negativo de la situación económica y sobre todo del dato del paro aparecido ayer, con el que el PP cree que podrá abrir un hueco al Gobierno en su discurso de oposición.

Sin embargo, la cara oscura del partido en las últimas semanas también se dejó ver. Rajoy no tuvo más remedio que referirse ante los suyos a la polémica por la elaboración de las listas. Entre los diputados -muy preocupados por el tema por motivos obvios- y dirigentes de peso genera inquietud el hecho de que el líder deje crecer la bola de la posible incorporación de Rodrigo Rato y Alberto Ruiz-Gallardón sin tomar una decisión definitiva que acalle los rumores sobre su sucesión. La encuesta que publicó ayer El Mundo en la que Rajoy aparecía como el sexto en las preferencias de los votantes del PP, por detrás de Rato, Esperanza Aguirre, Jaime Mayor Oreja, José María Aznar y Gallardón, terminó de desatar los rumores.

Rajoy trató de cortarlos de raíz. "Decidiré las listas cuando se convoquen las elecciones, como hicimos en las autonómicas y municipales, y no nos fue tan mal. No es un proceso fácil, pero yo haré las listas que más convengan al PP y a su presidente", aseguró, según varios de los presentes.

Rajoy recibió, como es habitual, una ovación cerrada, similar a la que un diputado veterano como Juan Carlos Guerra Zunzunegui obtuvo tras criticar sin citarlos a Gallardón y Manuel Fraga: "Ciertas declaraciones de este verano son incomprensibles. Tienes todo el apoyo del grupo. Hay que hablar del Gobierno", dijo.

Presionado en algunos medios conservadores para que tome alguna decisión sobre los frentes que tiene abiertos, Rajoy reivindicó de nuevo su independencia, algo que lleva a gala. Él, explica, no le debe nada a nadie, no necesita la política para vivir -es registrador de la propiedad- y toma las decisiones de forma autónoma. "Ha habido momentos mejores y peores. Yo acepto sugerencias, pero no soy capaz de aceptar presiones", dijo, según varios diputados, como un mensaje que vale tanto para los medios con más influencia en el PP como para algunos dirigentes.

Ya fuera de la reunión, ante las cámaras, Rajoy se aferró al resultado de las municipales para concluir: "Estoy mejor que nunca", a pesar de las diversas crisis vividas tras el debate del estado de la nación.

Celia Villalobos, una diputada que acostumbra a hablar a menudo en estas reuniones, lo hizo para mostrar su preocupación por otro asunto: los votos que el nuevo partido de Basta Ya y Rosa Díez pueden robar al PP sobre todo por el protagonismo que se le da, dijo, en los medios conservadore-www.elpais.es 05.09.07

Gallardón cita a Cernuda para definirse: "Creo en mí porque algún día seré todas las cosas que amo"

Alberto Ruiz-Gallardón, protagonista de la polémica que en agosto reabrió el debate sobre la sucesión de Mariano Rajoy si pierde las elecciones, ofreció ayer una entrevista en Radio Nacional de España en la que trató de zanjar un asunto que no sólo resulta molesto para su líder, sino que podría complicar sus intenciones de ir en la lista por Madrid.

El alcalde de Madrid cuidó mucho sus palabras, negó en todo momento que hubiera ningún debate sobre la sucesión de Rajoy y mucho menos que él esté en esa carrera, pero terminó la entrevista con una perla que alimentará la polémica interna. Le pidieron que cerrara con una frase. Y dijo que a él le gusta mucho una del poeta Luis Cernuda, del que alabó su filosofía de vida: "Creo en mí porque algún día seré todas las cosas que amo".

Gallardón había guardado para el final la frase -iba avisado, porque es la forma habitual de terminar las entrevistas en ese programa- pero antes se mostró muy disciplinado. De hecho, el día anterior, en los maitines del PP, la reunión de la cúpula de todos los lunes, hizo autocrítica cuando Rajoy se quejó por la polémica de agosto, a la que contribuyó Manuel Fraga. El alcalde de Madrid reconoció su responsabilidad en el inicio de esa crisis, pero sostuvo ante los máximos dirigentes de su partido que no lo hizo de mala fe.

Ayer, en los micrófonos, fue mucho menos claro. Dijo que ninguna declaración suya puede abrir una "polémica sucesoria" porque "no existe" ya que todo el mundo tiene claro que Rajoy es el líder y el candidato.

Sobre la posibilidad de dejar el Ayuntamiento de Madrid para ocuparse de mayores responsabilidades, también se mostró cauto. Aseguró que los políticos deben tener siempre "un sentido de provisionalidad", y que dos mandatos -él está en su segundo- son suficientes, aunque se puede alargar a tres en función de las circunstancias.

Respecto al papel de Rodrigo Rato, el alcalde se mostró convencido de que el ex vicepresidente económico estará durante la próxima campaña electoral "apoyando a Mariano Rajoy", aunque desconoce si lo hará "dentro o fuera de las listas".www.elpais.es 05.09.07

Rajoy: "Mi liderazgo quedó revalidado con la victoria en las municipales"

La última polémica que ha afectado al Partido Popular, la de la inclusión o no en las listas para las generales del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, no preocupa al líder del partido, Mariano Rajoy. Al contrario, hoy ha afirmado que se siente "mejor que nunca" para afrontar el tramo final de la legislatura que desembocará en las elecciones legislativas de la próxima primavera. Basa su optimismo, entre otras cosas, en que su partido ganó las elecciones autonómicas y municipales del pasado mes de mayo, al menos en número de votos. Mientras, Gallardón dice que nunca abrió la polémica de las listas "porque ese debate no existe en el PP".

Tras presidir la reunión del grupo parlamentario popular del Congreso de los Diputados, los periodistas han preguntado a Rajoy por las encuestas, publicadas ayer y hoy, en las que se concluye que los votantes de su partido se inclinan por incluir a Rodrigo Rato y a Gallardón en las listas, o incluso los prefieren como líderes del PP. Ante ello, Rajoy sostiene que está "mejor que nunca, porque hemos ganado las elecciones municipales y he revalidado por lo tanto mi posición".

Rajoy ha querido dar por zanjada la polémica de las listas y les ha comunicado a sus diputados que elaborará las listas de cara a las generales que "convengan al partido y a su presidente", aunque admite que aceptará "sugerencias", según han asegurado fuentes 'populares' tras la reunión.

También se ha pronunciado sobre el asunto el alcalde de Madrid, que ha querido quitarle hierro al decir que él no abrió una polémica sobre la sucesión del líder del partido, Mariano Rajoy, cuando se ofreció para ir como número dos en las listas del Congreso. De hecho, dice que ese debate "no existe" en el partido. Aunque Fraga ha apoyado las pretensiones de Gallardón, el alcalde entiende que el veterano presidente del partido es "el primero" que ha manifestado su "apoyo incondicional" a Rajoy. Para zanjar la cuestión, ha dicho que por mucho que se le insista, él no responderá en otro sentido que no sea en "apoyar a Rajoy" y "atender a sus decisiones".

Además, ha recordado que su jefe ha pospuesto la elaboración de las listas hasta que se convoquen las elecciones, por lo que da por zanjado el asunto, al igual que Rajoy, que lo ha hecho al ser preguntado por los periodistas en el Congreso."Tenemos que estar a la decisión que tome Rajoy, que es además a quien corresponde hacerlo", ha dicho Gallardón a RNE, reconociendo que ha comentado con él este tema y que mantiene en privado lo mismo que dice en público: "No anticipar ese debate".

Sobre la caducidad de su puesto como alcalde de Madrid, Gallardón prefiere "hacer cálculos", aunque considera que "no sería bueno" eternizarse, ni siquiera cuando la gestión se ve acompañada por unos buenos resultados electorales. A su juicio, lo "razonable", en general para cualquier cargo, es estar dos legislaturas aunque "puede haber circunstancias que te lleven a tres".www.elpais.es 04.09.07

Rajoy deja abierta la puerta a la inclusión de Rato en las listas del PP al Congreso

Mariano Rajoy evitó ayer cerrar la puerta del todo a la incorporación de Rodrigo Rato a las listas del PP al Congreso, a pesar de que el aún director del Fondo Monetario Internacional (FMI) desmintió hace menos de 10 días que tenga intención de volver a la política. Rajoy lo hizo con una frase ambigua, algo frecuente en él. ¿Va a pedirle a Rato que se incorpore?, le preguntaron. "Eso forma parte de conversaciones privadas. Cuando haya alguna noticia, ya la conocerán". La mayoría de los dirigentes del PP consultados creen que es probable que Rato vuelva, pero sólo si Rajoy se lo pide.

En el PP no se han apagado los ecos del entusiasmo tras el anuncio de Rodrigo Rato de que abandonará el FMI tras la asamblea anual de octubre, que abrió la posibilidad de que regrese a la política como número dos en la lista por Madrid, detrás de Rajoy, el mismo doblete que en 2005. Rato se ha apresurado a negarlo varias veces, la última el pasado 23 de agosto, desde Brasilia: "Abandono el FMI estrictamente por motivos personales", insistió.

Pero casi nadie en el PP le cree del todo. O al menos los que le creen, piensan que cuando vuelva realmente a España, en noviembre, y empiece a notar en todos sus círculos las ganas que tiene mucha gente de que vuelva a la política, cambiará de opinión.

Por eso, todos los dirigentes populares consultados en las últimas semanas, y sobre todo los que han hablado con el presidente del FMI, creen que todo depende de Rajoy, de cómo se lo pida. Las palabras del líder del PP ayer dejan claro que él también es consciente de ello. Rajoy evitó cualquier otra fórmula menos ambigua que disipe todas las especulaciones. De hecho, la publicación de un amplio artículo de Rato ayer en Abc fue comentada en los pasillos de la sede del PP.www.elpais.es 04.09.07

Rato suma, Gallardón resta

En el entorno del líder popular insisten en asegurar que Rajoy y Rato hablan a menudo, y entre los dirigentes que asisten a la reunión de maitines y los barones regionales hay unanimidad en que el ex vicepresidente económico suma apoyos y no resta, porque su nombre no genera división interna, mientras la incorporación de Alberto Ruiz-Gallardón es más complicada, porque cuenta con la abierta oposición de Esperanza Aguirre, que controla el partido en Madrid y no aceptaría esa derrota.

Este último asunto tuvo ayer gran protagonismo en los maitines, que contaron con la incorporación de Juan Costa, coordinador del programa electoral y estrecho colaborador de Rato. Era la primera reunión con Costa y sin Josep Piqué, que dimitió el pasado julio.

Rajoy, según adelantó Europa Press y confirmaron miembros de maitines a este periódico, se lamentó suavemente por el hecho de que el verano haya estado centrado en las polémicas internas. Gallardón respondió en tono autocrítico. Admitió que él había abierto la veda por sus declaraciones ofreciéndose de nuevo a ir en las listas al Congreso. Sin embargo, el alcalde de Madrid insistió en que no lo hizo de mala fe y acusó a los medios de comunicación de magnificar su ofrecimiento. En público, Rajoy se mostró molesto: "Mi única preocupación y ocupación es presentar un programa de Gobierno que atienda a los retos de la sociedad, y no tengo más que decir. De este asunto [las listas] se hablará cuando se convoquen las elecciones".

Gallardón, sólo un mandato más

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha afirmado hoy que "no es el momento de hacer cálculos" sobre su permanencia como regidor de la ciudad, si bien ha considerado que "no sería bueno" eternizarse, ni siquiera cuando la gestión se ve acompañada por unos buenos resultados electorales. A su juicio, en general para cualquier cargo, lo "razonable", es estar dos legislaturas aunque "puede haber circunstancias que te lleven a tres". Con ésta Gallardón, lleva dos, por lo que le queda a lo sumo una más.

"Pero creo que ese sentido de provisionalidad los políticos lo deberíamos tener siempre. Eternizarse en los cargos, en los sitios, no me parece bueno porque, al final, uno puede que acabe confundiendo lo que es una situación de dedicación, de servicio, con algo que prácticamente ya pertenece a tu propia naturaleza porque son muchas las legislaturas que puedes estar ahí", ha declarado Gallardón en una entrevista en RNE.

El regidor ha insistido en que "nadie está en política eternamente" y ha querido recalcar que tampoco él puede decir que lo vaya a estar pero sí que, mientras él esté en política, estará "en el PP, en ningún otro sitio". En todo caso, ha subrayado que el trabajo en el que está "volcado" es el proyecto olímpico de Madrid con miras a octubre de 2009, fecha en que se dará a conocer, en Copehague, la ciudad candidata a los Juegos Olímpicos de 2016. www.elpais.es 04.09.07

Ninguna disensión interna

Sobre la carrera por el liderazgo del PP, el alcalde de Madrid ha defendido que él no abrió la polémica cuando se ofreció para ir como número dos en las listas del Congreso en las próximas elecciones generales porque el debate sucesorio "no existe" en el partido. Además, ha recordado que Rajoy ha pospuesto la elaboración de las listas hasta la convocatoria de elecciones. Gallardón ha indicado que el líder del PP ya "ha tomado la decisión" de que cuando se convoquen las elecciones será él quien proponga al partido las personas que compongan las listas. "Tenemos que estar a la decisión que tome Rajoy, que es además a quien corresponde hacerlo", ha indicado.

Así, ha reconocido que ha hablado de este tema con el presidente popular, con quien tiene una relación "muy intensa", y ha sostenido que su posición en privado es la misma que la que declara públicamente para "no anticipar ahora ese debate". En este contexto, el alcalde de Madrid ha hecho hincapié en que él no ha contribuido a la polémica sucesoria. "En ningún caso pude contribuir a una polémica que no existe dentro del partido", ha dicho, para criticar a continuación que "se caiga en la trampa" de hablar de este tema en vez de cuestionar el programa electoral o los proyectos.

Por otro lado, Ruiz-Gallardón se ha reafirmado en que "ningún concejal" de su grupo municipal "se ha quejado" de falta de democracia interna en el funcionamiento de la formación. "No he leido ni se ha hecho ninguna declaración. Son informaciones no contrastadas. Ningún concejal ha hecho una queja de esa naturaleza", ha insistido, en alusión a la supuesta carta que uno de los ediles del PP, concejal de Villa de Vallecas y, a su vez, secretario de Distritos del partido en Madrid, Ángel Garrido, remitió en julio al resto de su formación, incluido Ruiz-Gallardón, a modo de "recordatorio" de algunas normas de funcionamiento que vienen a garantizan la democracia interna. En la misiva se citan tres artículos del reglamento interno de la formación municipal que Garrido considera "de los más relevantes" para lograr "el perfecto funcionamiento y cohesión del grupo". www.elpais.es 04.09.07

Aguirre : " Yo no puedo estar de acuerdo con Don Manuel Fraga "

“No puedo estar de acuerdo cuando dice Fraga que, claro, como no le ofrecen nada al señor Ruiz-Gallardón, tendrá que ofrecerse él. Pues no”. Con estas palabras refutó la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, las últimas declaraciones del fundador del PP, Manuel Fraga, quien había dicho que el PP debía “preparar las sucesiones”.
 

En una entrevista concedida esta mañana en la COPE, Aguirre aseguró que Gallardón “es un valor indudable para el PP en Madrid y en toda España” y que, en todo caso, la pretensión del alcalde de Madrid de ir en la listas al Congreso “no es nuevo”, todo el mundo lo sabe porque lo ha declarado en muchas ocasiones.

"Muchas cosas"
Además, la presidenta de la Comunidad de Madrid aseguró que el PP le ha ofrecido a Gallardón “muchas cosas”. Aguirre recordó que Gallardón “ha sido portavoz en el Senado y Secretario general de AP. No es verdad que no se le haya ofrecido nada, el señor Ruiz-Gallardón ha sido presidente de la Comunidad de Madrid, un cargo en el que he tenido el honor de sucederle, y alcalde de la capital de España y todo ello porque el PP ha confiado en él para estos importantísimos puestos”.

Preguntas agresivas
Aguirre respondió así ante preguntas de ciudadanos que la COPE había seleccionado para hacerle a la presidenta. Las preguntas seguían el tono agresivo de la cadena de los obispos: “No cree que el camino emprendido por Alberto Ruiz-Gallardón y bendecido por el señor Fraga y auspiciado por otra gente del partido es un camino ya irreversible?. O una directa: “¿Cuándo van a jubilar a Fraga?”

Ayudar a Rajoy
Además, Aguirre refutó el argumento del alcalde de Madrid de postularse como número dos en las listas del Congreso para ayudar a Rajoy a ganar las elecciones. “Ayudamos todos, cada uno desde nuestra responsabilidad”, aseguró la presidenta.

Comoda en la COPE
Aguirre se sintió cómoda en todo momento rodeada de Federico Jiménez Losantos y Alberto Recarte, -pro cierto vicepresidente y presidente respectivamente de Libertad Digital-. Nada más empezar la entrevista, ambos se deshicieron en elogios hacia la presidenta de la Comunidad de Madrid, asegurándola que no aparentaba los años que tiene.

¿Encuestas? Rajoy, presidente
Aguirre finalizó su intervención en la COPE restando importancia a las encuestas sobre el liderazgo de Mariano Rajoy. En concreto valoró un sondeo publicado por El Mundo que sitúa al PP casi un punto y medio por debajo del PSOE y determina que la gran mayoría de los electores considera que Zapatero revalidará su mandato. A pesar de que el liderazgo de Rajoy se desploma en las encuestas y apenas un 23% de los españoles piensa que ganará las elecciones, la presidenta de la Comunidad de Madrid aseguró que “hay cada vez más posibilidades de que el próximo presidente de España sea Rajoy”.

www.elplural.com 03.09.07
 

"Hay que ir pensando en el futuro, en dos o tres relevos"

El presidente de honor del PP, Manuel Fraga, insta a tener preparada la sucesión en una entrevista en 'La Razón'

El presidente de honor del PP; Manuel Fraga, ha reiterado hoy en una entrevista en La Razón que el Partido Popular debe tener varios líderes preparados para tomar el relevo en su cúpula dirigente, aunque también ha insistido en que eso no significa retirar el apoyo al actual presidente del partido, Mariano Rajoy. Fraga también ha defendido la valía del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, que se ha postulado para acompañar a Rajoy como número dos en la próximas elecciones generales.

"Un partido no puede estar pendiente de que se muera un señor o de que lo atropelle un coche. Necesita gente preparada en varias etapas, en varias oleadas y apoyando, como yo lo hago expresamente con Rajoy", ha recalcado Fraga, que hace unos días ya afirmó que el presidente del PP debería ir preparando la sucesión. "Es evidente en esta disputa que ha surgido en torno a Gallardón que hay que ir pensando en el futuro. En dos o tres relevos, como yo he hecho siempre", ha subrayado.

Fraga ha destacado la "categoría excepcional" demostrada por Alberto Ruiz-Gallardón como presidente de la Comunidad de Madrid y como alcalde de la capital de España. "Sería muy bueno que pudiese demostrarlo en el Congreso de los Diputados", añade en la entrevista, además de opinar que Gallardón se ofrece continuamente porque "a lo mejor no se lo ofrecen a él".

El fundador del PP recuerda que el dio paso a varios relevos: "Lo he hecho siempre. Tenía las sucesiones preparadas. ¿Por qué se me va a anegar el derecho de recordarles ese principio dentro de la plena adhesión y lealtad al actual líder?".

Fraga también insiste en la necesidad de compartir el liderazgo: "En un partido tiene que haber varios líderes posibles. Tiene que haber un líder y un equipo. El acierto de Aznar fue haber tenido en su equipo a Rajoy, a Rato y a otros". www.elpais.es 02.09.07

Fraga deja plantado a Rajoy tras la polémica por la sucesión en el PP

La tensión en el PP en las últimas semanas no parece alterar a Mariano Rajoy. En su inauguración ayer en Soutomayor (Pontevedra) de un curso político en el que se la jugará a todo o nada con sus segundas elecciones generales, insistió en que él sólo tiene en la cabeza ganar esos comicios, y no piensa en su sucesión. Además, cree que las municipales, en las que el PP ganó en votos, anticipan su victoria. Sin embargo, el plantón de Manuel Fraga, ausente por primera vez en un acto clave del PP gallego, dejó aún más clara la gravedad del encontronazo de los dos dirigentes esta semana.

Rajoy, que preparó para el acto más importante del verano un discurso moderado, se mostró tranquilo en todo momento. Sólo hubo alguna referencia indirecta a la polémica interna. El lunes, el fundador del PP dijo en una cena con militantes que "hay que ir preparando las sucesiones", a lo que Rajoy respondió el miércoles: "yo eso lo veo muy lejos".

El líder estaba cómodo. Hablaba ante su gente, en una espléndida jornada veraniega y a las faldas de un espectacular castillo medieval, el de Soutomayor, que él decidió comprar para disfrute público cuando era presidente de la Diputación y que inauguró como vicepresidente de la Xunta.

Además, le precedía en el escenario uno de sus barones más fieles, representante del sector moderado: Alberto Núñez Feijóo. De hecho, Rajoy anunció que en breve nombrará un comité redactor del programa electoral con dirigentes con "trayectoria y futuro en el PP", y entre ellos estará su hombre en Galicia.

Núñez Feijóo, criticado por no reivindicar todo el legado de Fraga, pidió al PP gallego "un poco de autocrítica" y dijo: "No vale tener razón si cuando miramos hacia atrás, la gente no nos sigue. Los partidos que representan el pasado pierden, y los que representan el futuro ganan".

Todo estaba a favor de Rajoy. Incluso las casualidades. El paso de la Vuelta Ciclista a España a pocos metros del acto le permitió acudir a contemplar en directo su deporte favorito. Pero la ausencia del fundador del PP aguó la fiesta. Había más de 2.000 personas, pero faltaba la más conocida.

Fraga, que a sus 86 años mantiene una intensa agenda y no se pierde ningún acto importante, no sólo había acudido siempre a la inauguración del curso político, sino que solía convertirse en el protagonista con sus discursos polémicos. El año pasado, sin ir más lejos, advirtió a los suyos contra los "traidores" que podrían querer dividir el PP. Su ausencia este año se comentaba en los corrillos. Las excusas, inauditas. El metódico Fraga, explicaban en el PP gallego, estuvo el viernes en su pueblo, Vilalba (Lugo), porque era agosto, pero ayer, 1 de septiembre, se reincorporaba irremisiblemente a Madrid, donde trabaja de senador, porque ese no es mes de vacaciones.

A Rajoy pareció no importarle: "Tengo la sensación de que aquí está todo el PP de Galicia", dijo nada más empezar, olvidando al que fuera líder regional del partido durante casi 20 años.

El jefe de la oposición sólo piensa en elecciones. La sucesión no está en su cabeza, dejó entender. Y de hecho, está convencido de que, al margen de las últimas complicaciones, lo importante son los números en las urnas. Las últimas elecciones municipales demostraron, aseguró Rajoy, que éstos benefician al PP: "Mayo de 2007 supuso el fin del ciclo socialista. Las generales lo confirmarán. Las vamos a ganar igual que las municipales, las primeras que ganamos desde 2000".

El máximo dirigente del PP se presentó a sí mismo como una alternativa fiable, con el aval de eficacia en el Gobierno, y con capacidad de pactar con el PSOE y con otros. Un discurso moderado, de crítica al Ejecutivo pero sin las aristas de otras ocasiones, especialmente en el debate sobre el estado de la nación.

Antes de mirar al futuro, a la larga campaña electoral que le espera, Rajoy justificó su discurso de los últimos tres años: "Vamos a seguir haciendo oposición. Es nuestra obligación. Si hoy somos una alternativa es porque hemos hecho bien la oposición. Algunos querían que miráramos para otro lado. Pero si no se han cometido más errores es porque allí estaba el PP ejerciendo la oposición. Ahora, el reto es concretar nuestro proyecto político".

El líder del PP defendió a los catalanes como una sociedad que siempre ha estado a la vanguardia, prometió que con él en el Gobierno la crisis de las infraestructuras de este verano sería imposible, y concluyó que los dirigentes socialistas "no están a la altura de una sociedad como la catalana". También hubo alusiones a la política antiterrorista, pero con críticas limitadas -"negociar con los terroristas es un error y no se hará nunca más"-, felicitaciones a la Guardia Civil por las detenciones de ayer, y promesas de que si gobierna pactará con el PSOE "España, la política antiterrorista y la internacional".

Por último, y aprovechando las críticas al debate territorial, insistió en el mensaje de la igualdad de oportunidades, uno de sus preferidos: "Quiero un Gobierno sin ocurrencias. Que trate a todos por igual. Quiero españoles iguales en derechos, oportunidades, deberes y obligaciones. Ése es el mensaje". www.elpais.es 02.09.07

Rajoy responde a Fraga que ve "muy lejos" su sucesión y muy cerca la de Zapatero

Ni debate sucesorio, ni convención para promocionar su proyecto. El líder del PP, Mariano Rajoy, afirmó ayer en Alicante, tras tres preguntas sobre ese asunto de los periodistas, que ve "muy lejos" la cuestión de su sucesión al frente del PP. Respondía así al presidente fundador de su partido, Manuel Fraga, quien dijo que "hay que ir preparando las sucesiones". Rajoy también aseguró que él no tiene prevista una convención en enero para reforzar su imagen ante las elecciones. "Desconozco que se esté organizando eso", contestó. Alberto Ruiz-Gallardón se declaró partidario de convocarla.

Rajoy llegó el jueves por la tarde a Alicante para presenciar el amistoso de baloncesto entre la selección española y la francesa. A su llegada al Centro de Tecnificación de Alicante evitó a los periodistas. Pero ayer, durante una visita institucional con el presidente valenciano, Francisco Camps, al complejo audiovisual de la Ciudad de la Luz en Alicante, aceptó someterse a las preguntas.

La primera cuestión planteada fue una respuesta a las declaraciones del presidente fundador del PP, Manuel Fraga, quien planteó el lunes la conveniencia de ir preparando la sucesión en el PP. Ante eso se limitó a contestar: "Sin comentarios". Luego se le pidió su valoración sobre uno de los temas que más páginas de periódicos ha ocupado este verano: la intención de Alberto Ruiz-Gallardón de situarse como número dos por Madrid. "Ya lo he contestado antes", respondió. La última pregunta se interesaba por conocer si Rajoy veía "sano" que en un partido se prevea con tiempo la sucesión de sus dirigentes. "Ésa es una buena pregunta que le pueden plantear a Rodríguez Zapatero cuando pierda las próximas elecciones", se limitó a contestar, pero el periodista insistió: "Pero se la hacemos antes a usted". Rajoy contestó: "Es que eso lo veo yo muy lejos".

El líder del PP aseguró además no tener la menor idea de que en su partido se prepare una convención política en enero para exponer su proyecto y reforzar su imagen. "Desconozco que se esté organizando eso", dijo. Sin embargo, el día anterior, Gabriel Elorriaga, secretario de Comunicación del PP y hombre de confianza de Rajoy, aseguró a preguntas de los periodistas que ese acto estaba en ciernes: "Es probable que haya una convención antes de las elecciones de marzo".

El acto ahora negado fue bien acogido por Ruiz-Gallardón, quien habló antes que Rajoy y se mostró "muy partidario" del encuentro. "La convención no es sólo un acto publicitario, que lo es, sino que además de legítimo, creo que es obligado [celebrarla] por parte de las formaciones políticas para dar a conocer sus programas, sus equipos y proyectos", señaló. De hecho, los estatutos del PP marcan prácticamente la obligación de realizarla anualmente, salvo cuando hay un congreso. Rajoy sólo ha hecho una, en 2006. "La convención nacional es un órgano del partido de naturaleza consultiva, cuya convocatoria corresponde al presidente nacional, y que evaluará cada año las políticas que el mismo desarrolla", dicen los estatutos.

Rajoy explicó en Alicante que en estos momentos tiene dos prioridades: por un lado, elaborar un programa electoral que "aborde los problemas que tiene España" y la segunda, "seguir cumpliendo con nuestra labor de oposición que es para lo que los ciudadanos nos han elegido". Su objetivo es trasladar "confianza y seguridad" al electorado.

El jefe de la oposición enumeró los temas sobre los que el PP basará su estrategia y sus mensajes ante las próximas elecciones generales: el problema del agua, las deficiencias en infraestructuras, la seguridad ciudadana y la inmigración. Rajoy admitió que esta última "puede ofrecer oportunidades pero también generar problemas". Por eso el líder del PP tildó de "sucesión de errores" la política migratoria aplicada por el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, cuya "única decisión" fue una "regularización masiva" que ha generado un "nuevo conflicto internacional con el Gobierno francés".

El presidente del PP volvió a ofrecer su apoyo "incondicional" al Gobierno para "derrotar a ETA", pero exigió que se rompan los acuerdos con ANV en los municipios vascos y se ponga en marcha "inmediatamente el proceso de ilegalización" de este partido. www.elpais.es  31.08.07

El 'número dos' de Aguirre apoya a los ediles críticos con Gallardón

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, echó ayer un capote a los concejales del Ayuntamiento de Madrid molestos con el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón. El edil Ángel Garrido hizo llegar el pasado julio al resto de concejales una carta en la que les recuerda que el reglamento interno del grupo municipal obliga a celebrar reuniones periódicas, según avanzó El Mundo el viernes pasado.

La carta se limita a transcribir los artículos 1, 7 y 8 del reglamento, en los que se recoge la obligación de reunirse al menos "antes de cada pleno" (una vez al mes), y la posibilidad de que cualquier concejal incluya un asunto en el orden del día. Aunque el texto no lo dice, veladamente se interpreta que dichos artículos se incumplen. Es la primera vez que un edil del PP hace público su malestar contra Gallardón. Garrido no contestó a las llamadas para conocer cuántos ediles le apoyan.

El vicepresidente Ignacio González consideró adecuado que estos ediles exijan al alcalde que observe las normas internas. "El grupo municipal debería reunirse como hacen los grupos de la Asamblea de Madrid, del Congreso y del Senado", precisó.

La carta del concejal ha sido interpretada como un movimiento de rebeldía en el seno del grupo municipal en un momento en el que Gallardón ha vuelto a insistir en su ambición de ir en las listas al Congreso de los Diputados que encabece Mariano Rajoy. Pero no es una rebelión nueva. Hace ya años que existe malestar entre varios concejales que, desde que Gallardón ganó las elecciones de 2003, consideran que en el grupo municipal tiene prioridad el equipo más cercano al regidor (los nueve ediles de la Junta de Gobierno).

Concejales 'pata negra'

"Es como si en el Ayuntamiento hubiera concejales de pata negra y otros impuestos", explican fuentes del partido. "Como si los que impone el PP y no elige Gallardón no fueran de confianza y por eso no se cuenta con ellos".

Esta división se evidenció en las pasadas elecciones del 27 de mayo, con el diseño de la lista municipal. Entonces, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que preside el PP regional, hizo valer su poder y colocó en la lista de Gallardón, con el que mantiene una pública rivalidad, a 10 afines a ella entre los 20 primeros puestos de la lista. Entre ellos, su antiguo jefe de protocolo Fernando Martínez Vidal y su ex jefa de prensa, Isabel Martínez-Cubells. También concejales, como Eva Durán o Garrido, que en el congreso del PP de noviembre de 2004 encumbraron a Aguirre a la presidencia del PP de Madrid. Pero no todos los concejales impuestos en la lista se oponen abiertamente al alcalde.

Tras la confección de las listas, el entorno de Gallardón afirmó que no importaba tanto el número en la candidatura como la responsabilidad que otorgara luego el alcalde a cada concejal. Ahora este desprecio puede volverse en su contra.www.elpais.es  31.08.07

Gallardón destaca la trayectoria política de Fraga y evita opinar sobre la sucesión

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha evitado pronunciarse sobre las declaraciones de Manuel Fraga acerca de la necesidad de preparar las sucesiones en el PP, pero ha destacado del presidente de honor de este partido "su trayectoria política" y "el referente moral extraordinario" que a su juicio es.Tras la primera reunión del Gobierno municipal después del verano, Gallardón no ha querido opinar sobre las afirmaciones del ex presidente de la Xunta de Galicia. "Fraga primero, y yo, inmediatamente detrás de él, junto a todos los compañeros del partido, para lo que trabajamos es para que Mariano Rajoy" sea el próximo presidente del Gobierno, ha afirmado Gallardón. "Ahí estamos todos unidos", ha subrayado el alcalde de la capital. Gallardón ha explicado que a esto es a lo que Fraga les anima reiteradamente.Por otra parte, el alcalde de Madrid ha abogado por la celebración de una convención del PP antes de los próximos comicios generales, ya que, según él, este es el órgano que tiene "capacidad para aprobar resoluciones con contenido programático que serán condicionantes de las propuestas electorales". www.elpais.es  30.08.07

Malestar en el PP con Fraga por reabrir el debate sucesorio que provocó Gallardón

Zaplana replica: "No tenemos ninguna sucesión prevista. La abordaremos en 8 o 12 años"

Cuando comenzaban a apagarse los ecos del debate mediático sobre el relevo de Mariano Rajoy si pierde las elecciones, que abrió Alberto Ruiz-Gallardón con su interés por ir al Congreso, el presidente fundador del PP, Manuel Fraga, reabrió el melón: "Hay que ir preparando las sucesiones". En privado, todos los dirigentes mostraban ayer su malestar por la frase "inoportuna, por no decir algo peor", de Fraga. En público, nadie confesó ese malestar, aunque lo desautorizaron indirectamente. El portavoz en el Congreso, Eduardo Zaplana, fue el encargado: "No tenemos ninguna sucesión prevista en el PP".

Fraga es un personaje sin peso específico en la toma de decisiones del partido -a diferencia de otros veteranos ex líderes, como Jordi Pujol o Xabier Arzalluz, que dejaron el poder más recientemente- pero que conserva el respeto de la práctica totalidad de la cúpula. Tal vez por eso nadie se atrevió ayer a descalificarlo públicamente.

Preguntado por si consideraba un error su intervención, Zaplana trató de restarle hierro, aunque también dejó claro lo poco que gusta en el PP el debate sobre la sucesión de Rajoy. "No [creo que sea un error]. Ni conozco en qué términos lo ha hecho, ni cómo lo ha hecho [Fraga]. Lo que le digo es que nosotros estamos en ganar las elecciones, y otros en despistarnos. Lo importante es el modelo político, el modelo de Estado, la ruptura con la transición, lo que ha supuesto esta legislatura, la negociación con los terroristas... ya sé que será difícil, pero nos vamos a elevar y vamos a salir de este fango en el que nos quieren meter de que ha dicho, que dice, que dijeron, que no sé cuantos, que quién va el siete, que quién va el 19 [en las listas], para hablar de lo fundamental y de lo esencial".

Inoportuno

Con Fraga se produjo ayer en los pasillos del Congreso, donde se reunieron muchos de los diputados más conocidos del PP porque estaba convocada una diputación permanente, una reacción similar a la que siguió a la irrupción de Gallardón en pleno agosto. "No es el momento. Alberto se equivocó porque logró desviar la atención hacia lo que más interesa al PSOE, lo problemas internos, justo en el momento en que la ministra de Fomento estaba sufriendo el acoso de todos los grupos, y ahora Fraga lo hace de nuevo precisamente el día que pedíamos la comparecencia de Zapatero por el caos en Cataluña", explicaba ayer uno de esos diputados, profundamente molesto con el presidente fundador.

Algunos de ellos, especialmente los que trataban de reducir, también en privado, el impacto de las palabras de Fraga, achacaban esta inoportuna aparición a su edad. "No es la primera vez que dice cosas que no convienen. Tiene 86 años y no es fácil controlarle", se lamentaba un diputado miembro de la dirección.

Otros no se mostraban tan condescendientes e incluso achacaban la actitud del ex presidente de Galicia a su distancia con Mariano Rajoy, señalando que Fraga casi nunca da puntada sin hilo, y menos en asuntos internos. Para demostrarlo, aseguraron que sus intervenciones en los comités ejecutivos -habla casi siempre sobre todos los temas- muestran que, pese a su léxico atropellado, conserva perfectamente la lucidez política, y de hecho, en ocasiones, marca los debates porque es uno de los pocos que se atreve a intervenir.

El domingo pasado, en plena crisis por las aspiraciones de Gallardón y la respuesta tajante de Eduardo Zaplana y Ángel Acebes, Fraga escribió un artículo en El Mundo en el que señalaba: "Para mí Gallardón sigue siendo hoy un hombre representativo de ese proyecto. El futuro del PP puede ser Alberto Ruiz-Gallardón". Aunque enseguida corregía: "No es que esté apoyando a nadie. Mi apoyo está y estará con Mariano Rajoy". "Gallardón cree que puede servir en puestos de mayor importancia. Y yo apoyo su criterio", concluía.

En realidad, la mayoría de los dirigentes sigue pensando que lo más probable es que Gallardón vaya en las listas al Congreso, aunque no de número dos. Ya lo creían cuando hace dos meses, tras su extraordinario resultado electoral, expuso sus ambiciones en público frente a Rajoy. Sin embargo, incluso los más cercanos al alcalde asumen que su ansiedad dificulta las cosas. La operación ya es en sí compleja para Rajoy -un hombre que colocó a Gallardón en la reunión de maitines y tiene una buena relación con él- porque cuenta con la abierta oposición de Esperanza Aguirre, que controla el partido en Madrid.

Por eso, el PP huye de cualquier pregunta sobre personas y especialmente sobre la sucesión de su líder. Zaplana, obviando que el debate lo habían abierto dos dirigentes de su partido, cargó contra los socialistas: "El PSOE intenta despistar y nos habla de las listas. Pero en el PP no hay ningún problema. Y mucho menos de sucesión. La abordaremos, no sé si dentro de doce años, no sé cuánto durará nuestro Gobierno. La última vez duró ocho, eso es un plazo razonable", concluyó ufano.www.elpais.es  29.08.07

La elaboración de las listas, un proceso previsto para finales de año

Todos los dirigentes del PP consultados ayer insisten en la misma idea: el debate sobre las listas puede ser muy interesante para los medios de comunicación, y está claro que Alberto Ruiz-Gallardón y Manuel Fraga contribuyen a que se hable de este asunto, pero el partido no está en eso, porque aún queda mucho tiempo.

El proceso de elaboración de candidaturas del PP, absolutamente controlado desde la máxima dirección nacional (el andaluz Javier Arenas es el máximo reponsable del comité electoral), permite que los tiempos sean muy breves -no hay grandes procesos de votaciones en las bases que requieran meses-.

Por eso Mariano Rajoy insiste cuando se le pregunta sobre este asunto en que las listas se decidirán cuando se convoquen las elecciones, esto es, en enero. En realidad, fuentes de la dirección asumen que algunas, las más fáciles de elaborar, comenzarán a cerrarse en diciembre. Sin embargo, las cábalas que se hacen los dirigentes consultados sobre las más conflictivas apuntan a que se resolverán, como es costumbre en el partido, en el último minuto y tras una llamada de Rajoy. El líder tiene en este asunto una gran autoridad, aunque tiene que contar, como es lógico, con la opinión de los barones regionales.

Una de las más problemáticas que se antojan es la valenciana. En esta comunidad, el PP ha compartido éxitos electorales con una gran crisis interna por la división entre los partidarios alicantinos de Eduardo Zaplana -derrotados finalmente- y los fieles al presidente Francisco Camps, hombre cercano a Rajoy.

Esta crisis y la derrota evidente de los zaplanistas hace pensar que no podrá ser, como en 2004, el número uno por Valencia. Sin embargo, según el entorno del portavoz parlamentario, Rajoy aún no ha hablado con él y ésa es una decisión que sólo puede comunicar y vestir el líder.

Iniciativa

El presidente del PP, que hoy acude precisamente a Alicante en una breve visita, quiere evitar a toda costa el debate público sobre las listas. Por eso está preparando su acto de reapertura del curso político -este sábado en Galicia- para retomar la iniciativa con propuestas después de una temporada, la posterior al debate del estado de la nación, que no ha sido buena para el partido, según admiten la mayoría de los consultados.

El PP prepara para septiembre una serie de iniciativas que muestren su imagen de alternativa. Rajoy nombró en julio a su director de campaña -Pío García Escudero-y a su coordinador del programa electoral -Juan Costa- y les pidió que tengan preparadas cuanto antes todas las ideas y maquinaria necesaria.

Lo que aún no está claro es si finalmente habrá una convención nacional para relanzar esa alternativa -aunque es probable-, una vez que se ha descartado realizar el congreso antes de las elecciones, a pesar de que tocaba en octubre.www.elpais.es  29.08.07

Pujalte: "No creo que se postule él"

El portavoz de economía del Grupo Popular en el Congreso, Vicente Martínez Pujalte, tuvo una respuesta irónica para las palabras de Fraga, que el lunes declaró que en los partidos "hay que ir preparando las sucesiones". Al ser preguntado por la opinión del presidente fundador del PP, Pujalte se permitió bromear: "No creo que se postule [Fraga]", dijo riendo.

Entre risas, Martínez Pujalte respondió a los periodistas que le abordaron ayer por la mañana en el Congreso de los Diputados para preguntarle sobre las palabras de Fraga.

"Un partido no se puede hacer con un solo hombre. Yo nunca pedí que se hiciera sólo conmigo. Naturalmente hace falta más de uno y hay que ir preparando las sucesiones. Eso yo lo sé bien", dijo el presidente fundador del PP en una cena con militantes en la loculidad coruñesa de Cabanas al ser preguntado por los periodistas. Lo hacía poco después de que Rajoy tratara de zanjar el debate al decir "yo me iré a mi casa si pierdo las próximas generales".

Pujalte trató ayer de desviar el tiro: "La verdadera sucesión es la de Zapatero por Rajoy en La Moncloa, que es la que se va a producir en marzo [tras las elecciones generales de 2008]".www.elpais.es  29.08.07

Fraga dice sobre la polémica de Gallardón que "hay que ir preparando las sucesiones"

El presidente de honor y fundador del PP, Manuel Fraga Iribarne, aseguró , en referencia a las aspiraciones políticas del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, de ir en las listas de su partido al Congreso, que "hay que ir preparando las sucesiones". Fraga irrumpe así en una polémica que ha echado chispas entre Gallardón y la actual dirección del partido, que ha respondido con dureza a sus aspiraciones en la política nacional.

El veterano dirigente opina que "un partido no se puede hacer con un solo hombre". "Yo nunca pedí que se hiciera sólo conmigo", añadió Fraga, "naturalmente hace falta más de uno y hay que ir preparando las sucesiones. Eso yo lo sé bien". En una entrevista publicada por Europa Press el pasado domingo, el presidente del PP, Mariano Rajoy, afirmaba: "Yo no me iré a mi casa si pierdo las próximas generales".

El actual senador del Partido Popular y ex presidente de la Xunta de Galicia realizó estas declaraciones, recogidas por la agencia Efe, a preguntas de los medios en la localidad coruñesa de Cabanas, donde anoche participaba en una cena organizada por la agrupación del PP local. Fraga se refirió en estos términos a la polémica suscitada por las declaraciones de Ruiz-Gallardón y la respuesta de la dirección nacional del PP.

El alcalde de Madrid pisó algunos callos en su partido cuando el pasado 19 de agosto volvió a postularse públicamente para acompañar a Mariano Rajoy en las listas al Congreso de los Diputados. "Sería favorable para Madrid tener voz en el Congreso", fueron las palabras del alcalde. No era la primera vez que hacía públicas sus aspiraciones, ya que se lo había dicho al propio Rajoy en un acto tras las elecciones municipales y autonómicas del 27-M, en las que obtuvo el 55,65% de los votos. El alcalde reclamó también "un programa centrado, moderado y pragmático" para ganar al PSOE las próximas elecciones generales en marzo de 2008.

El pronunciamiento de Gallardón provocó una seca reacción entre el sector duro de la dirección. El secretario general del PP, Ángel Acebes, respondió entonces que "no es el momento, ni interesa al PP" abrir ese debate. El portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, también respondió a Gallardón en el mismo sentido. El principal aludido y líder del PP, Mariano Rajoy, no pasó de una respuesta ambigua al posponer cualquier debate para "cuando se convoquen las elecciones". Sin embargo, la polémica no cesó dentro del partido, y el secretario general del Grupo Popular en el Congreso, Jorge Fernández Díaz, llegó a acusar de "falta de respeto y de educación" a Gallardón. www.elpais.es 29.08.07

La avenida de los plátanos del castillo de Vaux-le-Vicomte. POR PEDRO J. RAMIREZ

Entre los últimos consejos que dio en el lecho de su muerte al joven Luis XIV el cardenal Mazarino incluyó una muy especial recomendación a favor de Nicolas Fouquet, estrella emergente de su administración tras su gran labor como Intendente -así se les llamaba entonces a los alcaldes- de la ciudad de París: «Es capaz de grandes cosas, a condición de quitarle de la cabeza los edificios y las mujeres».

Aunque Alberto Ruiz Gallardón fichó a Ana Botella con la misma intención cortesana con la que Fouquet se ganó la simpatía de su tocaya la reina Ana de Francia, no creo que José María Aznar haya intercedido nunca por él ante Mariano Rajoy. Pero, caso de haberlo hecho, además de esa pertinente doble salvedad sobre su entusiasmo por todo tipo de monumentos, sin duda habría incluido también la advertencia que se le olvidó a Mazarino en relación a Fouquet: cuidado con su ambición sin límites.

«Déjalo que suba, déjalo que suba... Cuanto más alto llega el mono, más se le ve el culo», solía decir Aznar cada vez que el entonces presidente de la Comunidad de Madrid se desmarcaba de los criterios del partido para ejercer de verso suelto en pos de su interés personal y su propia gloria. Todo esto viene de tan lejos que, como dice Esperanza Aguirre, acostumbrada ya a las piruetas veraniegas de su querido enemigo, «no puede sorprender a nadie». Menos adoptar como divisa el «Quo non ascendam» que se arrogó Fouquet -«¿Hasta dónde no ascenderé yo?»-, Gallardón ha ido dejando todo tipo de pistas de que su única frontera es el cielo.

Es una lástima que Mariano Rajoy y él no pudieran asistir el viernes de la semana pasada en el castillo de Vaux-le-Vicomte a la fiesta conmemorativa de la que Fouquet ofreció a Luis XIV el 17 de agosto de 1661. Desde París se hubieran plantado allí en media hora y, por 60 euros con derecho a cenar en el bufé o por 20 euros a palo seco e incluso por 15 si hubieran ido vestidos con trajes del siglo XVII, habrían tenido la oportunidad de imbuirse de la atmósfera en la que hace tres siglos y medio se desarrollaron el nudo y desenlace de un drama político muy similar al que ahora les atañe.

Fouquet era ya superintendente de Finanzas y si durante su gestión la salud económica del Reino había experimentado una cierta mejoría, la suya propia había alcanzado niveles de florecimiento y exhuberancia sin precedentes. Vaux-le-Vicomte había sido construido como expresión material de esa grandeza. Fouquet había contratado al mejor arquitecto del Barroco francés Louis Le Vau, al pintor Le Brun que se instaló en el palacio para decorar las paredes con sus frescos y al mítico paisajista André Le Nôtre que fue diseñando sus imponentes jardines.

Tanta magnificencia -aun hoy Vaux-le-Vicomte está considerada como la mayor propiedad privada catalogada como monumento histórico- requería una inauguración a tono con su propio esplendor. A modo de aperitivo, el 12 de julio de 1661 Fouquet dio una fiesta en honor de la Reina de Inglaterra, pero fue el 17 de agosto, con el propósito de honrar a su Rey, cuando tiró la casa por la ventana, convidando a 1.000 personas a un banquete preparado por el gran chef Vatel -el mismo que, como se ha podido recordar a través de la reciente película de igual nombre, terminaría suicidándose al no conseguir en otro fiestorro que el pescado fresco llegara a tiempo- y programando a continuación una obra de Moliére, expresamente escrita para el evento, y una apoteosis de fuegos artificiales.

La familia real en pleno, los principales nobles de Francia y las primeras figuras culturales del momento como La Fontaine, La Rochefoucauld, Madame de Sevigné o el propio Moliére estaban entre los invitados. Durante la cena todo transcurrió a la perfección, aunque a Luis XIV no pudo pasarle inadvertido que en el gran salón oval del castillo, bajo una cúpula sostenida por 16 cariátides y en un entorno dominado por cuatro bustos romanos, la imagen del sol -con la que el Rey ya se identificaba- aparecía unida a la de la ardilla que el anfitrión había elegido en su escudo de armas como símbolo de sí mismo.

Fue después, durante la larga velada en la que todos paseaban a la luz de las antorchas entre los surtidores de las fuentes del jardín, cuando la paciencia del monarca quedó colmada ante lo que terminó considerando como un alarde de ostentación impropio de un súbdito. Luis XIV musitó algo sobre las «insolentes adquisiciones» que eclipsaban su aún modesto Versalles, se dirigió a su carruaje y acompañado de sus mosqueteros abandonó abruptamente el lugar. Fouquet y su familia contemplaron con consternación cómo el séquito real iba alejándose a través de la sobrecogedora avenida formada por 257 parejas de plátanos entrelazados por sus ramas que, a modo de un tubo de penumbra de kilómetro y medio, une el castillo de Vaux-le-Vicomte con el mundo exterior. Pronto sólo quedó la nube de polvo levantada por los cascos de los caballos como una diminuta pincelada en el horizonte. Así se esfuman siempre las vanas ilusiones de todas las glorias de este mundo.

Cuando el propio superintendente tomó pocos días después esa misma ruta para seguir a la corte a Nantes, tuvo el presentimiento de que nunca más volvería a su amada propiedad. El 5 de septiembre fue arrestado por el conde de D'Artagnan, capitán de los mosqueteros del Rey, acusado de malversación de caudales públicos y arrojado a una mazmorra en la que permanecería hasta su muerte casi 20 años después.

Rajoy no necesita llegar tan lejos en el caso de Gallardón, pero debería hacer suyo el razonamiento de Luis XIV: ¿Dónde queda la autoridad, el prestigio y el poder del soberano si alguien brilla por encima de él e incluso es capaz de convertirlo en un invitado más -invitado principal, pero invitado a fin de cuentas- de la celebración de su esplendor? Desde hace una semana el alcalde de Madrid viene construyendo castillos en el aire, aun más pretenciosos que el de Vaux-le-Vicomte. El es el centrista, el moderado, el que ha ganado cuatro elecciones por mayoría absoluta, el que tiene la capacidad de llevar al líder del PP a La Moncloa, el que puede hacerle recuperar posiciones a lo Fernando Alonso, el Mesías, el talismán del centro-derecha en España... Públicamente se conforma con pedir que Rajoy le lleve en su lista, pero en la medida en que subraya que es por su bien, que su presencia y sólo su presencia será la llave de la victoria, es obvio que hay otro mensaje subliminal que toda España está captando: ¡Qué suerte tiene este piernas de Mariano que va a poder encabezar una candidatura en la que figure el incomensurable Alberto!

Decía Gracián que «si bien toda actitud de superioridad es odiosa, la actitud de superioridad de un súbdito sobre su Príncipe no sólo es estúpida sino también fatal». Máxime cuando los atributos de los que se alardea han sido adquiridos de forma ilícita, torticera o al menos perjudicial para los intereses de aquél a quien se proclama estar sirviendo. De igual manera que lo que en definitiva perdió a Fouquet no fue tanto la ostentación como el origen corrupto de lo ostentado -su rival y luego sustituto Colbert había preparado un documentado informe a Luis XIV al respecto-, lo que ahora pone a Gallardón en clamoroso fuera de juego no es su megalomanía, sino la «irritante» percepción generalizada en el PP -el certero adjetivo es de un hombre de Rajoy, el veterano secretario general del Grupo Popular Jorge Fernández- de que está muy claro de dónde saca pa tanto como destaca.

¿Qué ha convertido al que fuera secretario general de la cavernaria Alianza Popular de Fraga en más «centrista» y «moderado» que dirigentes que llevan defendiendo los mismos valores desde los tiempos de su militancia en la UCD o el Partido Liberal? ¿Acaso han surgido entre ellos discrepancias ideológicas o programáticas que coloquen a Gallardón más a la izquierda respecto a cuestiones políticas y económicas fundamentales o ha ocurrido, más bien, que Gallardón se ha plegado una y otra vez a las conveniencias tácticas y estratégicas del PSOE y su prensa adicta, desmarcándose de sus compañeros en asuntos como la exigencia de que se investigue el 11-M o las relaciones con el grupo Prisa después de que su presidente tachara de «guerra civilista» a la actual cúpula del PP, por no rememorar los tiempos en los que se ponía de perfil sobre la corrupción felipista o los GAL?

El impostado progresismo de Gallardón no es sino el rédito de su insolidaridad con algunas de las decisiones adoptadas por las direcciones del partido y del grupo parlamentario con Rajoy a la cabeza. Son los adversarios políticos y periodísticos del PP quienes le han dado esas credenciales a cambio de los goles en propia puerta que el hoy alcalde lleva años marcando para ellos. Su juego consiste en congraciarse con el contrincante, asistiendo impávido desde la banda -o incluso aplaudiendo sotto voce- a cada momento en que le parten la pierna a un compañero de partido.

Con quien él busca el cuerpo a cuerpo no es con la izquierda, sino con aquella parte de la derecha democrática que mantiene posiciones más rotundas y vehementes en la defensa sin complejos de los valores que movilizan al electorado del PP. Por eso se lleva a partir un piñón con los medios que masacran a los demás dirigentes populares y se empecina, en cambio, en sentar en el banquillo a Jiménez Losantos por haber expresado una opinión, todo lo severa, implacable e incluso injusta que se quiera, pero una opinión al fin y al cabo. ¿«Centrista», «moderado» quien reacciona con tal intolerancia frente a quien le critica? ¿O es que la única libertad de expresión que hay que proteger es la de aquellos que, incluso a la hora del insulto, la diatriba y la calumnia cumplen los requisitos canónicos sobre a quién es políticamente correcto linchar?

Otros dirigentes nacionales del PP como Zaplana o, más recientemente Esperanza Aguirre, también saben lo que son las mayorías absolutas. El propio Rajoy fue el director de la campaña de las generales de 2000 cuando el PP pulverizó todos los récords de la historia del centro-derecha en España. La diferencia estriba en que los mismos medios que lanzan voraces ofensivas cada vez que descubren que el primo del cuñado de un amigo de Zaplana firmó un contrato con Terra Mítica o que el yerno de la vecina de un tío tercero de Esperanza Aguirre obtuvo una recalificación de terrenos, jamás hacen ni siquiera la menor insinuación sobre las estrechas relaciones de Gallardón con Fernández Tapias y otros empresarios de su clan que perpetran suculentos negocios en Madrid. La diferencia estriba en que los mismos medios que llevan breando a palos al propio líder del PP durante toda la legislatura mantienen al alcalde entre algodones y le practican cuando llega el caso auténticas felaciones radiofónicas.

¿Se imaginan la que se habría organizado -por poner un ejemplo doblemente inverosímil- si el acusado de favorecer a una amiga con decisiones urbanísticas hubiera sido Angel Acebes? Primero le habrían fusilado al amanecer y después habrían preguntado a su cadáver si las acusaciones eran ciertas.

Por eso lo que ahora está en juego es saber si el PSOE y la prensa gubernamental van a tener más influencia en la composición de la lista de Rajoy que los órganos competentes del partido y las personas que se han ido dejando la piel a tiras al ejercer como vanguardia de su labor de oposición. Por eso, si Rajoy tuviera la tentación de transigir ante la dinámica de hechos consumados que trata de crear Gallardón para adquirir una posición ventajista de cara a una eventual sucesión, su obligación moral sería convocar un Congreso del PP y explicar a las bases por qué lo electoralmente conveniente puede terminar implicando que se recompense el egoísmo insolidario y se castigue el desgaste generoso.

Cuando Fouquet cayó en desgracia todos sus antiguos amigos y protegidos se olvidaron de él, menos el valeroso Jean de La Fontaine. Desafiando la cólera real, el fabulista escribió su Elegía a las Ninfas de Vaux con un triple objetivo: rendir tributo a la gloria del magnate encarcelado, justificar la ceguera de su ambiciosa conducta y solicitar que fuera perdonado. Si al comienzo de este artículo he incluido diez de sus versos más representativos en su francés original ha sido para preservar la ingenua musicalidad de sus pareados consonantes. Gallardón no necesita traducciones -siempre podría pedirle a su prima Cecilia que le echara una mano- pero debería aplicarse meticulosamente el cuento: «Cuando sobre la mar se navega a velas desplegadas/ hasta el punto de creer ser dueño de vientos y estrellas/ es muy difícil controlar los deseos/ y el más sabio se duerme sobre la fe de los Céfiros./ Jamás un favorito pone límites a su carrera,/ nunca mira lo que deja atrás/ y todo este vano amor de grandezas y ruido/ sólo lo abandonará después de haberlo destruido./ ¿Tantos famosos ejemplos que la Historia cuenta/ no bastarían sin la pérdida de Oronte?».

A efectos de nuestro paralelismo, es muy significativo que, al lamentar que Fouquet no haya escarmentado en cabeza ajena, La Fontaine se refiera a él como «Oronte», identificándole así con un personaje de la literatura pastoril cuyo nombre también tomará prestado pocos años después Moliére para bautizar en El Misántropo a un cortesano que, más que la ambición, encarna la vanidad sin límites. Y es más significativo aún que una de las escenas más divertidas de esa comedia sea aquélla en la que Oronte se presenta con un pretencioso soneto buscando la aprobación de los demás y el personaje central, Alceste, emprende todo tipo de rodeos y subterfugios para no decepcionar sus expectativas, diciéndole claramente lo que piensa.

Que Gallardón es una mezcla de Fouquet y Oronte está sobradamente acreditado. Los próximos días nos dirán en cambio si en Rajoy prima el sentido de la autoestima imprescindible para cualquier tipo de reinado o esa crónica obsesión por eludir cualquier conflicto que, a la larga, termina siempre alumbrando los mayores dramas. Sírvale de pista que lo que más ofendió a Luis XIV fue que, en el ínterin entre la fiesta y la detención, su subordinado le ofreciera regalarle aquella suntuosa propiedad que previamente le había robado. www.elmundo.es 26.08.07

El alcalde de Madrid llena el vacío político del PP tras el debate sobre el estado de la nación postulándose y apelando al centro

Alberto Ruiz-Gallardón lo dijo en mayo pasado y lo ha vuelto a repetir estos días, dejando en evidencia el vacío político existente en el Partido Popular tras el debate sobre el estado de la nación. La fórmula para ganar las elecciones de marzo de 2008 es una "formula sosegada en las maneras y enérgica en las iniciativas", dijo el 28 de mayo, al día siguiente de las elecciones municipales y autonómicas del 27-M, ofreciéndose como lugarteniente de Mariano Rajoy en las listas del PP al Congreso. "Los 388.745 votos de ventaja obtenidos en la capital han sido determinantes para alcanzar esos 150.000 sufragios sobre el PSOE a nivel nacional", enfatizó aquel día.

La interpretación de Ruiz-Gallardón chocaba frontalmente con la de Ángel Acebes y Eduardo Zaplana y con la estrategia de Rajoy. Este trío, que ha echado la bencina política durante estos casi tres años y medio, practica la política de la polarización. ¿Y esto qué es? Se trata de unir a sangre y fuego a la propia base electoral a un lado y favorecer por el camino la unidad de los adversarios en el otro polo. El ariete de esta estrategia: la movilización permanente y, a ser posible, hasta las vísperas electorales de marzo de 2008. ¿Cuál fue la bencina de este proceso? La sed de recupera el poder arrebatado por la inesperada derrota del 14-M, ese virtual golpe de Estado a horcajadas del atentado 11-M, según la interpretación particular del trío.

La lectura de los resultados del 27-M por parte del trío era diametralmente opuesta a la de Ruiz-Gallardón. Para los tres, lo que triunfó en gran parte en Madrid fue precisamente el hecho de que la capital de España se convirtió durante tres años en el epicentro de las movilizaciones populares contra el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. En esta interpretación importan menos los méritos centristas de Ruiz-Gallardón que la estrategia de la tensión a través, por ejemplo, de la movilización de las víctimas del terrorismo.

Ruiz-Gallardón opone a la polarización otra estrategia posible, lo que en la política norteamericana se suele identificar como una política de cuña. La política de cuña intenta unir a una importante base electoral en uno de los polos... al tiempo que busca dividir a la coalición opuesta.

En sus recientes declaraciones, Ruiz-Gallardón lo explica de forma algebraica. El PP "debe ofrecer un proyecto centrado, moderado y pragmático donde se reconstruyan los consensos que de una forma calculada han sido socavados durante el mandato socialista y convocar e ilusionar también a aquellos ciudadanos que no nos votaron en las últimas elecciones generales y que, sin embargo, están preocupados, algunos de ellos incluso alarmados, como consecuencia de esa ruptura de los consensos que el Gobierno de Zapatero ha realizado".

La reciente caída de Karl Rove, el llamado arquitecto de las dos victorias de George W. Bush, ha suscitado, precisamente, un debate análogo sobre la estrategia a seguir ante las elecciones presidenciales de noviembre de 2008 en Estados Unidos. Rove fue el promotor de la polarización a ultranza. Y cuando intentó usar la inmigración como una cuña terminó dividiendo a su propia base electoral. Su salida tras la derrota electoral de Bush en noviembre pasado en el Congreso y el Senado confirma que esa política ha fracasado. Por el desastre de la guerra de Irak, sí, pero también por otros grandes errores.

"El señor Rove me recuerda a menudo al minero que extrae las últimas pepitas de una veta exhausta", escribe David Frum, asesor especial de Bush entre enero de 2001 y febrero de 2002. "En las legislativas de 2006 los republicanos y conservadores han pagado el precio por esa actitud de sabemos lo que es mejor. Me temo que pagaremos un precio aún más alto en 2008", añade. Acebes, Zaplana y los demás también saben ahora lo que es mejor... como entre el 11 y el 14-M.

Ruiz-Galllardón quiere ir al Congreso porque cree, como acaba de decir, que se lo merece; porque tiene una estrategia diferente a la polarización y porque, en el caso de fracasar la candidatura de Rajoy en el 2008, podría sortear, desde el Congreso y la alcaldía de Madrid, el hándicap Hernández Mancha y postularse para ser el candidato del PP en 2012. www.elpais.es  24.08.07

Concejales del PP de Madrid piden a Gallardón 'más democracia interna'

Una docena de los 34 concejales del Grupo Popular del Ayuntamiento de Madrid, algo más de la tercera parte, va a exigir en los primeros días de septiembre a su alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, «más democracia interna» en la corporación municipal.

Han tomado esta decisión ante el temor a que se repita la experiencia de la anterior legislatura. En estos últimos cuatro años, el primer edil, en vez de reunirlos una vez al mes, como marca el Reglamento de los populares, sólo lo ha hecho en cinco ocasiones.

El malestar contra Gallardón y su núcleo duro se ha reflejado por escrito en una carta remitida a finales del pasado mes de julio a todos los concejales, incluido el propio alcalde, en la que se recuerdan algunas normas que regulan el funcionamiento del Grupo Popular.

Los ediles populares tampoco han celebrado, tras las elecciones, encuentros de coordinación de los concejales de distrito, y no están dispuestos a repetir la experiencia de la legislatura pasada. «Durante los últimos cuatro años los concejales de distrito han sido considerados por el Gobierno municipal como de segunda y ya está bien», según dijo ayer uno de los cargos públicos elegido dentro de las listas del Partido Popular de Madrid.

El detonante de este movimiento ha sido una carta que envió Angel Garrido, secretario de Distritos del PP de Madrid y edil de Vallecas Villa, a finales de julio a todos los concejales, incluido el alcalde. La misiva recordaba las normas que han venido regulando el funcionamiento del Grupo Municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento. Este reglamento se cumplía cuando estaba en la Alcaldía José María Alvarez del Manzano, quien tenía un encuentro institucional antes del Pleno municipal para debatir los temas que se iban a aprobar. Si alguno de los presentes pedía explicaciones de algún punto del orden del día o preguntaba por qué había que votar de una u otra manera, se le contestaba.

En la carta de Garrido, que ha caído muy mal entre el núcleo duro de Gallardón, el representante popular señala: «Una vez constituido nuestro grupo de concejales en el Ayuntamiento de Madrid, he creído conveniente dirigirme a ti, en tu condición de concejal e integrante del mismo, con el único objeto de plantearte un recordatorio para el mejor funcionamiento del Grupo». Posteriormente, recuerda sólo tres artículos, incluido uno en el que se dice que una quinta parte de los miembros del Grupo puede convocar la reunión.

Entre estos 12 representantes populares disconformes con el funcionamiento interno, próximos a Esperanza Aguirre, hay concejales de la anterior legislatura y recién llegados a la Casa de la Villa, que se han visto sorprendidos por el hecho de que antes de los plenos municipales no se celebren reuniones, como hace el Grupo Popular en el Congreso, en el Senado, en la Asamblea de Madrid y en los ayuntamientos de la región.

Alguno de los ediles más activos era partidario de hacer un comunicado público, «incluso una rueda de prensa», pero finalmente han optado por una vía más interna para llamar la atención de su alcalde.

Uno de ellos explicó a este periódico que están muy molestos con la petición de Gallardón de ser candidato a diputado en el Congreso. «Una de las razones por la que nos han dicho que no se pueden tener más encuentros es por 'la falta de tiempo' del alcalde. Pero podríamos tener reuniones con Manuel Cobo [el vicealcalde] o con otros miembros del gobierno municipal y no nos llaman para nada. Somos concejales de segunda que nos enteramos de la mayor parte de las iniciativas por la prensa». «No cuenta con nuestra opinión», dice otro de los ediles.

Los concejales de distrito también están muy molestos con el alcalde porque desde el gobierno municipal, estén restando competencias a las juntas de distrito. «Si ahora queremos poner o quitar un bolardo, tenemos que hacerlo con el equipo de gobierno, mientras que antes éramos nosotros, quienes conocemos los problemas de los vecinos, los que decidíamos», añade un edil. Este recorte de competencias comenzó en la anterior legislatura y no están dispuestos a que siga en la actual.www.elpais.es  24.08.07

EL REGLAMENTO DEL GRUPO MUNICIPAL 'POPULAR'

En la carta dirigida a los concejales 'populares' se citan tres artículos del Reglamento del Grupo Municipal del PP, en los que se establecen las normas de funcionamiento de los grupos de todos los municipios de la Comunidad de Madrid.

Artículo 1. «[El Grupo] estará integrado por los concejales elegidos en la lista del Partido Popular para el Ayuntamiento, así como aquellos que adquieren dicha condición y que continúen en el mismo durante la legislatura y presidido por quien haya encabezado la lista electoral».

Artículo 7: El Pleno del Grupo se reunirá: a) Antes de cada Pleno del Ayuntamiento. b) Cuando lo convoque el Presidente o en su defecto el portavoz o a solicitud de una quinta parte de los miembros del Grupo. c) Antes del día 15 de diciembre y del 31 de enero con objeto de aprobar los Presupuestos del Grupo del año siguiente y la liquidación del año anterior.

Artículo 8: Los miembros del Grupo podrán solicitar la inclusión en el orden del día del Pleno del Grupo de los puntos que, suficientemente motivados, consideren necesarios. La solicitud podrá presentarse antes de los 10 días previos a su celebración.www.elpais.es  24.08.07

Gallardón exhibe sus cuatro victorias ante quienes le critican por querer ser diputado

Ha llegado el momento de recoger los frutos de 30 años de obediencia a la dirección del PP. Esto es lo que ayer dejaron traslucir las palabras del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, en su primera intervención pública desde que el pasado domingo volvió a ofrecerse para acompañar a Mariano Rajoy en la candidatura al Congreso. "He hecho todo lo que el partido me ha pedido siempre, he asumido las responsabilidades que me han encargado sin cuestionarlas", subrayó Gallardón, quien, tras alardear de sus cuatro "mayorías absolutas consecutivas", se extrañó de que aún sorprenda su "ilusión" de "ayudar a Rajoy". Aunque mantiene su aspiración, afirmó que acatará "siempre" lo que diga el presidente del PP.

Casi ninguno de los más de 30 medios de comunicación que ayer por la mañana acompañaron a Alberto Ruiz-Gallardón en su visita a las obras de unas instalaciones deportivas en la capital tenía el más mínimo interés en la infraestructura en cuestión. El propio alcalde de Madrid bromeó sobre la abrumadora presencia de reporteros, pero eso no le impidió seguir con el discurso que traía preparado. Sólo se saltó el guión al permitir preguntas, en contra de su costumbre en este tipo de actos.

Pero ayer se dejó. Y para evidenciar que en ese momento cambiaba su papel de alcalde por el de dirigente del PP se quitó primero el casco y, luego, se explayó a gusto en sus respuestas. Del aluvión de críticas que ha recibido en los últimos días por parte de algunos dirigentes de su partido -el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Eduardo Zaplana; el secretario general del PP, Ángel Acebes, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, entre otros- sólo comentó su extrañeza de que "a alguien le haya podido sorprender" que vuelva a postularse como candidato al Congreso. Sus polémicas declaraciones, alegó, "son las mismas que hace dos años o que hace unos meses".

Ya 30 años en el PP

"Yo tengo 48 años y más de 30 en el PP", recordó con cierta solemnidad, antes de hacer un repaso a su trayectoria política. No dio puntada sin hilo, porque hizo valer sus cuatro victorias electorales, siempre por mayoría absoluta -fue presidente de la Comunidad de Madrid entre 1995 y 2003 y es alcalde de la capital desde ese mismo año-, y no se olvidó de subrayar que en cada convocatoria ha ido ganado votantes: en las elecciones del pasado 27 de mayo, obtuvo el 55,65% de los votos.

También recordó que en democracia lo que importan son los votos de los ciudadanos. "Y la fuerza política del PP de Madrid quedó acreditada en las últimas elecciones municipales", subrayó, obviando la victoria en la Comunidad de Madrid de su compañera de partido, Esperanza Aguirre.

No hubo asomo de autocrítica, ni siquiera a la hora de explicar por qué ahora vuelve a la carga con su ambición de ser diputado en el Congreso y alcalde de la capital, cuando ya había dicho en mayo pasado que no volvería hablar de ese asunto. "Porque si me preguntan, contesto", respondió Gallardón.

La polémica por su postulación como gregario de Rajoy en la lista del Congreso surge, efectivamente, de una entrevista que difundió el pasado domingo la agencia Efe. El alcalde de Madrid ni siquiera dijo en qué posición quería ir en la lista y que su única intención es "contribuir en todo lo que pueda a que Mariano Rajoy gane las elecciones". Lo que negó es que este deseo, que efectivamente y ha manifestado en varias ocasiones, hubiera caído mal en su partido. "¿Quién lo ha recibido mal en el partido? Yo no he oído ninguna crítica dentro del partido, ningún comentario desfavorable a esa oferta". Al día siguiente, los reproches desde su propia escudería llegaron aceleradamente

¿Alonso o Hamilton?

Por eso le preguntaron ayer: "¿Se siente cómo Fernando Alonso contra Lewis Hamilton en la escudería Mac Laren?", en alusión a su falta de apoyo en la dirección del PP. "Con quien tenemos que comparar a Alonso no es con Ruiz-Gallardón, sino con Mariano Rajoy, que va a ser, no número uno en las listas, sino en las preferencias de los españoles y será el próximo presidente del Gobierno", respondió, tras augurar que el piloto asturiano volverá a ganar el mundial de F-1.

La tormenta de verano levantada en el PP, que descarga tras la marcha de Josep Piqué en Cataluña y Jaume Matas en Baleares, ha sido recogida por el PSOE como arma de ataque al PP. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, fue ayer un poco más allá que José Luis Rodríguez Zapatero y José Blanco cuando fue preguntado sobre la cuestión.

La polémica surgida por las declaraciones de Ruiz-Gallardón se debe, según el análisis de Rubalcaba, a que ya dentro del partido de Rajoy "hay gente que está descontando la derrota electoral del PP". La cuestión denota, añadió, "un proceso de discusión sobre el liderazgo pos Rajoy" y que "quienes menos confían en el liderazgo de Rajoy son algunos de sus correligionarios".

Alcaldes en el Congreso

Cinco de los 350 diputados de esta legislatura compatibilizan la alcaldía y el acta parlamentaria. El PP es el partido con más casos: Ángeles Muñoz es, además de diputada por Málaga, alcaldesa de Marbella, José Folgado compagina su escaño con el gobierna Tres Cantos (Madrid), y José Oreiro, con el de Carnota (A Coruña). La socialista Rosa Apolonio es regidora de Montilla (Córdoba), y Ana Oramas, de La Laguna (Tenerife) por Coalición Canaria.

Estos casos no son excepcionales. Paco Vázquez, del PSOE, fue 17 años alcalde de A Coruña y diputado. Celia Villalobos (PP), combinó el Congreso y el Ayuntamiento de Málaga hasta que en 1999 Aznar la aupó al Ministerio de Sanidad. Su compañera de partido Teófila Martínez renunció a su acta en 2000 para encabezar al PP en las elecciones andaluzas, después de cinco años compaginando su escaño y la alcaldía de Cádiz. Paulino Rivero, de Coalición Canaria dejó en 2007 la alcaldía de El Sauzal (Tenerife) y el Congreso para asumir el Gobierno Canario www.elpais.es 23.08.07

Los barones del PP cierran filas en torno al líder del partido

No es el momento. El debate de candidaturas todavía no está abierto, aunque son bienvenidas las propuestas de militantes preparados que puedan ayudar a Mariano Rajoy a llegar a La Moncloa. Las reacciones entre las delegaciones regionales del PP sobre las aspiraciones de Alberto Ruiz-Gallardón de integrarse en las listas al Congreso en las generales se ciñeron al guión establecido anteayer por el líder con sus declaraciones. Estas son algunas de ellas.

- Andalucía. El presidente del PP en Andalucía, Javier Arenas, dijo que no es tiempo de "abrir y alimentar" un debate sobre las listas para las generales. Arenas, que no mencionó a Gallardón, cerró filas en torno a Rajoy. "En política hay que saber medir los tiempos y no es tiempo de abrir un debate interno sobre listas electorales y sí de que hagamos una piña en torno al liderazgo indiscutible de Mariano Rajoy", aseguró Arenas, que abogó por no fomentar polémicas que "sólo favorecen a la oposición y al PSOE".

- Cataluña. El presidente del PP catalán, Daniel Sirera, obvió la crisis sobre la candidatura de Gallardón y se limitó a señalar que le parecía "prematuro hablar de candidaturas cuando ni siquiera están las elecciones convocadas", aunque precisó que "cada uno es dueño de sus tiempos"

La coordinadora de campaña de Lleida, Pilar Arnalot, defendió la candidatura del alcalde de Madrid al considerarlo "suficientemente preparado para ir al Congreso". "Ha hecho una magnífica labor en el Ayuntamiento de Madrid y lo ha demostrado", agregó: "Sus palabras no suponen una falta de respeto".

- Castilla-La Mancha. "Todos los afiliados del PP nos debemos sentir orgullosos de un partido que tiene líderes con mucho éxito y que todos quieran arrimar el hombro para que el PP gobierne", dijo su portavoz en Castilla-La Mancha, Carmen Riolobos, que subrayó que se trataba de una opinión personal. "Es importante que los ciudadanos sepan que el PP tiene líderes que han tenido grandes éxitos electorales", añadió. La presidenta del partido, María Dolores de Costedal, ya dijo en mayo cuando Gallardón planteó su disponibilidad para ir al Congreso, que "ofrecer la colaboración nunca se puede tachar de osadía".

- Castilla y León. Juan Vicente Herrera, el presidente del partido en Castilla y León y presidente regional, dejó en manos de un portavoz su opinión, que se redujo a un escueto "el presidente suscribe y seremite a las declaraciones, como no podía ser de otra manera" efectuadas anteayer por Mariano Rajoy. Otras fuentes del PP en la región optaron por la discreción y ofrecieron una respuesta similar, añadiendo que éste "no es el momento" para pronunciarse sobre el tema. "Cuando lleguen las elecciones será cuando toque pronunciarse", añadió el portavoz de Herrera www.elpais.es 23.08.07

Bono afirma que el PP esconde a Gallardón "para que sobresalgan los que no levantan cabeza"

El ex presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, ha considerado que el alcalde de Madrid, Alberto Ruíz Gallardón, es uno de los mejores activos de la derecha española y que su rechazo, dentro del propio PP, demuestra que no podrán ganar las elecciones porque no soportan a los mejores. Sobre el posible regreso de Rodrigo Rato a la política activa, Bono ha dicho que Mariano Rajoy es de una "extraordinaria debilidad" y que en el PP quizá intenten que dimita para "poner a Rato".

"A veces tengo la impresión de que le quieren más los ciudadanos que los propios dirigentes del PP y esta es la prueba evidente de que el PP no puede ganar porque desprecian lo más valioso o moderado que tienen y se apuntan a la exageración y al extremismo", ha indicado.

Bono ha agregado que a Gallardón quien menos le quiere es su propia familia política, y eso es, a su juicio, la prueba de que su enfermedad no es pasajera sino que tienen una metástasis muy extendida. "Daría la impresión que tienen que esconder a los que destacan para que sobresalgan los que no levantan cabeza", ha dicho el ex ministro.

"Y quien esté en el Congreso tendrá ventaja"

Por su parte, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha reiterado en los micrófonos de la Cadena Ser que "hay quien dentro del PP está descontando la derrota" del presidente del partido, Mariano Rajoy.

"Y quien esté en el Congreso tendrá ventaja sobre quien no esté", ha subrayado haciendo referencia al "lío" del PP y el "enfado" de algunos de sus dirigentes como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.www.elpais.es 23.08.07

Gallardón se declara "extrañado" por la reacción de miembros del PP a sus pretensiones políticas

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, no suele establecer un turno de preguntas y respuestas con los periodistas cuando, como esta mañana, visita obras públicas. Sin embargo, hoy ha hablado largo y tendido con la prensa del nuevo revuelo que han provocado sus palabras expresando la "ilusión" que le haría ir en las listas nacionales del PP para las próximas elecciones generales. Gallardón se ha declarado "extrañado" de que sus pretensiones políticas hayan sorprendido a algunos compañeros de partido. Por su parte, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha declarado que esta controversia indica en el PP se da por descontada la derrota de Rajoy en las elecciones y que ya se prepara la etapa post Rajoy.

Durante la visita a unas obras de un centro deportivo, Gallardón se ha mostrado categórico: "Me ha extrañado porque es algo que he pronunciado ya hace dos años y hace unos meses".

Hace dos meses, y tras la controversia que entonces se desencadenó, Gallardón afirmó que no iba a volver a aludir al asunto. "Si he vuelto a hablar del tema es porque me lo ha preguntado un periodista", ha afirmado, y ha añadido que no le gusta dejar preguntas sin responder.

30 años al servicio del PP

El alcalde de Madrid ha recordado que su labor dentro del PP, partido al que ha servido desde hace 30 años: "He sido candidato varias veces y he obtenido cuatro mayorías absolutas". Por último, ha reconocido que la decisión sobre la composición de las listas compete al presidente del PP, Mariano Rajoy. "Siempre estaré a lo que diga mi partido", ha añadido. Gallardón ha llegado a comparar a Rajoy con el piloto de fórmula uno, Fernando Alonso.

Las palabras de Gallardón el pasado fin de semana en una entrevista concedida a la agencia Efe motivaron la reacción del secretario general del PP, Ángel Acebes: "Ahora cada uno debe estar a su trabajo", dijo. Por su parte, el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Eduardo Zaplana, tachó de "error" hablar ahora de las futuras candidaturas del PP y aseguró que "es lo que menos le conviene al partido".

Por último, Esperanza Aguirre aseguró que no le sorprendían las declaraciones de Gallardón porque no era la primera vez que las hacía.www.elpais.es 22.08.07

“Rajoy va a ser el número uno, como Alonso”

Mientras subrayaba su adhesión al partido, Gallardón no ha dudado en comparar a Mariano Rajoy con el piloto de fórmula uno Fernando Alonso. “A quien hay que comparar con Alonso no es a Alberto Ruiz-Gallardón, sino a Mariano Rajoy", ha señalado el alcalde de Madrid al ser preguntado sobre si se siente como el piloto español frente a su compañero Lewis Hamilton en el equipo McLaren. "Él va a ser el número uno, no solamente en las listas electorales del partido, sino también en la preferencia de los españoles y, por tanto, será el próximo presidente del Gobierno". www.elpais.es 22.08.07

Rajoy no logra frenar la división en su partido por la candidatura de Gallardón

El secretario del Grupo Popular acusa al alcalde de Madrid de "falta de respeto y educación"

El presidente del PP, Mariano Rajoy, no logró frenar ayer la polémica abierta en su partido en torno a la eventual candidatura a diputado de Alberto Ruiz-Gallardón. Al contrario, la ambigüedad de Rajoy, quien dijo que tomará una decisión "cuando se convoquen las elecciones", propició nuevas críticas al alcalde de Madrid, incluida la del secretario general del Grupo Popular, Jorge Fernández Díaz, quien le acusó de "falta de respeto" y "de educación". El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, se preguntó "por qué hay personas que no quieren que los mejores participen en las elecciones generales".

El presidente del PP dice que decidirá "cuando se convoquen las elecciones"

"¿Por qué hay gente que no quiere a los mejores en las elecciones?", se pregunta el vicealcalde

En una entrevista concedida a la agencia Europa Press, Rajoy se zafó como pudo de las preguntas sobre la inclusión del alcalde de Madrid en su candidatura para las próximas generales. Tras agradecer la "disponibilidad" de Ruiz-Gallardón, de quien dijo que "es un gran alcalde de Madrid", alegó que la composición de las listas no constituye "una gran preocupación de la mayoría de los ciudadanos" y se quejó de que se le plantee este asunto cuando nadie le pregunta al presidente José Luis Rodríguez Zapatero quién va a ser el número dos de su lista.

Rajoy aseguró que decidirá cuando se convoquen las elecciones, "que será en enero si se celebran en marzo" de 2008. "Tomaré la decisión que me parezca más sensata, siempre escuchando a la gente", insistió. "Mi obligación es escucharles a todos, sobre todo a las personas inteligentes y que tienen conocimiento de causa".

Rajoy fue ayer mucho más cauto que en mayo pasado, cuando se mostró muy distante con el alcalde de Madrid, quien planteó por vez primera su deseo de formar parte de la lista del PP al Congreso. "Gallardón podría ser un buen número dos, pero hay muchos otros", dijo entonces.

El presidente del PP pudo escuchar ayer mismo nuevas declaraciones de dirigentes de su partido sobre este asunto. Y en un tono cada vez más agrio. El secretario general del Grupo Popular en el Congreso, Jorge Fernández Díaz, llegó a decir que la insistencia del alcalde de Madrid en postularse para diputado "suena a falta de respeto" y "de educación" hacia Mariano Rajoy, informa Efe.

"Alegar que el alcalde de Madrid aportará el voto moderado que el PP necesita es tanto como decir que el PP es un partido radicalizado. Eso está bien que lo diga el PSOE, pero no está bien que se diga desde nuestras filas", continuó Fernández Díaz.

El dirigente popular agregó que el PP es un partido "moderado en las formas", pero con convicciones "firmes y sólidas", aunque algunos, agregó, sin citar a Gallardón, "confunden la moderación con el relativismo".

Fernández Díaz consideró "reiterativo" que Gallardón haya vuelto a plantear su disposición para ser diputado y señaló que, según los estatutos del PP y la Constitución, lo "razonable" es que los alcaldes y dirigentes autonómicos que quieran un escaño en las Cortes lo ocupen en el Senado y no en el Congreso.

En este punto coincidió con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien apenas disimula su animadversión hacia el alcalde. Aguirre pasó formalmente sobre el tema, pero a la vez dejó clara su postura al recordar que a ella le parece "muy bien" todo lo que diga el secretario general de los populares, Ángel Acebes, sobre esta cuestión. Acebes, declaró el día anterior que "no es el momento, ni interesa al PP", hablar de las aspiraciones de Gallardón: "La selección de candidatos para el Congreso y el Senado no se ha abierto dentro del PP".

El portavoz adjunto del PP en el Congreso, Vicente Martínez Pujalte, insistió en las críticas. Preguntado sobre la posibilidad de que Gallardón atraiga el voto moderado, Pujalte replicó: "Nadie puede atribuirse las esencias de nada, porque las esencias de un partido de centro y moderado las hemos construido entre todos", informa Servimedia.

El presidente de los populares en Vizcaya, Antonio Basagoiti, se sumó a la consigna oficial del PP y señaló que Gallardón debe atenerse "a los tiempos que marque Rajoy". Además, señaló que parece que el alcalde de Madrid "se sube al tren antes de que haya salido", declaró a Radio Euskadi.

La respuesta al aluvión de críticas más o menos moderadas llegó por parte del vicealcalde de Madrid y mano derecha de Gallardón, Manuel Cobo, quién afirmó que Gallardón está entre los políticos del PP capaces de atraer voto. "En el próximo mes de marzo se jugará un partido trascendente para todos los españoles, para el PP y Mariano Rajoy, uno de esos partidos donde te juegas tanto que es necesario contar con los mejores". Según Cobo, Gallardón es una de esas personas "que pueden aportar experiencia y capacidad para ganar".

Cobo no abandonó el símil deportivo y se mostró "seguro de que Rajoy tendrá la capacidad de hacer la alineación sin que nadie se la dicte desde fuera" y se preguntó "por qué hay personas que no quieren que los mejores participen en las elecciones". "No sé qué intereses les mueven, pero cada vez que Alberto Ruiz-Gallardón hace la más mínima declaración se ponen muy nerviosas", añadió. Para Cobo, el anuncio del alcalde "es lógico, coherente y nada nuevo".

Por otra parte, Rajoy consideró posible un Gobierno del PP con ministros catalanes. "Estoy dispuesto a llegar a acuerdos con otras fuerzas políticas, pero nunca trituraré mis convicciones" y añadió: "Nosotros ya hemos gobernado en coalición con partidos nacionalistas", declaró en una entrevista al Diari de Girona.

Sobre el futuro de Rodrigo Rato y su posible vuelta a la política nacional cuando deje definitivamente la dirección del Fondo Monetario Internacional, el líder popular señaló que Rato no quiere volver a la política: "Él ha manifestado públicamente y también me lo confirmó personalmente, que no quería seguir en la política; pero en cualquier caso, es una persona muy valiosa que está aquí y con la que a todos nos gustaría contar". www.elpais.es 22.08.07

El Mundo carga tintas contra Rajoy

Por tercer día consecutivo, el diario El Mundo dedica hoy su editorial a arremeter contra el alcalde popular de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, de quien considera que “juega para el PSOE ante la pasividad de Rajoy”. Una vez más, el periódico de Pedro J. Ramírez critica al dirigente del PP madrileño por sus declaraciones sobre la posibilidad de compatibilizar su cargo con el de diputado. Si el editorial es duro con Gallardón, más lo es aún con Mariano Rajoy, que “tiene merecido” recibir “el látigo socialista” por “su pasividad” ante las palabras del alcalde.

El Mundo empezó la semana con duras críticas al dirigente del PP madrileño Alberto Ruiz-Gallardón, que había reiterado su intención de formar parte de las listas electorales de 2008. Hoy el editorial no solo censura al alcalde de la capital, sino que arremete contra el líder de los populares por no haber zanjado la polémica generada y haberse limitado a agradecerle “su disponibilidad” de cara a las generales.

"Regalo suculento"
Pedro J. lamenta en su diario que Gallardón haya hecho “un regalo tan suculento para desviar la atención de la crisis de los servicios públicos” al PSOE, que no ha desperdiciado la oportunidad de arremeter contra el PP, ya que “toda la munición se la ha suministrado el empecinamiento del alcalde madrileño en ir a lo suyo, incumpliendo incluso su promesa de no hablar de ello”.

"Se lo tiene merecido"
Pero, para El Mundo, el mayor responsable de esta crisis dentro de las filas populares es Rajoy. “Se lo tiene merecido porque, en vez de zanjar la polémica, ayer se limitó a decir que ‘agradece la disponibilidad’ de Gallardón”, aclara el texto. Y matiza: “Allá Rajoy con su pasividad. Pero debe tomar nota de que alguien que ya está fuera del debate como Miguel Sebastián acaba de advertir lúdicamente que ‘Gallardón no quiere ocuparse de Madrid, sino quitarle el puesto a Rajoy’”.

"Denigración comparativa"
Según el diario, Rajoy “no puede seguir soslayando la denigración comparativa” en que insiste Gallardón, ya que “el ‘centrismo’ y la ‘moderación’ de los que alardea el alcalde no han sido en realidad sino condescendencia y entendimiento con los adversarios de su partido, mientras sus compañeros eran masacrados por los mismos medios gubernamentales que al él le siguen bailando el agua”.

Ayudar en las generales sin ir en la lista
“¿O es que acaso no se puede ayudar a ganar unas generales -como sin duda hará, por ejemplo, Esperanza Aguirre- sin ir en las listas?”, insiste el editorial, que advierte que “si Rajoy no termina de verlo o no se siente con la suficiente energía como para poner a cada uno en su sitio, lo mejor es que convoque el Congreso del PP y deje que sean las bases quienes lo hagan”.

Ambiciones "antes de tiempo"
Y es que, como señala el editorial del diario El País, “lo que despierta recelos no es que Gallardón tenga ambiciones, sino que la exteriorice antes de tiempo”. Para este periódico, “la reacción de Acebes, Zaplana, y Aguirre, entre otros, revela que esos dirigentes consideran que lo que está en juego es algo más que la posibilidad de compatibilizar la alcaldía con el acta de parlamentario”.

www.elplural.com 22.08.07

Acebes, Zaplana y Aguirre cargan contra Gallardón por postularse como diputado

El alcalde de Madrid reclama un PP "moderado y pragmático" para ganar las generales de 2008

Si el pasado domingo el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, reclamó de nuevo un puesto en la lista del PP al Congreso en las próximas generales para dar voz a la capital en esa Cámara, ayer advirtió de que esas elecciones no se ganarán si su partido no ofrece "un programa centrado, moderado y pragmático" que arrebate voto al PSOE y no sólo afiance el de sus seguidores. Sus sugerencias fueron censuradas por otros pesos pesados del partido. Su número dos, Ángel Acebes, le recordó que la elección de candidatos aún no está abierta. Eduardo Zaplana lo acusó de hacerle el juego al PSOE, pero la presidenta madrileña fue quizá la más hiriente al recordar: "La Cámara territorial no es el Congreso sino el Senado".

Es la segunda vez que el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, reclama un puesto en el Congreso. Tras las pasadas elecciones -las cuartas que gana consecutivamente con mayoría absoluta: dos autonómicas y dos municipales- lanzó un órdago a la dirección del partido y, en un acto público al que asistió Mariano Rajoy, le dijo: "Seré alcalde de todos los madrileños y si tú quieres, querido presidente, trabajaré para que seas el presidente del Gobierno". Ruiz-Gallardón aspira a un puesto destacado en la lista del PP al Congreso por Madrid. Lograrlo lo pondría en buena posición para la sucesión del propio líder del PP en caso de que perdiera sus segundas elecciones. Rajoy declinó sibilinamente su oferta al día siguiente. "Gallardón podría ser un buen número dos, pero hay muchos otros", afirmó el líder del PP.

El domingo, el alcalde de Madrid volvió a poner sobre la mesa sus aspiraciones de dar el salto al Congreso sin dejar el Ayuntamiento. Argumentó que sería "compatible" mantener ambos cargos -al menos tres diputados del PP son ahora alcaldes-, además de "muy favorable" para la capital, que tendría "una voz" en la Cámara. Ayer completó su oferta señalando cuáles, a su juicio, deberían ser las líneas del programa de su partido para ganar las generales

Según Ruiz-Gallardón, para que el PP reúna una mayoría suficiente para formar Gobierno, "debe ofrecer un proyecto centrado, moderado y pragmático donde se reconstruyan los consensos que de una forma muy calculada han sido socavados durante el mandato socialista". Ese proyecto, continuó el alcalde madrileño, tiene, además, que "convocar e ilusionar también a aquellos ciudadanos que no nos votaron en las últimas elecciones generales y que, sin embargo, están preocupados, algunos de ellos incluso alarmados, como consecuencia de esa ruptura de los consensos que el Gobierno de Zapatero ha realizado". Es decir, no dirigirse sólo a sus "tradicionales votantes".

La gestión que, en la visión de Ruiz-Gallardón, debe ofrecer el PP al electorado tiene que dar respuesta a sus necesidades concretas resolviendo, por ejemplo, cuestiones como las carencias de infraestructuras, las dificultades económicas de las familias o la prestación de servicios públicos.

La dirección del partido reaccionó ayer a la propuesta con declaraciones que oscilaron entre la sorna y la simple y llana desautorización. "Los intereses del señor Gallardón ya los conocemos, los ha dicho en repetidas ocasiones", afirmó el secretario general del PP y número dos del partido, Ángel Acebes, con cierta ironía.

Después lo llamó al orden: "En este momento ese proceso no está abierto y lo abriremos cuando convenga al partido". Mientras tanto, "cada uno tiene que ocuparse de las responsabilidades que tiene asignadas". Acebes, que resopló cuando se le preguntó sobre el tema, dejó claro que "no es el momento, ni interesa al PP", hablar de las aspiraciones del alcalde de Madrid. "El proceso de elección de candidatos para el Congreso de los Diputados y el Senado no se ha abierto dentro del PP y cuando se abra podremos pronunciarnos a través de quien tiene que tomar esta decisión, que son los órganos del partido y el Comité Electoral Nacional", zanjó.

Aún más duro fue el portavoz parlamentario del partido, Eduardo Zaplana, que aseguró que apuestas como las de Ruiz-Gallardón son "lo que menos conviene al PP". Zaplana consideró que el regidor madrileño se postula en una situación de extrema debilidad del Ejecutivo socialista. "Cuando hay un Gobierno sin pulso, dedicarnos a hablar de listas electorales o de futuribles en torno a grupos parlamentarios, en vez de realzar el gran trabajo realizado por nosotros durante esta legislatura me parece un error y no hay más que ver cómo el PSOE, en su ausencia de discurso, lo aprovecha", añadió Zaplana.

Las críticas también llegaron de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que mantiene un apenas velado enfrentamiento con el alcalde "Dios me libre de criticar al señor Gallardón", afirmó Aguirre sobre las intenciones del alcalde . La presidenta mostró su extrañeza de que sus declaraciones causen aún sorpresa, porque, dijo, "jamás ha ocultado su deseo de llegar a las más altas responsabilidades a nivel nacional". Aguirre cuestionó las intenciones de Ruiz-Gallardón de ser "la voz de los madrileños" en el Congreso. "Yo tengo que decir que la representación en el Congreso de los Diputados corresponde a la soberanía nacional", agregó la presidenta madrileña, que aprovechó para lanzar un puyazo al alcalde al recordar que "la representación territorial corresponde al Senado".

Otros dirigentes, como la presidenta del PP vasco, María San Gil, también criticaron a Ruiz-Gallardón. "Es un tema en el que no voy a entrar", aseguró. "No voy a alimentar una polémica que a quien beneficia no es desde luego al PP, sino al PSOE, que es quien pretende que demos aire a este tipo de rifirrafes que no son tales".

Al menos tres de los 143 diputados del Grupo Popular en el Congreso son al mismo tiempo alcaldes. La ex portavoz de Inmigración del partido, Ángeles Muñoz, compatibiliza su escaño con el cargo de alcaldesa de Marbella (Málaga); el ex secretario de Estado de Energía con el PP José Folgado fue elegido regidor de Tres Cantos (Madrid) en las pasadas municipales; y José Oreiro es alcalde de Carnota (A Coruña).

www.elpais.es 21.08.07

Rajoy agradece la "disponibilidad" de Gallardón al Congreso pero recuerda que la decisión es suya

El líder del PP subraya que la inclusión del alcalde de Madrid en las listas de las generales se decidirá cuando se inicie el proceso

El líder del PP, Mariano Rajoy, agradece la "disponibilidad" del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, para formar parte de las listas del PP al Congreso de los Diputados, pero entiende que no es el momento de postularse. Será cuando se convoquen elecciones, a principios del año que viene, cuando tome una decisión al respecto, después de "escuchar" a los miembros destacados de su partido. Ayer, algunos de ellos, como Ángel Acebes, Esperanza Aguirre y Eduardo Zaplana, criticaron que el regidor haga públicas sus aspiraciones.

En una entrevista concedida por Rajoy a la agencia Europa Press, el líder popular deja claro que tomará una decisión sobre la posible inclusión de Gallardó en las listas por Madrid cuando se convoquen las elecciones, que "no sabemos si será en marzo o si serán antes". Como ejemplo, ha dicho que nadie ha preguntado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a quién piensa llevar de número dos. "Puedo decir públicamente que agradezco al señor Gallardón su disponibilidad para defender mi candidatura y la posición del PP en las próximas elecciones, pero es lo único que puedo decir, además de que, efectivamente es un gran alcalde de Madrid".

Admite el dirigente popular que ha escuchado a varias personas para decidir si debe incluir o no a Gallardón en las listas. "Bueno, esto es algo parecido a la convocatoria de elecciones, mi obligación es escucharles a todos, sobre todo a las personas inteligentes y que tienen conocimiento de causa". En cualquier caso, subraya que será él el que tome la decisión, que será "la que me parezca más sensata, siempre escuchando a la gente".

"Yo creo que este es un asunto en el que los partidos toman decisiones, de momento no hay elecciones convocadas, faltan unos meses o no, ya lo veremos, y en su momento tomaremos la decisión", ha dicho. En cualquier caso, Mariano Rajoy considera que las listas electorales no son ahora mismo una "gran preocupación en la inmensa mayoría de los ciudadanos".

www.elpais.es 21.08.07

Gallardón: "Sería favorable para Madrid tener voz en el Congreso"

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, se postuló ayer en una entrevista concedida a la Agencia Efe para formar parte de las listas electorales del PP al Congreso de los Diputados en las próximas elecciones generales, previstas para marzo del próximo año. Gallardón considera "por supuesto compatible" ser diputado nacional y alcalde y, además, cree que "sería muy favorable" para la capital que su alcalde tuviese "voz" en el Congreso.

"Es más, grandes alcaldes de Madrid han defendido la voz de esta ciudad en el Congreso; ahí está el ejemplo de Enrique Tierno o de Juan Barranco", apuntó. Para Gallardón, esta sería una buena fórmula para "saldar las deudas de todo tipo, legislativas, políticas, que el Gobierno tiene con los madrileños".

Insistió, además, preguntado sobre si aceptaría una cartera ministerial si el presidente del PP ganara las elecciones y lo eligiera para formar su Gobierno, que su "compromiso" es con la ciudad de Madrid. Pero a renglón seguido reiteró su deseo de "contribuir en todo lo que pueda a que Mariano Rajoy gane las elecciones".

Ruiz-Gallardón negó rotundamente que en su partido haya sido criticado el ofrecimiento que hizo al líder del PP en este sentido. "¿Quién lo ha recibido mal en el partido? Yo no he oído ninguna crítica dentro del partido, ni ningún comentario desfavorable a esa oferta", enfatizó el alcalde de Madrid, quien indicó que sí escuchó "críticas y comentarios desfavorables en determinados medios de comunicación" que "dicen que apoyan al PP".

Consciente de que esa polémica existió, aunque en su opinión sólo en determinados medios de comunicación, no quiso pronunciarse sobre si le gustaría compartir los tres primeros números de la lista al Congreso con Rajoy y Rodrigo Rato. "No hablemos de número porque si yo le contesto que estaría encantado parece que ya estoy no solamente solicitando ir al Congreso, sino decir en un puesto determinado, cosa que no he dicho nunca", apostilló. No obstante, sí afirmó que "todo lo que fuese una presencia de Rodrigo Rato apoyando la candidatura de Mariano Rajoy" a él le parecería "extraordinariamente positiva".

Sobre la retirada de Josep Piqué y Jaume Matas de sus puestos en las direcciones del PP catalán y balear, respectivamente, confió en que la misma "no pase factura" a su partido en los próximos comicios.

Sobre los problemas en las infraestructuras catalanas, señaló que la gestión de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, ha sido "un error desde el principio". Resaltó que con el presupuesto que tiene el Ministerio de Fomento en lugar de "ayudar al Gobierno lo que hace es convertirse en uno de los elementos más fuertes de crítica al mismo; ahí hay un problema y ese problema es la gestión".

Preguntado sobre las declaraciones de Manuel Fraga en las que afirmaba que "si ETA vuelve a matar, será culpable, pero también quienes dan facilidades y negocian con ella sin publicidad", el alcalde señaló: "Una negociación encubierta sería no solamente una violación del mandato que en su día dio el Congreso autorizando al Gobierno a una negociación, sino una deslealtad política que merecería el máximo de los reproches". www.elpais. es 20.08.07

Acebes y Aguirre critican que Gallardón vuelva a postularse para el Congreso

Al PP no le gusta que el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, se haya postulado de nuevo para ser incluido en las listas de Madrid de cara a las próximas elecciones generales. El secretario general del PP, Ángel Acebes, ha dicho que ahora "cada uno debe estar a su trabajo" y que ya se hablará del asunto cuando se abra el proceso de confección de las listas. Por su parte, la presidenta de la comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha dicho que no le "sorprende" el anuncio de Gallardón, pero sí que lo haga después de haber dicho en mayo que no hablaría más del asunto.

En una entrevista a la Agencia EFE, Gallardón dijo ayer que "por supuesto es compatible" la alcaldía de Madrid con un escaño en el Congreso de los Diputados. No sólo eso, sino que considera que "sería muy favorable" para Madrid que su alcalde tuviese "voz" en el Congreso. Y citaba el ejemplo de Enrique Tierno Galván o Juan Barranco.

No era la primera vez que el alcalde de Madrid se postulaba para ocupar un puesto en las listas de Mariano Rajoy de cara a las generales. Ya lo hizo el pasado mes de mayo, recibiendo la reprimenda de su partido. Entonces dijo que no hablaría más del asunto.

Por ello, ha vuelto a recibir la respuesta negativa de su partido. Preguntado por el tema en Marbella, Ángel Acebes ha dicho que en este momento" cada uno debe ocuparse de las responsabilidades que tiene asignadas. Los diputados como diputados y los alcaldes como alcaldes. Cada uno debe estar en su trabajo". A más adelante, "cuando se abra el proceso" de elaboración de listas, "hablaremos".

Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, que ha mantenido varios rifirrafes con Gallardón, no se ha mostrado sorprendida por las declaraciones. "No me sorprende en absoluto, el señor Gallardón lleva postulándose para ir en esa lista muchísimo tiempo. Jamás ha ocultado su deseo de llegar a las más altas responsabilidades institucionales a nivel nacional", ha dicho Aguirre. Sí en cambio le extraña que lo haga ahora de nuevo "cuando en mayo dijo que no hablaría más del tema".

Aguirre ha ido un poco más lejos, al decir que si las ciudades estuvieran representadas en el Congreso, por más que haya habido alcaldes-diputados, "de alguna manera se rompería nuestro sistema constitucional". "La cámara territorial es el Senado. El Senado tiene una comisión de entidades locales, que en los temas que a nivel nacional afectan a los ayuntamientos puede debatirlos", ha concluido.

www.elpais.es 20.08.07

Aguirre y Gallardón toman posiciones para suceder a Rajoy si pierde

Los políticos, como los ajedrecistas, necesitan tener varias jugadas en la cabeza para triunfar. Y en el PP, los dirigentes clave trabajan ya en un plan B: ¿y si pierde Rajoy? Obviamente, el plan A, el que se lleva el esfuerzo principal, es la victoria, que tras las municipales parece alcanzable. Pero la derrota es una posibilidad real y hay que mover las piezas. En este momento, según todos los dirigentes consultados del PP, sólo Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón, los dos líderes madrileños, están en condiciones de aspirar a esa plaza. Otros barones, como el valenciano Francisco Camps, que ha ganado fuerza con sus resultados, o el balear Jaume Matas, ni tienen el mismo perfil, ni están tan claramente en la carrera.

  • El entorno de Aguirre planea su entrada en el Senado para que dispute la liza nacional

  • La clave está en si Rajoy coloca a Gallardón en la lista al Congreso por Madrid

  • "Es evidente que Rajoy le tiene a Gallardón respeto intelectual, le considera un valor electoral"

El PP es un partido disciplinado y por eso las batallas se viven en relativa sordina. Pero ahora, justo cuando hay que empezar a colocarse para la elaboración de las listas al próximo Congreso de los Diputados, están en plena ebullición. Hasta el punto de que los dos contendientes y sus equipos miden sus apoyos por si llegara un enfrentamiento.

Miembros de la máxima dirección y de ambos sectores en liza coinciden en que Gallardón cuenta con el apoyo de barones muy importantes como el andaluz Javier Arenas, el catalán Josep Piqué o el gallego Alberto Núñez Feijóo. Más dudosos, aunque según fuentes del entorno de Aguirre están con el alcalde de Madrid, se situarían el valenciano Camps o el balear Matas. Ellos están dentro del grupo que ha apoyado, por ejemplo, la reforma de estatutos de autonomía. Madrid es la única comunidad importante del PP que no ha promovido un nuevo texto.

Frente a ellos, y más próximos a Aguirre, se situarían Castilla-La Mancha, Murcia, La Rioja, Castilla y León, el País Vasco, Extremadura, Canarias, Asturias y, obviamente, Madrid, el partido que Gallardón aspiró a controlar. El alcalde obtuvo un rotundo fracaso en ese intento dentro del partido; por eso debe buscar apoyos fuera de su territorio.

Los respaldos regionales implican delegados para un congreso nacional. Formalmente, debería ser en octubre, pero la mayoría de los dirigentes empieza a apostar abiertamente -el propio Gallardón lo hizo en público- por retrasarlo hasta después de las elecciones. La clave de todo, sin embargo, al margen de estos preparativos, está en la decisión de Rajoy de colocar o no a Gallardón en la lista al Congreso por Madrid, no necesariamente de número dos. Ahí se decide todo, porque estar en la Cámara baja significa poder aspirar a la sucesión si hay derrota. Al Gobierno, Rajoy se podría llevar a cualquiera, pero la oposición se hace en el Congreso de los Diputados. "Casi todos pensábamos que la idea de Mariano era colocarlo ahí. Es evidente que le tiene un gran respeto intelectual, que le considera un valor electoral. Con Aguirre no tiene esa relación. Por algo le colocó en maitines [la máxima dirección estratégica, que se reúne todos los lunes, formada sólo por hombres] a él y no a ella. Aunque a Alberto siempre le pierde la boca, ahora lo tiene más difícil". Este es el análisis de un miembro de esos maitines, no precisamente afín al alcalde, pero con él coinciden otros más cercanos.

Gallardón tiene fama de osado en el PP, de arriesgar siempre con sus palabras, y sin éxito interno. Precisamente cuando más alta estaba su figura, porque Rajoy había apostado por él, en el último congreso nacional, abrió la sesión con un discurso polémico. "Algo habremos hecho mal", dijo ante un auditorio convencido de que les habían robado la victoria electoral. Fue recibido con una frialdad desoladora.

Aguirre, mientras tanto, mueve sus piezas para impedir que Gallardón llegue al Congreso. Eso le daría a él un plus, porque podría compaginar, como hizo el socialista Francisco Vázquez durante años, la alcaldía y el escaño. Ella, como presidenta autonómica, no podría. Tendría que dimitir, algo impensable porque perdería su poder.

Por eso, para ella es fundamental que el alcalde no entre en la lista. Y con la fuerza que le han dado sus espectaculares resultados electorales tratará de impedirlo. Entonces sí podría aspirar. O al menos eso cree. Su entorno comenta que ella tiene la opción de ser senadora por designación autonómica y desde allí podría dirigir la oposición. "Antes, en tiempos de Antonio Hernández-Mancha [que era senador], se vio que era imprescindible estar en el Congreso. Pero ahora, Zapatero le ha dado una gran relevancia a los debates en el Senado. Va allí una vez al mes y los choques con Pío García Escudero son a veces más relevantes que los de Rajoy", comenta un dirigente afín a la presidenta de Madrid. De hecho, en el debate sobre el estado de las autonomías, en el Senado, Aguirre se convirtió en protagonista por su agrio choque con Zapatero.

Algunos señalan que el número dos ideal para Rajoy sería Rodrigo Rato, como en 2000. Pero al presidente del FMI le quedará un año de mandato cuando lleguen las elecciones, y nadie entendería que dejara su categoría de jefe de Estado para ser el segundo de un líder de la oposición que se la juega a todo o nada en España. En cualquier caso, de momento, Rajoy no le ha pedido que le acompañe, según cuentan quienes hablan con él. Rato, según personas de su confianza, sigue al detalle los avatares internos de su partido, aunque no está claro por quién se decantaría en la pugna de los dos líderes madrileños.

En esa batalla por lograr un puesto en el Congreso, Gallardón podría contar, según fuentes de la dirección, con un apoyo inesperado: el del propio Aznar. A nadie se le escapa que la entrada en política nacional del primer edil de Madrid dejaría el paso libre a la alcaldía para Ana Botella, la esposa del presidente de honor del PP.

Rajoy necesita una lista al Congreso potente. De hecho, en el partido ya se asume que el número uno por Barcelona será Josep Piqué, aunque el líder aún no ha hablado con él. Cataluña, como Andalucía, son claves. En la primera, los resultados han sido muy malos -han perdido 80.000 votos, 1,3 puntos- y en la segunda, el PP ha subido dos puntos, pero el PSOE también. La distancia en municipales se mantiene en ocho puntos, aunque lejos de los 20 que les separaron en las generales de 2004. La crisis del País Vasco -60.000 votos menos- tiene menos impacto en las generales. Las de Aragón, Canarias o Extremadura son más preocupantes. Aún así, el PP recuerda que hay casi un millón de votos que en las municipales van a listas independientes, en su mayoría de empresarios locales, que en las generales pasan al principal partido de la oposición. Por eso creen que ganarán.

La importancia de la lista al Congreso justifica la presencia de Gallardón, que además refuerza el perfil "centrista y moderado" que Rajoy insiste en reivindicar para su partido. Pero la lista por Madrid es mucho más que una lista, y en el partido la entrada de Gallardón desataría todas las alarmas.

"El problema que tiene Mariano es que si pone a Alberto, y más ahora con la que se ha montado, Zapatero dirá inmediatamente 'Rajoy es tan débil que necesita a Gallardón'. Pero sobre todo, internamente, será entendido como un mensaje en clave de sucesión. Mariano con Alberto tiene el mismo problema que la rana con el escorpión. Mariano es la rana, claro, y el escorpión le acabaría picando, porque es su condición. Su ambición no tiene límites y, como se ha demostrado, no sabe frenarse", comenta otro miembro de maitines.

"Gallardón sólo tiene un argumento real para querer estar en el Congreso: la sucesión. Pero ése es precisamente el más inconfesable, el único que no puede utilizar ante Rajoy. Porque para ayudarle a ganar las elecciones no necesita ir en la lista. Puede hacer todos los mítines conjuntos que quiera", explica un diputado próximo al líder.

Aún así, las apuestas en el partido siguen colocadas en la idea de que, una vez pasada la tormenta de esta semana -Gallardón ya ha prometido que nunca más hablará del asunto-, Rajoy decidirá finalmente incluirle en las listas.

Con un líder tan inescrutable, los dirigentes han aprendido a adivinar sus decisiones con clases de psicología. Y aquí los que más le conocen aducen una razón poderosa: con Rajoy no hay nada mejor que insistir. Es una persona flexible y no le gustan los enfrentamientos directos. Y todos dan por descontado que Gallardón, en privado, insistirá. Y mucho.

No se quieren

No se quieren y disimulan muy mal. Eso sí, en público, insisten una y otra vez en que su amistad se remonta 20 años atrás cuando entraron juntos a trabajar en el Ayuntamiento de Madrid y que se llevan "como hermanos". Pero lo cierto es que su relación no es fraternal. Durante los últimos cuatro años, ella presidiendo la Comunidad de Madrid y él rigiendo los destinos de la capital, ha habido sobradas pruebas de sus fricciones, aunque el diagnóstico de miembros de ambos bandos es contundente: "La guerra empieza ahora, y en clave nacional".

Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón, ambos del PP, se han tirado los trastos por la ley de capitalidad de Madrid -él quería pactar con Zapatero, ella no-; por la oficina de turismo -no hubo acuerdo y cada tiene la suya-; por la gestión del Metro y hasta por 120 tapas de alcantarillas de las calles de Madrid: Aguirre las pintó de azul en una campaña para el ahorro de agua y Ruiz-Gallardón amenazó con ir a los tribunales.

En estos desencuentros, el alcalde siempre opta por guardar silencio y mantener las formas. La presidenta, en cambio, es más parlanchina. Sus enfados aparecen incluso por escrito, como en el libro La presidenta, de la periodista Virginia Drake. "La primera faena fue cuando nos enteramos de que la noche anterior al 10 de junio de 2003 él ya sabía lo que iba a pasar y no nos lo dijo. Luego se levantó y se marchó cuando habló Tamayo", cuenta Aguirre al recordar la sesión de investidura en la que dos diputados socialistas traicionaron al aspirante a la presidencia, su compañero Rafael Simancas. El alcalde ha negado siempre tan grave acusación.

Aguirre tampoco le perdona a Gallardón que fuera presidente de la comunidad y alcalde a la vez hasta que se convocaron nuevas elecciones. "La ley prohíbe que el presidente de la Comunidad conviva con otro cargo, pero como él era Dios mandó hacer un informe ad hoc". Desde ese día, muchos colaboradores de Aguirre se refieren irónicamente a Gallardón como Dios.

La tensión se puso al rojo vivo cuando Gallardón convenció a su vicealcalde, Manuel Cobo, de que se presentara a la presidencia regional del PP, cargo al que aspiraba Aguirre. "Llegó a decirme que si yo era presidenta del partido, no se presentaba a las municipales de 2007", ha contado la presidenta en el libro.

Pero Gallardón se presentó y ganó. La noche electoral, en los cuarteles de ambos líderes, a la vez que se escrutaban los votos, se hacían cálculos para saber quién tenía más apoyos en Madrid, ella o él. Al final venció Gallardón por 5.000 votos, contabilizadas tanto las papeletas del domingo y las enviadas por los residentes ausentes. Pero ella, antes de saberse el resultado final, desplegó, sola en el balcón de Génova, la pancarta de "gracias" y se hizo la primera foto de la victoria. Cuando los colaboradores del alcalde le advirtieron de lo que sucedía, hubo otra foto, estaba vez de los dos con Rajoy y Acebes. Al día siguiente, Gallardón se proponía para acompañar a Rajoy en las generales. "No sé de qué se sorprenden", advirtió Aguirre, "él nunca ha ocultado sus deseos". "Ella tampoco", respondieron en el bando del alcalde.

El último enfrentamiento llegó el viernes, cuando el alcalde bautizó como consejeros a los concejales de su equipo de gobierno y desde el otro bando le respondieron que los consejeros "son sólo los miembros del Gobierno de la Comunidad". Otro ejemplo de su fraternal relación.

www.elpais.es 03.06.07 

Aguirre y Gallardón, tercer asalto : "consejeros" en vez de concejales

Primero, la guerra por quién ha obtenido más votos en la capital. Luego, la pelea por quién va a escalar primero los puestos dentro del PP nacional. Y ayer, Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón abrieron un nuevo frente sobre quién tiene derecho a usar el término "consejeros".

La idea del alcalde electo de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, de copiar el modelo regional de consejerías en sustitución de las concejalías desató ayer las críticas del Gobierno regional. El número dos de Esperanza Aguirre, Ignacio González, llamó ayer por teléfono al vicealcalde Manuel Cobo para pedirle que rectifique.

"No se puede llamar igual a dos figuras diferentes de la Administración porque confunde a los ciudadanos. Le pido encarecidamente a Gallardón que dé marcha atrás", afirmó el consejero de Presidencia, Francisco Granados. "En ninguna ley pone que se puede llamar a los concejales consejeros. Si el Ayuntamiento no rectifica, modificaremos la Ley de Administración Local y pondremos un punto en el que quede claro que el término consejeros es exclusivo para los miembros del Gobierno regional", advirtió Granados.

El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, calificó de "inadecuado" el tono empleado por Granados y pidió "respeto" a la decisión de Gallardón. La Ley de Capitalidad, de 4 de julio de 2006, no dice explícitamente que el gobierno municipal pueda utilizar el término "consejeros". Pero el Ayuntamiento se agarra al artículo 11. C de esta ley, que afirma que corresponde al pleno "la división de la ciudad en distritos y la determinación y regulación de sus órganos". "La regulación de sus órganos significa que la Junta de Gobierno puede poner las denominaciones que considere", agregaron fuentes municipales, que recordaron que la citada ley está "por encima de la Ley de Administración Local".

Por otra parte, la Ley Estatal de Bases de Régimen Local dice que los cargos electos -los que han salido elegidos de la lista presentada por el PP a los comicios municipales- se llamarán concejales y que el resto, que sólo pueden sumar un tercio del total, se podrán denominar de otra manera. Entonces, en el caso de Madrid, tan sólo Alicia Moreno, responsable del Área de las Artes, podría llamarse "consejera". Ella ha sido la única que no formó parte de la lista y, sin embargo, ha sido designada por el alcalde responsable de un área. "Lo que hemos hecho ha sido unificar la Junta de Gobierno y que todos sus miembros se llamen consejeros", justificó Cobo.

El Gobierno regional insistió en que "la Ley de Capitalidad no admite ni usar la palabra consejero ni privar del término concejal al que ostenta esa condición". En la pasada legislatura, el titular de Economía, Miguel Ángel Villanueva, fue el único denominado "consejero delegado" porque carecía de acta de concejal. "Y entonces nadie dijo nada", afirmó Cobo. "El término consejero se lo inventó Gallardón para nombrar a Villanueva y lo hizo encima por decreto", contestaron fuentes del Gobierno regional.

Además, el Ayuntamiento, para avalar su postura, puso de ejemplo Zaragoza. Su alcalde, el socialista Juan Alberto Belloch, aplicó nada más tomar posesión de su cargo la Ley de Grandes Ciudades de diciembre de 2003.

Luego, Belloch creó la Junta de Gobierno Local. Sus miembros son designados por el alcalde, al igual que los "consejeros". Éstos no tienen que ostentar la condición de concejales y, en el caso de Zaragoza, son personas de reconocido prestigio de designación libre que se ocupan normalmente de una macroárea.

Botella se queda con el área 'estrella'

Ana Botella dejará la próxima legislatura el área de Servicios a la Ciudadanía para encabezar la de Medio Ambiente. Este departamento será la estrella del próximo gobierno de Ruiz-Gallardón porque se encargará de la segunda parte del gran proyecto de reforma de la M-30, una vez terminadas las obras.El llamado Proyecto Río ajardinará la vía. Sobre las 120 hectáreas de esta alfombra verde se plantarán 55.000 árboles. Todas las zonas verdes incluyen parques infantiles, instalaciones deportivas y una pequeña playa de 20.000 metros cuadrados. En el Manzanares no se podrá bañar nadie, pero sí que se podrá tomar el sol en sus márgenes.La pasada legislatura el área de Medio Ambiente compartía concejalía con Obras, pero los próximos cuatro años será independiente. Botella será también segunda teniente de alcalde.El nuevo equipo de gobierno estará formado por cinco hombres (incluido el alcalde) y cinco mujeres. Concepción Dancausa, presidenta de la Asamblea durante la pasada legislatura, será la responsable del área de Familia y Servicios Sociales.

El resto de áreas queda así: Manuel Cobo (primer teniente y vicealcaldía); Juan Bravo (tercer teniente y Hacienda y Administraciones Públicas); Pedro Calvo (Seguridad y Movilidad); Pilar Martí-nez (Urbanismo y Vivienda); Paz González (Obras y Vías Publicas); Alicia Moreno (Las Artes) y Miguel Ángel Villanueva (Economía y Empleo).

www.elpais.es   02.06.07


Espe
da otro toque de atención a Gallardón y critica su afán de "protagonismo"

La recientemente reelegida presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, ha expresado claramente en una entrevista concedida al diario La Razón sus reticencias con el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, al que ha acusado veladamente de tener cierto afán de “protagonismo”, en referencia a la propuesta de Gallardón de apoyar a Rajoy como número dos en las listas para las elecciones generales, lo que en parte del PP y de sus medios afines se ha entendido como un paso del político centrista para ponerse, en el futuro, a la cabeza del partido conservador. Esperanza Aguirre ha querido poner las cosas en su sitio: “Los grandes triunfos llevan en sí el germen de algunos problemas”, en referencia a su compañero de partido. En la entrevista-homenaje que La Razón realiza a Esperanza Aguirre, la presidenta de la Comunidad de Madrid manifiesta su satisfacción por la victoria obtenida en las elecciones autonómicas. A pesar de explicar su éxito como el resultado de haber “cumplido todas los compromisos”, Aguirre afirma que “los madrileños ante todo también han votado en clave nacional”.

Se sabe la lección
Y es que la liberal mandataria regional no falta a ninguno de los principios jaleados por los medios afines al PP: “España es una gran nación que no merece un presidente que ceda al chantaje de los terroristas”; “Lo de De Juana Chaos es inadmisible y es una burla a la democracia y a los españoles”; “Zapatero va a permitir que ETA-Batasuna se siente de nuevo en los Ayuntamientos”... Para Esperanza Aguirre, los principios gracias a los que se debe la victoria del PP en Madrid son el “liberalismo” y “la nación española”.

Con Gallardón, se tuerce
Pero Aguirre tuerce el gesto cuando su entrevistador menciona al también triunfador en Madrid, Ruiz-Gallardón, que ha afirmado que lo realmente valorado por los ciudadanos es el proyecto de centro-liberal del PP. Aguirre no tarda en saltar: “La única valoración que cuenta es la que se hizo en la Junta Directiva Regional del partido. Las valoraciones al margen del partido, como la que hizo el alcalde de Madrid, son muy interesantes pero no son las del partido.”

“Protagonismo”
Pero más dura aún se muestra Espe con el ofrecimiento de Gallardón para ser el número dos en la lista del PP en las próximas generales. Aguirre afirma que “para ayudar a Mariano a llegar a la Moncloa estamos todos; cada uno desde el lugar en el que nos han situado los electores. No tiene ningún sentido querer mayor protagonismo”. Un protagonismo, interpretado por la presidenta regional como un posible efecto negativo como consecuencia del éxito: “Los grandes triunfos llevan en sí mismos el germen de algunos problemas”.

Toque de atención
Unas declaraciones, las de Esperanza Aguirre, que dejan clara su postura con respecto a su compañero de partido. Todo un toque de atención de la gran marquesa contra el ambicioso alcalde madrileño. La novela tendrá pronto su próximo capítulo.

www.elplural.com o4.06.07

 

ESPERANZA CONTRAATACA

Que quede bien claro que Alberto Ruiz-Gallardón no es el candidato del PP regional que ha obtenido mejores resultados en las elecciones del pasado domingo. Ésta fue la estrategia con la que Esperanza Aguirre -que volverá a dirigir la Comunidad de Madrid y que ostenta además la presidencia del PP en la región- acudió ayer a analizar sus resultados ante el comité ejecutivo regional. Allí, entre los dirigentes regionales, estaba también el regidor Gallardón, acompañado de su fiel vicealcalde, Manuel Cobo. Fuentes cercanas al alcalde sostienen que la presidenta tiene "un problema de celos" 

Aguirre escenificó en este foro que no piensa ceder un palmo en el control del partido regional, al anunciar que se postulará este mismo año como candidata a volver a presidirlo. Este asunto ya fue motivo de enfrentamiento entre ambos dirigentes en el otoño de 2004, cuando se celebró el congreso que alzó a Aguirre a la presidencia regional del PP. Entonces, Gallardón trató de que las riendas del partido las llevara Manuel Cobo. No lo logró. 

Aguirre consiguió llevar a la dirección regional a sus partidarios o a dirigentes próximos a Rodrigo Rato, Ángel Acebes o José María Aznar. Los gallardonistas desde entonces sólo tienen dos representantes en la cúpula del PP: Gallardón y Cobo. 

Otro de los puntos álgidos del conflicto fue la publicación de las memorias de Aguirre, La presidenta, de Virginia Drake, en las que detallaba escenas de enfrentamientos a lo largo de los años de relación de los dos políticos. "Calladito estás más mono", cuenta que le llegó a decir Aguirre a Gallardón. O, cuando en una de las cenas habituales de coordinación, celebrada en septiembre de 2004, Gallardón le lanza un órdago: "Si tú eres presidenta de Madrid, yo no me presento a las elecciones municipales de 2007". 

Pero ayer no había motivo aparente de conflicto. Gallardón y Aguirre se saludaron, no muy efusivamente, ante las cámaras, al llegar a la reunión. Sin embargo, todo el mundo recordaba las palabras pronunciadas unas horas por el presidente nacional, Mariano Rajoy, en las que había echado un jarro de agua fría a la propuesta del día anterior de Gallardón de que le haría "ilusión" ir como candidato a su lista. Rajoy aseguró que es tan buen candidato como otros dirigentes del PP: "Yo no le añado ninguna tilde a lo que ha dicho", comentó la propia Esperanza Aguirre. 

Pero lo que demuestra que el resquemor entre los dos dirigentes está en pleno apogeo es que el equipo más cercano de la presidenta insistía en que no se pueden comparar los votos de Gallardón en la capital con los que ha obtenido Aguirre en la ciudad y, sobre todo, hablar de ventaja para el alcalde. La razón es que el censo electoral municipal incluye también a los inmigrantes, que sólo votan al alcalde, y, además, para cerrar los resultados electorales de la Comunidad faltan los votos de los residentes en el extranjero, que anoche no se habían terminado de contar. 

"No hacemos comparaciones entre nuestros candidatos", subrayó ayer el secretario general del PP, Francisco Granados. "Pero cuando los resultados sean completos, aunque no se pueden comparar, se verá que sacamos más que Gallardón", agregó entre las risas de los presentes. 

Fuentes cercanas al alcalde explicaron este enfrentamiento soterrado en un "problema de celos", porque Aguirre no puede postularse para ir en las listas de Rajoy, ya que para ello tendría que renunciar a la presidencia, informa Jesús Sérvulo González. La ley permite en cambio a Gallardón compaginar los cargos de diputado y alcalde. 

Aguirre fue muy triunfalista al analizar las elecciones. "Me atrevo a calificarlos como resultado histórico", afirmó. Después, recordó que el PP ha obtenido mayoría absoluta en 90 municipios y que en 20 no gobernaban hasta ahora. También destacó que en las autonómicas el PP ha tenido 587.453 votos más que los socialistas. Luego, ofreció el mismo dato para las municipales: 516.525 papeletas más a favor de los populares. En este punto, no desagregó las cifras de la capital, por lo que, además de obviar los resultados de Gallardón, eso deja una diferencia notable que favorece a sus votos. "El PP de Madrid ha crecido el 6,63% respecto a octubre de 2003", subrayó. 

La presidenta explicó la victoria del PP en cuatro causas: tener los mejores programas, contar con el aval de la gestión realizada, un voto en clave de política nacional y haber permanecido fieles a sus principios. "Nacionalismo español y libertad son los dos principios básicos que nos han dado la victoria", afirmó Aguirre, que consideró que sus resultados son "una moción de censura contra Zapatero". 

www.elpais.es 31.05.07


" Quiero acompañar a Rajoy ", anuncia Gallardón ante el líder del PP

ue un órdago en toda regla, en presencia de la plana mayor del partido y sobre todo de su presidente, Mariano Rajoy, que es quien debe tomar la decisión: "He confesado en reiteradas ocasiones mi ilusión por poder acompañar a Rajoy en las próximas elecciones generales. Ahora tengo dos proyectos, ser alcalde de todos los madrileños y ayudar en lo que esté en mi mano para que Rajoy sea el próximo presidente de España", aseguró Alberto Ruiz Gallardón, alcalde de Madrid.

Desde ese momento, en el PP sólo se habla de la "osadía" del alcalde, en palabras de un miembro del Comité de Dirección. "Que le ponga en la lista, pero el último", bromeaba un enemigo. Gallardón siempre ha aspirado a todo en el PP. Tener un puesto destacado -se habla del segundo- en las listas al Congreso por Madrid supondría la plataforma perfecta para suceder a Rajoy en caso de que fracasara por segunda vez en su intento por llegar a La Moncloa. Su principal rival política, Esperanza Aguirre, que controla el partido en Madrid, rechaza que Gallardón vaya en esa lista, a la que ella, como presidenta autonómica, no puede acceder.

El alcalde mostró una absoluta seguridad en su éxito, y se presentó a sí mismo como el artífice de la "derrota de Zapatero" en las municipales, ya que él se enfrentaba a la apuesta personal del presidente. "Es conocida mi determinación", agregó, "y les puedo asegurar que hay pocas cosas en política que me haya propuesto y no haya conseguido. De modo que puedo decir, con bastante seguridad que, mientras de mí dependa, estas dos no van a estar fuera de ellas. Seré alcalde de todos los madrileños y si tú quieres, querido presidente, trabajaré para que seas el presidente del Gobierno", dijo en el Foro Abc.

Lo hizo como un reto, mirando a Rajoy, sentado frente a él junto a Aguirre. El entorno de la vicepresidenta se apresuró a mostrar su malestar con este órdago en los corrillos posteriores.

Gallardón utilizó el acto, repleto de cuadros del PP, para reivindicar su figura dentro del partido y su resultado electoral como aval para aspirar a mayores cotas. Él, recordó, es más pata negra que nadie. Pero sobre todo apeló a sus cifras -388.745 votos más que los socialistas- para recordar al PP que ha ganado las elecciones municipales, "como señaló el socialista José Blanco", gracias sobre todo al resultado de Gallardón. "Madrid es la referencia de las políticas del PP, y actúa como anticipo de las generales. Vamos a ganar".

El alcalde de la capital intercaló su discurso con alabanzas constantes a Rajoy, hasta el punto de que el director de Abc, José Antonio Zarzalejos, le afeó la conducta: "Tiene usted a Rajoy todo el rato en la boca". "En la boca, en la cabeza y en el corazón", le respondió sin ruborizarse. "La derrota de Zapatero ha sido mérito de nuestro presidente, de su discurso centrado, y los que hemos sabido identificarnos con él hemos ganado", insistía, reivindicando las posiciones moderadas que reclama para el PP.

Eufórico, mostró su inquina contra Zapatero, que nombró y apoyó a Miguel Sebastián, su rival, al que desprecia por haber utilizado "asuntos personales" en un debate. "Sebastián no es un cadáver político porque antes tendría que estar vivo, sólo le hablaré de usted". "Zapatero será un paréntesis en la historia de España y del socialismo".

Al final contó que este fin de semana estará en París con su amigo Nicolás Sarkozy, casado con una prima suya, que ha estado "muy pendiente" de su campaña. "Tenga cuidado, señor Rajoy", dijo Zarzalejos en referencia a la sucesión.

www.elpais.es 30.05.07

LAS REACCIONES AMIGAS

Rajoy dice que Gallardón sería "un buen 'número dos", pero añade que en el PP hay otra gente "muy brillante"

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha asegurado hoy que el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, podría ser un buen número dos en la lista del PP al Congreso por Madrid, pero ha asegurado que el PP "tiene muchas personas y muy brillantes" que "también podrían ser un buen número dos". Durante una entrevista en Antena-3, Rajoy se ha referido así al ofrecimiento hecho ayer por el alcalde, quien se mostró dispuesto a ayudar en lo que esté de su mano para que Rajoy sea el próximo presidente de España.

Tras señalar que siente un "legítimo orgullo" porque le reconozcan en su partido que ha "trabajado mucho", Rajoy no ha querido confirmar si Ruiz-Gallardón irá de número dos en la lista del PP, y ha apuntado que lo dirá "cuando se convoquen las elecciones", ya que las decisiones en política "se tomarán en su momento".

El líder del PP ha asegurado que "hay muchos alumnos aventajados en España y a los ocho años no deciden la carrera", por lo que ha precisado que "todo a su debido tiempo", ya que en la vida hay que tener "un poquito de prudencia", y ha terminado puntualizando con algún dicho español como "la fortuna de los audaces" y "hombre precavido vale por dos", ya que a su parecer "en el medio está la virtud".

En referencia a la utilización de "temas personales" por el candidato socialista Miguel Sebastián en el debate electoral que protagonizó con Ruiz-Gallardón, Rajoy ha dicho que se quedó "estupefacto", y ha apuntado que "eso sin la aquiescencia del presidente del Gobierno, con la relación que existe entre los dos, no se hubiera producido", y ha reseñado que Sebastián lo hizo con el apoyo de Moncloa, más que de Ferraz.

En este sentido, el líder del PP ha dicho que Rodríguez Zapatero está "teniendo mala suerte en la última temporada", al precisar que ha hecho dos apuestas muy arriesgadas al imponer dos candidatos, -Sebastián y Alborch-, en contra del criterio de su partido. Por último, Rajoy ha comentado que lo que va a hacer en los próximos meses es convencer a los españoles de que el PP es una "opción seria y fiable", que "se va a ocupar de los problemas de España" y que va a garantizar "seguridad, confianza, y certidumbre".

Aguirre responde que no le añade "ni una tilde" a Rajoy

"No le añado ni una tilde". Con esta expresión la presidenta regional del PP, Esperanza Aguirre, ha respondido a las declaraciones realizadas esta mañana por el presidente popular, Mariano Rajoy, sobre la inclusión de Ruiz-Gallardón en la lista electoral de este partido al Congreso para las próximas elecciones generales. Aguirre, que ha presidido hoy la primera reunión de la Ejecutiva regional del PP tras las elecciones del 27-M, fue preguntada en rueda de prensa acerca del propósito del alcalde de Madrid en funciones de figurar en la lista del PP que encabezará Rajoy, y, en tono distendido, la presidenta ha comentado: "¡Como si lo hubiera hecho por primera vez ayer!, ¡venga!".

www.elpais.es 30.05.07

Losantos a Gallardón: "La derecha te detesta"

“Antes que votar a Gallardón hay que echar el voto a los patos del Retiro”. Así de rotundo se expresaba el locutor de la COPE Jiménez Losantos antes de los comicios municipales, en la guerra abierta que mantiene con el alcalde de Madrid. El paso al frente de Ruiz Gallardón, que ayer se postuló ante Rajoy como número dos del PP a las generales, es visto por Losantos como una oscura maniobra del “chico de Polanco”: “Si va Gallardón en la lista de Mariano es porque dan por perdidas las elecciones y Gallardón se presenta ya como sucesor urgido por Polanco, es decir por la izquierda”. Y añade, “es un milagro que no aspire a la Corona”.

Jiménez Losantos ha amanecido hoy desencantado con una política “asquerosa, repugnante y vomitiva”. Y todo debido “al espectáculo de los medios empeñados en colocar, como dijo Polanco, una derecha moderna, laica, o sea, como él”. Desde la emisora de los obispos, Losantos cargó contra el jefe de PRISA, al que considera “del Frente de Juventudes, de la Falange, del régimen franquista, de la propaganda educativa del régimen franquista, de Videla, de Pinochet”. Y explicó con claridad el motivo de tanta inquina: “Polanco quiere poner a Gallardón en La Moncloa”.

Campaña de El País y ABC
De esta forma, según Losantos, “siempre ganaría Polanco. Si gana el PSOE porque es de Polanco y si gana Gallardón porque es de Polanco”. Los medios de PRISA no son los únicos destinatarios de la arremetida del periodista. Tanto El País como ABC “empiezan la campaña Gallardón forever (para siempre)”.

Rajoy es “capaz de ceder”
Losantos lamenta su propia suerte y culpa a los ciudadanos de quedarse impasibles ante tamaña injusticia. “Tenemos un pueblo aborregado, de nuevos ricos, de horteras de bolera y de ética a la carta.”. Y muestra su temor de que, Rajoy, al que se ha referido en numerosas ocasiones como “maricomplejines”, “es capaz de ceder” y aceptar la inclusión de Gallardón en su lista para las generales.

Si va en la lista, sucederá a Rajoy
Gallardón, es para Losantos, “más falso que Judas”. Su teoría es que “si Gallardón va en la lista de Mariano es porque dan por perdidas las elecciones y Gallardón se presenta ya como sucesor urgido por Polanco, es decir por la izquierda”. El alcalde de Madrid representa para Losantos “la derecha sin principios, sin moral, sin ética, la derecha gastadora y la derecha de la izquierda”. Y se pregunta “¿Y para eso han salido millones de personas a la calle?”.

“El PP te detesta”
Para reafirmar sus tesis, Losantos asegura que Gallardón ha tenido “un resultado mediocre, comparado con Esperanza Aguirre”, rival política de Gallardón y protegida de Losantos. “El PP te detesta”, asegura, “ni 48 horas ha dejado descansar su monstruosa ambición”. Gallardón llegó a presentar el pasado año una querella criminal por injurias contra Jiménez Losantos, por decir cosas del tipo “le da igual que haya 200 muertos y 1.500 heridos con tal de llegar al poder", en relación a los atentados del 11-M.

www.elplural.com 30.05.07

Militantes del PP en Parla rechazan a la candidata

Las aguas andan revueltas en el PP de Parla (95.000 vecinos). Un amplio grupo de militantes rechaza la candidatura de Charo Carrasco, aspirante del PP a la alcaldía de Parla. "No queremos hacer daño al partido, pero estamos en contra de esta candidata y de que se haya elegido a dedo", dice uno de los responsables del partido en el municipio.Carrasco ya fue la candidata del PP en Parla en 1999. Entonces obtuvo nueve concejales. A final de esa legislatura, y tras tomar posturas poco populares en su partido como oponerse a la construcción del hospital de Parla, fue relevada por Anabel Martín. Esa candidata perdió cinco concejales y Tomás Gómez (PSOE) se convirtió en el alcalde más votado de España. Actualmente en la localidad los socialistas tienen 20 ediles, el PP, cuatro e IU, uno.Tras la debacle, el PP de Parla estuvo dirigido por una gestora hasta el nombramiento de Carrasco en julio. Ninguno de los cuatro concejales actuales del PP en el municipio ha hablado todavía con ella. Este dato ilustra la situación de los populares de Parla.

"Si termina presentándose, romperé el carné", dice uno de los militantes contrarios a Carrasco. "Aguirre nos ha defraudado. Esta candidata no es nuestra. Si se presenta, estoy dispuesto a pedir que no se vote al PP y romper el carné", insiste.Los militantes y algunos cargos del partido la acusan de haber dejado una deuda en los pagos de la sede que tuvieron que cubrir con su dinero. Además, le recriminan haber buscado apoyo en ex militantes de un partido independiente y que no sea residente del municipio. Este periódico trató, sin éxito, de contactar con Carrasco.

www.elpais.es 04/04/07  

El PP de Collado Villalba se queda sin candidato

El candidato del PP de Collado-Villalba (52.000 habitantes) a las próximas elecciones municipales, Julio Henche, ha renunciado a presentarse, según explica, debido a las presiones que ha recibido del vicepresidente regional, Ignacio González, para incluir entre los cuatro primeros puestos de su lista a Agustín Juárez de Coca, militante del partido y vecino de Villalba.

La negativa de Julio Henche a permitir la entrada en su equipo de una persona a la que no conoce "de nada" ha desembocado en su renuncia "irrevocable". "Esa persona tenía que ir a toda costa en las listas. He estado un mes de tira y afloja con la Ejecutiva Regional. Me he reunido en varias ocasiones con Ignacio González, pero yo no puedo prescindir de la gente que se ha dejado la piel trabajado conmigo durante mucho tiempo", explica Henche. Su candidatura había recibido el respaldo del 98% de los militantes villalbinos.

Pese al enfrentamiento, Henche decidió enviar su lista cerrada a Génova (la sede del PP regional) sin incluir a Juárez de Coca, lo que provocó un gran malestar en la cúpula del PP regional. El miércoles, el coordinador de zona del PP, Ignacio Fernández, invitó a Henche a renunciar a su puesto. "Me dicen que el PP acostumbra a situar en las listas a una persona de su total confianza en los municipios de más de 20.000 habitantes. A mí no me consta que sea así", afirma Henche.

Este periódico intentó conocer ayer, sin éxito, la versión de los responsables populares sobre la renuncia de Henche a la alcaldía de Villalba.Los dirigentes del PP tampoco explicaron su interés de incluir a Agustín Juárez de Coca en las listas del municipio del oeste de la región.

Por otra parte, en Rivas-Vaciamadrid se produjo ayer el último capítulo de un conflicto interno entre el PP local. El portavoz del grupo municipal, Roberto Bermejo, y la concejal Mercedes Sesé Peces-Barba renunciaron a sus actas como ediles -aunque todavía tendrán que repetir el trámite en el pleno municipal del próximo 26 de abirl- y abandonaron el partido. "La renuncia es por los incidentes", explicó Bermejo, en relación a las denuncias que hicieron cuatro de los seis ediles del grupo municipal el pasado 28 de marzo. Entonces convocaron una rueda y afirmaron que en los últimos plenos habían recibido insultos y gestos despectivos de los miembros de la dirección local de su partido, que se sientan entre el público. También explicaron que les dieron una pauta del "camino a seguir" en su actividad parlamentaria, pero que, después de los plenos municipales, les llegan de la dirección local críticas por sus intervenciones.

"No vamos a renunicar a la política", precisó Bermejo, que agregó que formarán un partido independiente de centro, Unión Centrista Liberal. "Queremos que el trabajo de estos cuatro años no se pierda, porque es un master que nos han pagado los vecinos", dijo. "Lo que ocurre es que no nos gutas la forma que tiene el partido de hacer política, porque se ha derechizado", argumentó.

www.elpais.es 14.04.07

El PP fuerza a su candidato en Sevilla la Nueva a renunciar a presentarse

El comité electoral regional del PP decidió la tarde del jueves el cambio del candidato que presentará al municipio de Sevilla la Nueva (6.700 vecinos, cerca de Navalcarnero). Pese a que el actual alcalde, Ernesto Téllez, fue presentado por la presidenta regional a principios de año como su cabeza de lista, será sustituido a dos meses de los comicios por el primer teniente de alcalde de Pozuelo de Alarcón, Mario Utrilla, según informó una portavoz del PP.

La decisión ya se barruntaba, después de que la dirección de los populares en la región invitara a Téllez el pasado 19 de marzo a que dejara la candidatura. Los responsables del PP-Madrid argumentaron que el actual alcalde sufría una gran contestación interna y que los dirigentes del Grupo Popular Independiente (GPI) pusieron como condición que no fuera Téllez como cabeza de lista. El actual regidor se mantuvo firme en su postura y no cedió el primer puesto de la lista. Aseguró que estaba disconforme con la decisión de que se prescindiera de él. También argumentó que fuera la dirección del PP la que le echara del cargo. Y así lo hizo el pasado jueves en la reunión del comité electoral regional.

A la oposición interna se sumó el descontento del teniente de alcalde por el GPI, Juan Antonio Teresa, según fuentes del PP. Éste y otros responsables de la formación escindida expusieron claramente sus condiciones a la dirección regional del PP. Un eventual pacto postelectoral estaría condicionado a que Téllez no fuera como número uno. Estos problemas fueron trasladados a la sede de la calle de Génova y al final, la ejecutiva del partido decidió atajar el problema.

El GPI ha impuesto esta condición sólo 20 meses después de que se uniera con Téllez para presentar una moción de censura contra la anterior alcaldesa, la socialista Pilar Barroso. El PP puso como condición para echar del sillón presidencial al PSOE que el presidente del GPI, Ángel Batanero, dimitiera de su cargo. Los dos partidos justificaron el desalojo de Barroso por "la ineficacia" mostrada por ésta al frente del Ayuntamiento de Sevilla la Nueva.

 www.elpais.es  02/04/07

CUATRO CONCEJALES DEL PP EN RIVAS ACUSAN A SU PARTIDO DE ACOSO 

Cuatro de los seis concejales del grupo municipal del PP de Rivas, encabezados por su portavoz, Roberto Bermejo, denunciaron ayer en una rueda de prensa que se sienten acosados por la dirección de su partido en el municipio y abandonados por los dirigentes regionales. 

Los ediles afirmaron que en los últimos plenos han recibido insultos y gestos despectivos de los miembros de la dirección local de su partido, que se sientan entre el público. También explicaron que no reciben una pauta del "camino a seguir" en su actividad parlamentaria, pero que, después de los plenos municipales, reciben críticas por sus intervenciones 

Según estos concejales, el secretario general del PP en Rivas, José Martín Muñoz, les hizo fotos cuando, tras el último pleno, se sentaron a tomar café con otros ediles de IU -formación que gobierna en la localidad- y algunos miembros del partido Ciudadanos de Rivas, integrado por disidentes del PP local.

Una de estos ediles, Raquel Berros, lamentó que estas fotografías se pretendan utilizar como elemento de coacción y apeló a su derecho a relacionarse con quien quiera. 

Los problemas comenzaron cuando Marisa del Olmo fue elegida presidenta del PP de Rivas, puesto al que aspiraba el portavoz municipal del partido, Roberto Bermejo. Los partidarios de este último interpusieron varias denuncias por irregularidades en el proceso ante la dirección regional del partido, sobre la base de que algunos militantes que votaron a la nueva presidenta "no estaban al corriente de pago". 

Santos de la Humosa 

Por otra parte, tres concejales del Partido Popular de Santos de la Humosa, además del presidente local y vocales del comité ejecutivo local, han presentado su dimisión ante el comité ejecutivo del partido. La razón ha sido las diferencias con la directiva regional del partido respecto a la elección del candidato en la localidad para las próximas elecciones de mayo, que en su opinión fue elegido "a dedo". 

Los tres concejales del PP en el grupo de gobierno y que han dimitido son Mariano López, Virginia Peñalver y Manuel Sancha. Según estos populares, "la regional del PP de Madrid ha elegido a dedo al candidato a alcalde y ha rechazado la candidata designada democráticamente por el Comité Electoral Local 

Esmeralda Plaza era la persona que habían propuesto desde el Comité Local y a la que apoyaban los tres concejales, pero en su lugar la regional de Madrid del PP "comunicó al presidente local del municipio que el candidato tenía que ser Francisco Javier López López", actual alcalde del municipio, informa Europa Press. 

Tras conocer esta decisión, miembros del partido en la localidad acordaron rechazarla y mandaron un escrito para trasladar su postura a la regional, con el respaldo del presidente local.

www.elpais.com, 29/03/07

UNA EDIL DEL PP CONFIRMA IRREGULARIDADES EN LA ELECCIÓN DEL CANDIDATO DE VILLAVICIOSA

Pilar Martínez, concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid, ratificó en una declaración ante un juez que en las elecciones municipales de 2003 el PP de Villaviciosa de Odón cometió irregularidades al afiliar a 78 personas vinculadas al empresario Francisco Vázquez. El PSOE acusó a Vázquez de sobornar a los diputados Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez para impedir un gobierno de izquierdas en Madrid. Martínez hizo estas declaraciones en un juicio en el que se investigaba si una publicación de Villaviciosa había cometido un delito de intromisión ilegal en el derecho al honor de Vázquez. La sentencia, del 19 de enero de 2007, es absolutoria y destaca que existe "veracidad" en la información.

Francisco Vázquez se querelló ante el juzgado número 3 de Móstoles contra Roberto Alonso, Ana Martín Padellano y la Asociación Cultural Círculo de Opinión al considerar que las informaciones publicadas en su revista en 2004 constituían una intromisión ilegal en el derecho a su honor. La denuncia especificaba que desde la publicación se transmitía "falsamente" a la opinión pública que existía trato de favor hacia él de la alcaldesa de Villaviciosa, Nieves García (PP).

La revista sacó a la luz que Vázquez mantenía una estrecha relación con la alcaldesa, que le llevó a participar en un pucherazo electoral, en el que afilió irregularmente a sus trabajadores y familiares. Entre ellos se encontraban el propio Vázquez y Francisco Bravo, a quienes los socialistas implicaron en el supuesto soborno a Tamayo y Sáez.

La incorporación de los nuevos fichajes supuso reforzar las posiciones de García dentro del partido. De esta forma, consiguió ganar las elecciones internas del PP y se pudo presentar a las municipales como candidata. García es alcaldesa del municipio desde 1999 y repetirá como cabeza de lista de los populares en los próximos comicios.

Pilar Martínez era entonces presidenta del PP local de Villaviciosa de Odón. Ante las quejas de los afiliados al partido por la situación creada, Martínez envió varios escritos al partido. Dirigió dos misivas a Ricardo Romero de Tejada, entonces secretario general del PP madrileño, en junio y julio de 2002. Le pedía "como responsable regional" la retirada inmediata de los 78 afiliados que fueron admitidos sin recibir el visto bueno del Comité Ejecutivo Local. Nadie contestó a los escritos de Martínez.

Al saltar el escándalo de la Asamblea de Madrid en las elecciones de 2003, salieron a la luz los empresarios Vázquez y Bravo y las 78 afiliaciones irregulares de Villaviciosa de Odón. Romero de Tejada sostuvo que los nuevos afiliados cumplían todos los requisitos. "Yo firmo 50 afiliaciones nuevas al día y no sé si son constructores o se dedican a otras cosas. Desde luego, no veo ningún problema a que los constructores o empresarios ingresen en nuestro partido", aclaró. La Comisión de Derechos y Garantías del PP también dio el visto bueno a los nuevos miembros.

La alcaldesa pidió entonces a ambos constructores que abandonaran el PP. "Desde el momento en el que hemos tenido conocimiento de cualquier procedimiento irregular, siempre se solicita la baja voluntaria del partido. Y así lo hemos hecho a los dos", comentó.

En su declaración ante el juez, Martínez ratificó el envío de las cartas y confirmó que las personas que se afiliaron estaban en el entorno de Vázquez, familia y trabajadores de la empresa Euroholding, S. A. Recordó que todos tenían el mismo domicilio. "Por supuesto, confirmé lo que hice en aquel momento. Yo envié esas cartas a los miembros de mi partido y así se lo expuse al juez", explicó ayer Martínez. "Con estos datos", dice la sentencia, "se puede llegar a concluir que existe veracidad en la información publicada por los demandados". Ambos empresarios se dieron de alta en el PP de la localidad con la misma dirección de sus empresas, en la calle Fernando III, número 6.

García negó en 2003 que ningún miembro del comité ejecutivo local o del equipo de Gobierno municipal estuviera inmerso en una trama inmobiliaria con ambos constructores.

Sin embargo, la publicación de Villaviciosa de Odón demandada por Vázquez publicó que existió trato a favor del constructor en la venta de varias parcelas municipales en 2001. Según el artículo, el Ayuntamiento le vendió terrenos en el polígono industrial Quitapesares a un precio inferior al de mercado. Vázquez consiguió así unas plusvalías de 1.263.787 euros en 16 meses. Además, el empresario no abonó las parcelas al Ayuntamiento hasta que las tuvo vendidas. "El negocio no pudo ser más redondo, este señor no arriesgó ni una sola peseta", denunció la revista.

Según los demandantes esta noticia es falsa y adolece de la más mínima labor de contraste, limitándose a hacer suyas las conclusiones del PSOE. La sentencia rebate que la información no parte de simples rumores, sino que suma las conclusiones a las que llegó un partido político (el PSOE) en una comisión de investigación. La regidora de Villaviciosa no ha realizado ninguna declaración sobre la sentencia porque, dijo, "es una cuestión entre particulares". www.elpais.es  31.01.07

Villaviciosa de Odón : La militancia contra su candidata

Cuando se acercan las elecciones, lo habitual es que los candidatos de cada partido se preocupen de arañar votos entre quienes no son de los suyos. Se entiende que cuentan con los de simpatizantes y militantes. De Perogrullo, sí, salvo si la tesis se aplica en un municipio del noroeste llamado Villaviciosa de Odón, gobernado desde las primeras elecciones democráticas por el PP y, si la situación no varía, a cuatro meses de ver cómo este partido pierde por primera vez las elecciones.

Allí, la realidad demuestra que la entrega a la causa no siempre está garantizada por el carné de partido. Allí hay tal pitote político montado que los afiliados (1.100) advierten abiertamente de la movilización que viene y de que no cuenten con su voto si Génova no da marcha atrás y cambia a la candidata elegida para defender sus siglas en los comicios municipales. A saber, la actual alcaldesa, Nieves García, aspirante (de momento y con la bendición de Esperanza Aguirre) a intentar repetir en el cargo urnas mediante.

«No, nos gusta como candidata porque ha demostrado ser una inepta, tiene el pueblo completamente paralizado», protesta un militante. Y es muy fácil escuchar idéntica sentencia en boca de otros afiliados siempre que se acceda a no facilitar su identidad. «No es una buena alcaldesa, ya lo ha demostrado, el pueblo está abandonado y ella no sabe tratar a los vecinos».

Claro que podría interpretarse todo como opiniones aisladas, pero ocurre que el mismo Comité Ejecutivo del PP en este municipio se ha posicionado oficialmente en este sentido. Sus 21 miembros han votado en contra de la candidatura de Nieves García. Y eso que ella preside este Comité. Es más, en su reunión del pasado 20 de diciembre abordaron el asunto de las candidaturas: se propusieron tres nombres y ninguno era el de la alcaldesa.

«Ella seguía presente, sí, pero en ningún momento dijo que quería ser candidata, se calló y puso sobre la mesa uno suyo, el de Encarna Dávila. Esperó a que se votaran los tres y, al final, nos dijo que daba igual lo que hubiéramos votado, que ella iba a ser la candidata», revela uno de los asistentes.

El resultado de aquella votación, enviado al día siguiente al presidente del Comité Electoral Regional del PP, Ignacio González, dio el apoyo mayoritario a Juan Pedro Izquierdo, actual concejal de Seguridad y secretario general del partido en Villaviciosa (17 de los 21 votos). El tercer nombre propuesto fue el del ex concejal de Cultura, Agustín Reguera, quien ha recogido 600 firmas entre la militancia contra la alcaldesa.

Todo eso ha llegado a Génova. Las firmas y numerosas cartas denunciando la situación. Incluso hay una muy detallada remitida al mismo presidente del PP, Mariano Rajoy, para reclamar su intervención. La última llegada a la sede popular es la de los actuales concejales del Gobierno municipal, que solicitan la dimisión de la edil de Urbanismo, Silvia Fernández Vaquero, que antes de ocupar este cargo era ordenanza en la Casa de la Cultura.

No sería la primera en cesar. En las dos legislaturas durante las que Nieves García ha sido alcaldesa, ocho concejales han abandonado en Ayuntamiento antes de cumplir el tiempo de su mandato.

«Muchos militantes hemos ido a Génova a contar lo que pasaba, algunos hemos pedido reunirnos con la presidenta del PP en Madrid [Esperanza Aguirre], pero no nos recibe. Nos hemos reunido con Francisco Granados, secretario general, y con Cristina Cifuentes, secretaria territorial, para informarles, pero lo único que hemos conseguido es que Esperanza Aguirre llamara a Juan Pedro Izquierdo y le pidiera tiempo», cuenta un afiliado.

Ni Granados ni Cifuentes han querido hacer declaraciones sobre el asunto más allá de intentar explicar que «la política de Esperanza Aguirre es confirmar como candidatos a todos los alcaldes del PP salvo que exista alguna sospecha de irregularidades en su gestión, y no es el caso».

Pese a ello, no son tampoco pocos los políticos con despacho en Génova que no entienden el empeño de Aguirre por mantener a Nieves García como candidata «con el riesgo evidente que supone porque, si se mantiene, aquí se cuenta ya con perder Villaviciosa y sería el primer municipio de la zona oeste, donde desde hace muchas elecciones gana el PP, en el que tendríamos una derrota».

Oficialmente, la respuesta del PP de Madrid alega que la votación de Juan Pedro Izquierdo como candidato no es válida porque los estatutos regionales obligan a realizar un paso previo: constituirse en Comité Electoral Local. Esto es, si el Comité Ejecutivo hubiera votado antes que su candidato ese trámite, la posible argumentación del partido sería mucho más complicada.

«El resultado habría sido el mismo, habría ganado Juan Pedro», replican desde Villaviciosa, «y en Génova lo saben perfectamente». ¿Por qué creen los militantes que se apuesta entonces por Nieves García? «No lo sabemos, no creemos que no sea un apersona honesta, pero lo que ha demostrado ser es una pésima alcaldesa. Perderá y no entendemos que Aguirre se resigne a eso». «A no ser que le deba algo», apunta otro afiliado.

En voz baja, hay quien sugiere que la resistencia a designar a un candidato electoral distinto de la alcaldesa persigue evitar que el gesto vuelva a atraer la atención hacia este municipio, que tras las últimas elecciones se relacionó con el tamayazo (la fuga de Tamayo y Sáez que provocó la repetición de los comicios).

En esta localidad tienen despacho inmobiliario los empresarios Francisco Bravo y su tío, Francisco Vázquez, del que es abogado Tamayo. Siendo alcaldesa Nieves García, se afiliaron todos sus trabajadores al PP, antes de que votaran a la misma mujer como presidenta del partido en Villaviciosa. Fue también bajo su mandato cuando el Ayuntamiento adjudicó al constructor en subasta, a muy buen precio, una parcela en el polígono de Quitapesares. Bravo reservó, además, las habitaciones de Tamayo y Sáez para la noche de su espantada y en la tarde de aquel 10 de junio se reunió en Génova con Ricardo Romero de Tejada, entonces secretario general del PP de Madrid y valedor de la alcaldesa hoy cuestionada. www.elmundo.es 22.01.07

Gallardón considera que Rajoy le ha dado “una razón más” para no leer el libro sobre Aguirre

El alcalde de Madrid considera que después de las declaraciones de Rajoy durante el acto de presentación de la biografía sobre Esperanza Aguirre tiene “una razón más” para no leerla. Además, señaló que “es falso” que conociera el día anterior que los socialistas Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez fueran a impedir la investidura de su Simancas como presidente de Madrid, tal como afirma Aguirre en su polémica biografía. Alberto Ruiz Gallardón considera que Rajoy le dio “una razón más” para no leer la polémica biografía sobre Esperanza Aguirre cuando el líder popular intervino en la presentación del polémico libro.  Durante el acto, Rajoy intentó mostrarse conciliador y equidistante tanto con la presidenta como con el alcalde de Madrid, señalando que ambos “son dos ases en la manga” del partido y que las discrepancias internas avivadas por el libro constituían “una ayuda injusta” para Zapatero.

¿Apoyo velado de Rajoy?
Gallardón consideró que las palabras de su líder avalan su decisión de no leer el libro sobre Aguirre hasta “el día siguiente de las elecciones” porque “no seré yo quien ayude al Partido Socialista y menos a seis meses” de la cita con las urnas.

Desmiente que conociera el tamayazo
El alcalde, en declaraciones a Onda Cero, también señaló que “es falso” que conociera el día anterior que Tamayo y Sáez fueran a traicionar al PSOE abandonando la Asamblea de Madrid e impidiendo así la formación de Gobierno al socialista Simancas. El alcalde vuelve así a desmentir a su compañera de partido, Esperanza Aguirre, la presidenta de la Comunidad a raíz de ese escándalo. Aguirre mantiene en su reciente biografía escrita por Virginia Drake que Gallardón ya sabía el día de antes todo lo que iba a pasar en la Asamblea y que no se sintió arropada por él en esos “días tan surrealistas”.
www.elplural.com 30.11.05

Rajoy reconoce que el libro de Aguirre es una ayuda para el PSOE

Frente a la tormenta, retranca gallega. Mariano Rajoy se enfrentó ayer al papelón de tener que presentar la biografía de Esperanza Aguirre, en la que descalifica a Alberto Ruiz-Gallardón y pone en cuestión la información sobre encuestas dada por Javier Arenas. Rajoy tiró de ironía para lanzar sus mensajes, incluso cuando admitió que el libro había supuesto una "injusta ayuda editorial" para el PSOE en el mejor momento del PP, al menos según el CIS.

La enorme sala de un hotel del paseo de la Castellana preparada para un acto normalmente poco concurrido como la presentación de un libro político estaba desbordada. Todos querían escuchar a la presidenta de la Comunidad de Madrid -el alcalde decidió no acudir, al igual que hicieron la mayoría de sus concejales, incluida Ana Botella- pero sobre todo a Rajoy. Aparentemente tenía que decidirse por uno de los dos contendientes, pero optó por reírse de todo y de todos, empezando por él mismo.

No por eso dejó de lanzar todos los mensajes internos necesarios y demostrar que el libro no le ha hecho ninguna gracia. Con el auditorio ya entregado a la carcajada soltó la frase de más peso político: "Cuando todos, hasta los que hablan para el CIS, ya se habían dado cuenta de que el rey está desnudo, y no lo digo por su Majestad [sino por el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero], éste recibió una injusta ayuda editorial de la providencia, que está en deuda conmigo, porque yo soy creyente, no como el presidente, que sólo cree en su santidad don Pepe Blanco [número dos del PSOE]".

Ahí estaba dejando claro en público lo que muchos dirigentes confiesan en privado: que esta polémica entre sus dos principales valores en Madrid ha llegado precisamente en el peor momento, a pocos meses de las elecciones y cuando el PP se recuperaba en las encuestas. "Estoy mejor que nunca", había dicho poco antes Rajoy.

El líder tenía ganas de juerga para aliviar la tensión interna de los últimos días, y lo dejó claro desde el principio. Sobre todo cuando narró cómo recibió la noticia de la publicación de un libro en el que Aguirre acusa a Gallardón de desleal, de conocer de antemano el tamayazo (la fuga de dos diputados socialistas que dejó al PSOE sin Gobierno en la Comunidad de Madrid), de progre, de creerse Dios, de histérico o de saltarse la ley en 2003 para ser presidente interino y alcalde durante meses. Rajoy confesó al público que cuando le contaron lo que había pasado estaba en su despacho en el Congreso, salió "aturullado", topó con el busto del Conde de Romanones y se acordó de una de sus frases más conocidas: "¡Joder qué tropa!", Claro que él se refería a sus compañeros de partido.

La victoria de la pluralidad

Enfrascado en su particular versión de un monólogo del Club de la Comedia, con el público en sus manos, Rajoy se iba gustando cada vez más. Hasta asumió que la pluralidad y la discrepancia interna, un concepto hasta hace poco tabú en el PP, les va a llevar a ganar las elecciones. "Somos como la redacción de un periódico. Hay una línea editorial, pero se puede discrepar... ¡supongo! Somos humanos. Mejorables. Con algunos pecadillos. Como ustedes, con perdón. Y como somos como todos los demás, ganaremos las elecciones".

Mucho más en serio que Rajoy, Esperanza Aguirre había presentado su biografía autorizada (La presidenta, de Virginia Drake) sin citar al principal aludido y ausente ayer, Alberto Ruiz-Gallardón, a quien ya pidió disculpas en persona el viernes. Pero sí aprovechó para pedir perdón por otra frase del libro: la que sentencia que no puede llegar a fin de mes con su sueldo. "Pido disculpas a cuantas personas se hayan sentido ofendidas por la referencia a mis atribuciones. Como se ve en el libro, lo que ha trascendido no responde a mi pensamiento. Se ha entresacado una frase desafortunada. Pero pido disculpas", señaló entre grandes aplausos. A Rajoy, que a pesar de la polémica presentó el libro, le lanzó grandes piropos por su "liderazgo siempre inteligente y mesurado".

Tan entregado estaba el público, que Rajoy logró que aplaudieran incluso su alabanza a Gallardón, enemigo público número uno del ala derecha del PP. Claro que aún palmearon más cuando dijo que Aguirre es uno de los activos más importantes de la vida política aunque, aclaró, "no es perfecta". El líder del PP desmintió además que Javier Arenas, como se dice en el libro, hubiera falseado una encuesta en la que Aguirre sacaba mejor resultado en la capital que Gallardón. "Arenas jamás ocultó nada a nadie", dijo.

Gallardón prometió por la mañana no vengar la afrenta: "No me gusta la venganza. Hace mucho más daño a quien la ejerce que a aquél al que va dirigida. Intento comportarme como un caballero". www.elpais.es 29.11.06

Una 'web' reúne donaciones para ayudar a Esperanza Aguirre

Por transferencia a una cuenta corriente, mensaje de móvil y próximamente a través de PayPal. 1EuroParaEspe.es ofrece varias vías para ayudar a la presidenta de la Comunidad de Madrid a llegar a fin de mes. Una iniciativa que aborda con humor la polémica surgida a raíz de las afirmaciones de Esperanza Aguirre en su biografía, en las que afirma que le cuesta pagar la factura de la electricidad. "Tengo unos techos altísimos y la calefacción es eléctrica", afirma.

Ayer se presentó la biografía de Esperanza Aguirre en la que ésta cuenta que el sueldo de presidenta madrileña le hace pasar algún que otro aprieto. "No tener pagas extra me tiene mártir, las he tenido toda mi vida y las echo de menos en Navidad y en verano. No es que haga números a final de mes, ¡es que muchas veces no llego!".

Algunas voces críticas se alzaron contra Aguirre por estas declaraciones, pues la presidenta gana al año 100.742,91 euros, unos 8.400 euros al mes. Una de ellas fue la del periodista Manuel Rico, que en su blog Periodismo Incendiario propuso a los lectores donar 10 céntimos de euro para ayudar a Aguirre. Los lectores de la página -"un trabajo que hago a título personal, como ciudadano, no como empleado de mi grupo editorial", explica Rico- tomaron la idea y decidieron “hacerlo en serio”.

Carlos Yuste, encargado del diseño de 1EuroParaEspe.es explica que junto a otros tres lectores de Periodismo Incendiario se ha formado un grupo al que han dado el nombre de Comité de Iniciativa y Agitación, desde el que se ha montado la página. “Cuando vi la propuesta de Rico me gustó la idea de hacer algo de marketing viral político, lo hablé con los compañeros de la empresa y decidimos hacer un experimento. Nos están llegando muchos correos de gente diciendo que le gusta lo que hacemos”.

”Ayudar a la gente es lo que nos mueve”

1EuroParaEspe recibe al visitante con una imagen de Esperanza Aguirre agitando una hucha con forma de cerdito, y un extracto de sus declaraciones en su biografía. En ‘Cómo contribuir’ se ofrecen los datos de la cuenta bancaria y el número al que se pueden mandar los mensajes para realizar donaciones, que crecen más rápido de lo esperado. “Entre ayer y hoy llevamos unos 70 SMS y en la cuenta hay ya más de 100 euros, con ingresos de hasta 20 euros”, afirma Yuste.

“El dinero se le va a ofrecer a Esperanza Aguirre, no sabemos si lo aceptará, se lo vamos a dar con mucho gusto que ella sabrá qué hacer con ellos, ayudar a la gente es lo que nos mueve”. Si la presidenta madrileña no quiere el dinero que se recolecte éste se donará a dos asociaciones, Attac España y la Asociación Víctimas del 11-M. El plazo de entrega de donativos se cierra el 14 de abril, “por ser el día de la República, no tanto para acercarnos a las elecciones”. Hay quien prefiere contribuir a través de la sección ‘Comunidad’ de la página en la que según Yuste se está recibiendo todo tipo de trabajos, sobre todo carteles. www.elpais.es 29.11.06

LOS JÓVENES SE SUMAN A LAS CRÍTICAS 

La presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre, según confiesa en su biografía autorizada, no llega a final de mes con su sueldo. De ser cierta su afirmación, su situación económica se asemejaría a la de miles de jóvenes de la región. Si un joven madrileño está pensando en comprar un piso, tiene que tener en cuenta que, como media, deberá invertir en la hipoteca el 76,6% de su sueldo. Los datos, publicados por el Observatorio Joven de Vivienda en España, revelan además que en la región la edad media para dejar el nido está en 34 años. Los jóvenes europeos lo hacen a los 25. En Madrid, tan sólo el 42% de los jóvenes entre 18 y 34 años vive fuera de casa de sus padres. El precio de la vivienda libre, el más elevado de España -287.390 euros por piso- es lo que más obstaculiza la emancipación de los jóvenes.

David González, 24 años "Es una falta de respeto"

"Vivo con mis padres porque independizarse ahora sería un suplicio", cuenta David González, de 24 años, y afiliado al PSOE que acampó ayer en los jardines de la Universidad Complutense para protestar contra la política de vivienda de Aguirre. Estudia Ciencias Políticas y trabaja como auxiliar administrativo en el Ayuntamiento. Gana unos 1.000 euros al mes. "Viví un año con un amigo, pero teníamos que pagar 400 euros cada uno por el piso. Al final, tenía que privarme de tantas cosas que volví con mis padres y mis dos hermanos". David es uno de los indignados con la presidenta. "Me parece raro. Un millón de pesetas [al mes] da para bastante. Es una falta de respeto para la gente que de verdad tiene problemas".

Elena Moreno, 25 años "Me da risa lo que dice Esperanza Aguirre"

A la acampada también asistió Elena Moreno, de 25 años. Acaba de terminar la carrera de Arquitectura. Ha sobrevivido dos años por las becas de investigación que le proporcionaban 380 euros al mes. Ahora ha conseguido una de traducción de textos de urbanismo: 13 euros por cada 100 palabras. "Me encantaría independizarme, pero es imposible. El precio de la vivienda es una aberración". A Elena, dice, le dan risa las declaraciones de Aguirre: "Queda retratada. Igual la pedicura, la manicura y la pelu, se le llevan todo el presupuesto".

Marisa Escobar, 22 años "A partir de un nivel es difícil empatizar"

Marisa Escobar, por ejemplo, tiene 22 años y trabaja como camarera por la zona de Nuevos Ministerios y ni se le pasa por la cabeza comprarse una vivienda. "Gano 850 euros al mes; ahora vivo con mi prima y no pago nada; pero en un mes me tengo que ir de su casa y pagarme un alquiler", explica Marisa.

"Sobre las declaraciones de Esperanza Aguirre, esta chica opina: "Cuando ya tienes cierto nivel, es difícil ponerte en el lugar de los demás, empatizar con lo que le pasa al resto. Eso supongo que nos pasa a todos; que miramos sólo desde nuestro sueldo hacia arriba y no hacia los que están todavía peor".

EL DINERO, SEGÚN LA PRESIDENTA

-"Lo que peor llevo es la factura de la electricidad. Tengo unos techos altísimos y la calefacción es eléctrica. ¡Un horror! No tener pagas extras me tiene mártir, las he tenido toda mi vida y las echo de menos en Navidad y en verano. No es que haga números a final de mes; es que muchas veces no llego, con la excepción de cuando fui presidenta del Senado, que entonces sí que cobraba un buen sueldo. En el paso del Senado a la Comunidad casi dividí por dos los ingresos". -"No estoy en política para ganar dinero, eso está claro, nunca me he planteado mi carrera en términos de rentabilidad. Siempre he pensado que nunca me voy a morir de hambre porque tengo mis oposiciones, y lo mismo que gano ahora en la Comunidad lo podría ganar en el ministerio si volviera. Además, hay mucha gente que, con sueldos más bajos de los que yo he tenido, viven muy dignamente, así que no voy a quejarme porque siempre he tenido lo que he necesitado. Lo que se puede conseguir con dinero ya lo tengo yo y no ambiciono más". -"Espe siempre nos ha dicho que tengamos cuidado con las cosas que hacemos porque nos mirarán con lupa", dice Cristina, hermana de la presidenta. "Cualquier ayuda o subvención que pudieran darnos acabarían diciendo que Esperanza Aguirre beneficia a sus hermanos con dinero público" www.elpais.es 25.11.06

Aguirre pide disculpas a Gallardón

"Lo dicho en el libro, dicho queda. Pero, si algo te ha molestado, te pido disculpas". Aunque nadie las escuchó, con esas palabras, según ambas partes, la presidenta de la Comunidad de Madrid y del PP madrileño, Esperanza Aguirre, pidió ayer perdón al alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón. Lo hizo tras acusarlo en un libro -su biografía autorizada- de desleal, de conocer de antemano el tamayazo, de "progre", de creerse Dios, de histérico o de saltarse la ley en 2003 para ser presidente interino y alcalde durante meses. "Acepto las disculpas", afirmó lacónico Ruiz-Gallardón, sugiriendo después que perdona pero no olvida: "Estas cosas deben quedar sólo en el capítulo de la memoria".

La aparente reconciliación tras la penúltima bronca entre los dos máximos cargos del PP en Madrid se escenificó durante la inauguración de la ampliación del metro a la Alameda de Osuna (Barajas), un acto en el que alcalde y presidenta casi ni se miraron. Los desencuentros entre ambos han sido muchos y variados, pero es la primera vez que uno de los dos los admite pidiendo perdón. En el PP habían saltado las alarmas por el perjuicio que los ataques de la presidenta podrían causar en el tándem electoral Aguirre-Gallardón a seis meses de los comicios de 2007.

La entrada a la estación de Alameda de Osuna, un barrio que llevaba dos décadas pidiendo el metro, bullía a las diez de la mañana, con un cielo que amenazaba lluvia y un ambiente político que auguraba tormenta. Estaban los vecinos, impacientes por estrenar los vagones, pero también decenas de periodistas a la espera de ver llegar a Ruiz-Gallardón y Aguirre, y de escrutar sus rostros. El primer acto público conjunto tras la publicación de la biografía autorizada Esperanza Aguirre. La presidenta, escrita por la periodista Virginia Drake, podía terminar en ruptura definitiva o en la enésima reconciliación entre alcalde y presidenta.

La novia llegó primero. Salió del coche oficial y sobre ella se abalanzó una mezcla informe de periodistas, cámaras de televisión, vecinos -la mayoría jubilados- y, con el gesto demudado, sus guardaespaldas y todo el servicio de protocolo al rescate.

Aguirre avanzó entre empujones con su imperturbable sonrisa, saludando como podía a los vecinos que le daban las gracias por el metro y a los que le gritaban "¡Esperanza, presidenta!". "¡Del Gobierno, del Gobierno!", añadían algunos llevados por el entusiasmo. "No, no, hay que ganar la Comunidad", respondía ella, consciente de que ayer era un día para la prudencia. "¡Cuidado, paren, paren! ¡Atrás, que nos aplastan!", se escuchaba de fondo a varias mujeres.

En esas estaba cuando el coche de Ruiz-Gallardón enfiló la calle y paró frente al mogollón. El alcalde salió con semblante serio. Aguirre se giró y fue hacia él. Cubiertos por una lluvia de flases, se dieron dos veloces besos en las mejillas. Medio segundo después, Ruiz-Gallardón se había dado la vuelta y caminaba ya hacia la entrada de la estación, hacia cualquier sitio pero lejos de Aguirre. Ella, tras un momento de duda, siguió también a lo suyo: estrechó manos, sonrió un poco más. Y juntos, pero separados, entraron en la boca de metro seguidos en tromba por más de 200 personas.

Ése, el del gélido saludo, fue el primer gesto del desencuentro, aunque hubo muchos más. La visita duró apenas media hora, y durante más de diez minutos alcalde y presidenta ni siquiera se miraron. Ella lo intentaba a veces, le indicaba lo bonita que había quedado la estación, o se reía por algo; pero el alcalde prefería fijar la mirada al frente o charlar de cualquier cosa con la concejal de Urbanismo, Pilar Martínez, que no se separó de él. El rostro triste y contraído de Ruiz-Gallardón le sirvió para escenificar su cabreo.

Tras unos momentos críticos en los que el viceconsejero de Presidencia, Alberto López Viejo -al grito de "¡Todo el mundo atrás! ¡No pasas, no pasas!"-, ejerció de agente de seguridad en medio de la avalancha de periodistas, adoptando posición de placaje entre ellos y la presidenta, el grupo llegó al andén y el primer tren estrenó la estación. Las cámaras de televisión tenían literalmente rodeados a presidenta y alcalde, todos en equilibrio inestable al borde del andén. El ex alcalde José María Álvarez del Manzano, invitado al acto por Aguirre, temía por la integridad física del colectivo: "¡Que viene el tren, que viene! ¡Que se nos caen a la vía!".

Pero el tren pasó, hubo aplausos y por fin el viaje de inauguración entre estaciones. En el vagón ya no había escapatoria, así que la conversación intrascendente se impuso y Ruiz-Gallardón no tuvo más remedio que compartirla con Aguirre. Luego llegaron los discursos de fin de obra. Y el primer gesto inesperado de la presidenta.

Subida a la tribuna, había hecho ya todo el relato del "compromiso cumplido" y las bondades del metro cuando se paró frente al micrófono y, mirando al alcalde, dijo: "Tras el revuelo que se ha creado por la publicación de fragmentos de mi biografía autorizada, quiero decir algo. El alcalde sabe el aprecio que le tengo. Las discrepancias han existido, claro que han existido, pero: primero, ya están superadas, por mi parte desde luego; y segundo, lo que nos une -trabajar por el bien de los madrileños- es mucho más de lo que nos separa".

Todos aplaudieron esas palabras, menos Gallardón. Él había escuchado con los labios prietos y los brazos cruzados. Cuando Aguirre bajó por fin de la tribuna -ahí sí recibió aplausos unánimes- y le preguntó en voz baja: "¿Te parece bien que me haya referido a ese tema?", él le dedicó una sonrisa forzada, pero no respondió.

Más tarde llegó, en privado, la petición de disculpas. Y el alcalde, en otro acto público (ya en solitario), fue preguntado por un periodista. ¿Acepta las disculpas? "Las acepto. Nunca he dejado de aceptar las disculpas de nadie que me las haya pedido", dijo, antes de expresar su deseo de que "estas cosas se queden en el capítulo única y exclusivamente de la memoria". Ruiz-Gallardón, que se negó a responder esta semana a las acusaciones de Aguirre porque "hay cosas que no pueden hacerse a seis meses de las elecciones", ha anunciado que no acudirá a la presentación de la biografía. www.elpais.es 25.11.06 

"Soy de Esperanza"; "soy de Gallardón" 

Diez y media de la mañana en la parada de Metro de Alameda de Osuna. En el exterior se agolpa un centenar de personas. La nueva parada es lo de menos. Lo que importa es ver a Esperanza Aguirre, Espe, que parece que allí juega en casa. Cualquiera diría que Alberto Ruiz-Gallardón tiene menos seguidores por la zona.

"Esperanza es la mejor, ha tenido que venir ella para que el metro llegara hasta aquí. Treinta años llevábamos esperando", dijo una vecina llamada María José. Un grupo de mujeres aseguraba que la vida les cambiará radicalmente. "Ahora llegaremos al centro en 25 minutos, antes tardábamos eso en llegar a la avenida de América", añadió Isabel.

"Yo ahora saldré más e iré de fiesta, antes estaba en casa aburrida y deprimida", dijo riendo Rosario. "Sí, claro, ahora esto es Beirut", murmuraba una voz masculina por detrás.

¿Y de la polémica entre el alcalde y la presidenta regional? "Nada, nada, son amigos y ya está", coincidía la mayoría. "Es injusto que le pongan tantas zancadillas a Ruiz-Gallardón. Es el único progre del partido", mantuvo Petri Hernando.

Llegó Esperanza Aguirre. El acabose. Saludo, o sucedáneo, a Ruiz-Gallardón, y empiezan los gritos: "¡Esperanza, a la derecha, a la derecha...!" y "¡Bravo, bravo!". Como lo de la derecha se le presupone, fue el apellido del concejal de Hacienda [Juan Bravo] el que le llamó la atención. Aunque no parecía ir por ahí la cosa.

Aguirre se acercó a sus seguidoras y se fundió en un abrazo. "Preséntate a las regionales, a las generales... a todo. Preséntate a todo", le decían. Ella se reía. "¿Habéis sufrido mucho?", preguntó segura de la respuesta. Los besos y abrazos aumentaron.

Llegó el momento de entrar al metro, y Aguirre pidió agua. El ex alcalde José María Álvarez del Manzano era el único que sonreía. Una vez dentro del vagón, la presidenta se tuvo que agarrar para no perder el equilibrio en el arranque. "¿Hace cuánto que no viaja en metro?", le preguntó un periodista. "Uy, pues hace muy poco, unos días", respondió ella.

A la llegada a la parada de El Capricho, más carreras de la prensa y de algunos vecinos entusiastas. Alguno andaba un poco desorientado. Bajo un cielo plomizo, salieron Aguirre y Ruiz-Gallardón al parque del Capricho. "¿Pero estos dos ya se han amigado?", preguntó un hombre que paseaba en chándal.

Los amigos se marcharon y comenzó en el vestíbulo de la estación de Alameda de Osuna la fiesta organizada por la Consejería de Transportes para celebrar con los vecinos la llegada del metro. Canapés, refrescos, serviciales azafatas y hasta un organillero contratado por la Comunidad. "Estamos muy contentos. Ejerzo de cura en la parroquia de Santa Catalina de Alejandría y llevo 28 años oyendo a los vecinos pedir el metro", contaba el padre Felipe Redondo. Natividad contemplaba las bóvedas de la estación. "Ay, hijo, yo tengo 69 años. Y creí que ya no lo veía".www.elpais.es 25.11.06 

Rajoy: "Éste es un asunto prosaico"

El presidente del PP, Mariano Rajoy, afirmó ayer que la polémica entre Alberto Ruiz-Gallardón y Esperanza Aguirre tras la publicación de la biografía autorizada de la presidenta es un asunto "prosaico", uno más de los "temas que pasan y accidentes que se producen". "Y eso me temo que es bastante inevitable", añadió Preguntado en RNE sobre si confirmará su asistencia a la presentación del libro el próximo martes, Rajoy respondió: "Tengo una agenda que, mientras siga siendo la agenda, es la agenda y, cuando deje de serlo, lo es". El líder popular explicó por qué en esta pelea él no se mete: "En los últimos días me he ocupado de cosas más importantes y menos prosaicas".Así, recordó su reciente visita al País Vasco y su intervención en el pleno del Congreso y dijo que está trabajando en los temas que le "competen como presidente del partido". "Lo demás son temas que pasan y accidentes que se producen, y eso me temo que es bastante inevitable", continuó Rajoy, quien aseguró que no conoce lo que dice el libro de Aguirre sobre él, aunque añadió: "Supongo que todo bueno".Por su parte, la segunda teniente de alcalde en el gobierno de Ruiz-Gallardón, Ana Botella, señaló que ella trabaja "para que Mariano Rajoy sea el próximo presidente del Gobierno, que es lo que toca". Así respondía a la pregunta de si Aguirre podría ser una buena presidenta del Gobierno. www.elpais.es 24.11.06

El vicepresidente González: " En este momento yo no lo hubiera publicado "

El vicepresidente primero de Madrid, Ignacio González, habló ayer de la biografía autorizada de Esperanza Aguirre, La presidenta. "Si me preguntan si yo lo hubiera publicado ahora, si pudiera tener alguna decisión en la editorial, a lo mejor no lo hubiera hecho", aseguró González para precisar después: "Es a la autora y a la editorial a quienes compete decidir cuándo se pone a la venta".

La publicación del libro ha sido recibida en el Partido Popular madrileño entre división de opiniones. La presidenta dio a leer el manuscrito a algunos miembros de su gabinete y a personas de su confianza, al tiempo que ella misma también hizo una revisión del texto. Hubo quien le aconsejó que matizara algunas cosas y otros que, tras leer el libro ya editado, aseguran que si a ellos les hubieran pedido opinión en su día habrían aconsejado a la presidenta "no publicarlo".

Ignacio González, mano derecha de Aguirre en su Gobierno, intentó restar importancia a las afirmaciones que se recogen en el texto y en especial a las referidas al enfrentamiento entre Esperanza Aguirre y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. "Es una reproducción compendiada de algunas cuestiones ya conocidas que han motivado momentos de tensión y discrepancia en ocasiones entre el Ayuntamiento y la Comunidad", dijo.

"En cualquier caso", añadió el vicepresidente regional, "el Gobierno no ha entrado ni entrará en ninguna polémica de libros escritos por periodistas o escritores, porque nosotros nos dedicamos a trabajar por los madrileños, y me parece que cada uno puede tener su opinión sobre esta biografía".

Preguntado González sobre si la publicación de la biografía de Aguirre ha podido romper algún supuesto pacto entre la presidenta y el alcalde para no vulnerar sus relaciones hasta pasadas las elecciones de mayo, González dijo: "No me consta que exista tal acuerdo y que, en todo caso, se trata de momentos pasados recogidos por los medios de comunicación en el momento en que se produjeron".

Hoy está previsto que Alberto Ruiz-Gallardón y Esperanza Aguirre celebren el primer acto conjunto tras la polémica del libro. Ambos acudirán a la inauguración del metro a la Alameda de Osuna, en el distrito de Barajas. Allí les tocará poner buena cara y simular que a pesar de la polémica entre ellos sigue habiendo una correcta relación. www.elpais.es 24.11.06

"Los que no llegamos a fin de mes somos nosotros"

Hacía por lo menos 20 años que Mariano Monjas, de 68 años, y su mujer, Filomena López, de 70, no salían de vacaciones. Este verano han pasado 15 días en la playa de Benidorm (Alicante), gracias a un viaje más barato dirigido a las personas mayores

Mariano y Filomena viven sólo con la pensión mensual que recibe él: 750 euros. Y con ese dinero pagan la luz, la comunidad de propietarios, el agua, el gas, la comida, el transporte... "Menos mal que la casa la compramos hace 40 años y ya la tenemos pagada", cuentan. Nunca ahorran ni se dan un capricho.

A este matrimonio que reside en el barrio de Palomeras (Puente de Vallecas) les da risa las polémicas declaraciones de la presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre, de que a veces con su sueldo de 8.395 euros mensuales no llega a fin de mes. "¡Los que no llegamos a fin de mes somos nosotros, con 750 euros de pensión!", protesta Mariano.

Él trabajó durante 50 años, primero en el sector de la metalurgia y luego como taxista. Su mujer ha trabajado toda la vida limpiando casas, pero nunca ha tenido contrato y ahora no tiene derecho a una pensión."Sólo con mi pensión no podemos hacer casi nada. Hacía mucho que no íbamos al cine y el otro día fuimos a ver Los fantasmas de Goya, pero por eso de que ahora a los jubilados los martes el cine nos cuesta un euro", aclara Mariano.

En sus 40 años de matrimonio, pocas veces han salido de vacaciones. Antes, de vez en cuando, salían a cenar con amigos. "Pero ya casi no lo hacemos. Con el tema del cambio de la peseta al euro hemos notado muchísimo cambio; se ha encarecido todo muchísimo", cuentan Mariano y Filomena. Ellos dicen que en su colonia, San Agustín, hay muchas personas mayores en sus mismas condiciones: "Ahora hay que rehabilitar las casas porque están muy viejas y la mayoría de los vecinos no tienen dinero para afrontar la reforma".El matrimonio tiene cuatro nietos y ahora, con las Navidades encima, toca comprar los regalos. "Nos apañamos como podemos, recurrimos al ingenio y buscamos siempre lo más barato", afirman. El matrimonio de jubilados rara vez renueva su vestuario -"cuidamos la ropa y así nos dura"-; para moverse tienen "un coche viejo" al que echan gasolina cuando pueden. Y cuando no, van a los sitios andando.www.elpais.es 24.11.06

"Que digan lo que saben del 'tamayazo"

Rafael Simancas, líder de los socialista madrileños, calificó de "extraordinariamente graves" las afirmaciones de la presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre, que dice en su biografía autorizada que el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, conocía de antemano el tamayazo [la deserción de dos parlamentarios socialistas durante la fallida investidura de Simancas]. "Que Aguirre y Gallardón digan lo que saben", exigió

"La acusación de Aguirre es extraordinariamente grave y merece, desde luego, una explicación", añadió. "Me parece grave y revelador el testimonio de Aguirre al respecto. Los ciudadanos merecen una explicación cuanto antes, primero en tribuna pública y quién sabe, en función de lo que se descubra, si en alguna otra instancia de naturaleza jurídica". Ruiz-Gallardón desmintió ayer que supiera algo de este tema.

Simancas aseguró que le produce tristeza "el espectáculo que se está dando al resto de los ciudadanos de España".

También se sumó ayer a la polémica del libro de Aguirre el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. "Esperanza Aguirre matizará el comentario sobre el alcalde de Madrid y el tamayazo con la misma facilidad que desmintió que no llegaba a fin de mes". Rubalcaba concluyó: "No he leído la biografía. He oído a Gallardón que la va a dejar para el 2008, yo igual la retraso un poco más".

Ruth Porta, portavoz adjunta socialista en la Asamblea de Madrid, corroboró las palabras de Simancas. "La afirmación realizada por Aguirre de que Gallardón sabía la huida de Tamayo y Sáez pone bajo sospecha al PP". "Se viene a reconocer que miembros del PP conocían las intenciones de Tamayo de torcer la voluntad popular surgida de las urnas y que, lejos de impedirlo y denunciarlo, se convirtieron en cómplices", sostiene. "Es la primera vez que un miembro del PP, en este caso la principal favorecida, reconoce que la huida de Tamayo y Sáez estaba urdida con anterioridad y que miembros de su partido lo sabían. Gallardón no puede esperar para hablar a las elecciones de mayo de 2007. Tanto él como Esperanza Aguirre deben dar inmediatas explicaciones a los ciudadanos".

Porta se refirió también al aspecto de la biografía de Aguirre que relata que la presidenta no llega a fin de mes. "Los ricos deberían tener un poquito más de respeto a los que son menos ricos", dijo. "Aguirre debe pedir disculpas y hacer público su patrimonio y el de sus cargos públicos", añadió.

Fernando Marín, portavoz de Izquierda Unida en la Asamblea, se convirtió ayer en otra voz que reclama una investigación. "Es preocupante que la biografía de Esperanza Aguirre indique que alguien pudiera conocer en el PP que se iba a producir la defección que Tamayo y Sáez llevaron a cabo el 10 de junio de 2003. Es necesaria una investigación sobre lo que recoge el libro". Y añadió: "Es importante para los ciudadanos que esto se conozca, y si se dicen cosas en el libro de ese tenor, lo menos que se puede hacer es investigarlas".www.elpais.es 24.11.06

El palacio de la presidenta

Esperanza Aguirre se queja en el libro de sus problemas para llegar a final de mes, sobre todo por culpa de los gastos que le origina su casa. "Lo que peor llevo es la factura de la electricidad", dice. "Tengo unos techos altísimos y la calefacción es eléctrica. ¡Un horror! No tener pagas extras me tiene mártir, las he tenido toda mi vida y las echo de menos en Navidad y en verano. No es que haga números a final de mes; es que muchas veces no llego, con la excepción de cuando fui presidenta del Senado, que entonces sí cobraba un buen sueldo. En el paso del Senado a la Comunidad, casi dividí por dos los ingresos".

Para el grupo socialista en la Asamblea es "inaceptable" que una persona que tiene un palacio como vivienda afirme que tiene dificultades para llegar a final de mes. Según los socialistas, Aguirre y su familia residen en un palacio de 1.000 metros cuadrados con tres plantas y que en 2003 estaba valorado en seis millones de euros. La casa está situada en el centro de Madrid, a pocos metros de la Gran Vía.

"En Madrid", dice la portavoz adjunta Ruth Porta, "existen muchas familias que ni tan siquiera tiene calefacción en sus viviendas, por lo que Aguirre no sólo debería pedir disculpas como presidenta regional, sino también como ciudadana".Los socialistas volvieron ayer a reclamar que Aguirre haga una declaración de su patrimonio en la Asamblea de Madrid. "Los ciudadanos tienen derecho a saber el patrimonio de los cargos públicos". www.elpais.es 24.11.06

Cobo tacha a Aguirre de irresponsable por atacar a Gallardón antes de las elecciones

El vicealcalde Manuel Cobo, número dos de Alberto Ruiz-Gallardón, hizo ayer lo que su jefe se ha resistido a hacer en los últimos tres días: responder a la presidenta regional, Esperanza Aguirre, después de que ésta deslizara en un libro graves ataques personales y políticos contra el alcalde. "Cuando uno ocupa determinados cargos tiene que ser responsable. Quien no lo haya sido, pues que presente su libro y que lo explique", afirmó Cobo. Añadió que "muchas de las cosas que se han publicado no son verdad ni, mucho menos, toda la verdad" y remató apuntando que esta polémica sólo favorece al PSOE. Ruiz-Gallardón se negó a entrar en disputa: "A seis meses de las elecciones, hay cosas que no se deben hace; no seré yo quien las haga".

El libro Esperanza Aguirre. La presidenta, biografía autorizada de Aguirre escrita por la periodista Virginia Drake, ha reabierto la caja de los truenos entre el alcalde y la presidenta, compañeros de partidos y máximos cargos públicos del PP en Madrid. En la biografía, Aguirre dice que Ruiz-Gallardón se cree Dios y que se convirtió en "el progre por antonomasia" para lograr el voto de la izquierda; pero también le lanza acusaciones más gruesas: la principal, que el alcalde supo la noche del 9 de junio de 2003 "lo que iba a pasar" al día siguiente -la deserción de los diputados socialistas Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez, que robó la presidencia a Rafael Simancas-, y no avisó al PP.

Ruiz-Gallardón, que se ha negado a participar en la presentación del libro la semana próxima, eludió el miércoles las preguntas de los periodistas alegando que no lo ha leído y anunció que no piensa leerlo "hasta el 28 de mayo", tras las elecciones municipales y autonómicas. Pero su número dos, Manuel Cobo, sí quiso hablar ayer en el programa El Círculo a primera hora, de Telemadrid.

"A seis meses de unas elecciones en las que Esperanza Aguirre se juega mucho, Alberto Ruiz-Gallardón se juega mucho, mi partido se juega mucho, Mariano Rajoy se juega mucho, creo que no sería adecuado que yo o Alberto dijéramos lo que pensamos de las cosas que ahí se dicen", comenzó Cobo, aunque sí acabó diciendo parte de lo que pensaba.Primero, que "muchas de las cosas que se han publicado no son verdad ni, mucho menos, toda la verdad". Segundo, que el libro es un regalo para el PSOE: "Este libro puede dejar contentos a nuestros adversarios. No creo que estén contentos los dirigentes de mi partido ni las personas responsables, que las hay y muchas, cercanas a Aguirre. Pero me temo que Esperanza Aguirre sí pudiera estar contenta, y eso me preocupa", soltó.

"Hay muchas palabras fuertes, pero no voy a entrar en ninguna. Ni en las descripciones que hace Aguirre. Y lo que menos voy a hacer es descripciones de ella porque sería caer en el mismo error. Mire, cuando uno ocupa determinados cargos tiene que ser responsable. Y quien no lo haya sido, pues que presente su libro y que lo explique", concluyó el vicealcalde.Tres horas más tarde, Ruiz-Gallardón fue preguntado sobre la biografía durante una rueda de prensa. Se negó a responder. Afirmó que con Rajoy habla "casi todos los días" -no aclaró si de este tema- pero que con Aguirre no ha tenido "oportunidad", y sólo desmintió la acusación de que se enterase del tamayazo con antelación -lo hizo con un escueto "Eso, no"-. Al final, coronó con evidente malestar su último silencio: "A seis meses de las elecciones hay cosas que no se deben hacer; no seré yo quien las haga".La presidenta asistió anoche a una conferencia del ex ministro Rodrigo Rato en el Paraninfo de la Universidad Complutense, en la que también estuvieron Rajoy, José María Aznar y Manuel Fraga, informa Carlos E. Cué. Ante un grupo de periodistas, Aguirre resumió la pelea con el alcalde: "Al final, siempre escampa". www.elpais.es 24.11.06

Gallardón contradice a Aguirre y asegura que no conocía el 'Tamayazo'

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha asegurado hoy que no conocía el Tamayazo antes de que se produjera, como se afirma en el libro Esperanza Aguirre, la presidenta de Virginia Drake, y ha asegurado que no quiere entrar en "una polémica que puede perjudicar al PP".

Gallardón, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, ha afirmado que sus palabras en torno a que no comentaría nada sobre la biografía de la presidenta regional hasta después de los comicios de mayo del próximo año "no son una frase hecha".

"A seis meses de las lecciones hay cosas que no se deben de hacer, y no seré yo quién las haga y quién entre en una polémica que puede perjudicar a mi partido", ha añadido el regidor.

Al ser preguntado si había hablado con Mariano Rajoy o con Esperanza Aguirre sobre este asunto del libro, Gallardón ha señalado que con el presidente del PP, Mariano Rajoy, habla "prácticamente todos los días" y que con Aguirre no ha tenido "ocasión de hablar".

Manuel Cobo, vicealcalde de Madrid- "Aguirre puede estar contenta con la publicación del libro y eso me preocupa."

La venganza escrita

En la biografía de Aguirre se dice que Gallardón perdía la Comunidad, por lo que Aznar decidió presentarle como candidato a alcalde

Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad, no olvida. Y, además, no perdona. A pesar de que ha asegurado una y otra vez que ella y Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde de Madrid, se quieren "como hermanos", porque hace más de 20 años que entraron juntos a trabajar en el Ayuntamiento, lo cierto es que su relación no es fraternal. En el libro La presidenta, la biografía autorizada de Esperanza Aguirre, escrita por Virginia Drake y editada por La Esfera de los Libros, se recogen los desencuentros de los dos líderes madrileños del Partido Popular. El borrador del texto fue revisado antes de su publicación por el gabinete de la presidenta.

No obstante, ayer Aguirre intentó restar importancia a la lista de agravios que ella misma había descrito en el libro y evitó hablar del asunto. Por su parte, Gallardón, al final de una visita a instalaciones deportivas madrileñas, echó mano de la ironía para abordar las tensas relaciones con la presidenta. "Tengo el libro encima de la mesa, pero lo tengo cerrado. No lo voy a abrir hasta el día 28. Hasta esa fecha lo que tenemos que hacer todos es ponernos a trabajar para ganar las elecciones".

En el libro se deja entrever que Alberto Ruiz-Gallardón no fue elegido en 2003 por José María Aznar, presidente del partido, para encabezar las listas a la alcaldía por los buenos resultados que iba a obtener (tal y como Ruiz-Gallardón afirmaba), sino porque había posibilidades de que perdiese la Comunidad.

"Los resultados de las encuestas Wert se guardan bajo siete llaves para evitar filtraciones (...). La sorpresa fue mayúscula incluso para los propios candidatos cuando se hace pública la decisión de José María Aznar de enviar a Gallardón al Ayuntamiento y a Aguirre a la Comunidad".

En la biografía autorizada por la presidenta se asegura: "Si Alberto se hubiese presentado candidato a la Comunidad, su carrera política hubiera corrido un serio riesgo (...). Las encuentas señalaban un margen mayor de victoria para Alberto en el Ayuntamiento que en la Comunidad. (...) Tras conocerse los resultados, hay quien entiende que Aznar no podía permitirse el lujo de que su supuesto mejor alfil cayera a manos de un candidato socialista apenas conocido por el 34% de los madrileños".

Resultados

De los resultados de las encuentas, dice el libro, "se deduce, claramente y sin lugar a dudas, que es Esperanza Aguirre la posible candidata del PP que mejores resultados obtiene frente a Trinidad Jiménez, mejores incluso que políticos como Alberto Ruiz-Gallardón o Rodrigo Rato, que en 2002 parecían estar en lo más alto de su carrera política y que además su grado de conocimiento era muy superior al de Esperanza". (...) "Se puede concluir, por tanto, que tras los resultados de estas encuestas, la Comunidad se podía perder o ganar por la mínima con Gallardón y que el Ayuntamiento no era tierra conquistada, como se pensaba, ni con Alberto, ni con Mercedes [de la Merced], ni con Rato, ni mucho menos con Álvarez del Manzano; porque sólo con Esperanza Aguirre el PP conseguía una cómoda mayoría absoluta".

Ruiz-Gallardón ganó la alcaldía y Simancas, la Comunidad, aunque la fuga de Tamayo y Sáez dio un vuelco a la Asamblea. "La primera faena fue cuando nos enteramos de que la noche anterior al 10 de junio él ya sabía lo que iba a pasar y no nos dijo nada. Luego, se levantó y se marchó cuando habló Tamayo", cuenta Aguirre.

Tampoco le perdona a Ruiz-Gallardón que fuera presidente y alcalde a la vez hasta que se convocaron unas nuevas elecciones. "Alberto tenía que haber dejado a Luis Eduardo Cortés [vicepresidente] de presidente en funciones en la Comunidad, pero le cesó, al igual que a Luis Peral y a Nacho Echániz, que habían concurrido conmigo en las elecciones. La ley prohíbe terminantemente que el presidente de la Comunidad de Madrid tenga ningún otro cargo, pero como él era Dios mandó hacer un informe ad hoc". También hay referencias a la orientación política de Ruiz-Gallardón: "Él quiere hacer creer a todo el mundo que representa el centrismo y yo, lo más rancio y conservador de la derecha".

La presidenta, en su biografía autorizada, también detalla algunas situaciones como la vivida en el último congreso nacional del PP. Según Aguirre, Ruiz-Gallardón ocupó durante las sesiones uno de los sitios reservados al llamado politburó a pesar de no pertenecer a él. Esperanza, al darse cuenta, le envía un mesaje de móvil: "Pero, ¿qué haces ahí?". Ruiz-Gallardón responde que le ha puesto allí Aznar, a lo que Aguirre contesta: "Ni harto de vino te pone Aznar a ti en ese sitio".

En el libro se recogen los desencuentros de los políticos del PP cuando Aguirre decidió presentarse a la presidencia de su partido en Madrid. En una cena, "Alberto estaba enfadado cuando comenzó a decirme que cómo se me ocurría presentarme si tenía menos votos que él. Ante su creciente indignación, decidí tomarme las cosas con mucha calma. Lo que más le molesta a Gallardón es que yo no me altere con sus amenazas. Terminó diciéndome que si yo era presidenta del partido, él no se presentaba a las elecciones municipales de 2007".

ASÍ VE AGUIRRE A GALLARDÓN

- "Las encuestas señalaban un margen mayor de victoria para Alberto en el Ayuntamiento que en la Comunidad"- "Tras conocer los resultados, hay quien entiende que Aznar no podía permitirse el lujo de que su supuesto mejor alfil cayera a manos de un candidato socialista apenas conocido por el 34% de los madrileños"- "Gallardón terminó la cena diciéndome que si yo era presidenta del partido él nose presentaba a las elecciones municipales de 2007"- "Él quiere hacer creer a todo el mundo que representa el centrismo y yo, lo más rancio y conservador de la derecha"- "Lo que más le molesta a Gallardón es que yo no me altere con sus amenazas"- "Alberto tenía que haber dejado a Luis Eduardo Cortés de presidente en funciones en la Comunidad de Madrid, pero le cesó, al igual que a Luis Peral y a Nacho Echániz, que habían concurrido conmigo en las elecciones. La ley prohíbe terminantemente que el presidente de la Comunidad tenga ningún otro cargo, pero como él era Dios mandó hacer un informe ad hoc". - "La primera faena fue cuando nos enteramos de que la noche anterior al 10 de junio él ya sabía lo que iba a pasar y no nos dijo nada. Luego, se levantó y se marchó cuando habló Tamayo". www.elpais.es 23.11.06

Gallardón asegura que leerá la biografía de Esperanza Aguirre después de las elecciones

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha dicho que tiene en su mesa la biografía autorizada de la presidenta regional, Esperanza Aguirre, no ha querido confirmar si asistirá o no a su presentación, y mantiene que aún no lo ha leído: lo hará “el 28 de mayo del año que viene” porque ahora está muy ocupado preparando las elecciones. Aguirre ha negado hoy haber dicho, como aparece en el libro, que con su sueldo no llega a fin de mes. La presidenta de la Comunidad de Madrid ha desmentido hoy “absoluta y totalmente” que “muchas veces no llegue a fin de mes” con su sueldo, como se asegura en el libro. “Yo no he dicho eso. Me siento una privilegiada y desde luego estoy encantada en la política”, ha añadido.

El libro se titula Esperanza Aguirre, la presidente y lo ha escrito Virginia Drake con la autorización de la presidenta regional. A su presentación ya ha confirmado que no acudirá el vicealcalde y mano derecha de Gallardón, Manuel Cobo. Gallardón, por su parte, no lo ha leído ni lo hará hasta el año que viene: “Hasta entonces estamos todos preparando las próximas elecciones” autonómicas y municipales, ha dicho.

En la página 479 del libro se pone en boca de Aguirre esta frase: “No tener pagas extras me tiene mártir, las he tenido toda mi vida y las echo de menos en Navidad y en verano. No es que haga números a final de mes; es que muchas veces no llego, con la excepción de cuando fui presidenta del Senado”. La presidenta de la comunidad gana 100.743 euros al año, es decir, 8.395 al mes.

Para Rafael Simancas, líder de los socialistas madrileños y candidato de su partido a arrebatarle el cargo a Aguirre el año que viene, se trata de una “frivolidad” por la que tendría que disculparse ante los ciudadanos, en especial ante jóvenes y ancianos. Según la diputada de Izquierda Unida Margarita Ferré, “la señora presidenta delira”, pues no distingue entre realidad y ficción. “A este paso es capaz de pedirnos un asistente social para el palacete”, ha añadido. www.elpais.es 22.11.06

"SOBRE EL 11M Quienes digan los jueces que son los responsables, serán los responsables, y eso será plenamente apoyado por el PP"

Yo miro hacia el futuro no hacia el pasado. En estos momentos quien construye el discurso del partido es Rajoy. Y Mariano ha hecho una apuesta clara por hacer un partido muy centrado, que no tenga la más mínima tentación de caer en el radicalismo ni en las exageraciones ni en las exclusiones.

Cómo no me voy a sentir querido en una casa que fundó mi padre? ¿Cómo no me voy a sentir querido en una casa en la que yo estoy afiliado desde el mismo día de su fundación? ¿Cómo no me voy a sentir querido en una casa en la que desde el día que llegué dije que teníamos que abrir las puertas a los que antes militaban en otros partidos políticos, entre ellos Esperanza Aguirre, a la que contribuí a convencer como a Álvarez del Manzano para que, desde sus distintas militancias iniciales, se involucrasen en nuestro proyecto? ¿Cómo no me voy a sentir querido en una casa donde cuando entro en Génova 13 —edificio por cierto que yo alquilé para ser la sede del PP— reconozco hasta a la señora de la limpieza?

La extrema derecha, intransigente o radical, que no hace otra cosa que convertirse objetivamente en un colaborador de la izquierda socialista y por lo tanto favorecer las expectativas del PSOE, no está en el PP. De ninguna de las formas. Y les gustaría mandar en el PP y que hiciéramos lo que ellos quieren. Pero ni lo hemos hecho ni lo haremos nunca en el Partido Popular.

Pues una confianza absoluta en el Estado de Derecho, y por lo tanto en aquellos a los que les corresponde la investigación de hechos criminales, es decir, a los jueces. Nuestra confianza en el poder judicial es absoluta. hay un sumario que se ha cerrado, un juicio oral y quienes digan los jueces que son los responsables, serán los responsables, y eso será plenamente apoyado por el PP. (Alberto Ruiz Gallardón.08.10.06.ABC)

El Arzobispado de Madrid reprocha a Gallardón que case a una pareja gay  

El Arzobispado de Madrid ha recordado hoy al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, que mañana casará a una pareja de homosexuales, que el matrimonio sólo puede ser contraído por personas de distinto sexo. Además, le advierte de que la doctrina de la Iglesia obliga a todos los fieles católicos, incluidos "los políticos católicos". Por su parte, el secretario general del Grupo Popular ha señalado hoy que este "desafío" debe tener "consecuencias políticas".En una nota de prensa, el Arzobispado ha dicho que "el matrimonio no puede ser contraído más que por personas de diverso sexo: una mujer y un varón", como expuso Benedicto XVI en el V Encuentro Mundial de las Familias celebrado en Valencia. "La verdad sobre el matrimonio debe ser respetada y promovida por la legislación civil y no son aceptables ni las equiparaciones de las llamadas uniones homosexuales con el verdadero matrimonio, ni mucho menos una definición legal del mismo, como ocurre en la vigente legislación española", explica la institución eclesiástica en el comunicado.Para el Arzobispado, la legislación permite que el matrimonio "deje de ser considerado jurídicamente como la unión del hombre y la mujer quedando así vaciado de su valor y de su contenido insustituible para el bien común, que exige como base ineludible el verdadero matrimonio y la familia"."Esta doctrina obliga a todos los fieles católicos, incluidos los políticos católicos según la responsabilidad que les es propia, a tener especialmente presente que todo reconocimiento legal, teórico y práctico de las llamadas uniones homosexuales contribuye a ofuscar valores fundamentales que no sólo pertenecen a los creyentes, sino al patrimonio común de la Humanidad", concluye el Arzobispado de Madrid.

Gallardón celebrará su primera boda gay con la ausencia de dirigentes del PP

Alberto Ruiz Gallardón celebrará mañana su primera boda homosexual: la del militante del PP Javier Gómez y su novio, Manuel Ródenas. A la ceremonia no acudirán ni la ex ministra Ana Pastor -miembro de la Ejecutiva del partido- ni Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid, ambas invitadas. El concejal socialista Pedro Zerolo ha tachado la iniciativa del alcalde de "oportunista e hipócrita", mientras la asociación estatal de gays reclama al PP que retire el recurso de inconstitucionalidad contra la ley que permite las bodas homosexuales.Además y por su parte, el diputado del PP y secretario general del Grupo Popular en el Congreso, Jorge Fernández Díaz, acusó hoy de "desleal" al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, por anunciar su intención de oficiar una boda entre homosexuales este fin de semana. A su juicio, este "desafío" del primer edil madrileño "debe tener consecuencias políticas".Fernández Díaz recordó que el PP votó en contra de la ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo y también ha presentado un recurso de inconstitucionalidad, por lo que el alcalde "tiene la obligación de ser leal con su partido, sea o no católico"."El señor Ruiz Gallardón, que es un dirigente destacado del Partido Popular, tiene que ser leal al partido, con independencia de que sea católico, mahometado o mormón. Ese es su problema, pero tiene la obligación de ser leal con su partido y acatar sus decisiones", enfatizó.En este sentido, Fernández Díaz insistió en que si finalmente el alcalde madrileño oficia esta boda homosexual irá "en contra de la decisión adoptada por los órganos de gobierno del PP", lo que constituiría "una profunda deslealtad" que "desde luego debe tener consecuencias políticas".Alberto Ruiz-Gallardón celebrará mañana su primera boda homosexual: la del militante del PP Javier Gómez y su novio, Manuel Ródenas. A la ceremonia no acudirán ni la ex ministra Ana Pastor -miembro de la Ejecutiva del partido- ni Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid, ambas invitadas. El concejal socialista Pedro Zerolo tachó ayer la iniciativa del alcalde de "oportunista e hipócrita". La asociación estatal de gays reclamó al PP que retire el recurso de inconstitucionalidad contra la ley que permite las bodas homosexuales.

Javier Gómez, coordinador del Grupo de Lesbianas y Gays del PP, y Manuel Ródenas, responsable del programa de asesoramiento para gays de la Comunidad de Madrid, no tendrán una boda como la que vivieron hace tres meses el concejal de Cultura de Orense, José Araújo, del PP, y su novio. A aquel enlace acudió la plana mayor del partido en Galicia; a éste han declinado asistir la presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, y otros señalados dirigentes populares.

Gómez y Ródenas han llevado la preparación de su enlace con sigilo. Los invitados no iban a saber hasta dos días antes el lugar y el día. "Es algo íntimo y los medios no están invitados", contaba ayer Ródenas, tras publicar el diario El Mundo la fecha de la celebración. "No sabemos quién lo ha filtrado. Prefiero no pensar en la posibilidad de que haya sido el partido. Pero, una vez conocido, hemos preferido contarlo", reconocía.

Fuentes del entorno de los novios indicaron que desde la dirección del PP se ha desaconsejado la asistencia de los miembros del partido invitados, algo que Ródenas negó.

Entre esos invitados están Esperanza Aguirre y la ex ministra Ana Pastor, además de Rodrigo Rato, que se encuentra fuera de España. Aguirre explicó: "Me alegro mucho por ellos, pero no puedo ir. Me había comprometido antes para asistir a la boda de José Ignacio Echániz [ex consejero de Sanidad] en Salamanca . Les he mandado un regalo, unas mesas para la casa, que es el regalo que hago en todas las bodas. También he hablado con ellos".

A la pregunta de si hay alguna indicación del PP para que no asistan los dirigentes del partido, la presidenta respondió: "No lo sé, lo que no creo es que les haya gustado que les case Alberto [Ruiz-Gallardón]". Aguirre fue la única voz del PP que públicamente se mostró en contra del recurso presentado por la dirección de su partido ante el Tribunal Constitucional contra la ley que permite el matrimonio homosexual. El alcalde se ha limitado a señalar que, aun recurrida, esa ley está en vigor y "hay que cumplirla".

Por su parte, Ana Pastor explicó que recibió la invitación el 19 de julio. "Pero llamé a Javier para comunicarle que no podría asistir porque en esas fechas estaría en Galicia", señaló.

Francisco Granados, secretario regional del PP, desmintió que haya habido consignas de Génova. "Les he mandado un regalo y he estado con ellos, pero me marcho a Marbella este fin de semana", dijo. Quien sí asistirá es Luis Asúa, concejal del distrito Centro y único invitado del equipo de gobierno, según un portavoz municipal.

El socialista Pedro Zerolo exigió ayer "coherencia" a Gallardón para que "retire de inmediato el recurso interpuesto por el PP", ya que, de lo contrario, "su decisión de oficiar la ceremonia no puede ser calificada sino de oportunismo político". "Nosotros aprobamos las leyes a las que el PP se opone, y luego ellos las usan", subrayó.

La presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, Beatriz Gimeno, afirmó que los miembros del PP que vayan a la boda, incluido el alcalde, estarán incurriendo "en un acto de hipocresía política". Eso sí, excluyó al propio Javier Gómez: "Es un amigo y un activista gay. Ha hecho mucho para que se pueda ejercer este derecho".

Publicado en www.elpais.es 28.07.06

El 'número dos' de Aguirre acusa a Gallardón de "dejarse utilizar por el Gobierno de Zapatero"  

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, el popular Ignacio González, ha arremetido, en declaraciones al diario ABC, contra el alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón, de su mismo partido, pidiéndole “que no se deje utilizar tanto por el Gobierno de la Nación, que sólo intenta dividir al PP y aislar la Comunidad”, en referencia a la entrevista que hace poco mantuvieron la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, y Ruiz-Gallardón para hablar de la infraestructuras de Madrid y a la que no asistió Aguirre.

En lo que supone un nuevo roce entre el Gobierno regional y el consistorio madrileño, González ha asegurado que "el problema de fondo es qué pinta el alcalde de Madrid para hablar de las infraestructuras de la región o el cierre de la M-50". No obstante, el vicepresidente primero de la Comunidad ha destacado que entre Aguirre y Ruiz-Gallardón no existe una mala relación, sino "sólo situaciones de conflicto generadas por la defensa de los intereses de cada institución, pero no son enfrentamientos personales".

El periódico ABC asegura que el malestar del Ejecutivo de Aguirre se debe a la actitud de Ruiz Gallardón al reunirse con varios miembros del Gobierno socialista, en una imagen de cooperación y diálogo que contrasta con la oposición rotunda que esta llevando a cabo el equipo de Gobierno de Esperanza Aguirre. Un motivo más para la discordia es la cena que compartieron representantes de los sindicatos, el presidente de la Cámara de Comercio - Fernando Fernández Tapias- y el alcalde en la víspera de la gran manifestación de pacientes y personal médico que pidieron la dimisión del consejero Lamela el 21 de abril. Según ABC, fuentes del Gobierno regional sostienen que en aquel encuentro los sindicatos escucharon "más de una recomendación" para que la manifestación tuviera éxito.

Las declaraciones se producen en el mismo día en el que los trabajadores se manifiestan por el Primero de Mayo con la crisis del hospital Severo Ochoa como uno de sus ejes principales y un día antes de que en la Casa de Correos, sede del gobierno regional, se celebre el acto central del día de la Comunidad, actos a los que asistirán la presidenta, el alcalde y la vicepresidenta primera del Ejecutivo.

Desde la oposición. el líder del PSOE en Madrid, Rafael Simancas, y la portavoz municipal socialista, Trinidad Jiménez, han lamentado que el "enfrentamiento" entre la presidenta y el alcalde repercute en los "intereses de los madrileños". En este sentido, Simancas ha considerado que ambos políticos están pasando "de la categoría de la anécdota a la confrontación institucional", y ha pedido al PP "un ejercicio de mesura y de sentido común para que dejen sus enfrentamientosPublicado en El País. 01.05.05

El vicepresidente regional advierte al alcalde de que para ser candidato precisa la bendición del PP 

El vicepresidente primero y presidente del Comité Electoral del PP de Madrid, Ignacio González, dijo ayer que le parece bien la "disponibilidad" del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, a querer repetir en su puesto en las elecciones de 2007, pero recordó que es el partido el que "bendice a los candidatos". González concluyó: "Me parece muy bien la disponibilidad, pero será el partido el que decidirá quiénes son los candidatos a las distintas instituciones".

El alcalde aseguró horas antes, en una entrevista en Telecinco, que si los madrileños quieren, seguirá en el cargo después de 2007 porque necesita dos legislaturas para "coronar" proyectos que sitúen a la ciudad en el "liderazgo que le corresponde", en España y en Europa. Gallardón llegó al Ayuntamiento de Madrid tras los comicios de mayo de 2003.

Gallardón argumentó: "En una legislatura se inician muchos proyectos que se coronan en dos y, en principio, mi intención sería terminar ese proceso de transformación fabulosa que está viviendo nuestra ciudad para ocupar el espacio y el tiempo de liderazgo que le corresponde a Madrid no sólo dentro de España, sino dentro de Europa, y que eso requiere dos legislaturas".

En la entrevista, el alcalde también reconoció que ETA es "el único problema" de la candidatura olímpica que, hoy por hoy, según aseguró, es la mejor, por encima incluso de su principal competidora, París, al haber superado los escollos de pruebas deportivas y plazas hoteleras que sumaba puntos a favor de la ciudad francesa.

La candidatura olímpica Madrid 2012 y la reforma de la M-30 son dos de los grandes proyectos que el alcalde querría continuar en caso de presentarse finalmente a la reelección.( Febrero 2005 )

Aguirre se muestra "preocupada" por la ley ideada por Gallardón para lograr más dinero  

Es una ley muy importante, que afecta a la arquitectura institucional. Por eso, estoy preocupada. Antes de ser aprobada, esta ley debe ser debatida por los grupos políticos, igual que se ha hecho en Cataluña con la ley especial para Barcelona", declaró ayer Esperanza Aguirre, del PP, presidenta de la Comunidad de Madrid, sobre el proyecto de Ley de Régimen Especial de la Ciudad de Madrid del alcalde Alberto Ruiz-Gallardón. PSOE e IU, que están de acuerdo en la conveniencia de un régimen especial para Madrid, coinciden en que debe ser fruto de un amplio consenso.

Gallardón, del PP, quiere que el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero impulse una Ley de Régimen Especial de la Ciudad de Madrid que supondría dotar al Consistorio de muchos más recursos y más capacidad recaudatoria. "Lo que queremos es más dinero para Madrid. Pero eso no supone ninguna merma para la Comunidad porque no quitamos nada a la Comunidad", afirmó un miembro del equipo de Gallardón.

Aguirre, que ayer se mostró muy moderada, rehusó opinar a favor o en contra del proyecto de su compañero Gallardón. "Es un tema que afecta a los fundamentos básicos de la organización territorial. Por eso, voy a convocar al PSOE y a IU para debatirlo. Es algo que tenemos que acordar todos los grupos, porque no puede hacerse a espaldas de la Asamblea", declaró.

La presidenta regional se expresaba en esa línea en una carta enviada el pasado viernes al líder de los socialistas madrileños, Rafael Simancas, aceptando la propuesta de éste para debatir el modelo territorial, la reforma del Estatuto y otros asuntos. Al referirse al plan de Gallardón, Aguirre confiaba a Simancas: "Dado que en dicho texto se contienen aspectos que afectan a cuestiones básicas de la Comunidad, que me preocupan, y a la vista de los primeros informes que me han hecho llegar los servicios de la esta Comunidad, creo que debemos aprovechar la oportunidad para alcanzar un acuerdo político general sobre el mismo, y poder contribuir así conjuntamente a su mejor contenido".

Tras conversar con Aguirre, el portavoz del PP en la Asamblea, Antonio Beteta, dijo: "Esta ley afecta al Estado, a la Comunidad y al Ayuntamiento, y tiene que ser negociado por los tres. Hasta este momento, la Comunidad ha estado incomprensiblemente ajena a este asunto, que aparentemente ya está cocinado. Pero deben intervenir en este proyecto todos los grupos (PP, PSOE e IU) de la Asamblea".

Simancas se mostró a favor de una ley especial para la ciudad de Madrid "porque así está contemplado en el artículo 6 del Estatuto de autonomía y en el programa electoral del PSOE". Según Simancas, esta ley "tiene que reconocer el papel institucional de la ciudad de Madrid y darle compensaciones por los gastos que le supone ser capital del Estado". "Pero la elaboración y promulgación de esta norma", agregó, "tiene que hacerse al margen de un enfrentamiento entre Gallardón y Aguirre".

Gallardón sostiene que esta ley especial para Madrid tendría carácter estatal y que son las Cortes las encargadas de aprobarla, a propuesta del Gobierno central. "Es el mismo trámite que ha seguido la carta municipal de Barcelona, que será aprobada en breve. Es lo mismo", remacha un colaborador de Gallardón. Pero Ignacio González, vicepresidente primero de la Comunidad, sostiene: "Queremos que se haga como lo de Barcelona, donde se formó una comisión tripartita (Generalitat, Ayuntamiento y Gobierno central) y donde se discutió el tema durante mucho tiempo". Simancas sostiene: "Hay que debatir la ley en el Ayuntamiento, luego en la Asamblea y por último en las Cortes".

Trinidad Jiménez, portavoz socialista en el Ayuntamiento, recalca: "El PSOE tiene el compromiso de hacer una ley de capitalidad para Madrid. Es decir, ley de capitalidad, sí; pero no se puede hacer de forma apresurada y sin consenso político. Sería inadmisible que saliera adelante sin un gran acuerdo. Llama la atención que Gallardón rehúse el debate y ahora quiera ir tan rápido". Tras criticar que la ley diseñada por Gallardón tiene "un enfoque financiero" y centrado en obtener más dinero, Jiménez pretende que sirva para replantearse el papel de las corporaciones locales. Inés Sabanés, portavoz municipal de IU, opina: "Estamos de acuerdo en una ley que suponga que el Ayuntamiento tenga mayores competencias, pero debe ser una ley resultante del consenso, no del conflicto". En opinión de Sabanés, la norma proyectada por Gallardón supondría que "Madrid se convertiría en un foco muy importante, en detrimento del resto de la región". La portavoz de IU tiene "reservas insalvables" sobre el modelo de relaciones Ayuntamiento-Comunidad-Gobierno central ideado por el alcalde del PP: "En la Comisión General de Coordinación que figura en el proyecto de Gallardón sólo estarían ahora el PP y el PSOE, lo que supondría la laminación de la oposición".Publicado en El País.30.01.05

El "número dos" de Gallardón pide al PP que no siga "políticas talibanes"

El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, pidió hoy al presidente del PP, Mariano Rajoy, que no permita que se extienda en el partido la "política talibán" y el "encanallamiento" del que aseguró haber sido víctima en los últimos días, desde que anunció su candidatura a la Presidencia regional de su formación.

Cobo hizo estas declaraciones en una rueda de prensa celebrada en el Ayuntamiento en la que anunció que sólo la "presión personal y moral" de Alberto Ruiz-Gallardón, a quien profesa una enorme "lealtad", ha evitado que cumpliera su voluntad de "dimitir como concejal y dejar la vida política" tras constatar que la defensa de su candidatura ponía en "peligro" al PP.

Aunque reconoció que la candidatura de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, "demostró, incluso con exageración", el claro apoyo de la estructura del PP", su intención de dimitir y retirarse de la política fue la "manifestación de rencor, de odio y de encanallamiento" que constató en la reunión de la dirección regional del partido el pasado mièrcoles.

Explicó que pese al apoyo manifestado mayoritariamente a Aguirre, en ocasiones por personas que luego le pidieron "perdón por ser cobarde", podría haber seguido adelante incluso en minoría, pero que "no era posible" por los modos de dicha reunión, y que resumió en los "mensajes injuriosos" enviados a travès de móviles y en los intentos de "pasar facturas o saldar viejas cuentas".

En esa situación, y dejando claro que no acusaba a la candidatura de Aguirre pero sí a "determinadas personas que siguen políticas e instrucciones talibanes", su equipo decidió retirarse para no entrar "en este tipo de actitudes y de descalificaciones, porque eso sí hubiera significado romper el partido".

En todo caso, Cobo, que se permitió finalizar su comparecencia pidiendo a los ciudadanos que "ejerzan su libertad de criticar y procuren que el odio, como dicen todas las confesiones religiosas, no anide en los corazones", opinó que "el rencor y el odio demuestran que teníamos razón, aunque fuèramos menos".

Aunque se le pidió varias veces que precisara quièn estaba detrás de esas "instrucciones talibanes", a los que repetidamente denominó "ultras" -en el sentido deportivo de la palabra, aclaró, con la connotación de "exagerados en el odio al rival"-, prefirió no hacerlo y limitarse a puntualizar que están "fuera del partido".

Puso como ejemplo que se le haya criticado ser amigo, comer y hasta jugar al mus con personas del grupo PRISA, así como participar en actos con líderes socialistas, entre ellos el presidente del Gobierno, Josè Luis Rodríguez Zapatero, "al que respeto -comentó- y que desearía que fuera del Partido Popular".

La presidenta de la Comunidad y candidata a encabezar el PP de Madrid, Esperanza Aguirre, fue preguntada por los periodistas sobre su opinión acerca de las declaraciones del vicealcalde.

La presidenta insistió una y otra vez en que "hoy no toca" hablar de la política en el PP de Madrid, ni de la composición de la lista con la que concurrirá al congreso regional de noviembre.

La candidata a la presidencia del PP de Madrid se rió cuando se le pidió su opinión sobre el tèrmino "talibanes" empleado por Cobo y se limitó a decir sobre el vicealcalde que "tengo el máximo respeto por el señor Cobo".

(*) Publicado en la edición digital de la Cadena Ser. 15.10.04

Gallardón se da por vencido y renuncia a luchar con Aguirre por el control de Madrid  

"No hemos sido derrotados, pero hemos sido vencidos". Citando a Hemingway anunció ayer Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde de Madrid, su renuncia y la de su número dos, Manuel Cobo, a competir por la presidencia del PP en Madrid frente a Esperanza Aguirre. Ruiz-Gallardón afirmó que se ha dado cuenta de que su proyecto está "en minoría casi absoluta" en la dirección de su partido y agregó que el modelo que ha triunfado es el de quienes "han optado por la exclusión, que son los que apoyan a Esperanza Aguirre". "Hemos perdido, y lo que tenemos que hacer es retirarnos", sentenció el alcalde. La presidenta autonómica agradeció el gesto y aseguró que va a contar mucho con Ruiz-Gallardón si es elegida presidenta del PP-Madrid.

El enfrentamiento abierto entre el alcalde de Madrid y la presidenta de la Comunidad ha durado exactamente una semana. Siete días en los que partidarios de ambos dirigentes populares se han cruzado gruesas acusaciones hasta obligar a intervenir a la dirección nacional del PP, que optó desde el primer momento por respaldar a Aguirre aunque apostando oficialmente por la "integración" de las candidaturas. Esa integración se reveló imposible cuando Ruiz-Gallardón reclamó que el futuro secretario general del PP-Madrid fuera Manuel Cobo y Aguirre se negó.

La reunión de la Junta Directiva Regional del PP el miércoles por la noche acabó por dar el golpe de gracia a los partidarios del alcalde: menos de una decena de los más de 300 vocales presentes pidieron la palabra para defender a Cobo, mientras que Aguirre cosechaba más de 60 apoyos. Ayer, Ruiz-Gallardón se presentó con gesto grave ante los periodistas para contar el final de una aventura iniciada "con mucha ilusión" y muy poca fortuna.

"Hemos constatado que estamos en minoría casi absoluta. La Junta Directiva es un reflejo de la situación del partido, y nosotros sólo contamos con el apoyo de una minoría de sus representantes. En política no hay que recurrir a eufemismos: unas veces se gana, otras se empata y otras se pierde. Nosotros perdimos", afirmó.

El alcalde quiso agradecer su apoyo a quienes han defendido públicamente la candidatura de Cobo sin importarles la "presión" ejercida por "la postura más o menos oficial". Y subrayó que "otro grupo, el mayoritario, el que apoyó a Esperanza Aguirre, optó claramente por la exclusión" y finalmente ha ganado el pulso. El secretario general del PP, Ángel Acebes, advirtió el pasado sábado, tras el anuncio de la candidatura del número dos de Ruiz-Gallardón, de que "los personalismos no salen gratis".

"Es el momento de reconocer que hemos perdido, y lo que tenemos que hacer es retirarnos. Presentamos este proyecto porque creíamos en él, porque nos ilusionaba y porque pensábamos que era lo mejor para el PP. Pero no sólo ha sido mayoritariamente rechazado por la dirección del partido, sino que ha sido severamente criticado. Esperanza Aguirre tendrá las manos libres a partir de ahora como presidenta del PP en Madrid", concluyó el alcalde.

Antes había explicado, a preguntas de los periodistas, que la reunión de la Junta Directiva Regional fue "muy tensa" y que en ella se vertieron "juicios tremendamente injustos" sobre Manuel Cobo. Respecto a los mensajes plagados de descalificaciones a Ruiz-Gallardón que llegaron durante toda la noche a los teléfonos móviles de varios dirigentes y militantes del PP ("Gallardón-Cobo, Polanco y la SER quieren dinamitar la unidad del Partido Popular para hundir a Rajoy. Tenemos que impedirlo. No te pares... Pásalo", rezaba uno de esos mensajes), el alcalde se limitó a decir que quiere confiar en que no fueran lanzados desde el entorno de Esperanza Aguirre. Y añadió: "Han circulado muchas infamias estos días. Pero hay algo que tengo muy claro desde siempre: yo podré seguir en política o no, pero nunca haré política fuera del PP".

Lo que no dejó claro es cuáles serán las "consecuencias de la derrota": "¿Si volveré a presentarme como candidato a la alcaldía en 2007? Sinceramente, no lo sé. Y creo que es lógico que no lo sepa. Es muy pronto, faltan años. Yo tengo un compromiso con los madrileños hasta mayo de 2007. Después no sé", dijo.

Tras conocer las palabras de Alberto Ruiz-Gallardón, Esperanza Aguirre le agradeció su "sentido de la responsabilidad y de la democracia" y aseguró que piensa "contar mucho con él" y que su candidatura será "generosa" con Manuel Cobo en el congreso regional del PP del próximo mes. Ruiz-Gallardón "ha demostrado que representa algo que, si no es mayoritario, sí es muy importante y enriquecedor para el PP", opinó Aguirre.

La presidenta explicó que, nada más conocer la noticia de que Cobo retiraba su candidatura, envió por teléfono móvil un mensaje escrito al alcalde informándole de que iba a estar ocupada en el pleno del Parlamento regional y emplazándole a hablar por la noche, una vez terminada la sesión plenaria. Aguirre agregó: "Nadie pierde, nadie es perdedor". Y a continuación agradeció los "apoyos" que recibió la víspera en la Junta Directiva regional y los que le han brindado todos estos días de conflicto los "militantes" de su partido.

Por su parte, la dirección regional del PP de Madrid emitió un comunicado en el que pide que, una vez retirada la candidatura de Manuel Cobo, se elabore una lista "única e integradora", y apela a "la generosidad" de Esperanza Aguirre "a la hora de elaborar [una] candidatura en la que todo el mundo se sienta representado". Asimismo, asegura que el alcalde de Madrid "es un gran activo del partido" y que "todo el mundo desea seguir contando con él". El comunicado insiste en que, "en línea con lo expresado por el actual presidente regional, Pío García-Escudero, cuando anunció que no optaría a la reelección", la lista que concurra al congreso de los próximos 27 y 28 de noviembre debe ser "una candidatura de unidad, donde todo el mundo se sienta cómodo".

Antonio Beteta, portavoz del PP en la Asamblea de Madrid y que fue durante años consejero y hombre de confianza de Ruiz-Gallardón cuando éste era presidente de la Comunidad, consideró ayer "una muy buena noticia para todos los militantes" de su partido la retirada de la candidatura de Cobo. Beteta auguró que Esperanza Aguirre elaborará finalmente "una lista de integración".

Manuel Cobo, que permaneció en su despacho del Ayuntamiento mientras el alcalde anunciaba su retirada, guardó silencio durante todo el día.(El País.15.10.04)

La noche más tensa en el PP de Madrid  

Fue como una interminable sesión de terapia de grupo con cuatro tipos de intervenciones: los poquísimos concejales de Alberto que apoyaron a [Manuel] Cobo; una avalancha de críticas contra ambos por intentar apropiarse del centro y decir que los demás somos unos derechistas insoportables; un buen número de quejas de representantes de pueblos en los que gobierna el PSOE por los desplantes que les hizo Alberto cuando era presidente de la Comunidad de Madrid, y un grupo menor que pedía, por el bien del partido, una lista de integración". Éste es el resumen de un diputado madrileño afín a Esperanza Aguirre que estuvo de oyente durante las cinco horas que duró, en la noche del miércoles, la Junta Directiva Regional del PP de Madrid, en la que participaron 330 personas, apelotonadas en una sala de la sede de la calle de Génova en la que difícilmente caben 200.

Una militante de Nuevas Generaciones, las juventudes del PP, mantiene que la noche fue "totalmente inédita en la historia del PP porque no es habitual que haya más de 70 peticiones de palabra y nunca habíamos tenido dos candidaturas a la presidencia regional del PP". Según esta joven popular, "sólo hubo tensión en las primeras cuatro o cinco intervenciones". Después, añade, "cada uno dijo cómo veía las cosas con total sinceridad pero también con todo respeto a los compañeros del partido".

En esa larga noche -la reunión comenzó a las 19.30 y concluyó pasada la medianoche- hubo 76 peticiones de palabra y sólo ocho expresaron su apoyo a la candidatura de Manuel Cobo. Lo hicieron los concejales Pedro Calvo, Pilar Martínez, Paz González, Patricia Lázaro y José María Berzal; el consejero delegado de Economía, Miguel Ángel Villanueva; el portavoz del PP en Torrejón Pedro Rollán, y el diputado regional Javier Rodríguez.

De esas intervenciones de apoyo a Cobo, la más moderada, según varios asistentes a la reunión, fue la de Villanueva, ex número dos de la lista de Aguirre y su jefe de campaña en las elecciones de mayo de 2003. Y la más criticada por sus correligionarios, siempre según asistentes a la reunión, fue la de Pilar Martínez. Ésta puso en duda la limpieza del proceso de elección interna, al punto que el aún presidente del PP de Madrid, Pío García-Escudero, pidió la palabra para recriminárselo y enfatizar que el suyo es un partido democrático. Martínez comparó además "lo que se le está haciendo a Alberto con la soberbia y los malos modos que llevaron a perder las elecciones el 14 de marzo".

La comparación desató un sonoro murmullo que, según asistentes a la reunión, se resumía en la cara que puso Ana Botella, concejal del ayuntamiento y esposa del ex presidente del Gobierno José María Aznar. Botella estaba sentada en las primeras filas y no intervino en el debate. El fin de semana había asegurado que "no se reconocía" en un PP enfrentado por dos candidaturas.

La también concejal de Gallardón Paz González apostilló el discurso de Martínez con la afirmación de que se "intenta acabar con el sector de Gallardón". Y el edil Pedro Calvo afirmó que, en esa noche, "algunos elogios" no estaban "siendo sinceros".

El diputado Javier Rodríguez defendió la iniciativa de Manuel Cobo y pidió la unidad. Esa unidad fue defendida también por la edil Nieves Sáenz de Adana, quien reclamó que, de lograrse, "vuelva Pío a la presidencia".

Las intervenciones más críticas a la candidatura de Cobo, según fuentes del PP de Madrid, estuvieron protagonizadas por los diputados autonómicos Luis Eduardo Cortés, Juan Van Halen y Antonio Beteta. Los tres son ex colaboradores de Gallardón en su etapa en la Comunidad y han tenido una intensa relación personal con él.

Luis Eduardo Cortés, senador y portavoz de Exteriores del PP en la Cámara alta, dijo: "Mira, Manolo, hay una cosa que ni tú ni yo tenemos, y no digo que Alberto no tenga, y es la capacidad de conectar con la gente que sí tiene acreditada Esperanza. Y tú y yo ya somos muy mayores para cambiar".

El también senador y portavoz de cultura Juan Van Halen preguntó: "Hay dos cosas que no entiendo: ¿Por qué hacen falta dos candidaturas y por qué quien auspicia la segunda no se presenta? Espero que no sea sólo porque se discutió en una cena". Van Halen añadió un argumento que gusta mucho en las filas del PP. Aseguró que "el resultado de esa cena lo conocía la Cadena SER a las 10.30 de la noche, porque lo dijeron en antena, y a esa hora aún la cena debía de estar por el primer plato".

Sobre quién es de centro y cómo deben hacerse las cosas, una intervención muy jaleada fue la del concejal de Vallecas Ángel Garrido, proveniente del CDS y, como tal, adalid del centro. Utilizó la frase más célebre del discurso de Ruiz-Gallardón en el último congreso del PP -"Algo hemos debido de hacer mal"- para asegurar: "Como tú dijiste, Alberto, hacer política requiere identificarse con los deseos de la gente y hacer política interna exige identificarse con los afiliados de tu partido. Tú dijiste: 'Algo habremos hecho mal'. Yo te digo: Algo habréis hecho mal cuando nadie os quiere en este partido".

También sobre el centro, la consejera de la Comunidad Beatriz Elorriaga, aseguró: "No conozco a nadie de extrema derecha en el PP, y no hay derecho a que nadie te tilde de derechista y pretenda apropiarse del centro".

El portavoz adjunto del PP en la Asamblea de Madrid, Juan Soler, también mantuvo que "es poco centrista intentar apropiarse del centro". Y recordó a Gallardón que él "comenzó en el Ayuntamiento de Madrid como representante de Alianza Popular, que era la derecha cuando el centro lo representaba José María Álvarez del Manzano, que provenía de UCD".

El ex alcalde Manzano, mientras, defendió la "integración", pero tras asumir que Aguirre representa a la mayoría.

Ya en el capítulo de quejas por actuaciones pasadas, el portavoz en San Fernando de Henares, un pueblo gobernado siempre por la izquierda, recriminó a Ruiz-Gallardón que, en su etapa de presidente, cuando visitaba su pueblo "nunca avisaba". "Después teníamos que escuchar los elogios de nuestro presidente a los alcaldes socialistas. Yo creo que los mejores son los del PP".(El País.15.10.04)

Gallardón se enfrenta a Aguirre y Acebes durante la celebración de la Fiesta Nacional  

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital y rival en la crisis del PP regional, Alberto Ruiz-Gallardón, no han ocultado hoy sus discrepancias durante las celebraciones de la Fiesta Nacional. Aguirre se ha mostrado especialmente cáustica con su rival, según informa la SER y le ha increpado diciéndole: "Qué mal lo has hecho, ahora que estabas tan bien calladito. Has vuelto a meter la pata".

La imagen de Aguirre y Gallardón en el desfile, separados sólo por el marido de la presidenta que se sentó en medio, era una de las imágenes más esperadas del desfile desde que hace una semana estallara la crisis del PP de Madrid. Y el encuentro no ha defraudado a los periodistas que buscaban la noticia: según ha confesado la propia Aguirre le ha acusado de "haber quemado" él mismo a su amigo Manolo Cobo.

Según Aguirre, ella quiere una lista de integración en el PP de Madrid, pero no va a dar nombres, porque es "lo que le ha aconsejado la dirección del partido". Respecto a la actitud de Rajoy, Esperanza Aguirre ha destacado que se haya mantenido al margen, "para dejar libertad a Gallardón".

Sobre "el Real Madrid"

Precisamente Acebes y Gallardón han protagonizado al término del desfile una acalorada discusión de más de 20 minutos, en la que se ha podido ver como Gallardón se dirigía en tono encolerizado a Acebes. El portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, se ha dirigido a la prensa para asegurarles que no pasaba nada, y que ambos estaban "hablando del Real Madrid".

Gallardón mantiene silencio hoy, pero no su concejal de Seguridad, Pedro Calvo, quien en declaraciones a Europa Press, ha criticado a Esperanza Aguirre por querer ser presidenta del PP en Madrid "a cualquier coste", y ha señalado que sería "una presidenta de división".         (El País.12.10.04)

Gallardón señala que es la opinión de Rajoy, y no la de Acebes, la que cuenta en la crisis de Madrid

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha dicho hoy que fue Esperanza Aguirre quien planteó una candidatura de "ruptura" frente al actual presidente del PP, Pío García Escudero, y que, sobre la crisis del PP de Madrid, es Mariano Rajoy "la máxima autoridad y aún no se ha pronunciado". Según Gallardón, en esta situación "si gana Cobo, gana èl, y si pierde, pierdo yo".

Durante su visita a las obras de soterramiento de las vías del tren en Entrevías (Vallecas), Ruiz-Gallardón afirmó que la Constitución Española dice que los partidos tienen que tener "una estructura interna democrática", y que la presentación de dos listas a la presidencia del PP en Madrid entra en el "proceso democrático".

Según el alcalde, "quien ha apostado por la no continuidad y sustitución de García Escudero han sido los partidarios de Esperanza", añadió, "y ante la decisión de no apostar por Pío para que siguiera siendo el hombre de consenso, nosotros presentamos nuestra candidatura, porque queremos mantener ese estilo".

"El PSOE sabe que con el estilo de Cobo como con Pío, ganamos elecciones en Madrid", subrayó el alcalde, quien tambièn pidió a Esperanza Aguirre "una reflexión para que se dè cuenta de que en su propio interès debe apoyar a Cobo", quien "no deja fuera a nadie", ya que era Aguirre "quien quería dejarnos fuera a nosotros".

Preguntado sobre su vinculación con la candidatura de Cobo, Ruiz-Gallardón dijo que "no sólo la apoyo sino que me identifico con ella plenamente, y no piense en ningún tipo de desvinculación mía del congreso o del resultado: si ganamos, el congreso lo gana Cobo, pero si perdemos, el congreso lo pierde Alberto Ruiz-Gallardón".

En cuanto a las advertencias procedentes del secretario general del PP Angel Acebes, Ruiz-Gallardón dijo no haber hablado con èl desde hace una semana y destacó que "no ha habido ninguna toma de postura por parte del presidente Mariano Rajoy, y al margen de lo que otros hayan podido decir".

"La máxima autoridad es Rajoy, como no podía ser de otro modo, y su actitud ha sido respetar la democracia interna", agregó el regidor.

Ante la pregunta de por què no se presentaba èl mismo en lugar de Cobo a la presidencia del PP en Madrid, Ruiz-Gallardón dijo que "por pura coherencia con el discurso que mantuve cuando fui presidente de la Comunidad: es mejor que el presidente tenga plena dedicación, no confundida con la responsabilidad institucional". ( Cadena Ser. 11.10.04 )

Dos diputados con Cobo, tres concejales con Aguirre  

Dos de los 57 diputados del grupo parlamentario del PP en la Asamblea de Madrid, liderado por Esperanza Aguirre, apoyarán a Manuel Cobo, su rival, en el congreso regional del próximo mes; y tres de los 30 concejales del grupo municipal del PP, a las órdenes del alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, respaldan a la presidenta autonómica y no a su vicealcalde. La Cámara madrileña tiene 111 parlamentarios; el Ayuntamiento, 55 ediles.

El pasado fin de semana, tras anunciar Cobo que disputaría a Aguirre la presidencia del partido en Madrid, el secretario general del PP, Ángel Acebes, afirmó que a quienes pongan en peligro la cohesión del partido "no les va a salir gratis". Cobo respondió que, si él gana, no tomará represalias contra nadie.

En este clima, los diputados Pablo Morillo y Javier Rodríguez adelantaron ayer que, si no se llega a una lista única, apoyarán a Cobo porque "representa la continuidad del estilo de Pío García-Escudero". Por contra, los concejales Eva Durán, Ángel Garrido y Carlos Izquierdo han manifestado su respaldo a Esperanza Aguirre. (El Pais.12.10.04)

ENTREVISTA: ESPERANZA AGUIRRE PRESIDENTA DE LA COMUNIDAD DE MADRID
"Ese gesto de Alberto de descalificación hacia mi candidatura, diciendo que Manolo Cobo es el centrista y el liberal..."

Pregunta. ¿Vaya lío que han organizado ustedes en Madrid?

Respuesta. Lío, ninguno. Después de 11 años, el presidente del PP de Madrid, Pío García-Escudero, ha decidido no presentarse a la reelección por quinta vez. Y a mí me pareció oportuno presentar mi candidatura. El miércoles por la noche, el señor Ruiz-Gallardón me dijo que si no aceptaba que el secretario general fuera Manuel Cobo, éste presentaría su candidatura. Y eso es exactamente lo que ha sucedido.

P. Antes de esa cena, ¿le había comentado algo al alcalde?

R. Claro. Llevo dos meses comentándoselo.

P. ¿Han hablado con Rajoy, para ver qué se puede hacer?

R. ¿Qué se puede hacer? Yo creo que no hay que tenerle miedo a la democracia interna de los partidos. Alberto Ruiz-Gallardón no se presenta. Él tendrá que explicar por qué, y por qué envía a Manolo Cobo a presentarse. A mí todo me parece muy respetable, y, por tanto, no tengo nada que decir.

P. ¿Le parece bien a Rajoy que haya dos candidaturas?

R. Pregúnteselo al señor Rajoy. Pero en un partido democrático no se pueden evitar dos, tres, cuatro o siete candidaturas.

P. Lo preguntaba por la imagen de desunión que puede darse ahora que el objetivo es consolidar el liderazgo del nuevo presidente del partido.

R. Tanto el señor Cobo como yo hemos dicho claramente que somos compañeros de partido de muchos años y sabemos que nuestros adversarios están en el PSOE. Otra cosa es que hayamos anunciado nuestras candidaturas. Y que la de Manolo Cobo obedezca a que el señor Ruiz-Gallardón le ha empujado a ello.

P. En el mes y medio que falta hasta el congreso regional del PP, ¿qué posibilidades hay de que logren aunar sus voluntades en una candidatura única?

R. Hay muchas posibilidades porque mi candidatura pretende integrar a todos. A cuantas más personas, mejor. No he aceptado la imposición de un secretario general porque creo que ese cargo no lo debe imponer nadie, yo tampoco. Tiene que ser una persona que suscite las mayores adhesiones en todas las sensibilidades del partido. Hay muchas personas que han sido durante años fieles a Rodrigo Rato, y que también tendrán algo que decir sobre el secretario general.

P. A Cobo, ¿qué puesto puede ofrecerle para que desista de su candidatura alternativa?

R. Cualquier puesto. Pero lo que yo no puedo es aceptar imposiciones.

P. ¿Cualquiera, incluido ser el nuevo secretario general?

R. Incluido, pero sin imposiciones. Ese gesto de Alberto de descalificación hacia mi candidatura, diciendo que Manolo Cobo es el centrista y el liberal... Pues el miércoles por la noche yo era lo suficientemente centrista y liberal como para que él pidiera que Cobo fuera mi secretario general. Es curioso todo esto.

P. ¿Cuál será el puesto, en esa candidatura, de Ricardo Romero de Tejada, aún secretario general del PP de Madrid?

R. El señor Romero de Tejada, mucho antes que el señor García-Escudero, dijo que no se pensaba presentar a la reelección.

P. ¿Estará en la ejecutiva?

R. No, porque no se va a presentar a la reelección.

P. ¿Cuándo comunicó al presidente de su partido, Mariano Rajoy, su decisión de presentar su candidatura al PP madrileño?

R. Hace ya bastante tiempo. Antes del verano.

P. ¿Qué le dijo él?

R. Que los acontecimientos venían por su orden. Y que primero sería el congreso nacional.

P. Una vez concluido el congreso nacional, ¿le dio alguna recomendación para que todo salga bien?

R. Mariano Rajoy está enormemente satisfecho del resultado del congreso nacional del partido. No era un congreso fácil. Se planteaba después de 14 años de un liderazgo muy fuerte con José María Aznar. Ha sido parecido, en este sentido, al congreso de Sevilla. Ahora él quiere que los congresos regionales salgan igual de bien, con el partido en las regiones renovado y fortalecido. Y en todos mostrando el deseo de mostrar mayor cercanía a los ciudadanos, de escuchar más y de ser capaces de hacernos autocrítica.

P. Sobre autocrítica se habló en el congreso de su partido...

R. La única que utilizó en el congreso la palabra autocrítica fui yo.

P. Pero, al valorar los distintos discursos, se ha destacado la autocrítica que hizo el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón.

R. El señor Ruiz-Gallardón dijo una frase: "Algo hemos debido de hacer mal". Pero la palabra autocrítica la utilicé yo.

P. ¿Con qué significado?

R. Creo que debemos hacer autocrítica porque el PSOE nos ha colocado tres adjetivos: autoritarios, antiguos y antisociales. Y a pesar de que nuestra gestión ha demostrado todo lo contrario. ¡Qué hay menos autoritario que un líder carismático que deja, por voluntad propia, de encabezar una candidatura! Nada. ¡Qué hay más social que haber puesto en práctica las políticas capaces de crear casi cinco millones de empleos! ¡Y qué hay más moderno, es decir, menos antiguo, que haber aplicado políticas que en todos los países europeos están copiando, que han servido para pasar del 24% de paro de 1996 a menos del 8%; que en Madrid es menor, del 6,5% de paro! Sin embargo, no hemos debido de transmitirlo bien.

P. ¿Por qué?

R. Porque perdimos. Aun con los paliativos de las circunstancias en las que se produjo el 14-M, durísimas, pues nos pretendieron hacer responsables nada menos que de la muerte de 192 conciudadanos; cercaron nuestras sedes en el día de reflexión; nos llamaron asesinos en los colegios electorales. Pues ni el amplísimo apoyo recibido en esas circunstancias (9, 7 millones de votos), ni los logros del Gobierno nos deben cegar -los dioses ciegan a los que quieren perder- e impedir hacer la autocrítica dentro del partido.

P. ¿Es sólo una autocrítica a su política de comunicación?

R. Entiendo que no hemos sido capaces de trasladar a la ciudadanía lo que los ciudadanos esperaban de nosotros. No hemos sido capaces de hacer ver, especialmente a los jóvenes, los grandísimos logros, en mi opinión, de los Gobiernos del Partido Popular. Es verdad que la mayoría de nuestros votantes se mantuvo fiel el 14 de marzo, pese a las circunstancias. Pero es verdad también que hubo 600.000 españoles que nos votaron en 2000 y no en 2004. Y eso, muy probablemente, además de las circunstancias del 14-M, está relacionado con la manera de conectar con la gente.

P. Sobre esa conexión quería preguntarle algo. Justo cuando Rajoy comenzó su discurso de clausura el domingo en el congreso se produjo una avalancha de militantes y de compromisarios hacia la salida.

R. Eso ha pasado siempre. A las dos de la tarde del día de la clausura, todo el que se tiene que ir a coger su avión, se va. Siempre se prevé que los congresos acaben a las dos, y siempre ha habido muchísimos compromisarios de distintos lugares de España que tienen que coger trenes, autobuses, aviones y no quieren perderlos.

P. ¿Es más importante coger el avión que escuchar a su líder y nuevo presidente?

R. El avión se lo pagan ellos.

P. Entonces, además de un fallo de comunicación, ¿hubo un fallo de organización?

R. En todos los congresos, de dos a dos y cuarto, la gente empieza a irse. Probablemente nos equivocamos, y la clausura, en vez de empezar a las once, debía haber empezado a las diez.

P. Ocurrió justo al terminar Aznar y comenzar Rajoy.

R. Ha pasado siempre a las dos de la tarde. No hay más historias. Es un fallo de organización, y lo asumo, pues fui la presidenta de ese congreso.

P. El día anterior no había ningún avión previsto y de los 3.028 compromisarios previstos sólo acudieron a votar 2.541. ¿Qué pasó con los otros 500?

R. No todos los compromisarios electos retiran finalmente su acreditación. Muchos no pueden venir finalmente a Madrid. De los compromisarios que retiraron su acreditación, es decir, de los que vinieron, el 98% votó a Mariano Rajoy.

P. En el congreso, ¿qué fue lo que más y lo que menos le gustó del discurso de Aznar?

R. Quizá la fuerza con la que le vi. Y lo que menos, la frase "tenemos razón". Yo hubiera dicho "creemos que tenemos razón, y, mientras no nos demuestren lo contrario, estamos dispuestos a defenderlo".

P. Dentro del más y el menos, ¿dónde situaría la referencia de Aznar a la cal viva?

R. Es que la cal viva es una realidad, que comprendo que a algunos no les guste, pero es así. Hay quienes han tapado con cal viva sus asesinatos.

P. ¿Y la referencia de Acebes a la Guerra Civil, le gustó?

R. Ángel Acebes, lo que dijo es que el PSOE, en lugar de dedicarse a utilizar la mayoría que le han dado los españoles para construir, la utiliza para cinco cosas. Y la primera de ellas es desenterrar el fantasma de la Guerra Civil, a pesar de que en la anterior legislatura se adoptó por unanimidad un acuerdo, que también lo llevamos a la Asamblea de Madrid, para no volver a aventarla entre nosotros.

P. ¿Está de acuerdo con él?

R. Lo que dijo Acebes es que el PSOE está agitando ese fantasma, y claro que estoy de acuerdo.

P. ¿Y del discurso de Rajoy?

R. De Mariano siempre me gusta la ironía, el sentido del humor. Me gustó mucho el arranque, cuando contó que el señor Rodríguez Zapatero no quiere guerras, ni terrorismo, ni pobres. Claro, ni nadie. Fue un gran discurso en el que ofreció, nada menos, que un pacto en política exterior. Lo que menos me gustó es quizá, por lo avanzado de la hora, que podía haberlo acortado un poco.

P. El sábado, Rajoy dijo que los ciudadanos no entenderían que ustedes den "volteretas de titiritero" ni que "sean lo que no son". ¿A quién se refería?

R. Habría que preguntárselo a él. Vamos a ver, hay quien pretende que los que no somos de izquierdas tenemos un estigma que nos impide ser legítimos representantes de los ciudadanos. Y el carné de quienes sí lo son lo dan nuestros adversarios políticos. Ante eso hay quien se pretende disfrazar de lo que no somos. Y yo creo que los ciudadanos no esperan que nos disfracemos, sino que ofrezcamos una alternativa auténtica al PSOE hoy en el Gobierno.

P. ¿Por ejemplo?

R. Rajoy dijo que aquí caben todos los que quieran trabajar por el PP. Y crean en las ideas del PP. Pero los que quieran aprovecharse del PP, ésos no caben.

P. Usted se suele definir como liberal, pero quienes no simpatizan con usted la definen como el ala derecha del PP.

R. Eso me gusta mucho, porque quiere decir que la palabra liberal es de connotación positiva. Quienes no simpatizan conmigo, como no quieren darme ninguna connotación positiva, me niegan la condición de liberal. Eso a mí me halaga porque yo lucho por las ideas liberales. Y si, incluso a los que no simpatizan conmigo, la palabra liberal les parece tan positiva que me la tienen que negar, eso quiere decir que el liberalismo está abriéndose camino. Y es para lo que yo estoy en política. No para abrirle camino a Esperanza Aguirre, sino a las ideas liberales.

P. Pero el PP no es liberal.

R. El PP es de centro reformista. Centrista porque no es dogmático, no es autoritario y quiere abrirse a todos. Y reformista porque no se conforma con la sociedad como está, y está dispuesto a reformar todo aquello que tenga posibilidad de mejorar. Y como liberal me defino yo.

P. Si usted es liberal y el PP de centro reformista, ¿Gallardón qué sería, el progresista?

R. El señor Gallardón ha preconizado en su discurso el centro integrador. A mí me parece una idea muy positiva. Está muy bien. Pero si hablamos del centro integrador como un lugar donde caben todos, tenemos que tomar alguna prevención porque no preconizamos un partido único. Queremos la alternancia como esencia de la democracia. Por eso los partidos tenemos que estar de acuerdo en lo básico, desde luego en la democracia y la defensa de la Constitución, y la defensa de los derechos humanos, etcétera. Pero los ciudadanos reclaman que los partidos seamos diferentes. Que cuando un partido, a los ojos de la sociedad, fracasa, haya otro capaz de ofrecer un proyecto diferente.

P. Por bajar del mundo de las ideas, la oferta del PP ha sido hasta ahora la de un partido "cohesionado y unido". Con dos candidaturas, ¿seguirá siéndolo?

R. No hay que tener miedo a las dos candidaturas. A lo que hay que tener miedo es al PSOE, que pone en sus estatutos que tiene que hacer elecciones primarias y luego las evita. Y si los militantes del PP deciden que no quieren que yo presida el partido en Madrid, pues cuanto antes saberlo, mejor.

P. Ya, pero eso no lograría un apoyo del 98%, como tuvo Rajoy el fin de semana pasado.

R. No tengo ningún interés en un congreso a la búlgara. Los partidos son democráticos. Es obligación de los partidos ejercer la democracia interna. Se ha puesto en este último congreso la condición de tener el 20% de los avales, lo que tampoco es excesivo. Que serán unos 400.

P. El señor Gallardón pidió el martes que no se tuvieran "otras ambiciones", y puso como ejemplo a seguir a García-Escudero. ¿A qué se refería?

R. No lo sé. Pero si piensa en mí, no he tenido nunca un proyecto personal en política, ni lo voy a tener. Es un proyecto de principios y de valores, porque de verdad creo que los principios y valores que defiende el PP se deben explicar mejor a los ciudadanos para que tengamos el apoyo de la mayoría no sólo en la comunidad y los ayuntamientos madrileños, sino también para contribuir a que haya un resultado en 2008 que le lleve a Mariano Rajoy a La Moncloa.

P. ¿Antes de 2008 cree que puede haber elecciones?

R. ¿Generales? Hay mucha gente que opina que sí. Pero yo creo que no, y si yo fuera José Luis Rodríguez Zapatero no convocaría elecciones anticipadas. Pero él puede pensar distinto.

P. El señor Rajoy ha dicho que su objetivo es que el PP sea alternativa ya "por si las cosas se tuercen". ¿Qué significa que las cosas se tuerzan?

R. Pues si el PSOE continúa con esta sarta de rectificaciones, creación de incertidumbres, ministros que dicen que es inexorable el empobrecimiento de España, cambios sistemáticos de opinión. Y la ciudadanía percibe que este Gobierno no tiene la capacidad de aglutinar una mayoría suficiente en el Parlamento, porque es evidente que es un Gobierno débil, pues el PP está aquí. Pero la mayoría nos la tienen que dar los ciudadanos. Nos la tenemos que ganar en la calle.

P. Si en el año 2008, o cuando sean las elecciones, el señor Rajoy no lograra ser presidente del Gobierno, ¿cree usted que podría seguir siendo líder del PP?

R. Eso ya es mucho anticipar. Ni lo considero, porque estoy convencida, especialmente si este Gobierno sigue por el camino que va, de que Mariano Rajoy va a ser el próximo presidente del Gobierno de España.

P. Y para un futuro más lejano, ¿a usted le gustaría ser presidenta del Gobierno de España?

R. No me lo he planteado jamas. Jamás. Tengo mis ambiciones archicolmadas. Las tenía ya cuando fui ministra, excuso decirle cuando fui presidenta del Senado. Y ahora que he logrado, con el esfuerzo y las dificultades que todos conocen, ser presidenta de la Comunidad de Madrid, la primera mujer que preside una comunidad autónoma de España después de más de cien elecciones autonómicas. Jamás me lo he planteado.

P. Una cosa que no entiendo. Si están todas sus aspiraciones colmadas, ¿por qué se presenta a presidenta del PP de Madrid?

R. No. Yo creo que debemos hacer como en el resto de España: en todas las autonomías, quien preside la comunidad autónoma, preside también el PP regional. Y no he anunciado mi candidatura hasta que el actual presidente, al que quiero hacer presidente de honor en el congreso, ha anunciado que ahora tiene otro encargo y que no se presentará a la reelección. Me ha parecido que no debe haber un vacío en el partido favorito de los madrileños, que es el PP.

(*) Publicado en El País.10.10.04

 


AGUIRRE ACUSA A GALLARDÓN DE QUERER "TODO EL PODER" EN EL PP   

Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata a presidir el PP regional, afirmó que si el pasado jueves no pactó con Alberto Ruiz-Gallardón una candidatura conjunta fue porque el secretario general del PP, Ángel Acebes, le dijo que debía esperar y dejar opinar primero a la dirección nacional del partido. Aguirre agregó que Ruiz-Gallardón ha demostrado que "quiere todo el poder" en el PP al plantear una candidatura alternativa encabezada por su hombre de confianza, el vicealcalde Manuel Cobo.

Tras el cruce de acusaciones entablado el pasado jueves entre Aguirre, por un lado, y Ruiz-Gallardón y Cobo por otro, los protagonistas de la crisis en el PP madrileño continuaron ayer atacándose a través de los medios de comunicación, ya en plena carrera electoral ante el congreso regional del próximo mes. Sólo el alcalde se mantuvo en silencio.

Aguirre explicó, en declaraciones a la cadena Cope, que el miércoles, día en el que ella anunció públicamente su candidatura, se reunió con el actual presidente, Pío García-Escudero, y con el secretario general del PP, Ángel Acebes, para comunicárselo. Y que Acebes le pidió expresamente "que no saliese ningún nombre de candidato a secretario general antes de consultarlo con él, porque querían a alguien que se dedique a tiempo completo y que opinase la Ejecutiva nacional".

La presidenta de la Comunidad aseguró que ésa es la razón de que, durante la cena que mantuvo con Ruiz-Gallardón ese mismo día, no aceptase la "imposición" del alcalde para que Manuel Cobo fuera de número dos en una lista conjunta.

Tras señalar que siente por Ruiz-Gallardón un cariño "casi maternal", afirmó que ella "ya sabía" que el alcalde "no se conformaría con unos puestos en la Ejecutiva", y que en su reunión con García-Escudero y Acebes lo comentó con ellos: "Yo ya dije: 'Pío, ya verás como lo que quiere es todo el poder, la secretaría general, mínimo'. Y si yo hubiera aceptado, luego habría querido el 50% de los puestos en la Ejecutiva", subrayó la presidenta.

Si el día anterior Ruiz-Gallardón había dejado caer que Aguirre no es "centrista" ni "liberal" porque no respeta al adversario, ella se preguntó ayer si "es más centrista y liberal subir los impuestos que bajarlos", en referencia a la subida de varios tributos que introdujo el alcalde en los presupuestos de este año.

El número dos de Aguirre en la Comunidad, Ignacio González, señaló, sin citar a Ruiz-Gallardón, que "si alguien está utilizando esto para plantear un pulso a la dirección nacional, me parece una falta de lealtad al partido y a los militantes".

Por su parte, Manuel Cobo, en una entrevista en Tele 5, insistió en ofrecer una imagen de mayor "moderación" que, dijo, es la que necesita el partido de Mariano Rajoy para ganar las elecciones. "Hay posturas en mi partido más centristas, como la que representamos Alberto Ruiz-Gallardón y yo, y posturas que están más a la derecha, como la que representa Esperanza Aguirre". Cobo animó a los afiliados a que voten "en libertad" y aseguró que no entiende "cómo hay personas que creen que tienen la propiedad del voto de los afiliados al PP" ni cómo su adversaria "puede tener la seguridad" de que los militantes populares "van a hacer lo que ella quiera". "Harán lo que ellos quieran", remachó.

Los presidentes del PP en El Escorial, Javier de Miguel; La Cabrera, Alejandro Sanz; y Torrejón de Ardoz, Pedro Rollán, mostraron ayer su apoyo a la candidatura de Cobo. Sanz consideró que es "excelente" que "no haya una política de amén a todo" y que en un contexto de libertad se puedan presentar varios candidatos, y De Miguel destacó la "línea de renovación y de centro" que representa el vicealcalde.

Por contra, los portavoces del PP en Alcorcón, Fernando Díaz, y en Getafe, José Luis Moreno, mostraron su respaldo "incondicional" a Aguirre. Díaz calificó de "inoportuna" la presentación de una candidatura alternativa por parte de Manuel Cobo. "Nos sentimos mucho más cerca de la candidatura de Esperanza Aguirre, quien ha demostrado su talante dialogante, sus firmes convicciones y que es una persona cercana y muy humana". Moreno aseguró que todos los dirigentes del PP en la zona sur están con la presidenta autonómica. ( 09.10.04 )

BOTELLA: "NO RECONOZCO A MI PARTIDO"

Ana Botella, esposa de José María Aznar y concejal del PP en el gobierno municipal de Alberto Ruiz-Gallardón, afirmó ayer: "En esta crisis no me reconozco, no reconozco a nadie, no reconozco las cosas que se están diciendo, no reconozco a mi partido en estos modos". En declaraciones a Efe, Botella se mostró convencida de que "la dirección nacional del partido ya estará mediando" para que se llegue a una "candidatura de integración" entre las listas de Esperanza Aguirre y Manuel Cobo.

La edil aseguró que Aguirre es "amiga" suya y que con Ruiz-Gallardón está "muy a gusto" porque la trata de forma "exquisita". Aznar, afirmó, "no está preocupado" por la crisis del PP en Madrid, porque "él ahora está en una nueva etapa de su vida, muy ilusionado" con sus clases en Estados Unidos. ( 09.10.04 )

LA DIRECCIÓN DEL PP EMPLAZA A GALLARDÓN A MOSTRAR CON VOTOS SUS APOYOS EN EL PARTIDO  

Sin mencionar a nadie, Ángel Acebes, secretario general del PP, denostó la candidatura a la presidencia del PP de Madrid, que Alberto Ruiz-Gallardón ha impulsado en su vicealcalde, Manuel Cobo. Avisó de que "no será gratis" adoptar estas iniciativas; que la "dirección nacional no está para pedir favores a nadie, ni para debérselos a nadie", y que el PP estará "siempre con quien une y aglutina" y "no con quien divide o tiene o se presta a estrategias personales". Además, respaldó la tesis de Esperanza Aguirre de que el secretario general del PP de Madrid debe ser "alguien con dedicación completa".

Acebes enfatizó ayer en Ávila que una vez anunciadas las candidaturas, sólo queda competir y mostrar cada uno sus "apoyos". Como en Galicia, la dirección del PP optará por la estrategia de la inacción pues, según Acebes, "no está ni para pedir favores ni para debérselos a nadie". Eso sí, añadió, "a la dirección nacional y al conjunto del partido le interesa saber el respaldo y los apoyos que tiene cada quien y, por tanto, someterse a un congreso para ver cuánto hay de ruido y cuánto de nueces, porque a veces es más el ruido que las nueces".

El número dos del PP avisó: "Si alguien piensa que es gratis primar intereses personales por encima de los intereses generales se equivoca. Esto no va a ocurrir y la dirección nacional del PP siempre va a estar con quien une, con quien aglutina y cohesiona". Y advirtió: "No vamos a permitir que se primen ni estrategias ni intereses personales en ningún sitio".

El secretario general del PP eludió especificar quién une y quién divide en la crisis de la presidencia de la Comunidad de Madrid. "Hago una reflexión con carácter general para todo este proceso de congresos" regionales, donde distintos dirigentes han anunciado su intención de presentar listas alternativas.

Pero su respuesta a otra cuestión deja claro el destinatario de sus invectivas. Le preguntaron si el secretario general del PP de Madrid debía ser alguien dedicado a esa tarea a tiempo completo, como defiende Esperanza Aguirre. Replicó que sí: "Debe ser alguien que tenga la mayor dedicación posible y muy en especial en esta etapa del PP".

La guerra de candidaturas estalló en Madrid porque el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, entendió que no era posible una lista de integración porque Aguirre no quiso aceptar que el secretario general fuera Manuel Cobo, vicealcalde y ahora cabeza de la lista alternativa. En la dirección del PP ha molestado que Gallardón culminara su ruptura justo cuando Mariano Rajoy anunciaba en una entrevista en TVE que iba a incorporarle a las reuniones de maitines. ( 09.10.04 ) 

GALLARDÓN Y AGUIRRE ABREN OTRA CRISIS EN EL PP AL ENFRENTARSE POR EL PODER EN MADRID   

Tras un año entero de enfrentamiento más o menos disimulado desde las instituciones que ambos dirigen, el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, abrieron ayer públicamente la guerra por el control del PP madrileño, cuyo congreso regional se celebrará el próximo mes. El número dos de Ruiz-Gallardón, el vicealcalde Manuel Cobo, anunció que presentará una candidatura alternativa a la de Aguirre para presidir el partido, y acusó a su rival de haber "despreciado" a los afiliados y de querer "ocupar todo el poder" en el partido.

Aguirre, por su parte, afirmó que el alcalde, con quien cenó la noche del miércoles para tratar de buscar una fórmula de consenso in extremis, le había planteado un "chantaje" y que ella no aceptaba "imposiciones". Ruiz-Gallardón replicó que quien rechazó la integración fue ella y que si Aguirre fuese una persona "centrista" y "liberal" no habría habido enfrentamiento.

Por primera vez en 11 años, los compromisarios que acudan al congreso en representación de los 77.000 afiliados del PP en Madrid tendrán que debatirse entre dos candidaturas. Y, por primera vez, dos dirigentes del partido muestran tan abiertamente sus diferencias. Desde 1993, Pío García-Escudero, presidente a propuesta de José María Aznar y amigo personal de Ruiz-Gallardón, había sido confirmado en el cargo por los afiliados con amplísimas mayorías. Ahora ha decidido no presentarse de nuevo.

Aguirre anunció oficialmente su candidatura el pasado miércoles, aunque sus colaboradores en el Gobierno autonómico hacía meses que venían planteando y defendiendo públicamente la necesidad de que el presidente de la Comunidad fuese también el máximo líder del partido, como ocurre en el resto de España. "Un consejero ha llegado a decir que desde hace años la líder indiscutible del PP en Madrid es Esperanza Aguirre. Eso es un desprecio a Pío García-Escudero y a los afiliados que lo eligieron democráticamente", protestó ayer Cobo, antes de asegurar que hasta el último momento el alcalde ha intentado llegar a una fórmula de consenso con la presidenta.

"Le dijimos: 'Esperanza, en política no se puede ocupar todo el espacio, todo el poder'. Le planteamos que fuese ella la candidata a presidenta y yo, en su lista, el candidato a secretario general. Pero se negó. Tiene todo su derecho, pero también lo tengo yo a presentarme. Precisamente para defender que cualquier afiliado tiene los mismos derechos en este partido", agregó el vicealcalde madrileño.

Esperanza Aguirre, en declaraciones a la cadena SER, explicó que en la cena del miércoles noche había ofrecido a Ruiz-Gallardón "integrar a personas suyas en la Ejecutiva, en secretarías ejecutivas o vicesecretarías", pero que él le había respondido que o Cobo era secretario general o habría candidatura alternativa. "La imposición y el chantaje no son métodos. Si a mí hasta me parece bien Manuel Cobo", afirmó la presidenta sin precisar si le parece bien en abstracto o bien para secretario general, "pero no me parecen bien las formas y los métodos".

"No hubo chantaje en absoluto. ¿Plantear una candidatura alternativa es hacer chantaje?", preguntó Cobo a los periodistas al anunciar su decisión. "Lo que yo espero y deseo", añadió, "es que no haya ningún tipo de imposición ni chantaje a partir de ahora, y mucho menos desde las instituciones [la Comunidad y el Ayuntamiento]. Que nadie ofrezca ventajas o perjuicios a los afiliados en función de a quién vayan a votar en el congreso".

Un leonés a la sombra del alcalde

Manuel Cobo Vega nació en Ponferrada (León) hace 48 años, aunque vive desde los siete en Madrid, adonde llegó de la mano de su padre, Manuel Cobo Calleja, un constructor leonés autodidacta que se embarcó en la aventura de crear uno de los polígonos industriales mayores de España y lo logró en el municipio de Fuenlabrada, al sur de la capital.

Ha hecho toda su carrera política junto a Alberto Ruiz-Gallardón, primero en la Asamblea de Madrid, en la oposición y en el gobierno, y ahora en el Ayuntamiento. Afiliado al PP desde 1985 y después de ejercer nueve años como abogado, decidió dar el salto a la arena política tras presenciar la "traición" del diputado tránsfuga Nicolás Piñeiro, quien en 1989 impidió que prosperara una moción de censura del PP y el CDS contra el socialista Joaquín Leguina.

Conoció entonces a Ruiz-Gallardón y decidió incorporarse a las listas del PP para las elecciones autonómicas de 1991. Pidió expresamente el puesto en el que había concurrido Piñeiro, el 19, pero tuvo que conformarse con el 26. A partir de ahí su acercamiento al entonces líder de la oposición fue en aumento. Empezó como diputado raso, pero en 1995 Ruiz-Gallardón, ya presidente, lo nombró portavoz del grupo parlamentario del PP. Cuatro años después lo designó consejero de Presidencia y más tarde también de Hacienda y portavoz del Ejecutivo.

Desde entonces ha sido la mano derecha del hoy alcalde, y en muchas ocasiones su rostro ante los medios de comunicación. Cuando Ruiz-Gallardón fue elegido por José María Aznar para encabezar la candidatura en las elecciones municipales de 2003, Cobo ocupó el número 4 de la lista: justo detrs de Pío García-Escudero, presidente del partido en Madrid, y de Ana Botella, esposa de Aznar.

El PP ganó los comicios y Cobo fue designado vicealcalde. En ese puesto sufrió uno de los momentos más críticos de su vida política: el escándalo de los tránsfugas socialistas Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez salpicó a un director general de su departamento, que reservó a sus espaldas una habitación de hotel para una concejal, esposa del abogado de Tamayo.

Cobo dirige el proyecto de candidatura olímpica que pretende hacer de Madrid la sede de los Juegos de 2012. Fuera de su despacho también es un amante del deporte: juega al pádel y adora al Real Madrid. Está casado y tiene dos hijos y dos hijas. ( 08.10.04 )

ENTREVISTA: ESPERANZA AGUIRRE Presidenta de la Comunidad de Madrid : "La imposición y el chantaje no son métodos" 

En una entrevista en la Cadena SER, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, criticaba ayer la decisión del número dos de Alberto Ruiz-Gallardón, Manuel Cobo, de presentarse como candidato a la presidencia del PP madrileño, y narraba la cena en la que intentó llegar a un acuerdo con el alcalde de Madrid.

- La cena. "Ayer [miércoles], que estábamos en una cena para negociar una lista en la que yo le ofrecí que integrara a personas suyas en la ejecutiva, secretarías ejecutivas o vicesecretarías, dijo [Ruiz-Gallardón] que o era Manolo Cobo secretario general o presentaba mañana a las 11 su candidatura. Yo es que creo que no debo aceptar imposiciones".

- Besos y desacuerdos. "Acabó [la cena], nos abrazamos y nos besamos, pero sabiendo que yo no aceptaba la imposición. Yo estoy por hacer una lista de integración en la que quepan todos, pero de ahí a que sea una imposición en la secretaría general, me parece que no. Hay también otras sensibilidades en el partido. Yo creo que hay que tratar de utilizar este mes y medio que tenemos para tratar de hacer una lista en la que todos se sientan cómodos, en la que todos se sientan representados, y muy especialmente Alberto Ruiz-Gallardón y toda la gente que le acompaña".

- Una forma de presión.

"Las cosas políticas son siempre tensas. Pero el alcalde y yo llevamos ya tantos años en esto que nos conocemos muy bien. Espero que no se produzca [un choque de trenes]. Suele ser bastante común en los procesos de los partidos que se presente otra lista para hacer más fuerza a la hora de integrar, para presionar más".

- Posible retirada de Cobo.

"No sé. Esas cosas suelen ocurrir. Con Manolo Cobo tengo mucha amistad y hasta me puede parecer bien que se presente. Me parecen mal las formas. La imposición y el chantaje no son métodos. A mí me parece que lo que hay que hacer es hablar, negociar".

- Chantaje e imposición. "He dicho que no me parecen buenos los métodos de imposición y de chantaje: 'O pones al secretario general o mañana presento mi candidatura'. Es una advertencia, quizá, una amenaza. Quizá es excesivo lo de chantaje, será advertencia, amenaza".

- Los militantes decidirán. "No, no, me parece muy bien que se presente Manolo Cobo y vayamos a ver a quién eligen los militantes. Cuando uno se presenta a una elección puede ganar o puede perder. Así es la democracia. Hay que tomarlo con deportividad. Yo creo que voy a ganar".

- Las opiniones. "Creo que sobre el secretario general del PP de Madrid hay muchas gentes que también tienen que opinar. Yo por eso no he propuesto a ninguna persona de mi confianza. Creo que tenemos que tratar de que sea la persona que pueda dedicarse a tiempo completo al partido y que reúna la confianza de la inmensa mayoría de los compromisarios y militantes de Madrid".

- Posible fisura. "No. Lo que hay son las disputas lógicas en los procesos precongresuales. Que a mí me hubiera gustado que no existieran. Yo tuve la oportunidad de haber dicho, pues sí, vale, Manolo Cobo secretario general y candidatura única. Pero no me pareció correcto. Puede que yo me haya equivocado. Yo no soy dogmática".

- La victoria. "Creo que sí ganaré, pero esto es como los deportes. Podemos ganar o podemos perder.

Aguirre dice que no podía llevar a Cobo de 'número dos' sin el visto bueno de Acebes  

La presidenta autonómica, Esperanza Aguirre, ha dicho hoy que el pasado miércoles, cuando anunció su candidatura, se reunió con el actual presidente del PP de Madrid, Pío García-Escudero, y el secretario general nacional, Angel Acebes, y éste les pidió que "no saliese ningún nombre de candidato a secretario general [regional] antes de consultarlo con él porque querían alguien que se dedique a tiempo completo y que opinase la Ejecutiva Nacional".

Precisamente ese es el cargo que ha motivado la presentación de una candidatura alternativa encabezada por el vicealcalde de la capital, Manuel Cobo, y auspiciada por Alberto Ruiz-Gallardón. En opinión de Aguirre, la petición de Acebes "es lógica, porque se trata de la Secretaría General de la organización territorial del partido que tiene un Gobierno en la Comunidad autónoma más poblada, y quizá la más importante", ha dicho en declaraciones a la Cadena Cope.

El propio Acebes se ha referido a la crisis, aunque ha evitado posicionarse a favor de ninguno de los dos candidatos. “Cuanto mayor acuerdo y mayor consenso mejor, pero hay veces que cuando se llega tan lejos, la dirección nacional no está ni para pedir favores ni para debérselos a nadie”, decía Acebes. El secretario general de los populares mostraba así su deseo de que los candidatos se enfrenten en demuestren los apoyos con los que cuentan.

ENTREVISTA: ALBERTO RUIZ-GALLARDÓN Alcalde de Madrid : "Esperanza no ha querido practicar la integración"

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, contestó ayer a Esperanza Aguirre en la rueda de prensa posterior a la reunión de la Junta de Gobierno Municipal.

- Apoyo a Cobo. "Como consecuencia de los reiterados anuncios que Esperanza Aguirre había hecho de su pretensión de ocupar la presidencia que ostenta [Pío] García-Escudero, él tomó la decisión de no competir. Eso abre las puertas a que cualquier militante pueda presentarse. Manuel Cobo tiene absolutamente todo mi apoyo, hasta el punto de que le he pedido que me incluya en su lista. Se intentó buscar el consenso. Ayer [por el miércoles], Cobo le propuso a Esperanza Aguirre una fórmula de integración de las dos candidaturas, pero no fue aceptada".

- Las acusaciones. "Si no hubiese habido esa pretensión de Esperanza de desplazar a Pío como presidente del partido en Madrid, por supuesto que Pío hubiese seguido. Pero él no quería entrar en la confrontación".

- El estilo de Pío y Cobo. "Cobo representa lo que ha sido la línea que nos ha llevado a ganar tres veces la Comunidad y tres veces el Ayuntamiento con mayoría absoluta, siempre con un partido abierto a todos. Ése es el estilo de Pío y el de Cobo. Esperanza Aguirre, legítimamente, no ha querido seguir esa línea ni practicar la integración".

- Presentación legítima. "No hay que mezclar la presentación de la candidatura con otras cosas [la decisión de Rajoy de incluirlo en maitines]. Aguirre, muy legítimamente, presentó su candidatura antes incluso de que se produjera ese encuentro, que estaba previsto, en el que se buscaba la integración. Está en su derecho".

- No hubo chantaje. "No lo he oído. Pero ni jurídica ni dialécticamente [hubo chantaje]. Nosotros buscamos una aproximación, un consenso. Y podía haberse producido. Pero no fue aceptada. La integración de dos candidaturas pasa por que quienes las encabezan ocupen puestos de responsabilidad significativos".

- Rajoy lo sabía. "No he hablado todavía con Rajoy sobre la presentación de la candidatura, pero él sabía perfectamente cuál era la situación del PP en Madrid y cuál era mi criterio".

- El debate interno. "Esto va a fortalecer al PP. El que los militantes elijan democráticamente, el que no se les impongan candidaturas desde arriba, el que no se diga -porque no está en nuestros estatutos- que por ocupar un cargo público se tiene un derecho natural a asumir determinadas responsabilidades dentro del partido, eso nos va a acercar más a los ciudadanos".

- Respeto al adversario. "Liberal hay que ser no sólo por ideología, sino sobre todo de forma natural y sin que se note. Además de ser liberales, nos tenemos que comportar como liberales: respetar al adversario. Que no pase por la imposición. ¿Qué quiero decir con todo esto? Que Manuel Cobo es profundamente centrista, y profundamente liberal, y no solamente por su pensamiento, sino porque siempre ha tratado con respeto a sus adversarios, y nunca ha usado el poder político para algo que no sea trabajar en servicio a los demás. Con eso me identifico yo. ¿Cuál es el pensamiento político de Esperanza Aguirre? Es una magnífica pregunta para hacerle a ella. Pero sí le digo que, si nosotros hubiésemos encontrado ese mismo estilo centrista y liberal en Esperanza, hoy estaríamos hablando de una candidatura de integración y conjunta. Eso no se pudo producir". ( 08.10.04 )

AGUIRRE DICE QUE NO PODÍA LLEVAR A COBO DE 'NÚMERO DOS' SIN EL VISTO BUENO DE ACEBES   

La presidenta autonómica, Esperanza Aguirre, ha dicho hoy que el pasado miércoles, cuando anunció su candidatura, se reunió con el actual presidente del PP de Madrid, Pío García-Escudero, y el secretario general nacional, Angel Acebes, y éste les pidió que "no saliese ningún nombre de candidato a secretario general [regional] antes de consultarlo con él porque querían alguien que se dedique a tiempo completo y que opinase la Ejecutiva Nacional".

Precisamente ese es el cargo que ha motivado la presentación de una candidatura alternativa encabezada por el vicealcalde de la capital, Manuel Cobo, y auspiciada por Alberto Ruiz-Gallardón. En opinión de Aguirre, la petición de Acebes "es lógica, porque se trata de la Secretaría General de la organización territorial del partido que tiene un Gobierno en la Comunidad autónoma más poblada, y quizá la más importante", ha dicho en declaraciones a la Cadena Cope.

El propio Acebes se ha referido a la crisis, aunque ha evitado posicionarse a favor de ninguno de los dos candidatos. “Cuanto mayor acuerdo y mayor consenso mejor, pero hay veces que cuando se llega tan lejos, la dirección nacional no está ni para pedir favores ni para debérselos a nadie”, decía Acebes. El secretario general de los populares mostraba así su deseo de que los candidatos se enfrenten en demuestren los apoyos con los que cuentan.  ( 08.10.04 )

© Copyright.2008. www.esperanzaaguirre.net  Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 6 o superior  a 1024 x 768 píxeles )